miércoles, 9 de diciembre de 2015

Cultivos de invierno en el huerto: Sembrar ajos

Hace más de una semana que compré en el mercado unas cabezas de ajos con la idea de sembrarlos en mi huerto. Debíamos tenerlos sembrados ya pero hasta ayer no terminé de limpiar el huerto así que esta mañana tan pronto me he levantado he cogido la bolsa de ajos que compré en el mercado y me he bajado al huerto a plantarlos.
Esta semana tengo libre en el trabajo así que aunque me levanto siempre muy temprano es estupendo tener todo el día por delante para hacer lo que más me gusta, jardinear y huertear!! ajajaja
Cafelito y para abajo tempranito, para el huerto!! He pasado un ratito estupendo, sentada sobre los palets que a modo de escalera tenemos en el huerto. Enseguida el sol ha empezado a inundar esta zona y en poco he dejado de sentir el fresquito de la mañana. He ido limpiando cada cabeza eliminándoles las pieles externas y separando de ellas únicamente los dientes más gruesos, retirando como es lógico cualquiera que estuviera dañado, enfermo o que fuera demasiado pequeño

Tenía los bancales limpitos y con la tierra bien preparada y regada de anoche, así que me podía poner a la labor sin más preámbulos.
Es un trabajo de lo más sencillo y hasta relajante. Por fin un trabajo que no te muele la espalda!! jajajaj :)
Mis bancales tienen una cuadrícula hecha con listones de madera. No es imprescindible pero a mí me va bien para distribuir el espacio y para saber dónde tengo plantadas las hortalizas antes de que sus brotes aparezcan por encima del nivel de la tierra. Cada cuadrícula tiene unos 33 x 33 cm,
Hay que plantar los ajos a una distancia que permita que una vez el bulbo crece no toquen los unos con los otros. Yo creo que 4 dientes de ajo por cuadricula está bien.
Bueno pues el paso a paso sería éste:
Colocar los dientes de ajo una vez decidido los lugares de plantación.
Realizar los huecos con un plantador o cualquier otra herramienta que nos ayude a hacer un agujero no muy grande de diámetro. El hueco debe tener una profundidad tal que permita que el ajo tenga algo de sustrato por encima. Unos 8/10 cm creo que es lo normal.

Meter un diente de ajo en cada agujero con la punta hacia arriba!! ;)

Tapar los agujeritos con sustrato sin presionar excesivamente.
Los ajos no quieren mucha agua así que ni regar ha sido necesario. Ahora, al final del otoño suele llover y en invierno no será necesario regarlos porque el sol no calienta y el suelo con las heladas y la poca lluvia que caiga conservará humedad suficiente para que broten.
Y listo!! Catorce cuadrículas por cuatro dientes de ajos, 56 dientes. Creo que me he pasado ajjajaj Si cada diente produce una cabeza, me sobrarán ajos. Temblad familiares y amigos...si venís a casa tendréis que llevaros ajos, sí o sí!! :) 
Ahora a esperar a ver cuándo brotan!!

2 comentarios:

  1. Parece muy sencillo!
    Pero necesitan muchos cuidados? Son muy sensibles a las plagas?
    Es solo curiosidad..
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. No, Concha, no es nada complicado. Ni necesitan mucho riego ni mucho abono. Si acaso estar pendiente de las malas hierbas porque al ser de raíz superficial pueden afectarle. En primavera quizás habrá que remover un poquito, sin profundizar, la tierra a su alrededor para airearla y aporcar un poco (agregar un poco de tierra alrededor del tallo subiendo levemente el nivel del suelo). Se puede agregar ceniza de la chimenea para aportar el potasio que precisan los ajos. Luego, cuando salga la flor habrá que eliminarla para que no reste energía al ajo. Y poco más...
    Incluso puedes cultivarlos en jardineras si no tienes suelo en el jardín disponible.
    De todos modos iremos colgando artículos según vaya desarrollándose el cultivo comentando qué cuidados les aplicamos.
    Un saludo y muchas gracias por tu visita.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido