jueves, 21 de mayo de 2015

El Philadelphus (Celindo) salvado por la campana!!

En pleno verano del año pasado me lancé a hacerle una poda de renovación a este Philadelphus. Ya es riesgo atreverme a tratar de rejuvenecerlo con el calor que hacía!!! Pero fue un momento en que tenía que preparar la zona del seto dónde estaba ubicado y decidí tirar por el camino de en medio. 

Como contaba en el artículo que en su día colgué cuando le practiqué esta poda brutal, es un arbusto reviejo y que prácticamente no sacaba ramas nuevas. Estaban totalmente lignificadas así que era preciso renovarlo. incluso pensé desprenderme de él pero al final creo que tomé una buena decisión no eliminándolo. 


Me gustaba el hecho de que tenga esos pocos troncos altos y despejados que permite plantar debajo de él brotando todas sus ramas en lo alto y dejando, al haber espacio alrededor, que éstas se curven adoptando una forma que cuando llega mayo permite lucir sus ramas cuajadas de flores. A pesar de lo viejo que era el año pasado no floreció mal:

Pero sí, estaba feucho en su estructura y sobretodo,  era cuestión de tiempo perder este arbusto si no hacía algo.

Mucho mejor ahora: Llenito de ramas nuevas!!

En muchos celindos todas sus ramas brotan desde el suelo formando una gran masa el arbusto. No es una planta que me entusiasme cuando no está en flor de manera que me parece que ocupa demasiado lugar para el poco tiempo que yo lo disfruto.
Precisamente porque todas las ramas brotan desde lo alto, y por tanto forma una especie de arbolito, es lo que me hizo intentar renovarlo y así no renunciar a él.

Y si, he tenido suerte. Y digo que he tenido suerte porque finales de junio está claro que no era el momento adecuado para hacer estas podas. Tenia que haberme esperado a que estuviera en un momento de savia parada.

Al inicio de la primavera empezó a brotar tímidamente y bien pensé que me quedaba sin él si venía un helada fuerte. Pero no, de pronto a empezado a sacar un montón de nuevas, fuertes y largas ramas en lo alto. Este año, lógicamente solo han florecido las que están abajo que son las que tienen la madera madura. Philadelphus florece sobre las ramas del año anterior y es conveniente, tras la floración ir eliminando algunas de ellas para fomentar que salgan nuevas y vigorosas ramas que durante el verano y otoño madurará su madera y en la siguiente primavera se cuajarán de flores. De esta forma el arbusto se va manteniendo rejuvenecido.

Ahora tiene un montón de ramas nuevas que han brotado estos días. El año que viene estoy segura que será un espectáculo verlo en flor.
Creo que incluso no lo voy a cambiar de lugar como pensé la temporada anterior. Lo que sí haré es intentar sacar los retoños y trasladarlos a otro lugar. Puede que tenga la suerte de que tenga el mismo tipo de crecimiento que la planta madre. Así que tendré dos por el precio de uno!! Estoy contenta. Mi viejo celindo me acompañará al menos unos añitos más!! :)


1 comentario:

  1. Hola! Aquí de nuevo con mis preguntas jejej, tenía tiempo de no entrar a leer tu blog, apenas me estoy poniendo al corriente jeje por eso no se si mas adelante encuentre la respuesta a mi pregunta, pero bueno, como sea la voy escribiendo mientras la encuentro. Mi suegra me dio igualmente un retoño de filadelfo y lo plantamos, recién plantado saco unos inicios de hojitas, las cuales no alcanzaron ni a crecer y luego no se si se cayeron o secaron o que paso pero ahora no tiene nada, siguen las ramitas todas pelonas. Eso del transplante fue así tipo después de la floración, seria en junio aprox? Bueno quisiera preguntarte, tu cuando recomiendas hacer dicho transplante y cuando se vería el resultado si en verdad prendió el hijo o no? No se si capaz el mío nunca prendió y yo sigo regándolo y ya este bien muerto jajaj. Si este no se da ya probare de nuevo el año entrante, sea con retoños o sea con acodo, lo que sea con tal de tenerlo, que me encanta en flor! Gracias por compartir tu información. Saludos desde Italia.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido