martes, 31 de mayo de 2016

Rosales en mayo II (Rosas, magentas, púrpuras...)...

Como os decía en el anterior artículo en el que os mostraba algunos de los rosales que de momento han florecido en el jardín en la gama de blancos, cremas, albaricoques y violetas, ha ido éste un mayo inusualmente frío y lluvioso en mi zona. Ello ha traído consigo un buen retraso en la floración de los rosales. Con más anhelo aún que otros años hemos esperado aquí las rosas y parecía que no iban a llegar nunca!!
Lo normal es que a primeros de mes ya empiecen a abrirse pero este año se han hecho esperar hasta mediados de mes. Pero todo llega...
Es la tercera primavera  ya que disfruto de este jardín y aunque sería precipitado sacar ninguna conclusión definitiva sí pueden intuirse algunas "tendencias" (Aunque con todas la prudencia posible).
Si algo ha tenido de característico este mes de mayo, como digo, ha sido el frío y la lluvia. Una lluvia interminable. Eso sí, en general ha sido pausada. De esa que permite que el agua vaya saciando la sed del suelo sin herirlo. Una gran fortuna porque las lluvias agresivas dañan los brotes recientes de los rosales e incluso puede perjudicar los capullos. Les ha venido bien este agua copiosa aunque mansa!!
El frío es posible que haya retrasado la aparición del dichoso oídio. Y como cada estación lo ha hecho en el orden y en los rosales que suele hacerlo. Tres son las variedades de rosales más problemáticas en mi jardín.
Comienza por Rosa 'Madame de Sévigné' que es el rosal con más tendencia a tener oídio que yo conozco!! Es una desesperación!! Se cuaja literalmente de capullos. A cientos!! Una gozada verlos engrosar. Pero lo hace sólo para ponerte los dientes largos y para que te creas que vas a disfrutar de sus rosas maravillosas. Ja!! Qué ilusa yo ajjajaja Ha tardado algo más este año en aparecer en él pero no ha faltado a su cita. En unos días ha empezado a espolvorear los brotes incipientes y en poco los peciolos de los capullos ya estaban blancos!! argggggggg Tanto es el oídio que no permite abrir bien las rosas. Se lacian, envejecen prematuramente antes de abrir. Una pena...
Pero el problema no es sólo él, es su precioso compañero que tiene al lado, Rosa 'Louise Odier'. Otro rosal antiguo que no puede ser más bonito ni más aromático ni con más rosas!! He llegado a la conclusión de que aunque cada año mi Louise Odier padece algo de oídio en realidad es un rosal que no tendría probablemente ningún problema de enfermedades si no estuviera justo al lado (Vamos, tocándose las ramas) del odioso (y 'oidioso" jajajaj) Rosa 'Madame de Sévigné. Pero es que para no contagiarse al lado de este rosal hay que ser muy resistente a las enfermedades!!





Al final los rosales enfermizos sirven para algo. Para comprobar qué rosal aguanta a su lado sin contagiarse, lo que nos indica cuales son los tendentes a la salud. Vamos esto por buscarles algo bueno jajajaja
Prueba de ello es que casi casi tan próximo a Madame de Sévigné como Louise Odier está Rosa 'Young Lycidas' y ahí la he tenido. Tan fresca!! sin rastro de contagio alguno. Está claro que este es un rosal para formar parte de mis favoritos. Fragancia, hermosura, arbusto de estructura bellísima y salud!! Quién da más!!

También cerca está Rosa 'Fallstaf" y ya no sé si por propia tendencia pero lo cierto es que cada año como su compañero de la izquierda, muchos de sus brotes se llenan del temido polvillo blanco. A pesar de ellos, si compañero el grado en que cogen oídio ninguno impide disfrutar la floración salvo l dichosa "madame"
Y el tercero y éste sí puedo asegurar que al menos en mi jardín tiene tendencia a coger oídio es Rosa 'Munsteand Wood'. Y digo que tiene tendencia porque son dos los ejemplares que cultivo y precisamente están ubicados en zonas tan distantes que es difícil que se propaguen las esporas de uno al otro. Y ambos lo cogen igualmente. Este rosal me produce una dicotomía extraordinaria, igual que Madame de Sévigné. Son rosas que me enamoran, que me parecen de una hermosura difícil de igualar pero uffffff es que el que tiendan a enfermar me pone de los nervios. Más que por ellos en sí mismos, que los siento, por supuesto, es por el contagio al resto de rosales.


Ver aparecer la enfermedad y tener que andar con pies de plomo cuando eliminar rosas secas. Lavarme los guantes constantemente para no ir tocando rosales sanos. Esterilizar las tijeras de cortar lores cada dos por tres. Ser escrupulosa cada día eliminando los brotes que veo contagiados...La verdad, no deja de ser un verdadero fastidio!!
Por cierto qué curioso que los tres con más oídio (Fallstaf, Munstead W. y Madame de Sévigné) sean los tres de color púrpura, verdad? :) Desconozco si el color tiene algún tipo de relación con la propensión a esta enfermedad. Lo sí puedo decir es que los rosales de tonos pálidos en mi jardín, será casualidad pero no tienen problemas de este tipo.
De todos modos ya no me alargo tanto como antes. Sé que si, algunos rosales cogen la enfermedad pero en su inmensa mayoría no deja de ser en un grado muy leve. Tanto que se puede controlar perfectamente llevando cuidado de ir eliminando todas las hojas y capullos dañados.
También sé que en cuanto comiencen a subir de duro las temperaturas en verano el calor mitigará  casi totalmente el oídio y las rosas, incluso las tendentes a padecerlo, brotarán de nuevo en otoño sin mayor problema.
Es más, es este año no los he tratado más que una vez con un purín de ortigas y otra con jabón potásico y he decidido no intervenir más. Evidentemente sé que no están en peligro. Que van a sobrevivir sin problema y pienso que quizás no hacer demasiadas intervenciones puede que de algún modo mis rosales vayan reforzándose, vayan produciendo resistencia al oídio. Ojalá no me equivoque. Veremos el año que viene si hay menos problema en este sentido...
He pensado esto porque el año pasado fue un año de muchísimo pulgón en muchos rosales y de ahí que temiera que este mayo, con tanta lluvia fuera una verdadera plaga. Craso error!! (Afortunadamente) Este año no he tenido de momento prácticamente pulgones. Quizás alguno en alguna variedad pero nada que sea digno de mención ninguna.
Incluso por ejemplo los rugosas que la primavera pasada me obligaron a un lucha a diario con la manguera para eliminarlos este año...ni uno!!
Es posible que además de la resistencia que puedan ir creando los rosales en este sentido también se deba a que yo no fumigo con ningún químico dañino de modo que permito la pervivencia de sus depredadores naturales. Y por supuesto, sin duda el hecho de que estén muy bien nutridos y cuidados en la hidratación también intervenga favorablemente ante los pulgones.
Son varios los Rosa 'Mme. Isaac Pereire' que tengo en el jardín y creo que éste es el que mejor está. Este rosal es famoso por su tendencia a la enfermedad. Tendencia que pude comprobar en mi anterior jardín y que también he comprobado en éste. Éste en concreto lo cultivaba hasta el año pasado entre una mata de malvas enorme y Rosa 'A. Shropshire Lad'. En aquella ubicación no levantaba cabeza el pobre. Y decidí trasladarlo a la parte casi final del seto norte, junto al pozo. Bendita decisión!! Fue cambiarlo el año pasado en otoño y comenzar a dar señales de que el lugar le gustaba mucho más. Creo que si bien es un rosal tendente a coger oídio (y otras enfermedades en climas distintos al mío) sin embargo Rosa 'Mme. Isaac Pereire' necesita espacio, aire. Necesita estar bien ventilado. No le gustan los apretujamientos. Aquí dónde está no tiene ni una gota de oídio y aunque debido al trasplante del inicio del otoño, no echó nuevas ramas que pudieran florecer esta temporada, las que tenía se han llenado de capullos y como podéis ver están precioso, sanos, gruesos y abren en rosas dignas de este rosal clásico entre los clásicos.



Los rugosas, y en concreto Rosa 'Wild Edric' este mayo me han enamorado con la explosión de su floración y la hermosura de sus rosas.

Rosa rugosa 'Hansa' está empezando ahora a florecer pero a tenor de como está cuajado de capullos no envidiará nada su floración a la de Wild Edric. Qué maravillosos rosales!! No me canso de decirlo :)


Bueno, en otro orden de cosas y al igual que os he comentado en el anterior artículo en el que os he enseñado algunos de los rosales que han florecido en la gama de colores claros, en los rosas, magentas y púrpuras también he tenido algunas novedades.
Por ejemplo el chiquitín de la casa, Rosa 'Pink Knock' Un rosalito chico con deliciosas rosas semidobles en una gama de rosas muy alegres. Abre en un rosa más intenso para convertirse en muy pálido al madurar la rosa.


En la gama de los rosas muy pálidos (aunque con corazón de tono intenso) Rosa 'James Galway' ha pegado un buen estirón y ha empezado a comportarse como un trepador clásico, emitiendo largos vástagos con ramas laterales no demasiado cortas en cuyo final las rosas se abren en grupos no demasiado numerosos de entre 3/5 rosas. Este rosal lo planté inicialmente delante de la fachada norte de la casa pero allí no me gustaba el efecto que hacía tan aislado así que lo trasladé al jardín rasero tras una Weigelia 'Bristol Ruby' con la idea de que al ser un rosal trepador de largas ramas pudiera conducir éstas por encima de la construcción que habilitamos para poner sustratos. Rosa 'James Galway' estoy segura que en pocos años tendrá el vigor para cubrir todo este buen espacio sobre la hiedra.

Me gusta la combinación de tonos de la Weigelia con el rosal y el contraste de rosas. Los capullos de Weigelia en un tono intensísimo el rosal en tonos pálidos con corazón oscuro. Todos los rosales lógicamente, como cualquier flor, cambian sus tonos cuando reciben la luz del sol pero éste especialmente. Me gusta más en sombra!!

También se cultiva a sus pies un clemátide del grupo III de flor pequeña, Clematis 'Princess Diana'  Aún es muy pequeña y no dice nada pero cuando arraigue bien y sus ramas se enreden entre las del rosal creo que quedará preciosa la combinación de ambas flores.
Fotografía de Wikipedia
Y dentro de los que han florecido en la gama de estos colores no puedo olvidarme del "simpático" Rosa 'Princess Anne'. Este año ha crecido muchísimo!! y aunque ya le quedan pocas rosas en buen estado ha estado precioso junto a Kolkwitzia amabilis 'Pink Cloud' cuando ambos estaban en plena floración.
Todavía quedan muchos rosales por florecer!! Para eso tenemos junio, para disfrutar de sus rosas :)


2 comentarios:

  1. Preciosos rosales, María y como tú dices, aún quedan muchas rosas por florecer.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido