sábado, 14 de febrero de 2015

Compostero con malla plástica para hacer compost de hojas.

No sé si he tardado un par de horas. Barato, fácil y práctico. Como sabéis estoy haciendo compost y según voy añadiendo material vegetal de la cocina y del jardín voy alternándolo con capas de ramillas y hojas. La cuestión es que no siempre tengo tiempo de ir haciendo estas capas así que reservo los materiales para el fin de semana que estoy más libre y es entonces cuando los echo en la compostadoras.
Mientras tanto las hojas las dejaba en bolsas de plástico pero la verdad, daba un aspecto bastante desorganizado a la zona y creo que este compostero para ir guardando las hojas según las vaya necesitando en las compostadoras grandes o incluso para hacer compost de hojas es una buena idea.


Los materiales que he precisado ni son muchos ni son caros:
  • Un rollo de  1 metro de ancho por 5 m.de largo de malla plástica cuadrada de 1 cm.
  • 4 postes de madera de sección cuadrada de unos 3 cm de lado. (creo que tienen 150 cm de alto)
  • 1 listón de madera de 1 metro de alto.
  • Bridas normales de las que usamos en jardinería
  • Tijeras
  • Grapadora
  • Un tutor de las plantas
  • Un martillo

Tan simple como coser con grapas el inicio de la malla a un listón de madera del mismo ancho que la malla.

Colocar a un metro de distancia el primer poste y sujetarlo a la malla con bridas. Inicialmente las he dejado bastante sueltas para facilitarme el trabajo posterior ya que dónde he ubicado el compostero es en a un lado del camino del huerto y éste tiene algo de pendiente así que se hacía necesario "jugar" un poco con la altura final de la malla.
He tratado de poner todas las bridas en la misma "línea" para que quedara totalmente recto.
Así he ido repitiendo el proceso hasta tener los cuatro postes unidos a la malla.

Una vez confeccionado el compostero no he tenido más que clavar con un buen martillo los postes en el lugar destinado e ir adaptando la parte inferior de la malla al terreno. Según éste era más o menos alto subía algo la malla o la bajaba. Para lo cual el hecho de haber sujetado inicialmente los postes con las bridas algo sueltas me ha facilitado mucho las cosas.

Una vez he clavado los cuatro postes he optado por un "cierre" un poco rudimentario pero de momento me va a valer así. Si veo que no funciona inventaré otra cosa.
Simplemente he formado "enganches" con bridas, tanto en el primer poste que estaba clavado (a la izquierda) como en el final de la malla rematada con un listón de madera. Los he situado intercalados de manera que luego solo he precisado ir insertando un tutor de los de las plantas a través de ellos para que el compostero quedara cerrado.

Podría haberlo hecho totalmente cerrado pero creo que no habría sido ´práctico. Si finalmente lo uso como depósito provisional de hojas habría valido así pero si lo uso para hacer compost de hojas será preciso mover de vez en cuando su contenido y no me apetece tener que sacar el compostero entero desclavando los postes del suelo cada vez que tenga que hacer este trabajo. Así pienso que es mucho más fácil acceder al contenido del compostero.
Puede que las raíces de la mimosa tan cerca me den problemas más adelante. Pero al tratarse de una construcción tan liviana y fácil de mover si ocurre, pondré una malla en la base y seguramente se arregle el problema con ello.
Bueno, pues este ha sido el resultado de un rato de trabajo. Qué os parece? Fácil y práctico. Verdad!! Al menos desaparecerán de mi vista al pasar por el camino las bolsas de plástico ( Y de qué manera agradeceré que se haya eliminado esa impresión zona descuidada que daban ahí acumuladas) :D 

2 comentarios:

  1. buena idea María. Pero al final en el mío de Asturias tuve que sustituir la malla de plástico por malla metálica porque al año se deshacía. Allí llueve mucho, puede que fuera por eso.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Carmen :) Tienes toda la razón. Fíjate que inicialmente titulé a la entrada "compostero con malla metálica" porque cuando estuve mirando los diferentes tipo pensé en comprar una metálica que estaba plastificada y ahora o recuerdo por qué me decidí por esta, creo que fue porque tenía miedo de hacerme daño en las manos con los alambres interiores que estarían al aire al cortar la malla. Probablemente aquí ocurra igual, que no dure años pero bueno, ni el precio que me han costado los materiales ni el tiempo que me ha llevado hacerlo es para esperar que dure una eternidad. Si veo que me ocurre lo que a ti, como solamente está cosida a los postes con bridas de plástico, sustituiré la malla y volveré a atar bridas. Muchas gracias por tu visita :)

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido