viernes, 27 de noviembre de 2015

Trabajos de otoño: Enriquecer los bancales con una capa de estiércol bajo el mulching (acolchado)

Cómo pasa el tiempo!! Ya la segunda vez que realizo este trabajo. 
El año pasado por esta época, os hablaba de la importancia de esta técnica de jardinería. De sus ventajas y de los beneficios que aporta al suelo del jardín así como del sistema que utilicé y como siempre, con fotos paso a paso, fui mostrando de qué manera lo hice. Claro, la temporada anterior fue la primera. Todos los bancales eran nuevos y hubo que preparar toda la tierra previamente antes de protegerla con el mulch. Este año en cambio ya no parto de cero. Mi jardín comienza a hacerse mayor!! ajjajaja  Es broma, claro!! :)
Dado que en estas dos entradas que os pongo a continuación y que podéis visitar pinchando en el enlace, contienen bastante información sobre esta técnica de jardinería hoy me limitaré a mostraros como he puesto una buena capa de estiércol bajo el acolchado que ya puse el año pasado. Si tenéis interés en leerlos aquí están los vínculos:
¿Os pongo ahora una imagen que me hace temblar las piernas? Un montón de estiércol!! Porque sé lo que supone. Mil paseos de carretilla arriba y abajo recorriendo un jardín en pendiente que no es nada pequeño!! Pero en fin, todo sea por nuestros queridos jardines..

Os muestro como he ido haciendo este trabajo pero antes quería comentar algo que me parece de suma importancia: El momento del año en que se aplican los acolchados es algo a tener en cuenta.
Pensemos que esta capa protectora lo que hace es preservar las condiciones del suelo. Si la ponemos sobre un suelo helado estaremos "guardando" y preservando las condiciones heladas de ese suelo. Con el acolchado impediremos que el sol caliente el suelo y por tanto las raíces crecerán en un suelo que seguirá helado aún cuando exteriormente esté calentando el sol.
Igualmente si ponemos un acolchado sobre un suelo recalentado y reseco en verano, lo que estamos haciendo es guardar ese calor y sequedad bajo él.
Lo ideal es poner el acolchado al inicio de la primavera (cuando el suelo se ha atemperado ya y ha perdido el frío que le proporciona las heladas del invierno) y en otoño (Cuando el suelo ya ha perdido las altas temperaturas que alcanza en verano).
No he regado antes de hacer este trabajo porque ha llovido mucho estos días de atrás y el suelo tiene humedad suficiente. Regar ahora a riesgo de heladas nocturnas no creo que sea conveniente. Pero sí es cierto que si el suelo está seco conviene antes de acolchar aplicar un buen riego.
Bueno, ahora sí, aquí tenéis un "paso a paso".Por supuesto no es más que la forma que yo tengo que hacerlo, ni la única, ni la mejor imagino. Pero hacerlo por este orden y de esta forma me resulta cómodo y me está dando buenos resultados de momento.
1.- Lo primero ha sido retirar con la escoba metálica toda la capa de acolchado formada por madera troceada hacia un lado fuera del bancal.

Como podéis ver, sí, salen algunas malas hierbas pero no demasiadas. El acolchado mitiga en buena parte este problema. 

2.- Con el escardador he cortado las malas hierbas que he podido. La verdad es que es una herramienta que te permite cortar la mayoría de hierbas si el suelo está bien trabajado y por tanto no está endurecido. De otra forma hay que hacer demasiada fuerza.
Es cierto que cortando algunas de las malas hierbas no se soluciona el problema pero la verdad, "hacerse a mano", hierba a hierba, un jardín tan grande...como que no me veo con fuerzas para afrontar tamaño trabajo!!

3.- A continuación, con la escoba metálica retiro la mayoría de las hierbas ya cortadas. Podría dejar muchas porque se compostarían debajo del acolchado pero algunas otras ya sabéis que vuelven a enraizar. No obstante, alguna siempre se escapa, claro.

Ahora tenemos el suelo limpito de yerbas y listo para protegerse. No lo he labrado porque mi suelo está muy trabajado del año pasado cuando preparé los bancales y no suelo pisotearlo mucho lo cual hace que no esté demasiado compactado.
4.- Es cuestión de traer ahora en la carretilla el estiércol que necesitaremos.

5.- Extiendo sobre el suelo una capa bien generosa.
Cómo me gusta el aspecto del suelo limpio y con esa capa negra del estiércol encima!! El bancal da aspecto aseado, cuidado... :P

6.- Y por último, tendremos que reponer sobre el estiércol la madera troceada que habíamos retirado anteriormente y que hace de mulching o acolchado.


Et voilâ!! El bancal limpito, nutrido y protegido!! Este, claro...no quiero deciros la de metros de bancales que tengo por hacer!! Poco a poco...

Parar para mirar...

Llevo unos días de agotador trabajo en el jardín. Limpiar y preparar para la próxima temporada los bancales del huerto; voltear el montón del compost, hacer las plantaciones del lateral de la rampa del coche, extender una capa de estiércol bajo el acolchado de las plantaciones de todo el jardín... Ay!! Qué cansancio!! 

Pero de vez en cuando hay que parar. Dejar las herramientas de cualquier forma, abandonar el trabajo,  detenernos y mirar!! 

Porque si no, si no levantamos la cabeza del suelo...quizás nos estemos perdiendo momentos que el jardín, en su conjunto nos ofrece ahora, a esta hora del día, hoy... y esa luz, ese momento, no volverá a repetirse :) Puede que estos regalos sean la razón por la que alguien, los jardineros, somos capaces de trabajar hasta el agotamiento. Porque sabemos que es nuestro trabajo, nuestro celo, nuestro mimo lo que mantiene nuestros jardines hermosos y cuidados pero de qué valdría si no los disfrutáramos?
Así que me he parado. Me quedé sin café esta mañana y cuando he bajado al pueblo a comprar tabaco se me ha ido el Santo al cielo y olvidé comprar así que me he hecho un té con mucho limón. Me he sentado sobre uno de los mil pedrolos que hay en mi jardín y lo he recorrido con la vista...
Y he sonreído...






Dar la vuelta al montón de compost

Ayer fue un día de esos...de órdago!! Terminé que me dolían hasta las pestañas jajaja Entre arreglar los bancales del huerto y mover el compost...ufffff Como que ahora me duele todo!!
En fin. Esto es el jardín, trabajar sin descanso. Ni verano ni invierno. Aquí no se para!!
Os muestro mi compostera. Tiene buen aspecto. Verdad? :)
Siempre digo que es como un pozo sin fondo. Empezamos a llenar las compostera a comienzos de enero de este año. Pinchad en el enlace si queréis ver el proceso que seguimos.
Meses y meses echando materiales en ella y sí, los primeros días se ve subir el volumen pero a los días vuelve a bajar y no llego a llenarla jamás. Es lo normal, al compostarse los materiales pierden volumen.
No saco fuera de casa ninguna basura orgánica, todo a la compostera!! La ceniza de la chimenea, los restos de poda, las arizónicas troceadas, madera triturada, césped cuando logro que alguien me de un poco, todos los restos de café de un bar que me los proporciona, los desperdicios del huerto y por supuesto todos los restos de verduras que genera la cocina.

Antes de comenzar a voltear el montón pongo un plástico muy grueso en el suelo ( es de esos de piscinas). Me va estupendo porque lo cubre y así no mancho el camino. Una vez terminado el trabajo solo tengo que esperar unas horas a que se seque, doblarlo y recogerlo hasta que vuelvo a necesitarlo.

Saco el montón completo situando lógicamente lo que saco primero abajo y según voy sacando del montón lo voy echando al que voy formando fuera hasta dejar la compostera vacía.

Luego, una vez todo el material fuera voy cogiendo con la pala (para no romper el plástico) un poco de arriba y un poco de abajo y lo voy echado al lado formando un segundo montón.
Tras voltear todo el material lo voy metiendo de nuevo dentro haciendo igual, un poco de arriba y poco de abajo. 
No sé si es la forma ortodoxa de hacerlo pero yo creo que así queda mezclado. No exactamente lo que inicialmente estaba abajo llega a estar arriba y al contrario pero al menos sí estoy segura que le material está todo mezclado. Y eso es todo!!

Yo creo que ya le falta poco si no está hecho, que lo mismo sí. Madre mía diez meses!! Con toda seguridad se habría hecho antes de haberlo movido con más frecuencia pero el tiempo y las fuerzas llegan dónde llegan.
Es la primera vez que hago compost así que mi nula experiencia no me permite saber si está ya maduro o debe permanecer más tiempo en la compostera.
He cogido algún puñado con las manos y al apretarlo se forma una bola no demasiado compactada, quiero decir que al soltar no se disgrega entera pero se desprenden trocitos. La mano queda manchada, lógicamente pero no está mojada. De ninguna manera chorrea liquido. Tan solo está húmedo y las manos las mancha ligerísimamente como veis. 



En ningún momento ha olido mal. Ni siquiera en pleno verano Todo lo contrario, huele estupendamente!! Huele a bosque, a tierra húmeda... huele muyyyyyyyy bien. :) Me encanta!!
El otro día me trajeron varios metros cúbicos de estiércol de caballo y cabra para echar una buena capa debajo del acolchado de madera troceada que tengo en todos los bancales. Me vendría estupendamente tener listo este compost en breve porque es el momento de acolchar y disponer de esta preciosa materia es un verdadero lujo.
Pienso poner una capa generosa a todos mis rosales. Qué ilusión me hace nutrir "las niñas de mis ojos" (mis rosas) con un compost elaborado por mí mismo, con material que sale de la tierra y regresa a ella!! No por sencillo y natural deja de entusiasmarme. Me asombro, simplemente ;)
Creo que tengo ya una buena cantidad. No fuimos tacaños en las medidas cuando construimos las composteras (pinchad en el enlace si queréis ver el proceso). Hicimos dos así que esta es la que tiene el compost casi elaborado y mientras ya hace unos meses que comenzamos a llenar la otra que se supone que estará lista el otoño que viene.
Hay suficiente para todos los rosales y para agregar a los bancales de la huerta también un poquito. Reservaré cierta cantidad para poner a plantas de "especial mimo". Este material lo considero verdadero oro!! Oro negro!! jejejje 
Preguntaré a alguien entendido si ya puedo usarlo. De momento, a la espera de usarlo como he dicho, ahí está de nuevo, aireadito y dispuesto a seguir su proceso de compostaje al menos un tiempito más.
Feliz fin de semana, amigos :)