lunes, 6 de abril de 2015

Groselleros ornamentales (Ribes sanguineum 'King Edward VII' y Ribes sanguineum 'Pulborough Scarlet'

Los groselleros ornamentales son variedades de Ribes Sanguineum. Los llaman también grosellas floridas o falsos groselleros. Son de fácil cultivo y de crecimiento bastante rápido.
Las dos variedades más cultivadas en los jardines son Ribes sanguineum 'King Edward VII' y ribes sanguineum 'Pulborough Scarlet'  

Ambos son arbustos caducifolios y totalmente resistentes a climas con heladas. Crecen felices en sustratos que tiendan a cierta acidez aunque no es necesario que lleguen a pH demasiado bajos, que sean ricos, húmedos,con bastante materia orgánica y sin problemas de drenaje. No se encuentran demasiado bien en sustrato excesivamente secos. Para mantener esta humedad conviene cubrir la zona del suelo que los rodea con un buen acolchado, preferiblemente de tipo hojas secas, madera triturada.

Pueden alcanzar bien el metro y medio de alto en no muchos años y su crecimiento es más bien vertical.
Ribes sanguineum 'Pulborough Scarlet' presenta inflorescencias tubulares, colgantes, más largas que las de Ribes sanguineum 'King Edward VII'.

Ribes sanguineum 'King Edward VII' florece casi apenas han brotado o a la par que brotan las hojas  y tiene las hojas más oscuras y como más gruesas que la otra variedad.

No he tenido oportunidad todavía de ver los frutos de ninguna de las dos. Tengo entendido que producen frutos oscuros con un poco de pelusilla. 
Las hojas son aromáticas, sobretodo si se estrujan entre los dedos emiten un olor que no sabría calificar, bastante claro, intenso...a mí me resulta agradable!! 
Las de Pulborough Scarlet tienen cinco lóbulos y las de King Edward VII cuenta con tres. En ambos casos me parecen hojas muy bonitas, no demasiado grandes y aunque mis dos ejemplares son demasiado jóvenes para formarme una idea definitiva de ellos, parecen arbustos poco compactos lo cual me gusta para la zona dónde los he ubicado.


La poda es fácil: Tras la floración hay que eliminar todas las ramas que ya no son productivas. Sería aconsejable cortar cada año un tercio de las ramas más viejas a ras del suelo para impedir que se vuelvan excesivamente recargados y con demasiadas ramas. Con esta eliminación se favorece el rebrote de nuevos tallos que mantendrá el arbusto más jóven.

Con las hojas me conformo!! Cercis Siliquastrum (Árbol de Judas, árbol del amor)

No creo que supere mucho el metro de altura. Vamos, un enano!! Me enamoré de este árbol desde que lo vi en el Parque de El Capricho.

Mi diminuto Cercis está plantado de la temporada anterior. Estuve buscando por todos los viveros que frecuento algún Cercis Siliquastrum crecidos, de los que me gustan a mí, de varios troncos para que sus ramas crecieran con cierta horizontalidad sobre mis rosales. Pero no hubo manera.

Para quitarme el gusanillo compré esta miniatura que llegará la jubilación y aún no será de altura respetable. Es un árbol creo que idóneo para mi zona. Aguanta las temperaturas invernales e incluso cierto grado de sequedad. No le gustan demasiado los suelos arcillosos y al tener una profunda raíz central sufre bastante con los trasplantes. 

Florece sobre la madera desnuda o a la vez que brotan las hojas. Necesita que su madera madure para que pueda florecer así que deberé esperar a ver si la temporada que viene me quiere premiar con alguna florecilla. De todos modos ya me parece bastante premio sus hojas maravillosas...

Lo compré ya sin hojas y lo planté en el jardín armada de paciencia y sabiendo que serán muchos los años que tengan que pasar para que llegue a tomar la forma y tamaño que a mí me gustaría. Espero encontrar esta temporada alguno de más tamaño pero mientras disfruto de este bebé.

Hace un par de días que brotaron sus hojas y me han parecido de tan belleza...que me paso el rato mirándolas!! jeje
Crece entre unas matas de Iris germanica (Lirios) y es absolutamente maravilloso el contaste de la gama de verdes azulados de los lirios con el brillo y los verdes tiernos con matices rojizos en los bordes de las del Cercis.
Qué bonitas hojas!! En forma de corazón :) Claro, por eso lo llaman también árbol del amor? ;)


El aromático laurel (Laurus nobilis)

Crece a los pies de la terraza que da al este, en una zona dónde también lo hacen tres mimosas. Tiene ya sus buenos cuarenta años así que ha tenido tiempo de crecer y llegar al tamaño de un arbolito que soprepasa los cuatro metros sobradamente.
Cuando llegamos el año pasado el laurel brotaba desde el suelo con demasiados pies de manera que formaba una copa tan ancha que llegaba a ocultar la vista que desde esta terraza se tenía del jardín.

Así que eliminé alguno de los pies e hice una buena poda para aclarar la copa un poco pero yo creo que no limpie suficiente ramaje. Creo que esta temporada le haré un buen aclarado que permitirá que el aire y la luz penetren mejor en su interior y prevendrá enfermedades.
Por su ubicación entre las mimosas, un gran enebro y cerca de un níspero, este laurel no destaca cuando se le mira desde el centro del jardín. Pero desde la propia terraza dentro de la que va extendiendo algunas de sus ramas se ve y sobretodo se siente su aroma estupendamente. Quizás porque su vegetación no es demasiado llamativa a pesar de tener un delicioso aroma al frotar sus hojas lo cierto es que me olvido de él salvo cuando voy a coger algunas hojas para cocinar y claro, ahora, cuando abren sus flores y el árbol se motea de amarillo te percatas inevitablemente de su presencia.
Lo cierto es que no le presto atención alguna. Creo que lo habré regado una o dos veces. No más. De momento no ha tenido cochinilla algodonosa, cosa bastante frecuente en ellos así que crucemos los dedos jeje!! Dicen que no es resistente del todo y puede que no aguantara heladas superiores a las de mi zona. Las temperaturas invernales de mi clima desdeluego las resiste sin dificultad ninguna. No le he visto nunca hojas quemadas por el frío.
Laurus nobilis es una planta dioica. Hay laureles machos y hembras y sus flores son claramente distintas. Este mío es macho y sus flores tienen doce estambres con anteras en sus extremos (Las flores femeninas tienen bastante menos estambres, creo que son cuatro sin anteras y con un pistilo). Los laureles machos no dan frutos como los hembras. En el caso de las plantas femeninas, los frutos son redondos de color oscuro casi negro del tamaño de una pequeña aceituna.