domingo, 10 de abril de 2016

La magia del arcoiris

Quién no se alegra al ver en el cielo dibujado como con acuarela el espectro de los colores? No hay vez que no nos sintamos privilegiados al tenerlo frente a nosotros. Algo así como una lotería, como si el arcoiris estuviera en el cielo solo para nuestros ojos!! Tiene la magia de las cosas intangibles... :)





Cómo realizar un hotel de insectos (para abejas solitarias)

Las abejas solitarias polinizan y contribuyen a la reproducción de nuestras plantas autóctonas pero además a ellas les debemos buena parte de la polinización y fructificación de nuestros frutales y demás cultivos de nuestros huertos.
De forma natural, estos insectos hacen sus nidos en ramas y oquedades de cañas secas de plantas. Construirles cajas nidos les facilita la labor abreviando el tiempo que emplearían en construir ellas mismas sus nidos de forma completa pudiendo así hacer puestas más grandes. Para quienes tenemos huertos, una forma de asegurar su presencia cerca es la construcción y ubicación en el jardín de este tipo de habitáculos.

Hay muchas variedades de abejas. Las hay, como las de la miel, que viven en comunidad y otras, como las distintas variedades de abejas solitarias que hacen sus nidos en celdas individuales. Cada una de estas variedades de abejas solitarias tiene distintos hábitos de anidación. Un gran número de ellas no anidan de forma aérea si no que lo hacen en el suelo. La hembra excava con su cuerpo una cámara y de manera individual, en cada una de sus secciones deposita un huevo que acompaña con polen que humedecen con néctar y sellan el receptáculo. A continuación pasan a la siguiente sección dónde hacen igual con otro huevo.
Hay sin embargo otras especies de abejas solitarias que anidan por encima del nivel del suelo. Suelen hacerlo en troncos de los árboles, aprovechando el hueco de cañas secas e incluso haciendo ellas mismas el agujero en tallos de zarzas.  tras ello sellan con distintos materiales, desde barro hasta hojas cortadas con las mandíbulas de la abeja. Así pues, éste tipo de abejas serán las que podrán hacer uso de nuestro mal llamado "hotel" ya que en caso de que lleguen a anidar en él, permanecerán en estas construcciones durante once meses que son los que dura su vida. Irán transformándose desde el huevo, del estado de huevo, al estado de larva, pupa, y más tarde, tras el estado latente emergerán de estas cajas nidos en forma de adulto. 

Existen a la venta ya hechas estas cajas nido pero muy frecuentemente no están adecuadamente adaptadas para el uso para el que las venden. Muchas veces no están suficientemente protegidas del frío y ni contra la humedad y la lluvia. Los agujeros de las cañas y materiales perforados son muchas veces demasiado grandes con lo que no están sirven para la anidación de algunas especies de abejas solitarias. Es mejor hacerse uno mismo este tipo de habitáculos tratando de que reúnan el mayor número de condiciones favorables para que sea más fácil que las abejas lleguen a darle uso.
Son construcciones de los más sencillo de hacer para las que no precisamos más que materiales reciclables que solemos tener en el jardín y si acaso adquirir algún ladrillo o tablón de madera. En mi caso concreto, lo único que he comprado han sido eso, los ladrillos. Las tablas de madera utilizadas son restos de los proyectos que hemos afrontado hace poco en el jardín instalando vallas y barandillas. Absolutamente todo lo demás estaba en mi jardín sin necesidad de adquirir nada. Y como fuente de inspiración podéis consultar los cientos de imágenes que aparecen en Internet de este tipo de edificaciones. Eso he hecho yo, inspirarme en alguna de ellas. Al fin y al cabo lo que hay que tener en cuenta son las "exigencias" de nuestros húspedes. La estética ya es cosa personal, verdad? :)

A mi me parecen construcciones en sí mismas muy bonitas y que embellecen el jardín pero no debemos perder de vista que estoss habitáculos deben de reunir una serie de características si queremos que realmente tengan utilidad para estos insectos y no sea meros ornamentos en el jardín
Existen muchísimas páginas especializadas dónde podréis aseguraros de las condiciones que necesitan para anidar estas abejas solitarias. Nosotros mencionaremos tan solo algunas para no extendernos en este artículo en el que principalmente quería mostraros de qué manera he "edificado" esta construcción y de cuan importante es que nos concienciemos de la necesidad de protección de estos insectos.
Vamos a ver algunos requisitos que deben cumplir si queremos que tengan posibilidades de ser usadas para anidar.
La cara frontal y por tanto las aberturas de las cañas y agujeros en las maderas deben estar orientadas hacia el sur. Recordemos que las abejas precisan de sol. Un hotel de este tipo, a la sombra de un arbusto o con poca luminosidad no será usados por estos insectos.
Es de vital importancia que la construcción cuente con materiales y forma que les protejan del frío y de la humedadDebería estar a resguardo de los vientos fríos dominantes.
Es imprescindible que cuente con un techado inclinado para que el interior de la caja quede a resguardo de la lluvia y el agua que caiga sobre la parte superior drene hacia el frontal. 
El tejado debería sobresalir unos centímetros para que el agua, al llover, no caiga sobre los materiales del interior.
Los materiales han de ser lo más naturales posibles. Tratándose de madera, conviene que ésta no haya sido tratada recientemente y si tenemos que proteger algunas tablas (divisorias de los pisos) no usaremos barnices o protectores al disolvente, si no al agua.
En cuanto a su tamaño dicen que es preferible ubicar varios distribuídos por el jardín que hacerlos de grandes dimensiones ya que quizás este tipo de insectos no están en disposición de convivir de modo tan cercano con tanta cantidad de insectos como posibilitaría un hotel de grandes dimensiones.
Una edificación de este tipo, hecha con ladrillos (esta en concreto lleva exactamente 52) puede llegar a tener un peso muy considerable. Conviene ubicarla en terrenos firmes y antes de comenzar a edificarla que el terreno esté nivelado para evitar posibles derrumbes posteriores.

Este ha sido el modo en que he realizado este trabajo:
Presenté los ladrillos sobre el terreno para saber aproximadamente el área que ocuparía el hotel.


Nivelé y compacté bien la zona para que posteriormente, con el gran peso de los materiales no hubiera peligro de derrumbe.


A partir de aquí, fui haciendo "pisos" intercalando tablas entre planta y planta.

Según el alto de algunos materiales iba decidiendo la altura de cada piso. En todo momento fui comprobando los niveles y dado que la edificación está hecha con ladrillos rústicos y por tanto con ligerísimas diferencias de medidas, me vi en la obligación de ajustar los niveles introduciendo en ocasiones pequeñas astillas de madera entre ellos.

Inicialmente tenía en mente hacer una caja nido exclusiva para abejas solitarias pero en vista de que es la primera vez que me pongo a ello y no sé qué tal me resultará el experimento al final he preferido ampliar la gama de mis "huéspedes" incluyendo en este habitáculo materiales con los que puedan protegerse y/o anidar muchas otras especies de insectos
Ahora tocaba rellenar la construcción y poner cerca unas flores bien coloridas para que sirvan de atracción a las abejas. Hubiera sido preferible elegir alguna de color azul pero no tenía ayer ninguna sin plantar, así que elegí estas caléndulas que me parecen preciosas y seguramente a las abejas también jejeje

Los materiales de los que podemos hacer uso en este caso son de lo más corriente en cualquier jardín. Desde cortezas de madera, piñas, paja, pequeñas ramitas, macetas de barro, hojas secas... todos estos materiales sirven para que muchísimos insectos pongan sus huevos o simplemente se cobijen de las inclemencias del invierno. 
Si veo que este año la mayoría de cañas y maderas taladradas llegan a estar ocupados por abejas, eliminaré el resto de materiales para otros insectos y lo llenaré exclusivamente con el adecuado para las abejas solitarias. Por último, comentar algunos aspectos de los agujeros tanto en caas como en ramas como en tacos de madera. Deberíamos contar con distintos calibres para las distintas especies de abejas solitarias. Entre 3 y 10 mm. es lo más conveniente. Nunca más de 10.
Los túneles que practiquemos deben estar ciegos y sin nudos próximos a la entrada. Es decir, tendrán entrada por uno de sus extremos pero no por el otro. Así, no nos servirán los trozos de cañas con agujero en ambos extremos. Tampoco los que tengan nudo que impidan la penetración del insecto.

Conviene eliminar la médula interior de las cañas para facilitar la anidación de las abejas.
La profundidad de los túneles en realidad dependerá de las brocas con las que contenemos. No suele ser largas pero si disponemos de ellas no habrá problema en hacer agujeros algo más profundos. En general unos 20 cm o algo más suelen ser el largo de las cañas, ramas y tacos que conviene utilizar (repetimos, sin taladrar en el fondo de los túneles).
Las bocas de entrada, tanto de cañas como de agujeros practicados en la madera, deben estar pulidas y exentas de astillas y rebabas. Las abejas no ocuparán agujeros en los que haya peligro de dañar sus delicadas alas. Conviene por ello alisar lo más posible las entradas que hagamos con el taladro.


Es imprescindible que en ningún momento el material se moje. Que ocurra esto pone en peligro el desarrollo de los huevos. Si se moja el polen con el que tiene que alimentarse las larvas, es muy posible que se desarrolle en él moho que impediría que las larvas se alimenten y sigan desarrollándose. Incluso, con la humedad, las larvas pueden morir por enfermedades fúngicas.
Quisiera aclarar un extremo que se me antoja importante. Que nadie crea que este tipo de cajas nido se construyen y luego pueden dejarse a su "suerte". Debemos de hacer revisiones periódicas del estado de las cañas y agujeros así como sustituir el material cada dos o tres años.
Para ellos creo que es imprescindible informarnos del ciclo de vida de este tipo de insectos con el fin de realizar estas funciones en el momento adecuado del año.
Si alguien tiene interés en informarse detalladamente de todos estos aspectos imprescindibles para "administrar" de forma adecuada estas construcciones y que al final sean realmente efectivas y ayuden a estos insectos, sugiero la visita a una página absolutamente interesante dónde se ofrece una información detalladísima. Este es el víndulo: http://www.foxleas.com/make-a-bee-hotel.asp 
Por último, y creo que lo más importante, de la protección de estos imprescindibles insectos debemos concienciarnos son urgencia y de ella somos todos responsables!! Los monocultivos, la progresiva desaparición de los setos naturales sustituidos por alambradas, el uso indiscriminado de productos químicos, las plantaciones de una sola variedad de frutal en grandes extensiones...son algunas de las causas que  está provocando que las poblaciones de estos y otros polinizadores estén mermando a marchas forzadas y ello, en ocasiones, como dice la periodista Isabel Fernández del Castillo, con nuestro dinero. El que pagan algunos Ayuntamientos contratando empresas de mantenimiento de jardinería con nula conciencia del problema.

Cierto es que no está en nuestra mano cambiar el mundo pero sí está aplicar técnicas en nuestros jardines que no sigan maltratando la Naturaleza. La perfección de una rosa enamora, es cierto...pero la verdad, me enamora mucho más un jardín lleno de vida y de salud; pletórico y diverso en la fauna que vive en él. Puede que alguien no soporte una pizca de pulgón en sus rosas o alguna enfermedad que dañe algo el aspecto de las hojas de una planta. Lo cierto es que cada día lo soporto mejor ;) Si el precio para esa belleza de escaparate y esa perfección es maltratar la naturaleza, yo no quiero pagarlo. No en mi jardín.

Dejemos de usar químicos si no es absolutamente imprescindible. Instalemos setos naturales en los límites de nuestras parcelas que sirvan de cobijo a pájaros, insectos y demás fauna. Cultivemos la mayor diversidad posible de plantas que proporcionen polen y néctar a los insectos con sus flores y alimento con sus frutos a todos estos pobladores de nuestro jardín. Nutramos y respetemos nuestro suelo... A la larga, tendremos un jardín mucho más hermoso. Quizás no tan perfecto pero sin duda, sí, mucho más hermoso :) Se trata de eso. No?