martes, 13 de diciembre de 2016

Un plano general para ver la distribución de los arbustos que otoñan

Elegir la ubicación de las plantaciones no siempre es fácil!! Hay que tener en cuenta tantas cosas... El suelo debe ser el adecuado. Se hace necesario tener presente las sombras que sobre ellos verterán los árboles y arbustos cercanos y a su vez las que el propio ejemplar proyectará sobre las plantas cercanas. La insolación será preciso que la reciba en las horas del día adecuadas. Las raíces de ejemplares cercanos grandes no deben afectarle. El ejemplar debe contrastar en color, forma y follaje con los que tiene cercanos. Los tonos de su floración si la tiene debe estar equilibrada en el entorno o ceñirse a una gama precisa previamente elegida. Deberá tener espacio suficiente (tanto a lo alto como a lo ancho) para llegar a caber en su ubicación cuando adquiera su tamaño adulto. La zona cercana tiene que estar compensada entre plantaciones caducifolias y perennifolias.
Pero además tendremos que tener en cuenta su transformación estacional. El aspecto que un Amelanchier Lamarckii, de muchos rosales rugosas, de un Euonymus europeaus o de Rhus typhina nada tienen que ver en primavera con el que adquieren en otoño o invierno.




La transformación otoñal es tan radical que algunas plantaciones se convierten en verdaderos puntos focales en el jardín y algunas que en primavera pudieran parecer anodinas destacan como estrellas en su lugar de plantación cuando sus hojas se tiñen de bellísimos colores en la estación otoñal.
Es tanto lo que destacan las plantaciones que adquieren tonos otoñales en el jardín que he visto la necesidad de hacer un plano con sus ubicaciones.
Es cierto que en un jardín pequeño, en el que de un vistazo casi se tiene una visión de su totalidad, no sería preciso. Pero en un jardín grande la cosa cambia.
Muchos de los árboles y arbustos que otoñan los compramos en primavera en flor e incluso otros son plantados en nuestros jardines ya sin hojas.
Plantándolos en momentos del año en que el jardín tiene un aspecto muy distinto al del otoño, no siempre es fácil anticipar el "efecto" que producirán en la zona de plantación cuando llegue su momento de otoñar. A veces los plantamos en un momento del año en que las plantas que los rodean están exhibiendo una floración espectacular y no vemos la necesidad de destacar este rincón. Pero las floraciones terminan y algunas plantas que han destacado en primavera por sus preciosas flores pasan a convertirse en plantaciones que no destacan demasiado. Estas zonas entonces se quedan algo "huérfanas" de cara al final de la temporada.
En este momento es cuando un bonito follaje teñido de amarillo o naranja posibilita que esta zona vuelva a tener interés visual.
Pretendo que mi jardín tenga un aspecto "global" de otoño. No deseo que tenga zonas en las que parece que nada cambia. Quiero pasear por él y que haya suficientes plantaciones con tonos propios del otoño como para que el aspecto general o dicho de otro modo, para que la paleta cromática del jardín se torne amarilla, ocre, naranja, rojo, púrpuras...


Pero además hay que tener en cuenta siempre la verticalidad del jardín. Estamos acostumbrados a buscar los contrastes a alturas que van del medio metro al metro y medio o dos metros. Es decir, la altura de los arbustos que son los más abundantes en un jardín. Pero los contrastes están a alturas mucho más grandes también.
Si se busca un jardín con un aspecto muy otoñado, sería algo artificioso que las zonas otoñadas estén únicamente a la altura de los arbustos. Me explico. 
Mi jardín ya contaba antes de llegar yo con mucho arbolado perennifolio (Pinos, enebros, encinas) que no acusan casi la estacionalidad en su aspecto. De ahí que los árboles que he ido incorporando estos tres años sean todos caducifolios y cuando ha sido posible, que otoñan.


Así, cuando este arbolado vaya tomando altura, "llevará" los tonos rojizos o amarillos a la altura de esos árboles perennifolios que no cambian su follaje al llegar estos meses.
Estar muchas horas sentada y sin poder recorrer el jardín tiene algunas ventajas ajajjaja Tienes un tiempo increíble para repasar fotografías. A falta de pan, buenas son tortas!!
Desde que me resulta imposible andar pido a mis familiares que tomen fotografías de buena parte del jardín que no me resulta posible mirar directamente para tener una idea global de cómo está este año el jardín.
Estas fotografías me han hecho descubrir que hay zonas del jardín que en otoño se ven transformadas muy poco y alguna incluso nada en absoluto!!
Tengo claro que un jardín no es una colección de plantas si no un todo. Un conjunto. Por tanto debe tener un aspecto global, un hilo conductor. El otoño es tan bello que no quisiera limitar sus coloraciones a solo algunas zonas o que algunas estuvieran demasiado llenas de color mientras otras parezcan anodinas. Como digo, busco una idea de jardín otoñado en general. Un jardín en el que desde cualquier parte en que estés puedas pasear la mirada y se vea el amarillo y el ocre vertido en cantidad suficiente para tener un aspecto claramente de otoño.


Suelo trabajar los planos del jardín con Photoshop, ello me facilita muchísimo la vida. Tan sólo tengo que colorear en el tono preciso los círculos que representan las distintas plantaciones y ya tengo el plano de plantaciones que otoñan. Es fácil y proporciona una visión que no es fácil de tener simplemente paseando por los distintos rincones.

Los planos son herramientas muy útiles cuando queremos tener visiones generales del jardín a cualquier nivel. Es como ver todo el jardín a la vez cosa imposible en un jardín tan grande como el mío. Y en el aspecto que hoy me interesaba también ha resultado de lo más útil al evidenciar algunas carencias de diseño.
Hay dos zonas en mi jardín que de momento no quiero "trabajar" más. Una es la que hay frente a la fachada oeste de la casa. Tengo en mente la creación de un patio sombreado y fresquito. Tampoco quiero hacer grandes plantaciones en la zona delante de la casa. Ahí, con el tiempo, quizás haga un estanque.
Ambos proyectos son de gran envergadura y hay que pensarlos muy bien como hacerlos y cuándo. De ahí que no me planteo demasiado en detalle ninguna de las dos.
Está claro que la zona que rodea la rampa precisa de plantaciones que se transformen en otoño. Lirios (Iris germanica), lavandulas, romeros, Elaeagnus x ebbingei... no son plantas con un aspecto impresionante en otoño. Habrá que introducir alguna plantación que vuelva a dar interés a esta zona en este momento el año.
Igual pasa a la zona que bordea la terraza posterior de la casa. Es una parte del jardín llena de arbolado perennifolio y con bastante sombra. Sería preciso buscar algún arbusto que aporte algo más de color en este momento de la temporada.
Además está el seto sur en la zona próxima al portón que da acceso al huerto en el que los tonos que adquieren los arbustos que coloran ahora, son los tres en la gama de rojos. Creo que hacer alguna plantación en la gama de amarillos y naranjas aportaría diversidad e interés a esta zona del jardín.
Es cierto que tenemos una tendencia a vernos atraídos por arbustos que viran hacia el rojo en otoño. Son tan llamativos!!


A mí también me encantan pero lo cierto es que en mi sentido de la estética preciso de amarillos y naranjas y púrpuras.




 

No imagino la mayoría de las plantaciones tendiendo al rojo. Sería demasiado estridente!! (Para mi gusto, claro) Prefiero usar los rojos para constituir puntos focales con ellos. Y está claro que nada como un árbol, una trepadora o un gran arbusto encendidas sus hojas para llevar nuestra mirada hasta ellos!! Pero para que destaque, creo, no puede estar entre un montón de arbustos que también tienden al rojo.
Me parecen tan maravillosos los tonos anaranjados que adquieren las Callicarpa bodinieri giraldii 'Profusion' o la gama de bronces de Physocarpus opulifolius 'Diabolo'!! Y del oro que se vierte sobre Cydonia oblonga o sobre unos maduros y grandes Ulmus laevis? Qué me decís?



Los tonos del otoño tienen tantos matices.. y yo dudo con cual quedarme. Todos los veo hermosos. Quizás por eso aún gustándome los rojos encendidos también me quedo prendada contemplando cobres como los de Rosa 'Laguna'. Qué coloración tan especial tiene este rosal!!

Al igual que tenemos planos de riegos, de plantaciones en general, de las floraciones primaverales para distribuir del modo conveniente éstas; tener un plano de las plantaciones que otoñan puede sernos de gran ayuda para evaluar en conjunto el jardín
Más tarde, cuando estos tonos desaparezcan y torne de nuevo a fluir la savia por los tallos, de nuevo el jardín tendrá otro aspecto. Muchos de estos arbustos ahora color oro, tendrán sus hojas simplemente verdes. Tener la información de sus ubicaciones, a mí me servirá de recordatorio a la hora de hacer las nuevas plantaciones. Será más fácil tener en cuenta a la hora de decidirlas, no solo la imagen que ofrecen en el momento de plantarlas si no la que tendrán cuando vuelva a venir el otoño y a la vez la que también adquirirán las plantas que haya alrededor.
Pensemos que el otoño tiene exactamente los mismos meses que la primavera. Que las floraciones son algo hermosísimo pero no más que unas hojas transformadas por el frío, que unas bellas cortezas exhibiendo su desnudez en invierno o que unos brillantes frutos colgando de unas ramas otoñadas. Lograr que el jardín tenga un aspecto emocionante también en esta estación pienso que es tan importante como que lo tenga al inicio de la estación.
Tengo la impresión de que los jardines se diseñan muchas veces para su disfrute primaveral. A mí, me pasa un poco al contrario. Creo que en el diseño de mi jardín están más presentes los frutos y los colores del otoño que las floraciones primaverales.
No es gran trabajo el que cuesta si previamente se tienen ya planos hechos con las plantaciones. Como decía antes, en mi caso he sustituído el círculo con la imagen de la planta en cuestión (Que es como habitualmente hago mis planos) por círculos de color plano en amarillo, naranja, rojo y púrpura. Unos minutos tan sólo!! :)