domingo, 8 de febrero de 2015

El aroma de las rosas...dónde está?

Color, forma, tamaño, número de pétalos, resistencia a enfermedades...sí, todos estos son factores que tenemos en cuenta cuando valoramos una rosa. Pero cuando acercamos nuestra nariz a una de ellas y percibimos un intenso y delicioso aroma...ummm De hecho muy frecuentemente hablamos bien de una variedad de rosal y luego añadimos "pero no huele", Parece que el aroma es la característica que le da la matrícula de honor en nuestra calificación. Me pasa a mí y creo que le pasa a muchos aficionados a las rosas, que una variedad tenga o no aroma puede llevarme a decidirme en que la incluya en un pedido o no. Y es que no disfrutamos de nuestros rosales únicamente por la vista, también nos deleitamos con su perfume. Sin él, esa rosa parece que le falta "algo" y sentimos siempre una cierta decepción cuando la olemos y no percibimos nada. Verdad?
De muchos aspectos depende el aroma que desprende una rosa. Algunas variedades de rosales simplemente carecen de aroma alguno. 
Bien es cierto que ese aroma no es percibido por todos de igual manera. Como no lo es el paladar, tampoco nuestra capacidad para diferenciar y percibir aromas es igual. Reconozco que yo solo soy capaz de decir si una rosa me huele bien o no y si este aroma es o no intenso. Me asombran a veces las descripciones que en catálogos y páginas web leo sobre el aroma de algunas rosas. Notas de té, de melocotón y hasta de vino!! Sé si una rosa huele a "rosa, rosa" vamos, a lo que en mi imagen odorífera de rosa tiene que oler una rosa jajajja Lo que yo entiendo como olor clásico de rosa que seguramente no es el mismo que el de otra persona. Sé si una rosa huele fresco, como a limón o el aroma es más perfumado, más intenso.. Pero ya lo de las notas de fresas, manzanas...Francamente, no soy capaz de llegar a distinguir tanto!! Será que no tengo educado mi olfato...
Mme. Isaac Pereire...una fragancia a "rosa de verdad"
Bueno, con independencia de mi capacidad de "descifrado" del aroma de las rosas, éste se encuentra o más bien, es emanado por unas glándulas o vejigas ubicadas en la parte inferior de los pétalos. Eso en la mayoría de las variedades. 
Pero hay variedades como la conocida Rosa mosqueta (R. Eglanteria o R. rubiginosa) que exhala su aroma a través de las hojas. 
Fotografía de Anro 002 en Wikicommos: http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Rosa_rubiginosa?uselang=es#mediaviewer/File:20140510Rosa_rubiginosa6.jpg
Pero también los rosales musgosos son "distintos" en lo que hace al aroma. Son las vellosidades de sus sépalos y pedicelos  cuajados de glándulas o vesículas los que emiten al frotarlos un aroma inconfundible y distinto a las demás rosas. Una fragancia como a madera, un olor resinosos que a mí me parece de los más agradable.
Centifolia musgosa William Lobb
Los factores con los que están relacionados la intensidad y duración del aroma de una rosa son muchos, desde la humedad, el hora del día, la estación del año en que nos encontremos, el color de la rosa, el número de pétalos, la insolación que reciben, las condiciones de viento e incluso el hecho de que un rosal enferme ...todos ellos pueden intervenir en el aroma que una rosa exhala.

Indudablemente son los factores genéticos los determinantes. Por supuesto que para que al acercarnos (a veces incluso a cierta distancia) a una rosa percibamos el aroma esta rosa debe tener genéticamente capacidad para producir aroma. Y ello depende de sus progenitores. Este gen, por lo que se ve, es recesivo, es decir, la descendencia de un rosa con aroma tiende a producir rosas menos aromáticas que sus progenitores o incluso pueden carecer de él y ésto parece que es así salvo que la nueva variedad tenga como progenitores dos rosas aromáticas.
Evidentemente las rosas emanan su aroma para atraer a los insectos con vistas a su polinización por ellos. Los factores genéticos que desencadenarán la emisión del aroma se relacionan con las horas del día en que estos insectos estén activos emanan más cantidad de aceites esenciales en esos momentos.
Uno de los artículos de la American rose society nos lo explica muy bien. El aroma que desprenden las rosas está constituido por distintos aceites vegetales volátiles. Son más de treinta los compuestos que pueden estar implicados en ellos. Y en cada variedad de rosa su presencia es distinta. Es esta presencia la que favorece un tipo u otro de aroma. Así en las rosas antiguas la fragancia suele ser más profunda, más dulce. El más admirado y buscado es el que procede de los rosales gallica que la gente solemos identificar al describir su aroma como "a rosa antigua", Las rosas damascenas en cambio las identificamos con aromas más afrutados. Ingredientes como el rodinol (característico de las rosas antiguas) eugenol, nerol...etc y   su presencia o no aportarán una "nota" a la fragancia de la rosa en cuestión y cada uno de ellos puede ser más o menos perceptible a una hora del día. Así, la mayoría de las rosas son más fragantes durante el día desapareciendo incluso a veces de noche.

Los compuestos que producen el aroma en las rosas están formados a base de aceites que se hallan disueltos en alcoholes y azúcares y se producen en los cloroplastos, como hemos dicho, en la parte inferior de los pétalos. Estos componentes se rodean de glucosa que dar lugar a glucositos sin aroma. Para que el aroma sea perceptible deben hidrolizarse mediante enzimas y serán las condiciones climáticas y de cultivo adecuadas las que permitan o no que esto se produzca. Cada uno de los "ingredientes" que componen los aceites vegetales volátiles que producen el aroma en las rosas tienen una velocidad de evaporación diferentes. Por eso la intensidad de olor que percibimos en las rosas es variable a lo largo del día.
Pero además de los factores genético, son también varias condiciones de cultivo y climáticas las que actúan sobre el aroma. 

La humedad disponible en el suelo en el que se cultiva el rosal interviene cláramente en la intensidad del aroma. La humedad en general ayuda a prolongar el aroma porque ralentiza la velocidad de evaporación de los aceites. En tiempo muy seco y cuando el rosal padece deshidratación la intensidad del aroma decrece. El proceso químico que da lugar al aroma es muy complejo y parece que el agua disponible en el suelo aumenta la capacidad de que los cloroplastos transmitan mayor cantidad de aroma a los pétalos.
Igualmente dificulta la percepción del aroma de las rosas hechos como que estemos en un día nublado o las temperaturas frías. Todos hemos comprobado que es más fácil percibir el aroma cuando disfrutamos de un día cálido.
Pero también la exposición a la luz solar intervienen en la velocidad a la que se desprenden los aceite esenciales que emanan de las rosas según se van abriendo. 

Como se ve el aroma es un asunto relacionado con muchos factores, lo es (en general) incluso con el color de la rosa. Las rosas de color rosa y rojo suelen tener aromas más intensos y más semejantes a lo que todos entendemos como olor a "rosa de verdad". Por el contrario, las rosas de tonos claros, suelen ser menos aromáticas o a emitir fragancias menos dulces. Hay muchas variedades de rosales de flor amarilla como Goldel Celebration que emite un aroma menos denso, menos dulzón por ejemplo que Mme. Isaac Pereire con aroma a "auténtica rosa". Los rosales en tonos anaranjados se asocian más bien con aromas afrutados. Eso dicen. Yo, la verdad... a tanto no llego jajajja
Jude the Obcure, una rosa de lo más aromática!!
Mencionemos otros dos factores que intervienen en la intensidad del aroma de las rosas: También el hecho de que la rosa cuente con pétalos más o menos gruesos y atercipelados o no son asuntos que actúan en lo que hace a los aromas.
Y para terminar, la cantidad de pétalos. Parece lógico que si la fragancia se produce en la parte inferior de los pétalos y éstos son más abundantes, el aroma que produzca esa rosa será mayor. Aunque, en esto como en  todo los temas "roseriles" las reglas no siempre se cumplen. ;-) 

Por cierto, si alguno tiene la curiosidad de saber qué variedades de rosales han sido premiados por su fragancia con la medalla James Alexander Gamble en el período 1961/2013 por la American Rose Society, pinchad en el vínculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido