miércoles, 5 de noviembre de 2014

No tan exótica...Aralia o Fatsia japónica

Qué agradecidas son las plantas a poco que se les dé!! Fatsia japónica (o Aralia) es un buen ejemplo. Compré este ejemplar hace ya unos años y si no calificaría de maltrato las condiciones de cultivo en las que ha estado, desde luego no fueron las idóneas. Se ha conformado con un contenedor de reducidas dimensiones y riego. Ni abonos, ni cuidado alguno y aunque sin grandes proezas ni verse nunca rebosante, se agarraba a la vida como una campeona (Pobrecilla. Como para encima venirle con exigencias ...) Incluso llegó a soportar heladas de -7º cultivada, como digo, en un pequeño contenedor.

Ha sido ponerla en tierra y comenzar a crecer a lo loco. Necesita un sustrato un poco ácido y que éste esté siempre con cierto grado de humedad. Con preciosas y grandes hojas recortadas y con gruesos peciolos cubiertos por una pelusa marrón, esta planta es de rápido crecimiento pudiendo alcanzar si está plantado en tierra 2/3 metros si la ubicación le gusta. 
El suelo de mi jardín al ser arenoso se lixivia fácilmente  lo que provoca la carencia de algunos elementos, especialmente el hierro. De ahí que algunas plantas presenten problemas de clorosis como le está pasando a Fatsia japónica. Nada que no se arregle con el aporte de quelatos de hierro.

Estas grandes hojas son las que le dan un aspecto exótico y con una aparente fragilidad. Pero no nos equivoquemos!! Aralia es una plantas bastante resistente (al menos hasta los 7 bajo cero) que quizás en invierno si no la tenemos bajo techado (como ha sido mi caso) o la protegemos cubriéndola puede que se le quemen algunas hojas pero no tardará en recuperarse en cuanto comience la nueva primavera.
No conviene tenerla bajo los rayos del sol porque sus hojas se queman fácilmente Yo la he plantado en el jardín trasero, en la fachada norte de la casa dónde recibe los primeros rayos de la mañana en verano y en invierno, ni eso.

Parece que este año, agradecida por sus nuevas e idóneas condiciones de cultivo ha querido agradecérmelo ofreciéndome algo que no había dado hasta ahora: sus poco llamativas pero curiosas umbelas de pequeñas flores blancas!! 

Lamium maculatum (Ortiga muerta), una tapizante para zonas de sombra

La tengo puesta en tierra desde mayo cuando la compré en un tiestito de los de 9 cm. La verdad es que me ha sorprendido.
En un principio no le gustó el lugar que le asigné con demasiado sol de la tarde así que como vi que no prosperaba la ubiqué dónde se encuentra ahora y parece encontrarse a sus anchas. En mi jardín está en sombra total, con mucha luz pero sin sol directo alguno, en un terreno fresco y rico y que al estar en la fachada norte de la casa mantiene cierta humedad constante aunque no encharcamiento.
Aunque inicialmente,  y probablemente debido al trasplante,  se llevó un tiempo en que "ni p´alante ni p´atrás" hace ya unos meses que su crecimiento ha cambiado. Parece que se ha asentado y de hecho ocupa más espacio del que inicialmente yo le tenía asignado. Ha llegado al perejil que tengo su lado y amenaza las plantas que tiene a su alrededor. No me importa porque está resultando ser más hermosa de lo que yo pensaba y está formando una matita que no se eleva en exceso lo que la hace idónea para cubrir zonas entre plantas y creo que es idónea para iluminar rincones un tanto anodinos.
No ha llegado a tener enfermedad alguna y tampoco plagas, todo lo contrario, en todo momento se ha visto lozana y con buena salud lo que me anima a plantar algún esqueje en otras zonas del jardín de parecidas características.
Podéis ver su bonito follaje verde plateado jaspeado que combina muy bien al lado de otras vegetaciones menos llamativas. Si bien es cierto que no ha llegado a cuajarse en ningún momento de flores, también lo es salvo alguna semana, siempre he visto que tenía algún racimo y curiosamente, ahora que llegan los fríos es cuando veo que tiene más flores y está más bonita.
Aunque los catálogos e información de algunas páginas de viveros en las webs indican que es resistente hasta los 15 bajo cero, tengo la impresión, por el tipo de hoja que tiene, que no es una planta demasiado resistente. Ya veremos qué tal sale de un invierno tan duros como los que hay en mi jardín.
Es una planta muy fácil de reproducir mediante esqueje de tallos. En realidad es así como lo hace para ir cubriendo la zona que la rodea, sus tallos tumbados sobre la tierra enraízan fácilmente por sí solos de manera que se va extendiendo.