I/III Tutorial: Restaurar una chandelier de seis brazos (antigua lámpara araña de bronce y cristales).

Me encantan las chandeliers (Candelabros) porque son un clásico imperecedero. ¡Van como anillo al dedo con el estilo de mi casa! Tienen ese aire decadente, sofisticado y a la vez elegante y romántico que tanto me gusta. Prefiero que estén ornamentadas con caireles aunque en el techo de mi salón cuelgan dos y una de ellas es de bronce sin abalorios y es absolutamente hermosa también.

Tenía ganas de colgar una en el dormitorio de invitados que estoy decorando. No quería poner una lámpara de bronce antigua sin pintar porque creo que la estancia requería de algo más romántico. Tenía claro que quería un estilo antiguo pero que con un remozado se "dulcificara" y no tuviera un aire tan serio como tienen cuando tienen el metal a la vista. Comprar una buena lámpara antigua de bronce es caro si se quiere una lámpara de calidad. Otra opción es comprar una de calidad que haya tenido "mejores tiempos". Para ellos busqué en wallapop y ... la encontré por 15 euros!! Sí, quince...baratita, !eh!
Como os decía, en mi salón cuelgan dos arañas. En la zona del comedor tengo una que compré hace una eternidad, creo que yo tenía veintitantos años... está impecable!


En la zona de estar hay otra chandelier, una araña completamente de cristal... en invierno, al estar más bajo el sol, los rayos inciden en los caireles y éstos proyectan preciosos brillos que llenan todas las paredes y el techo...yo me quedo embobada mirando el efecto jejejeje


La que he comprado estos días me encantó su forma, la calidad del bronce y porque tenía los cristales originales lo cual es un plus, claro. Creo que las arañas con caireles aportan una elegancia especial allí dónde luzcan. Parece ser que vuelven a estar de moda tras el parón de hace unos años marcado por una decoración más minimalista. Vuelven de nuevo  aunque "tuneadas" a veces en unos colores impensables y otras combinadas con estilos bastante distantes de lo que entendemos por clásico. En un ambiente industrial ponen un sorprendente contrapunto; haciendo un precioso contraste colgando en una cocina ultramoderna; incluso en un baño si tenéis el espacio para ello. Porque eso sí, no son lámparas para colgar en estancias pequeñas y por supuesto es indispensable tener techos alto para que luzcan en todo su esplendor.

Estaba dispuesta a echarle encima algo de dinero y desde luego mucho, mucho tiempo de trabajo pero quería dejarla como nueva y afrontar este trabajo me hacía muchísima ilusión. Voy a compartir con vosotros todo el proceso paso a paso. Ya sabéis como son mis artículos: detallados al límite. Pero además quiero compartir con vosotros enlaces para el material que es algo más difícil de localizar por si acaso tenéis la suerte de tener en vuestro desván una chandelier de este estilo y os animáis a remozarla.

Aunque no es un trabajo difícil sí requiere de muchas explicaciones y por eso, para que este artículo no se haga tan largo, dividiré el tema en tres. 

En la primera parte de este tutorial afrontaremos varios temas: 

1.- Un poco de historia de estas preciosas lámparas

2.- El estado en que llegó a mis manos la lámpara que compré y cómo hacerse con una por poco dinero.

3.- Los materiales que suelen usarte en este tipo de trabajo

4.- Proceso de restauración:

    4.1.- Desmontado total

    4.2.- Limpieza del metal y los caireles

    4.3.- Lacado

 En la segunda parte procederemos a la renovación de todo el cableado y a realizar las conexiones eléctricas.

Y en la tercera haremos el ensartado de los caireles y mostraremos los resultados.

Antes de nada vamos a explicar una pizca de historia sobre estas preciosas chandeliers. 

1.- Un poco de historia sobre las chandeliers o lámparas de araña

Varios son los nombres con los que se conoce estas especiales y suntuosas lámparas: Chandeliers, lámparas de araña, y lámparas de cristal  o rañas de cristal (cuando de sus brazos cuelgan lágrimas y piezas de este material)

Los Chandelier tuvieron su origen en la Edad Media iluminando catedrales, iglesias y otros edificios religioso de gran tamaño. Inicialmente no eran más que unos rústicos tablones de madera cruzados (o en forma de radios) que sostenían las velas (que más adelante se sustituirían por bombillas) y que colgadas del techo atadas a sogas servían para iluminar los grandes espacios. Pero su evolución no tardó en llegar y con ello su gran transformación sofisticándose cada vez más.

Ya durante el Renacimiento comenzó a sustituirse la madera por el hierro y el bronce en su fabricación y fue el inicio del uso ornamental más allá del meramente práctico. También comenzaron a cambiar su ubicación y de las iglesias pasaron a colgar de los techos de los enormes salones de palacetes y a entrar en las casas de la nobleza. El florecimiento en Italia de la industria del vidrio produce las primeras lámparas de cristal

Durante los siglos XVII y XVIII comenzaron a tener el aspecto más cercano a lo que hoy entendemos como una lámpara de araña: varios brazos adornados por piezas de cristal. Las arañas empiezan a lucir preciosa lágrimas (caireles) o finas cadenas formadas por pequeñas piezas de cristal y a constituir un símbolo de opulencia y distinción.

Será el siglo XVIII la época en la que florece la industria del vidrio en Murano (Italia). En sus talleres, de la mano de grandes maestros, comenzaron a convertirse en algo muy distinto de lo que habían sido en su origen: hermosos y lujosos adornos colgando  de los techos y con las piezas de vidrio (caireles) soplado que comenzaron a incorporarse a estas lámparas permitieron que la luz al atravesarlas, inundaran las estancias de destellos de luz maravillosos. No es de extrañar que fascinaran a toda la alta sociedad e incluso que la Nobleza quedara prendada de ellas con diseños cada vez más sofisticados y lujosos. Será a partir de este momento cuando se comenzará a denominarlas como "Lámparas de araña" por la forma de sus brazos.

También en este siglo comienzan a producirse en Bohemia preciosas arañas de cristal siguiendo la tradición italiana llegando a producir, con ocasión de la coronación como Reina de Bohemia de la emperatriz de los Habsburgo un modelo que aún hoy en día conserva su nombre: Arañas María Teresa

Será ya en el siglo XIX con el auge de la nueva burguesía cuando ésta también adopte las chandeliers para decorar sus estancias como símbolo de opulencia y status.

Desde esta época hasta la actualidad no ha dejado de reinterpretarse.  Siguen siendo verdaderas obras de arte las lámparas que salen de los actuales talleres italianos de Murano; los franceses de Baccarat y en especial las obras que proceden de la Real Fábrica de la Granja en nuestro país y que son mundialmente reconocidas por la extraordinaria calidad de sus cristales y su técnica especial.

Si tienes curiosidad por saber un poco más sobre las arañas de la Real Fábrica de cristales de La Granja puedes echar un vistazo al PDF en el que te brindan las técnicas de fabricación que se siguen poniendo en  práctica hoy en día. Aporta información muy interesante.

2.- Cómo hacerse de una preciosa chandelier por no mucho dinero. El estado de mi lámpara araña. 

Comprar una lámpara de este tipo que sea bonita, de calidad y barata...es imposible. Una buena lámpara de bronce con caireles de cristal (no acrílico) nueva puede costar bastantes cientos de euros. Pero no te desanimes, si como a mí, te enamoran y estás dispuesto a echar horas de trabajo y algo de dinero, puedes hacerte con una preciosa lámpara araña si tienes algo de paciencia y buscas bien. 

Las casas de familiares de cierta edad pueden ser una buena cantera cuando en ocasiones están deseando deshacerse de ellas. El desván de los abuelos en las casas de pueblo es otro lugar dónde puede haber un tesoro de estos. Pero si, como yo, no tienes ni abuelos ni familiares que tengan chandeliers, lo ideal son los rastros, las almonedasmercados de segunda mano o páginas web por todos conocidos. Aunque éste último sistema tiene el inconveniente de que no todos los vendedores hacen envíos por correo y aunque aún haciéndolos, si compras alguna con tulipas de cristal hay un gran riesgo de que llegue con roturas.o golpes.

Te aconsejaría que no  te dejaras cegar por el estado impecable de alguna (Al fin y al cabo la vas a decorar y ese brillo del bronce desaparecerá casi completamente) si no que buscaras lámparas que se ciñan a lo que buscas más en su calidad, forma y tamaño y te explico  por qué. Generalmente estas lámparas de segunda mano tienen el bronce muy oxidado, frecuentemente tienen desperfectos, y su aspecto es raro que te convenza para colgarlas en tu casa tal como las compras. Van a necesitar un buen remozado así que el hecho de que no funcionen por ejemplo, no es algo que te deba desanimar aunque tengas que cambiarle el cableado, así dejarás tu lámpara como nueva. Busca más bien una de bonita forma, de las dimensiones que te permita la estancia dónde tengas pensado colgarla y si tiene los cristales originales completos y sin roturas...podrás decir que estás en tu día de suerte (Compra Lotería por si las moscas...)


Si te gustan de bronce y con caireles es preferible comprar una que tenga o haya tenido los cristales (siempre se pueden añadir pero no es tan fácil). Practicar orificios diminutos en montones de lugares con una superficie curva requiere de una destreza con el taladro que yo no estoy segura de tener. He visto trabajos de este tipo en los que se agregan los caireles a lámparas que originalmente no los tenían pero esto tiene el inconveniente de que la propia lámpara no tiene los agujeros para introducir el alambre que engarza los cristales. Es verdad que pueden practicarse agujeros con una broca de metal allí dónde convenga pero yo preferí buscar un modelo de bronce y cristal originales.

Me enamoré de esta mía en cuánto la vi porque enseguida detecté las muchas posibilidades que tenía. Era de unas dimensiones discretas, adecuadas al dormitorio dónde tenía pensado colgarla. Así que no me costó mucho decidirme. Se trataba de una lámpara de mucha calidad, con una forma grácil y bonita en la que merecía la pena hacer una pequeña inversión y dejarla como nueva. 


Yo tuve la suerte de ver esta chandelier de tamaño bastante reducido 40/50 cm de diámetro. Pequeña para lo que suelen ser este tipo de lámpara (Una de 6 brazos suele medir entre 65/70 cm de diámetro y una de ocho brazos a partir de 80 cm). Y además con los cristales originales como comentaba más arriba. La fortuna también estuvo de mi lado al tratarse de una vendedora formal y cuidadosa que envolvió con mimo mi lámpara antes de enviármela por Correos. Desde aquí mi agradecimiento a Paula, la encantadora muchacha que me la vendió y tuvo el cuidado de poner todo el empeño en proteger los cristales y que llegara en perfectas condiciones como llegó. No todo el mundo tiene el detalle de preocuparse de enviar algo de la forma que a ella le gustaría recibirlo. Al fin y al cabo, a través de la Red no se conoce a la gente y que el vendedor sea serio y no solo quiera deshacerse de lo que vende, es algo muy importante. Paula, ya os digo, no pudo llevar más cuidado en todo. 

Como podéis apreciar la lámpara tiene sus añitos, eh! jeje No es grande y tiene seis brazos. Luce una pátina que debe ser de betún de judea muy negruzca y demasiado abundante que no me gusta nada porque en su día estaría bonita pero ahora le da un aspecto excesivamente viejo. Además, con esta pátina se corre el peligro de que la pintura no agarre bien del todo. El aspecto no me importa porque quedará oculto por la decoración.

Los caireles están llenos de mugre atrasada y han perdido toda su transparencia. Los casquillos... no hace falta describir su estado. 

En cuanto a la instalación eléctrica sería una imprudencia colgar una lámpara con un cableado en este estado. Sí o sí habrá que renovarlo en su totalidad para evitar cualquier riesgo de un cortocircuito. 

La funda de los casquillos no se puede ni despegar del casquillo interior, además de estar completamente amarillentos.

Por lo demás tiene absolutamente todos los caireles y salvo dos que están ligeramente astillados, el resto está en perfecto estado. Cosa de agradecer! 

Por supuesto el alambre que engarza los cristales a la lámpara está oxidado, roto y con un aspecto ruinoso.

La lámpara no presenta brazos torcidos ni piezas rotas, tampoco tiene abolladuras.

3.- Materiales utilizados.

No sé, ya que nos ponemos a echar trabajo en algo, lo ideal es reponer todas aquellas piezas que podamos para que el resultado sea el idóneo y tengamos una lámpara para que funcione durante muchos, muchos años más.

A ver, no siempre que se afronta un trabajo de este tipo conlleva la misma inversión. Si la lámpara no tiene muchos años y tiene la instalación en buenas condiciones (cosa bastante rara) es bastante lo que ahorraremos en tiempo. Pero eso sí, hay que tener en cuenta que si tenéis en vuestras manos una lámpara antigua, sí o sí, habrá que cambiar el cableado. Primero por seguridad porque seguramente estará en pésimas condiciones y os puede dar problemas eléctricos pero además, es que yo diría que ya que nos ponemos, vale la pena cambiar toda la instalación eléctrica y poder utilizar bombillas led que consumirán mucho menos teniendo en cuenta que son lámparas de bastantes brazos y por tanto bastantes bombillas. 

Todo depende del tipo de chandelier. Que lleve o no abalorios de cristal, del tipo de abalorios y la cantidad o que sea o no necesario sustituir los que lleva la lámpara si los antiguos están rotos o faltan demasiados. También influye el estado de los portalámparas lo cual, en caso de no ser necesario cambiarlos, abarata mucho el coste. 

Pero en general hazte a la idea de que si quieres tener una lámpara como nueva, completamente segura y que no te dé problemas o sustos con la electricidad vas a tener que cambiarle el cableado.

Para quién quiera tener una idea de los materiales y lo que se puede uno gastar (aproximadamente) en este proyecto, aquí tenéis un listado de materiales. Yo no he usado todos porque tengo mucho material en mi taller de trabajos anteriores pero puede servir a quién no tenga este tipo de cosas en casa. Os pongo enlaces de la mayoría de cosas que son algo más difíciles de encontrar.

Un tema importante!! Si queremos cambiar los tornillos, lo cual aunque sería muy aconsejable debemos asegurarnos de encontrar tornillos exactamente iguales a los que vamos a sustituir. Ten en cuenta que estas lámparas tienen muchos años y que generalmente llevan tornillos de que no tienen una amplitud de estrías (distancia entre dos crestas consecutivas) exactamente igual a la mayoría de los que usamos habitualmente (que es la llamada "rosca métrica" si no algunas antiguas que están completamente en desuso y que solo encontraremos en ferreterías muy especializadas. En mi caso hubieran sido necesarios 30 de cabeza redonda sin punta con rosca Withworth. Desgraciadamente no los encontré porque, como he dicho, son tornillos que en una ferretería normalita como las de mi pueblo, será difícil que los tengan.


4.- Proceso de restauración

Bien, vamos a meternos en faena ¿Me acompañas? 

    4.1.- Desmontado total

Aunque pensar en ver la lámpara despiezada te impresione, piensa que estas lámparas solo tienen mecanismos simples. La estructura básica es una varilla central metálica hueca en la que se insertan las distintas piezas que forman el cuerpo de la lámpara. En ocasiones esta varilla no recorre toda la lámpara (desde la cadena hasta el punto más bajo) si no que se divide en dos o tres varillas dependiendo de la forma de la araña. Pero vamos, es un eje central que va insertándose en las distintas piezas que se montan enroscándose en la varilla hueca.


Sí es importante que antes de empezar a desmontar hagas fotografías de la lámpara para que luego no tengas problemas en volver a montarla. También te aconsejaría que según vayas desenroscando piezas hagas otras fotografías de la posición de los tubos internos por ejemplo, o de por dónde pasan los cables...

Algo fundamental es que guardes a buen recaudo los tornillos que vayas extrayendo de la lámpara para tenerlos bien localizados una vez termines su decoración.

Cuando llegue el momento de desmontar los brazos ve quitando los tornillos con cuidado, sin tirar en exceso para que los cables no se rompan. En la medida de lo posible conserva en el interior de cada brazos el trozo de cable que lleva dentro. Luego, según el estado de esos cables, pueden ayudarte a insertar el nuevo cableado.

Una vez separadas todas y cada una de las piezas que componen la lámpara puedes guardarlas  clasificadas en recipientes para no liarte demasiado.

Seguramente los engarces de alambre de los caireles de tu lámpara estén en estado deplorable: oxidados, retorcidos. Es difícil eliminarlos sin la ayuda de unos alicates. Pon todos las piezas agrupadas por tamaños en botes.


    4.2.- Limpieza del metal y caireles

Es imprescindible eliminar cualquier resto de grasa o suciedad antes de comenzar la decoración. Estas lámparas suelen haber pasado mucho tiempo en desvanes dónde han ido cogido polvo a parte de la suciedad que en la época en que fueron usadas fueron acumulando.

Eso sí, los brazos y parte de la lámpara que guarden la instalación eléctrica no conviene meterlos en agua porque sería muy difícil eliminar la humedad del interior de tubos y partes estrechas que luego estarán en contacto con los cables. Es preferible ir frotando el metal con un cepillo mojado en agua caliente con jabón neutro. Ve raspando sin llegar a dañar e insiste en todos los recovecos para eliminar la mugre de ranuras y repujados. Aclara con una bayeta húmeda y deja secar al menos de un día para otro sobre un paño limpio y seco.



La limpieza de los caireles debe ser cuidadosa para evitar que se rompa cualquier pieza. Pon en el fregadero o en un barreño agua caliente con jabón neutro y mete las piezas de cristal. Deja en remojo de un día para otro cambiando el agua varias veces. Al día siguiente toma pieza por pieza con cuidado y observa si queda suciedad en los agujeritos a través de los que se insertan los pasadores y conectores. Con un cepillo de dientes puedes eliminar los restos de suciedad acumulada. Aclara bien y deja secar sobre un paño limpio y seco.

    4.3.- Lacado

He visto muchos tutoriales y páginas web dónde sugieren que con un simple spray puedes pintar una lámpara metálica. Me vas a permitir que lo dude. Por supuesto que la lámpara quedará pintada pero que la pintura agarre perfectamente sobre una superficie metálica es otra cosa. El metal no es poroso, de ahí que o utilizamos una pintura de mucha calidad y que esté diseñada para adherirse al metal o...en el momento en que presionemos lo más mínimo para limpiarla o incluso manipulándola al hacer la instalación eléctrica, los rayones y desconchados comenzarán a aparecer por todas partes.

ESto en cuanto a los spray (sobretodo comprados en los establecimientos orientales y lo digo porque los he probado) si hablamos de la pintura chalk paint cuyos fabricantes pretenden hacernos crecer que tiene una capacidad de adherencia incluso sobre superficies no porosas... mejor no hablar. La pintura chalk paint yo la uso en casi todos mis proyectos porque me encanta, tiene un acabado sedoso sumamente bonito pero no me parece en absoluto adecuada ni para cristal ni para metales sin una capa de imprimación previa.

Nuestra lámpara colgará durante muchos años del techo así que conviene aplicar la decoración de modo que sea permanente y aguante perfectamente cualquier limpieza que se le tenga que hacer.

Generalmente los metales deben llevar una mano de imprimación previamente a la pintura. Pero existen en el mercado lacas especiales para metal que pueden aplicarse directamente sobre los metales e incluso cuando éstos están oxidados.

He elegido una laca acrílica (al agua) blanca satinada que me ha ahorrado la imprimación y con la que la limpieza de brochas y manos es sumamente fácil.

El haber desmontado completamente la lámpara facilita muchísimo la pintura, evita goterones y que haya zonas de difícil acceso para los pinceles. A parte, claro está, que las piezas sueltas son de mucha más fácil manipulación que una lámpara de grandes dimensiones toda montada.

Da una primera mano de laca a las piezas metálicas. No apliques la pintura gruesa si no bastante extendida. NO importa que queden zonas transparentes. Es preferible dar más manos pero que la superficie no presente goterones ni rugosidades y que las señales de la brocha se noten lo menos posible.

Deja secar bastante más horas de las que indica el bote de pintura. En el mío decía dos horas pero aunque las piezas a las dos horas no manchaban al tacto, no resistían la manipulación,, la pintura se rayaba al mínimo contacto. Así que si dejas esta primera mano de un día para otro, mucho mejor.

Según la laca que uses y su poder cubriente, una segunda mano terminará de dar un acabado homogéneo y sin que haya zonas dónde todavía se transparente el metal por debajo. Deja 48 horas de secado antes de proseguir y si aún observas zonas faltas de cubrir bien, da una tercera mano. En mi caso con dos ha sido suficiente.

Si dejáramos la lámpara así, toda blanca, quedaría un acabado demasiado "plano". Lo de dejar secar un tiempo tan largo es porque vamos a someter a las piezas a la lija y por tanto la laca debe estar perfectamente seca, no solamente en superficie si no también en profundidad. Yo he frotado ligeramente con un taco de lija de grano muy, muy fino en las zonas salientes. Ve frotando con la lija suavemente hasta que te guste como te queda. El brillo del bronce aparecerá en las zonas que desgastas haciendo un contraste precioso con la laca.

Este tipo de lacas no precisan necesariamente un barniz pero si deseas aplicarlo, no hay problema. Como barniz adecuado podemos citar el barniz de metales Monflex laca "Cinco Aros" de Mongay.

Para que no se haga excesivamente largo este artículo seguiremos en un segundo dónde vamos a cambiar completamente el cableado de esta lámpara. A continuación continuaremos con una tercera parte: Concluiremos el trabajo de restauración ensartando los caireles y mostraremos los resultados finales. Espero que os haya interesado este artículo y os anime a visitar los próximos cuando los cuelgue. Pincha en los enlaces si quieres seguir leyendo todo el proceso.

Feliz tarde, queridos lectores.

9 comentarios:

  1. Qué buen trabajo, María! Me encantan esas lámparas. Mi madre tuvo una en su dormitorio y la recuerdo con cariño. Lástima que se deshizo de ella.
    Te he echado de menos, me alegra verte de nuevo y ver que sigues haciendo cositas. Deseando estoy que llegue la primavera y nos enseñes más de tu jardín.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mónica. Sí, yo creo que quedó bonita. En el próximo artículo os la mostraré en detalle y compartiré la forma de ensartar los caireles. ES la parte más bonita del trabajo. Desde mi infarto no puedo dedicarme a la jardinería, me han prohibido hacer esfuerzos asi que ...en fin. Bueno, no importa, este tipo de trabajos también me encanta. Lo importante es estar ocupada y hacer cosas hermosas, sea con plantas, sea con lo que sea.. Un abrazo querida Mónica.

      Eliminar
  2. Wow. Menudo trabajo, quedo preciosa. Yo carezco de la paciencia necesaria para esto. Enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Lola. Muchas gracias. Seguro que sí tienes la paciencia, solo que no te has puesto... no es nada difícil y si te gustan este tipo de lámparas, por poco dinero puedes colgar una preciosa. A mí me enamoran... tienen algo especial. No sé, me encantan!

      Eliminar
  3. Te está quedando preciosa. Hace unos días he quitado unas cuantas de mi casa anterior, mi marido quería tirarlas, yo no. Me alegró mucho verte. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Teresa. Yo tengo dos en el salón y esta que os muestro ya colgada en la habitación de invitados pero terminé el otro día la restauración de la que irá a mi dormitorio (Ya la enseñaré)...a mí me encantan. Incluso aunquue no se tenga una decoración clásica, hacen un perfecto contrapunto con decoraciones contrarias completamente. El único pequeño inconveniente es el trabajo de cambiarlas la instalación eléctrica y que tienen muchas bombillas pero poniendo bombillas led, el consumo no es tan grande...a cambio dan unos reflejos en la estancia que son preciosos, con esos brillos de los caireles y las velas desnudas, sin pantallas, iluminan tan brillante... Un beso grande, TEresa. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  5. Como me gustaria que nos contaras como van tus rosales y tambien tu jardin en general...

    ResponderEliminar
  6. Hola...ante todo gracias por las explicaciones y el detalle de las mismas..no sabes lo fácil que nos lo haces. Mi duda es la siguiente..tengo una lampara de brazos de cristal con dos de ellos despegados desde su base, como puedo pegarlos de manera firme y resistente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible responder a tu pregunta sin ver una fotografía. Lo siento.

      Eliminar

Anímate a dejar tu pregunta o comentario !! Tu opinión siempre será bienvenida.

Tutorial: Pomazón, cojinete, guantelino, cojín o almohadilla de dorador. Cómo hacerlo paso a paso

Son muchos los nombres por los que se conoce (guantelino, cojinete, cojín de dorador...) aunque pomazón y almohadilla de dorador son los más...