martes, 4 de abril de 2017

Raíces tuberosas de Nardos (Polianthes tuberosa) que caben todavía en el carrito!!

No sé si os ocurre. Ya hemos pasado por caja, tenemos las compras bien colocadas en el carro dentro de bolsas de plástico o cajitas de cartón para no manchar la tapicería del coche y deberíamos salir del vivero para dirigirnos de nuevo a nuestro vehículo pero piensas...Y si no he visto algo? Y si algo se me pasó? Una última vueltecita muy, muy rápida!! Dejas el carro con la compra allí junto a las cajeras y le indicas al acompañante sin mucha convicción —Ni dos minutos. No tardamos ni dos minutos. Vamos, es que estamos ya de vuelta!!

Y el otro te mira con cara de escepticismo absoluto porque te conoce de sobras y sabe que mientes como una bellaca! 
Sabe de sobras que vas  tardar dos y cuatro y hasta catorce ajajjajaj Con una sonrisa preñada de cierta culpabilidad por alargar aún más la espera empiezas tu último recorrido (Por si las moscas). En mi caso con algo de ansiedad porque la lentitud de mi caminar hace que no me cunda y con la mirada tratas de abarcar todo. Tus ojos se convierten en un escaner de alta gama!! Shigggggggg derecha. No. Salvias no, que ya llevo. Shiggggg Frambuesas no que ya tengo muchas..Shigggggg izquierda!! Umm aquello azul qué es? Y te acercas para comprobar con decepción que ya habías visto la planta. Y sigues....Shiggggggg Nardos? Oh!! No tengo nardos!! Como he podido vivir hasta ahora sin ellos te preguntas jajajja 
Una vocecilla interior te grita —Que no son resistentes y luego te quejas de que no quieres estar durante el invierno pendiente de proteger ninguna plantaaaa— Bueno, bueno, le respondes...pero es que huelen tannnnn bien y son tan bellos!! 
Y allá que te vas. Metes la mano en la caja y sacas lo que parece un bulbo pero que no es más que una raíz tuberosa de Polianthes tuberosa (Nardos) Uf! Pero te vas a llevar las primeras que pilles? Ni hablar!! Quieres las más grandes y sanas. Faltaba más si vas a pagar lo mismo! Y empieza un mete y saca que se eterniza. Estos cuatro. No. Un momento, a ver si hay otros mas sanos y gordos...Oyes a tu espalda —Esas, esas son estupendas!!  
—Pero si no sabes ni lo que es ajajjaja Solo lo dices para que termine. 
Pues claro que lo dice para que termines porque ya está hasta las narices de esperarte y la calidad de los 'Polinoséqué' le importan tendiendo a poco, más bien nada jajaja


Y es que lleva ya tres horas esperando que tú mires y remires y vuelvas a remirar mil plantas y a andar a tu lado conduciendo un carro que desborda plantas por todos lados y va sujetando con el antebrazo un Berberis que amenaza con caerse con el traqueteo del carro cada vez que el suelo presenta un pequeño desnivel y ya tiene el brazo destrozaíto  sujetando la dichosa planta pinchosa que es como la llama él porque no sabe que es un hermosísimo Berberis thunbergii dorado que coloreará sus hojas cuando llegue el otoño. Tú tratas de convencerle de que merece la pena aguantar los pinchazos. Todo sea por un otoño bien lindo!! Pero no, él no está por la labor de dejarse convencer y está hasta el mismísimo gorro del Berberis por muy 'Golden Rocket' que sea y de las ramas del Physocarpus opulifolius 'Dart´s Gold' se le cruzan por delante de las mismísimas narices y le obligan a conducir tratando de meter la cabeza entre ellas para poder ver lo que hay delante del carro. 
No quieres ni mirar la pinta que tiene conduciendo aquello porque temes que te dé la risa y encima se enfade. Tú a lo tuyo —Umm qué belleza! Mira, mira ésta— Su respuesta es siempre la misma.
—Que no cabe más en el carro!! Que la siguiente ya me la vas a tener que poner entre los dientes!
Tú tienes que recorrer todos y cada uno de los pasillos del vivero en cuestión sin faltar ni uno. Y si en ese pasillo hubiera una oferta magnífica y te la dejas pasar? Ni hablar!! Así que insistes en que ese pasillo no lo habéis recorrido por mucho que él, deseando irse ya a casa, jure y perjure lo contrario. Anda que no sabes tú el pasillo visitado y el que no ajjajaja
—Ayyyy!! Sabes de qué color se pone este? Mientras señalas una Nyssa sylvatica entornando los ojos y suspirando casi 'orgásmicamente' mientras imaginas el otoño.
—No. Árbolitos de esos altos no que no caben ya en el coche!! Trata de persuadirte de que no hay sitio pero es en vano. Y accedes pero no por su argumento de falta de sitio si no porque en el último segundo ya casi decidida a traértelo has visto que tiene pinta de haber estado toda una eternidad en ese contenedor y te va a costar Dios y ayuda que las raíces pierdan su tendencia a crecer enroscadas en el interior de la maceta. Menudos somos los jardineros. Salvado por la campana!!
—Valeee. No me lo llevaré. De acuerdo. Sólo los cuatro nardos!!
(Cachis...Que si no llega a ser por las raíces aunque fuera con calzador pero la Nyssa se venía para casa!!)  :-D
Solo me pasa a mí esto o algo parecido?

8 comentarios:

  1. jajaja! Me temo que no eres la única, amiga. Yo también me convierto en un escáner cuando entro a un vivero. Lo que pasa es que ya me controlo, bien sabes que tener un jardín pequeño te enseña a ser más contenida. Pero si yo tuviera lo que tienes tú, me volvería loca!!!
    ¿Y no te pasa que al poner el primer pie dentro del vivero te invade una embarga la emoción y siente hasta gusanillos en el estómago?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiiiiii jajajajjaja creo que un vivero es como una zona de relajación para nosotros los jardineros. Yo entro y es como entrar en un santuario de paz y bienestar jajajaj Un lugar de placer dónde el tiempo se para y yo al menos puedo pasarme horas y horas sin que te des cuenta. Creo que aparte de un museo dónde pueda disfrutar de buenas pinturas hay pocos lugares dónde yo disfrute .más

      Eliminar
  2. ayyy, que gracia me ha hecho, me veo reflejada en el texto. Si, a mi también me pasa, ya me dicen si no cabe mas pero ves esas preciosidades y te llaman. Yo también los busco por el color otoñal, y me contestan, pero para que... jejeje. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Yo soy una de las tuyas. Mi marido ya no quiere saber nada de viveros, así que nos vamos mi hija y yo ( La pequeña que es mi heredera del jardín jajaja ) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte, Teresa. La mía no quiere ni oír hablar de jardinería ni de nada que tenga que ver con el jardín. Es urbanita total!! Cuando era adolescente tenía la secreta esperanza de que cambiara pero me temo ya que con más de treinta años que tiene, lo tengo difícil.

      Eliminar
  4. Jajajaja como me identifico contigo!! Yo soy igual o peor!!Me alegro de que ya puedas andar, Mi primavera está siendo espectacular,eso si ya empiezo a no saber dónde meteré todas las siembras,menos mal que algunas anuales son para un huerto que estoy cultivando!Un abrazo!! Me alegro mucho,mucho que vayas recuperandote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Ignacio!! Tiempo sin leerte. Me alegra verte de nuevo por aquí. Lo cierto es que nuestros acompañantes son verdaderas víctimas de la jardinería. Debería de formar una asociación, algo así como "dagnificados por los jardines" ajajajja en los que establecieran sus derechos, sus tiempos de llevar carritos, sus cargas máximas...sus medidas de seguridad frente a pinchazos y demás lesiones ajjajaja Yo no quiero ni mirar la cara de hastío que pone quién yo me sé. Es que además, me da la risa y claro...como que no es oportuna :)

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido