sábado, 18 de marzo de 2017

Cómo plantar en primavera los bulbos de verano . Azucenas (Lillium orientales)

A principios de mes os mostraba estos bulbos recién comprados y hablábamos en aquel artículo sobre las necesidades de cultivo de las azucenas. Hoy os quería mostrar el paso a paso de la plantación de estos bulbos de verano.

Seguro que la mayoría de vosotros lo sabéis pero para quién lleve poco tiempo en esto de la jardinería aclaremos que los bulbos suelen dividirse en bulbos de primavera y de verano. 
Los bulbos que florecen en primavera se suelen plantar en el otoño anteriorComo ejemplos de bulbos de primavera podemos poner los narcisos, jacintos, tulipanes...
Por el contrario, los que producen sus flores en verano se plantan ahora, en primavera o a punto de comenzar la estación. Son bulbos de verano las dalias, las azucenas, calas, nardos, gladiolos...
Aunque a la hora de agruparlos según su floración hablamos de "bulbos" técnicamente no todos lo son. Por el contrario, algunos son cormos (como los gladiolos), rizomas (como las calas o los Iris) o tubérculos (como las Dalias).
Todos ellos son órganos subterráneos que tienen la capacidad de almacenar nutrientes de manera que tras la plantación brotan de ellos las hojas y las flores y una vez ha terminado la floración y mientras las hojas van secándose, el órgano subterráneo se "recarga" de nuevo y vuelve a guardar en su interior la energía que precisará para la floración de la siguiente temporada.
El día que se plantaron estos bulbos de azucena, el chico que me ayuda dejó este trabajo para última hora y se le echó el tiempo encima de manera que cuando pude ir haciendo las fotografías según él iba trabajando, la verdad es que la luz era ya claramente insuficiente. De modo que os pido disculpas pero he preferido colgar el artículo aunque las imágenes no tengan demasiada nitidez. Espero que mis explicaciones suplan las deficiencias.
Bueno, primero deberíamos elegir el lugar adecuado para estos bulbos de azucenas (Lillium orientales). Les gusta la cabeza al sol pero prefieren que el suelo dónde estén plantados se mantenga fresco y sombreado. Creo que el seto norte, tras esta mata de Choisya ternata, puede ser un lugar estupendo.

Bien, lo primero que hacemos es retirar la capa de acolchado de corteza de madera para que al trabajar el espacio no se nos mezcle con el suelo.

Los bulbos en general y las azucenas en particular detestan los suelos con problemas de drenaje dónde sus raíces estén anegadas en agua. Ese problema en mi jardín es difícil que se produzca en parte alguna debido al tipo de suelo que tiene. Pero además de exigir un perfecto drenaje, crecen mejor en suelos con mucha materia orgánica, mullidos y esponjosos.
De manera que vamos a confeccionar una mezcla de sustratos y otros materiales para agregar y mezclar con el suelo dónde plantaremos estos bulbos.
El suelo de mi jardín drena demasiado así que vamos a incorporar a él algunas enmiendas. Es decir, por su naturaleza arenosa, el agua y los nutrientes tienden a desaparecer hacia abajo con excesiva rapidez. Pienso que realizar una buena mezcla que ayude a retener la humedad  que precisan los bulbos y que a la vez les proporcione los nutrientes que necesitan, va a favorecer su desarrollo.

La turba hace los suelos dónde se incorpora mucho más mullidos. Aumenta la retención de la humedad en ellos y acidifica su pH. 
No entiendo por qué cuesta tanto comprar sacas de buen tamaño. O al menos yo no las encuentro en muchos sitios. Por fin he localizado un vivero algo alejado de mi casa dónde me venden estos sacos de 250 litros. Viene muy comprimida y para usarla se tiene que desprender a grandes terrones. 
Con un cubito de estos tendremos bastante ya que cuando hayamos desmenuzado los terrones aumentará mucho su volumen. Ahora habrá que desmenuzar bien la turba con las manos hasta que se convierta casi en un fino polvo.

Ahora agregaremos un par de cubos de compost. Esta compostera tiene un material que casi está a punto de caramelo pero aún le falta un poquito. No hay problema en incorporarlo al suelo de los bulbos. Simplemente terminará de madurar el poco que le falta mezclado con la tierra del lugar de plantación.

A principios de este año comencé a hacer este compost de hojas secas. Aunque inicialmente las dejé en la compostera de malla plástica vi se secaban con demasiada rapidez así que finalmente las he metido en bolsas negras de jardín y tras humedecerlas bien las he cerrado. La compostaje está iniciada pero ni con mucho se han compostado del todo.

Fijaos qué aspecto más bueno están adquiriendo. Dentro de unos meses habrán formado un magnífico compost que aportará nutrientes y esponjosidad a cualquier suelo dónde lo utilice. Agregaremos dos cubos de estas hojas a medio compostar a nuestra mezcla.

Y por último vamos a incorporar a la mezcla un buen puñado de harina de pescado. Siento haber olvidado hacer la fotografía. Pero vamos, os lo imagináis ;)
Por qué he incorporado este abono orgánico? Pues porque al compost le falta un poquito para estar terminado de hacer y las hojas están sólo iniciado su proceso de compostaje. No he querido arriesgarme a que ambos elementos, en el proceso de maduración que les resta, sustraigan Nitrógeno al suelo dónde están plantados estos bulbos e impidan que crezcan correctamente. De ahí que le haya añadido la harina de pescado que tiene una proporción bastante alta de Nitrógeno (NPK 10-6-0).
Como os comentaba hace ya tiempo en una entrada en la que trataba los abonos orgánicos y enmiendas del suelo, la harina de pescado conviene trabajarla con el suelo y dejarla un poco enterrada bajo el acolchado por eso la he mezclado con las otras enmiendas al hacer la mezcla. Durante un par de días emite un ligero olorcillo que a Iker le resulta muy tentador y la verdad, no me apetece encontrarme con los bulbos de azucenas esparcidos por el camino ejejjeje
Mientras mi ayudante hace la mezcla un par de mirlos descarados se dedican a hurgar en mis acolchados y a hacer agujeros en el suelo en busca de alimento jejejejje Ellos ayudando a remover bien el suelo no sea que se compacte. Qué majos :-)


Bien ya tenemos todos los elementos de la mezcla. Ahora deberíamos remover bien y mezclarlos antes de incorporarlos al suelo de plantación.

Antes de añadirla y mezclarla con el suelo del jardín es preferible cavar bien la zona para poder mezclar correctamente la enmienda.

Echamos la mezcla de enmiendas sobre el suelo del jardín y volvemos a cavar para mezclar bien todos los elementos. Ahora toda la zona tiene un estupendo suelo esponjoso, mullido...dónde el agua no se filtrará con tanta rapidez.

Qué buen aspecto tiene esta tierra. Eh? :-) No se quejarán las señoras azucenas ejjejeje

Recordemos que hay azucenas de enraizado basal únicamente y otras que tienen un doble enraizado (basal y del tallo). Las de doble enraizado requieren ser plantadas más profundamente que las otras.
 
Como el suelo está muy bien trabajado no nos va a costar nada hacer una cavidad con unos 20 cm para alojar en su base los bulbos con doble enraizado. El resto del espacio lo dejaremos rebajado a unos 10 cm.

Vemos como aquí ya están colocados los bulbos en función de la profundidad que requieren según dónde emiten sus raíces.

Tendremos que volver a cubrir con el suelo que ya tenemos mezclado con las enmiendas y la harina de pescado. Con las palmas de las manos presionaremos un poco para que asiente bien el suelo sobre los bulbos. Tampoco en exceso porque están empezando a brotar y no queremos que setos tiernos brotes se rompan.
Antes de regar en profundidad todo el terreno he esparcido un par de puñados de harina de huesos que tiene un alto contenido en P (Fósforo) y Ca (Calcio). Se trata de un magnífico abono orgánico de liberación lenta que aportará buenos nutrientes a nuestras azucenas.
 
Trabajamos ligeramente el suelo para mezclar la harina de huesos con él y regamos sin prisas, en profundidad. Nos interesa dejar ese suelo bien húmedo y que esta humedad no se nos evapore con rapidez.

Esparciremos de nuevo todo el acolchado que habíamos retirado al inicio de la plantación. 

Sólo nos resta un detalle: Los tutores.
Dentro de pocas semanas estos bulbos estarán apuntando sobre el nivel del suelo y serán fácilmente visibles pero ahora están ocultos por el terreno. Señalizar la zona de plantación para evitar pisarla y romper los tallos que pronto empezarán a brotar hacia arriba parece buena idea. Verdad?

Si usamos tutores adecuados para indicar la zona en la que están los bulbos de Lillium, nos serán además para sostener las varas cuando estén bien crecidos.
El año pasado me clavé en la cara un tutor que no vi mientras trabajaba en una zona del jardín. Decidí poner "algo" en el extremo para que no se me "escaparan" de la vista. 
Ummmm creo que voy a pintar de algún color mono estas diminutas macetitas. No sé si en una gama que se disimule entre las flores o mejor lo contrario, en un tono que resalte entre ellas. Esperaré a ver en qué tonos florecen estas azucenas y luego me decidiré.

Quizás también os interese estos artículos:

6 comentarios:

  1. Interesantísimo como todo en este blog! Escribo desde Argentina donde ya el verano esta dando paso al otoño pero como vivo en una zona subtropical muy calida los dias mas frescos que trae el otoño hacen que el jardin viva una segunda primavera! Mucha suerte con esos bulbos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya!! Qué bien que todo lo de este blog te parezca interesante! :-) Muchas gracias, MDN. Tengo muchos lectores argentinos como tú. Estamos al revés...cuando aquí vamos allí van y al contrario ;) Gracias por tus visitas y tus comentarios.

      Eliminar
  2. Muy buenas explicaciones, me ha encantado. Ya estoy deseando verlos florecer. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Teresa. Me alegra que te hayan gustado las explicaciones, las fotos no acompañaban pero bueno...que tengas un feliz fin de semana. Un beso grande!!

      Eliminar
  3. Las explicaciones no podían ser mejor ¡eres una gran maestra de la jardinería! y además contagias tu entusiasmo, dan ganas de plantar azucenas y de todo. Será precioso verlas florecer.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable eres siempre, Montsita :-) Yo creo que todos los jardineros somos gente apasionada y la pasión es difícil de esconder y afortunadamente muy fácil de contagiar. Estás a tiempo de comprar alguna bolsita de bulbos de azucenas...no te van a ocupar casi sitio y son tan hermosas...Anímate.

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido