viernes, 7 de marzo de 2014

Con el jardín a cuestas..

Esta mañana mi marido no comenzó con buen pie. Ha intentado sacar con cepellón el rosal Goldeln Celebration, pero no ha sido posible. No había espacio para manipular y ha salido prácticamente a raíz desnuda. Qué se le va a hacer!!.
Estos años había crecido bastante. Tenía algunas ramas de más de dos metros y medios. Ayer por la tarde lo podé pero creo que, en la esperanza de que saliera de la tierra como los anteriores, no corté lo suficiente. He dejado ramas demasiado largas para las raíces que hemos logrado extraer.
Casi se ha quedado todo el cepellón en tierra, eso sí, han salio unas raíces bien hermosas pero las raicillas han quedado afectadas así que esta próxima temporada me olvidaré de disfrutar de sus deliciosas y olorosas rosas hasta que el pobre se recupere del trasplante...la verdad, estoy preocupada.
Ya veremos si sobrevive. Se intentará. De momento lo he dejado esta noche que sé que no va a helar en un cubo con agua para que se hidrate bien. no teníamos tiempo de cavar un buen hoyo y plantarlo así que tendrá que esperar a mañana.

El siguiente ha costado lo suyo. Pero estamos contentos. No podía dejármela en el jardín, era el regalo que mi marido me hizo en 2011 por nuestro aniversario así que teníamos que intentarlo!! Y lo hemos logrado. Tras mucho esfuerzo hemos logrado sacar de su lugar de plantación la Lagerstroemia indica que teníamos en el pequeño jardín y es que es un arbolito tan, tan hermoso!! No podíamos dejárnoslo en la otra casa, así que igual que estas semanas de atrás hemos ido desplantando los rosales, con el Árbol de Júpiter hemos hecho igual. Con la pala recta hemos ido perforando el perímetro de su cepellón...Pero esta labor ha costado bastante más. Lleva plantados tres años en nuestro jardín así que ya tenía bastantes raíces. Lo hemos metido en un contenedor grandecito y... para el Jardín de la Alegría!! :)

Igual pasaba con un precioso Ceanothus arboreus "Trewithen Blue". Lo compré la temporada pasada y eran tan pequeño que pocas flores vi pero llegué a tener la suerte de deleitarme con su precioso azul... y un aroma dulce y suave. También tenía que llevármelo!! Ay, si es que no me dejaría nada...
Este arbolito/arbusto ha costado menos sacarlo. Por fin está en su casa, en una maceta a la espera de que me decida dónde plantarlo. Quizás vaya a la zona que yo llamo la rosaleda, formado mediante sucesivas podas en forma de arbolito...o quizás lo ponga asado a una celosía sobre la fachada oeste de la casa acompañado de otra trepadora, puede que una clemátide. No sé. No estoy decidida.
Bueno, poco a poco nos vamos llevando las plantas del pequeño jardín al Jardín de la Alegría. Esperemos que estén tan cómodas como en su lugar de origen.