martes, 14 de abril de 2015

Cómo plantar rizomas de Lirio barbado (Iris germanica var. Florentina)

Los lirios barbados o Iris germanica son unas vivaces con rizoma rastrero. Muy frecuentes en los jardines por ser de fácil cultivo. Ni mucha agua ni terreno demasiado nutrido. El exceso de estos dos elementos provoca que se produzcan muchas y grandes hojas pero la floración pierde cantidad y calidad.

Eso sí, precisan pleno sol. Al menos una semisombra y detestan los suelos anegados. Una limpieza de las hojas externas que suelen ir secándose y cortar las flores una vez marchitas y como más precisan. Yo ni siquiera los abono nunca. Una vez arraigados de vez en cuando un agüita, pero vamos, cuando me acuerdo que es casi nunca :)
Cada cuatro o cinco años algunas partes de los rizomas van muriendo, secándose. Las matas pierden vigor y cada vez florecen menos.
Cuando veamos que esto ocurre es el momento de extraer todos los rizomas del suelo, limpiarlo bien de zonas muertas y secas y replantar solo los trozos de rizoma que veamos que están sanos teniendo la precaución de enriquecer un poco la tierra por si está agotada.
No es preciso que los rizomas tengan hojas. A lo largo de cualquier trocito hay "ojos" de los que una vez puestos en tierra brotan las hojas.

Los rizomas crecen horizontales muy someramente, en realidad asoman superficialmente en el suelo dónde se cultivan. De ahí que al plantarlos no debamos hundir los rizomas a demasiada profundidad. 
El terreno no requiere que esté muy abonado. Con algo de aporte de tierra vegetal y eso sí, para facilitar la plantación un buen cavado hará que la zona esté muy mullida y sea fácil ir plantándolos.simplemente abriendo el espacio con las manos para introducir bien sus raíces en tierra. 
Estos rizomas de Iris germanica var. Florentina que he plantado hoy los he encontrado en una parcela abandonada, creciendo bajo un suelo muy mullido de enebros, romeros, tomillos y pinos que es la flora que abunda en la zona. Me parecen preciosos, de color blanco con sus barbas de amarillo intenso tan luminoso!
Por eso he podido extraerlos con las raíces, lo que va a favorecer que arraiguen más rápidamente. 
He decidido plantar estos pocos cerca de otros Iris germanica que tengo ya del año pasado, en color morado. Creo que el blanco con barbas amarillas de los Iris germanica Florentina contrastarán bien con el color de los otros.
Vamos a la labor!!
Manguera, algo de tierra vegetal enriquecida, tijeras de podar, pala, una azadilla y los rizomas bien limpios de hojas secas o partes dañadas, claro!! :)

Como digo, lo primero cavar bien la zona a la que habremos añadido algo de tierra vegetal. Aunque esto tampoco es imprescindible si el terreno no es del todo malo. En realidad los lirios crecen incluso en terrenos pobres. No es necesario cavar demasiado hondo. Con hacerlo unos 20 cm es más que suficiente para que quepan las raíces hacia abajo.
Por cierto, he tenido estos rizomas en agua para que se hidrataran. Bueno, más bien para que no perdieran la hidratación porque estaban tan sanos y tan en buen estado...Con las dalias hago igual, las pongo en remojo así las planto bien hidratadas.


Conviene cortar las hojas dos tercios ya que así los rizomas que aún no están enraizados les costará menos mantener la vegetación de las hojas si ésta es menos. 

Como el espacio dónde los plantamos está bien removido con la azada es fácil abrir los huecos con las mismas manos para meter las raíces de los rizomas. Debemos intentar escarbar un poco para que las raíces se orientan hacia abajo y meter los rizomas en tierra poniéndolos horizontalmente al suelo.

Una vez enterradas las raíces vemos si tenemos que levantar un poco algún rizoma para que quede al nivel del suelo. Si es así, tan solo con tirar un poquito hacia arriba, despacio, quedará al nivel que deseemos sin desenterrar las raíces.
Cubrimos con la mezcla del suelo del jardín con tierra vegetal y vamos compactando bien alrededor de los rizomas para que no haya bolsas de aire y para que queden bien adheridos al suelo por todas partes (menos por arriba).

Y regamos...en profundidad y ya tenemos el trabajo hecho!! :) Solo resta mantener cierto grado de humedad durante un tiempo para favorecer que los iris arraiguen.
En mi caso, como he comentado, tenía los rizomas con raíces. Así que tras regar he puesto un poco de tierra por encima para que el sol no incida directamente sobre las raíces. Apenas un centímetro, Pero este poco de suelo es a modo solo de protección. En realidad una vez arraigados, con el agua del riego ella sola se va yendo dejando aparecer de nuevo los rizomas.

Si los rizomas que se plantan carecen de ellas conviene que se cubra con algo más de tierra, no mucha, ya que la forma natural de crecer estas vivaces es a nivel del suelo. De no hacerlo al no tener con qué anclarse al suelo y estar plantados tan someramente, es fácil que  algunos rizomas terminen con el tiempo fuera de la tierra. 
Y eso es todo. El proceso no puede ser más sencillo como veis.

Iris germanica Florentina. Lo que unos no quieren otros lo desean!!

En los alrededores de mi jardín hay algunas parcelas todavía sin ocupar. Algunos desaprensivos depositan allí todo  lo que les sobra de los jardines.  No miran si algunas plantas de las que dejan pueden ser invasivas, si dañan el entorno... llegan con sus coches, ven la parcela sin vallar y no se lo piensan, allí descargan los restos de las podas y de la limpieza de sus jardines!! Y eso que el Ayuntamiento permite depositar debidamente embolsada, claro, la poda y trabajadores municipales se encargan de llevarlo al punto adecuado...En fin, no llegaré a entender jamás estas actitudes..
La cosa es que visto lo visto a veces me doy una vuelta por ellas para ver qué hay de nuevo. la que he visitado hoy no la conocía aún. Hoy no podía ausentarme más que un ratillo (tengo un enfermo en casa) así que me acerqué en un momento a la más próxima a mi casa. Sin muchas esperanzas, más que nada por si "caía algo" jejeje
Y cayó!! Es una parcela con bastante inclinación, como casi todas las de la zona. En el frontal no había nada apetecible. Bajé un poco y...montonesssssss de Iris germanica Florentina. Algunos, muy pocos, en flor!! Los que tenía hasta ahora en mi jardín no sé qué variedad son. Se trata de los normales, morados. Tenia muchas ganas de tener blancos!!
Cómo somos los jardineros!! jajaja Queréis creer que me entró una especie de avaricia que me llevaba a hacer palanca con la palita hasta extraer los rizomas, como una verdadera posesa!! ajajjaja Cualquiera diría que estaba extrayendo un tesoro...  Bueno, sí, es un tesoro. Para mí lo es!! ;)
Me encantan los lirios. Son bonitos incluso sin flores. Os enseño la mitad de lo que he podido traerme. Aún quedan algunos pero yo hoy, ya digo, tenía prisa y no podía entretenerme. Pero vamos, caerá...vamos que si caerán!!
Me los he traído en una bolsa y rápidamente los he limpiado bien de hojas. Ni siquiera he tenido que cortar trozo alguno de rizoma por estar seco o dañados. Están de una salud que rebosan!! Sanos, gruesos, hidratados..Una verdadera maravilla!! 

Crecen literalmente en compost, el que se forma de los restos que van cayendo de pinos y enebros que es lo que abunda en la zona. Hay como quince centímetros de suelo mullido y esponjoso, lleno de nutrientes dónde los rizomas se han desarrollado a la perfección y el hecho de que el suelo estuviera bastante blando me ha facilitado la extracción de los rizomas con sus raíces correspondientes, lo que acelerará el proceso de arraigo.
Como no podría plantarlos todos inmediatamente los he puesto en dos barreños con agua para que no perdieran la hidratación. 
He sacado la mitad de ellos del agua y los he puesto sobre la mesa para que los vierais. Estos son... envidia? Lo comprendo!! :P jejeje (Y son solo la mitad, eh!)
Ya veis el tamaño y la salud que tienen...en fin, lo que unos no quieren otros lo desean!! A ver si tengo suerte con ellos y florecen la próxima temporada con sus preciosas flores blancas rayadas de amarillo. Esta flor no está lo que se dice perfecta por haber venido amontonada en la bolsa pero para quién no conoce estos lirios, puede servirle para hacerse una idea de su belleza
.