sábado, 14 de febrero de 2015

Nuestras compostadoras de palets (III) Los detalles y las cuentas..

Bueno, por fin!! Damos por terminadas las dos compostadoras. Las comenzamos hace ya un tiempo pero son tantos los trabajos que afrontamos en el jardín que vamos intercalando unos entre otros según tenemos los materiales, las ideas y a veces, por qué no? Las ganas!!
Estaban ya a falta de los detalles. Si alguno quiere ver el proceso de su construcción estos son los dos enlaces:
En este primero explico el diseño y la construcción
En realidad ya están en uso y por lo que estoy viendo la cosa va funcionando. El montón va reduciéndose conforme incorporo más materia y aunque no he vuelto a tomar la temperatura exacta, está claro que está compostándose. Echa humito y está claramente caliente. 

Bueno, a lo que estamos!! Es verdad que podrían haberse quedado sin estos últimos detalles pero están mucho mejor así. A ver, estos son los que hemos ido poniendo:
Unas pequeñas escuadritas que anclan las compostadoras a los bloques que hacen los efectos de cimentación. De esta manera las compostadoras no se desplazan ni hacia delante ni hacia atrás con la fuerza que pueda ejercerse al remover el contenido.

Comprobamos que según íbamos incorporando material a las compostadoras, los laterales se iban separando un poco hacia los lados debido al peso. Se nos ocurrió que poner en la base de los dos laterales esta especie de "pestillos" (no sé cómo se llaman) podría solucionar el problema. Y así ha sido, sujetan los laterales a la cimentación y aunque hemos seguido llenado con más material, los laterales permanecen en su sitio sin abrirse.

Y por último el techo: Ayer pedimos que nos cortaran un tablero aglomerado hidrófugo. Lo hemos comprado tratado porque la diferencia de precio era muy pequeña y siempre estará más protegido teniendo un buen tratamiento que sin él.
Estábamos dispuestos a pagar algo más pero vimos en un rincón, de oferta, unas cuantas placas onduladas precisamente del color que queríamos. Verdaderamente baratas, a 5 euros, así que aunque estaban dañadas en uno de los frontales, teniendo en cuenta que son de 200 cm de largas y que para cubrir las compostadoras precisamos aproximadamente 150 cm, pues simplemente hemos eliminado la parte dañada y nos han salido baratísimas.

Al poner el tablero sobre una de las compostadoras comprobamos que se doblaba muy ligeramente por el peso así que unos listones atornillados en su perímetro y en el medio han evitado que esto ocurra proporcionándole rigidez.
Ayer se me ocurrió que quedaría más bonita si debajo de la placa ondulada se veía una especie de frontal de madera y la verdad es que nos ha venido bien para este fin pero también para que el tablero no se curvara. 

Así ha quedado las tapas por abajo;

Y ahora solo quedaba anclarlas a las compostadoras con bisagras
Y, por último, cortar la placa ondulada y coserla al tablero con tornillos apropiados (cuentan con una arandela de goma para que no penetre el agua). 

Mañana pondremos un listón en el lateral que mantenga las tapas abiertas sin sujetarlas con las manos, para cuando sea preciso remover o meter material.


Otro trabajo terminado!! Qué gusto!! Yo creo que han quedado estupendas. Son sólidas, amplias, cómodas... y por si alguien curiosidad por los gastos. Aquí está un desglose de cuales han sido.
Los palets han sido gratis, como expliqué en la primera entrada sobre estas compostadoras, en mi trabajo tengo unos compañeros que valen su peso en oro y me los han proporcionado sin pagar un solo euro.
También nos han salido gratis los bloques de hormigón que hemos usado a modo de cimentación. Estaban en el jardín medio abandonados a la espera de que si no nos valían para nada ir a un punto limpio del Ayuntamiento. Pero al final, aquí los hemos utilizado.

En total, aproximadamente porque no hemos llevado la cuenta exacta de tornillos y algún listoncillo que no está incluido (es posible que haya sido más de 3 euros, puede que 6?) pero en torno a 93/96 € las dos compostadoras completas. Por ese precio no se compran algunas de las que venden de plástico que son mucho más feas, más pequeñas y mucho menos prácticas. 
Es verdad que habría que incluir el muchísimo trabajo que han llevado. Sí...pero, vamos a lo de siempre: qué satisfacción hacerte las cosas a tu gusto, con los detalles y medidas que necesitas!!

Compostero con malla plástica para hacer compost de hojas.

No sé si he tardado un par de horas. Barato, fácil y práctico. Como sabéis estoy haciendo compost y según voy añadiendo material vegetal de la cocina y del jardín voy alternándolo con capas de ramillas y hojas. La cuestión es que no siempre tengo tiempo de ir haciendo estas capas así que reservo los materiales para el fin de semana que estoy más libre y es entonces cuando los echo en la compostadoras.
Mientras tanto las hojas las dejaba en bolsas de plástico pero la verdad, daba un aspecto bastante desorganizado a la zona y creo que este compostero para ir guardando las hojas según las vaya necesitando en las compostadoras grandes o incluso para hacer compost de hojas es una buena idea.


Los materiales que he precisado ni son muchos ni son caros:
  • Un rollo de  1 metro de ancho por 5 m.de largo de malla plástica cuadrada de 1 cm.
  • 4 postes de madera de sección cuadrada de unos 3 cm de lado. (creo que tienen 150 cm de alto)
  • 1 listón de madera de 1 metro de alto.
  • Bridas normales de las que usamos en jardinería
  • Tijeras
  • Grapadora
  • Un tutor de las plantas
  • Un martillo

Tan simple como coser con grapas el inicio de la malla a un listón de madera del mismo ancho que la malla.

Colocar a un metro de distancia el primer poste y sujetarlo a la malla con bridas. Inicialmente las he dejado bastante sueltas para facilitarme el trabajo posterior ya que dónde he ubicado el compostero es en a un lado del camino del huerto y éste tiene algo de pendiente así que se hacía necesario "jugar" un poco con la altura final de la malla.
He tratado de poner todas las bridas en la misma "línea" para que quedara totalmente recto.
Así he ido repitiendo el proceso hasta tener los cuatro postes unidos a la malla.

Una vez confeccionado el compostero no he tenido más que clavar con un buen martillo los postes en el lugar destinado e ir adaptando la parte inferior de la malla al terreno. Según éste era más o menos alto subía algo la malla o la bajaba. Para lo cual el hecho de haber sujetado inicialmente los postes con las bridas algo sueltas me ha facilitado mucho las cosas.

Una vez he clavado los cuatro postes he optado por un "cierre" un poco rudimentario pero de momento me va a valer así. Si veo que no funciona inventaré otra cosa.
Simplemente he formado "enganches" con bridas, tanto en el primer poste que estaba clavado (a la izquierda) como en el final de la malla rematada con un listón de madera. Los he situado intercalados de manera que luego solo he precisado ir insertando un tutor de los de las plantas a través de ellos para que el compostero quedara cerrado.

Podría haberlo hecho totalmente cerrado pero creo que no habría sido ´práctico. Si finalmente lo uso como depósito provisional de hojas habría valido así pero si lo uso para hacer compost de hojas será preciso mover de vez en cuando su contenido y no me apetece tener que sacar el compostero entero desclavando los postes del suelo cada vez que tenga que hacer este trabajo. Así pienso que es mucho más fácil acceder al contenido del compostero.
Puede que las raíces de la mimosa tan cerca me den problemas más adelante. Pero al tratarse de una construcción tan liviana y fácil de mover si ocurre, pondré una malla en la base y seguramente se arregle el problema con ello.
Bueno, pues este ha sido el resultado de un rato de trabajo. Qué os parece? Fácil y práctico. Verdad!! Al menos desaparecerán de mi vista al pasar por el camino las bolsas de plástico ( Y de qué manera agradeceré que se haya eliminado esa impresión zona descuidada que daban ahí acumuladas) :D