miércoles, 28 de junio de 2017

Preparación del sustrato de un nuevo bancal para cultivar fresas y fresones

He tenido unas temporadas fresas del bosque (Fragaria vesca) y aunque tienen un sabor mucho más intenso y sabroso que los fresoses estaba pensando en que me apetecería cultivar fresones (Fragaria x ananassa) en el huerto.
No acerté en la ubicación de las fresillas porque las puse a los pies de los frambuesos tras una bordura de esas de tronquitos de madera pero las matas de las fresas crecen y si no quiero pisarlas debo estar bastante retirada de los frambuesos lo que dificulta bastante las cosas a la hora de acicalar y atar las varas de los frutales. 
No las desplanté porque en realidad no tenía un sitio adecuado para cultivarlas. Las fresas, en mi clima, no se hacen bien con sol directo y zonas de sombra en mi huerto hay pocas.
Así que como de momento no le veía solución dejé correr el tema y lo dejé en mi cabeza a la espera de que se me ocurriera una idea que diera solución al asunto.
Hay veces que no se tienen previstas las cosas y a pesar de ello salen estupendamente. A finales del mes pasado, comprando la verdura en uno de los puestos de mi pueblo, vi que las sandías estaban metidas en un contenedor de madera muy fuerte. 
Estuve dándole vueltas para mirarlo bien y comprobé que la madera estaba en perfectas condiciones, que tenía en las esquinas postes cuadrados para darle solidez, que la base era un palet con lo que el contenedor se elevaba del suelo... ummm y como algo en nuestra cabeza (la de los jardineros) hace que cualquier cosa que pueda venir bien para el jardín no se te escape, pues eso, se me ocurrió que sería la solución para el asunto de las fresas!!
De 110 x 110 cm de lado por 90 de altura. Perfecto para cultivar en él matas de fresas que pueden colgar hacia fuera evitando el problema de la podredumbre de los frutos y teniendo resuelto el de los pájaros ya que todo este rincón está rodeado de malla que evita que las aves entre en él.
El tema era que se trataba de un puesto de frutería y no de venta e palets jajajaja Sin muchas expectativas pregunté si me venderían uno y para mi sorpresa me dijeron que sí, que para la siguiente semana podrían traerme uno.
Afortunadamente el transporte me lo solucionó Juan, el marido de mi amiga Isabel el día que vinieron con Pilar a comer a casa a primeros de este mes. Tiene un todoterreno y en él lo trajeron hasta el huerto.
Provisionalmente lo dejé bajo un pino que hay en este espacio hasta pensar bien dónde quería ubicarlo y finalmente he decidido hacerlo aquí, en el rincón dónde cultivo frutales de baya (arándanos, frambuesas...).

Es el único sitio posible. Un espacio dónde entre un poco de sol a primeras horas de la mañana y muy a últimas de la tarde lo que impide que las plantaciones se quemen.

Eso sí, tendría que retirar las matas de hierbas aromáticas que había tras la bordura de madera bordeando los frutales para que el "pasillo" que quedara entre los frambuesos y el bancal de fresas tuviera suficiente anchura para moverse con comodidad.
El palet tiene demasiada profundidad para llenarlo todo con sustrato para cultivar las fresas que con una profundidad de 40/50 cm tienen espacio más que suficiente para desarrollar sus raíces.
Primero pensé en poner contenedores de plástico boca abajo para ganar altura y encima poner la tierra pero enseguida caí en al cuenta de que la base del palet tiene pequeñas separaciones de unos dos centímetros entre las tabla y que los huecos que formarían los contenedores puestos así, se podrían convertir en guaridas de animalillos no siempre deseados en el huerto.
El año pasado, mi gran amigo José me envió varios frutales de hueso y pepita injertados sobre patrones de muy poco desarrollo. Algunos están ya creciendo a los pies de las celosías que bordean mi huerto y otros (cuyo injerto falló) los tengo cultivándose en contenedores. Estos patrones que no desarrollan grandes raíces me permitirán tener algún frutal chiquito que podré cultivar en contenedor sin precisar que esté en el suelo del jardín. Eso cuando aprenda a injertar, claro! jajaja

Pero estaban en una zona con bastante inclinación debajo de un pino y pensé que si prolongaba "el suelo" de esta esquina allanándolo, tendría un pequeño "corredor" en el lateral derecho dónde estos portainjertos podrían estar bien asentados y tener espacio para entrar a regarlos.

Antes de aprovechar la tierra extraída del pasillo lateral hemos forrado todo el interior del bancal con dos capas de malla de sombreo que hemos sujetado a la madera ayudándonos de una grapadora. 


Con la tierra mala que sacamos de hacer esta nivelación hemos rellenado la parte inferior del contenedor.


No quería que esta tierra de escombro se me mezclara con el sustrato con la que luego llenaríamos el bancal así que hemos vuelto a realizar una especie de bolsa de las mismas dimensiones que el espacio que quedaba ya en el bancal una vez la tierra mala estuvo puesta en el fondo.



Una vez preparado el bancal era cosa de realizar el sustrato para el cultivo de fresas y fresones en él.
Las fresas precisan un sustrato muy esponjo, muy aireado y mullido
Gustan de suelos que conserven la humedad pero a la vez que drene perfectamente para que no mantengan las raíces constantemente encharcadas.
Además las fresas y fresones son plantas muy exigentes en cuanto a nutrientes. No se cultivan bien en suelos pobres!!

Por último, a las fresas no les gusta nada la presencia de cal en el suelo. Esta cal podría provocar el bloqueo del hierro existente en el sustrato y favorecer la clorosis en las plantas. De ahí que el pH del sustrato ideal debe ser ácido, que ronde los 6 / 6,5.
Teniendo en cuenta sus necesidades he elaborado unos 500 litros de una mezcla compuesta por:

* Fibra de coco (Dos pastillas prensadas de 70 litros)
* Tierra vegetal de buena calidad 100 litros
* Turba rubia 100 litros
* Estiércol de caballo en saco (para que estuviera esterilizado) dos sacos de 50 litros
* Humus de lombriz (un saco de 35 litros) Verdadero oro para el sustrato. Un fertilizante orgánico de una calidad extraordinaria que aporta nutrientes y favorece la microfauna en el sustrato.
* Vermiculita (una bolsa de 7 litros)

No he creído preciso añadir perlita para airear la mezcla ya que varios de sus componentes ya lo hacen. Además, detesto el aspecto horrible que provocan las bolitas blancas que se van a la superficie del sustrato una vez se riega la mezcla!!
He preferido usar estiércol de caballo en saco para evitar enfermedades. Este tipo de estiércol viene esterilizado. Por lo que hace a la gran cantidad de  materia orgánica que precisan las fresas, creo que entre este estiércol y un saco grande de 35 litros de humus de lombriz, la mezcla resultante tiene muchos nutrientes y será idónea.
La fibra de coco no aporta ningún nutriente pero consigue una mezcla esponjosa y aireada. Suelo comprar pastillas compactadas. Son bloques de fibra de coco que viene muy prensado. Para su utilización se requiere dejar la fibra en un recipiente con agua para que vaya absorbiéndola. Al ser bastante cantidad lo hemos hecho partiendo en trozos el bloque para acelerar el proceso y metiéndolos en un cubo grande de plástico con el agua.



La turba rubia tiene un bajo pH (en torno a 3/3,5) consiguiendo con su presencia que la mezcla resultante sea ácida como requiere este cultivo.
La compro en sacas muy grandes que vienen bastante compactadas así que hay que ir rompiendo trozos y desmenuzándolos antes de incorporarlos a la mezcla.
La fibra de coco es un material que guarda muy bien la humedad y quizás no hubiera sido preciso añadir la vermiculita pero al final le he echado una bolsa de 7 litros.

Hemos hecho la mezcla en el suelo sobre una lona de plástico que usamos cuando le damos la vuelta al compost y así no manchar el suelo del huerto.
Una vez introducido el sustrato en el bancal, a mano, he deshecho cualquier grumo que hubiera de los distintos materiales hasta dejar una mezcla totalmente homogénea y desmenuzada.

Me encanta como ha quedado!! Ummm esponjosa, liviana, nutrida... :) Solo espero que a mis fresillas les guste tanto como a mí!!

Las únicas fresillas que he cultivado son las matitas que había en el suelo de este rincón así que veremos qué tal resulta esta mezcla de sustratos. Me he estado informando de las necesidades que a este respecto tiene este tipo de cultivo y espero que cumpla sus requisitos.
Es muy difícil calcular la mezcla de sustrato que se va a precisar así que creo que nos hemos quedado un poco cortos. Bueno, no importa, más adelante volveré a hacer un poco más de esta mezcla y terminaré de rellenar hasta arriba este bancal.
En realidad debo volver a hacer más mezcla de este sustrato para rellenar la fresera que tengo pensado poner en la parte central del bancal. En ella cultivaré las fresas y abajo, en el sustrato crecerán los fresones. Así, no tendré que preocuparme porque las matas toquen el suelo. Los fresones colgarán hacia el exterior y las fresitas crecerán colgadas por los orificios de la fresera de barro.
El otro día me dijeron en un vivero que frecuento que cuando comienza el otoño suelen poner a la venta fresas a raíz desnuda. He preferido hacer ahora la mezcla de sustratos y permitir que en el sustrato vayan desarrollándose microorganismos para que cuando haga la plantación el suelo esté sea más rico y esté asentado.
Tengo las distintas zonas de riego por goteo en el huerto con grifos. De manera que, aunque lo ponga en funcionamiento, si no deseo que un bancal o zona se riegue, no tengo más que cerrar el grifo.
Pensé que también sería cosa de poner en este bancal un grifo que pueda dar paso o cerrar el agua de riego. Como no sé la disposición que tendrán las pequeñas plantas no he terminado de poner las vías de riego por goteo. Eso sí, he dejado prevista una tubería que asciende por una esquina que ahora hemos dejado tapada puesto que el bancal no se regará pero que llevará el grifo para poder controlar cuando conviene aportar agua y cuando no.
Una vez haya adquirido las plantas veré como distribuyo las distintas tuberías de riego sobre el sustrato.

Como siempre que viene mi ayudante, nos ponemos al día en trabajos pendientes en el jardín. Ayer se terminaron bastantes cosas que no podía aplazarse.
Esta del bancal no corría prisa pero detesto los cacharros por medio del huerto y tener en medio este contenedor vacío de madera no me apetecía. Mejor así, ya colocadito y listo para la plantación en otoño ;)
Los rosales con este calor achicharrante del verano dejan de crecer pero las malas hierbas...no paran de hacerlo!! Pasando la desbrozadora el huerto queda de nuevo limpito y no se ven los matojos de malas hierbas que tanto lo afean y que impide verlo ordenado y pulcro como a mí me gusta.
La consolidación de los tutores de las hortalizas era de urgencia!! Ya es la tercera vez que me pasa. No aprendo!! Cuando comienzo la temporada del huerto una vez he comprado los planteles, son tan pequeños que me cuesta imaginar el peso que con el aumento de tamaño van tomando. Así que pongo las cañas verticalmente clavas y listo. No tengo en cuenta que las matas irán creciendo y que equilibrio de estas cañas cada vez será más precario.
Así que de nuevo me ha pasado. Algunos tutores, con la presión de las matas de tomates subiendo por ellos han ido agrandándose el orificio en el suelo de manera que iban torciéndose y estando cada vez menos estables. 
La colocación de cañas horizontales ancladas mediante bridas las une con las verticales para formar un conjunto mucho más sólido pues eso...que también es una tarea que se ha hecho. Queda mejor así. Verdad? Mucho más estable el conjunto. La verdad es que las matas de tomates están ya bastante altas y cada vez que las iba entutorando pensaba si la caña no cedería finalmente. Así no lo hará!!


Ya al atardecer terminamos aplicando un fertilizante foliar a todas las hortalizas. En este momento en que están floreciendo y fructificando un aporte de Sales de Epsom (Sulfato de potasio) diluidas en agua les vendrá de perlas y las ayudará a formar sus frutos.
En el próximo artículo hablaremos de estos fertilizantes foliares!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido