lunes, 27 de junio de 2016

Acanthus mollis

A veces nos empeñamos en ubicar las plantas más por razones estéticas que por las condiciones en las que vivirán. Craso error!! Todos los que somos jardineros sabemos que empecinarse en cultivar en lugares inapropiados solo conduce al error y a tener que cambiar la situación de la planta al año siguiente cuando no a un deterioro y sufrimiento innecesario de las plantas.

Esto es lo que tendré que hacer de cara al otoño con este precioso Acanthus mollis. Lo planté dónde veis porque me gustaba el contraste de sus hojas y sus colores con los arbustos que lo rodean. Pero no, recibe demasiado sol y la planta sufre demasiado. Para que no esté lacia casi todo el día debo regarla constantemente y eso no deja de ser forzar las cosas de un modo contrario totalmente a cómo entiendo yo un jardín.

Debiera ser yo la que me adapte a la planta y no la planta a mis caprichos!! Pero bueno de los errores y de los empecinamientos también se aprende. Se aprende y te cuesta el trabajo del traslado que no es poco pero lo peor, la cuesta a la planta que sufrirá en el proceso. 

Acanthus mollis precisa una ubicación en sombra o a lo sumo en semisombra. Es posible que en jardines del norte de España pueda cultivarse en posiciones más soleadas pero no en Madrid.
Necesita suelos con buen drenaje y una vez instalada es una planta que resiste bastante bien la falta de riego.
De todos modos supongo que además del riego abundante que le he proporcionado, la gran cantidad de materia orgánica que introduje en el hoyo de plantación y la gruesa capa de acolchado han ayudado a este ejemplar a ofrecer este final de primavera/inicios del verano un aspecto casi digno y una bonita floración.



Aunque no soporta heladas muy profundas y prolongadas, los pocos grados bajo cero que llega a alcanzar mi jardín en invierno los resiste sin problema.
Esta herbácea perenne produce altas y erectas espigas llenas de flores blancas con brácteas de color violeta que brotan desde el centro de la roseta basal que forman sus preciosas y enormes hojas.
Es una floración muy duradera la de esta planta e incluso pueden usarse sus espigas como adornos florales en casa para formar parte de ramos secos. Me encanta Acanthus mollis, un ejemplar adulto, sano y en buenas condiciones de cultivo se convierte en protagonismo absoluto especialmente en la época de floración.

Trasladaré este ejemplar a un lugar mucho más fresco y sombreado dónde no haya peligro de encharcamientos y sus gruesas raíces puedan desarrollarse sin dificultad en un suelo suelto y con mucha materia orgánica que las mantenga frescas.
La verdad es que dentro de las dificultades de la ubicación la planta no está fea y su floración ya veis que es abundante. Pero yo sé que no he hecho las cosas bien y eso...ummm me enfada un poquito conmigo misma :) jejeje

De haber acertado a la primera con el lugar apropiado la planta tendría todo este tiempo ganado y la temporada que viene sería probablemente un gran ejemplar ya. Así las cosas sufrirá con el traslado de sitio y retrasará su crecimiento  un poco. 
En fin, la próxima vez que se me pase por la cabeza empeñarme en cultivar una planta dónde sé de sobras que no va a estar en buenas condiciones trataré de hacer memoria y acordarme de este error. Somos humanos :)


5 comentarios:

  1. Es mi primer comentario.
    Me encanta tu blog María.
    Muchas gracias por todo lo que haces y nos enseñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te animes a comentar y participar en este blog. Gracias por tus visitas, María Victoria

      Eliminar
  2. Si, al Acantus mollis le gusta la semisombra y allí desarrolla toda su belleza. Son plantas muy fuertes y se resiembran solas... donde la pongas se propagará ella solita.
    Un beso de tu lejana amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he tenido oportunidad todavía, Lola, pero creo que es fácil reproducirla extrayendo de la planta madre un trozo con raíz.

      Eliminar
  3. No hay que empecinarse en colocar las plantas donde nos gusta y no donde es aconsejable, como bien dices ellas sufren y nosotros no conseguimos que estén bonitas.
    Yo tengo Acanthus en una zona que recibe el sol a primera hora, y queda a la sombra el resto del día, pero reconozco que eso ha sido casual no porque yo fuera una experta, jaja.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido