miércoles, 21 de octubre de 2015

Morfología del rosal

Pétalos, sépalos, estambres... de sobras sabemos qué son. Pero y "peciólulo", "raquis", "Aúricula" o "Estípula"? Quizás estos términos son algo menos conocidos.
A base de leer sobre nuestros queridos rosales, de consultar libros y páginas de Internet o simplemente charlando con nuestros amigos jardineros terminamos por conocer bastante sobre la morfología de los rosales y de las rosas.
Es verdad, pero también es cierto que un repasito a unos pocos conceptos sobre la forma de las distintas partes de que se compone un rosal nos puede venir bien a muchos, a mí la primera. Conocer las distintas partes nos puede ayudar a entender mejor las descripciones que de las distintas variedades aparecen en catálogos, libros y páginas web especializadas. Conocer la ubicación de las distintas yemas y ramas nos puede facilitar la labor a la hora de entender unas explicaciones sobre poda. Está bien admirar el gran regalo que es una rosa pero conocer la forma de las distintas partes de esa maravillosa planta que es un rosal siempre nos ayudará a entender mejor su funcionamiento.. En última instancia conocer lo que se ama ayuda a cuidarlo más y mejor. No es cierto?
MORFOLOGÍA DEL ROSAL (Aplazaremos la morfología de la rosa para un siguiente artículo)

MORFOLOGÍA DE LOS TALLOS
Los rosales tienen uno o más tallos (o ramas) principales. Cuando estos tallos envejece se lignifica su cubierta exterior tornándose más oscuros. De las ramas principales brotan las secundarias.
A lo largo de los tallos se disponen los nudos que son unos engrosamientos en los que se ubican yemas de las que, una vez desarrolladas, brotan las hojas y ramas. El espacio entre nudo y nudo se denomina entrenudos.
Las yemas son otro de los órganos existentes en los tallos. Hay varios tipos de yemas según sea su posición en las ramas y su función. Así existen yemas foliares que darán lugar a hojas y yemas florales que producirán al desarrollarse una rosa.
Según estén ubicadas en la rama la yema recibe distintos nombres. La yema apical es la que se encuentra en el extremo de las ramas y es la encargada del crecimiento vertical de la planta.
Yemas axilares, ubicadas entre las hojas y el tallo dan lugar a ramas y hojas.

A lo largo tanto de ramas primaveras como secundarias se desarrollan los acúleos o aguijones del rosal. Los rosales no tienen espinas, lo que tienen son púas que carecen de tejido vascular a diferencia de aquella. Esta es la razón por la que los aguijones son fácil de arrancar del tallo y no así las espinas.
Por último me gustaría hablar sobre los términos "pedúnculo" y "pedicelo". Ambos términos son válidos para designar al tallo que une la flor (única) al resto de la planta, pero si se trata de un racimo de flores, cada rosa tiene su propio pedicelo y el racimo completo se une al tallo mediante el pedúnculo.
MORFOLOGÍA DE LA HOJA
Las hojas de los rosales son compuestas. Esto quiere decir que el limbo (zona plana) está dividido en varias porciones. La parte superior del limbo se denomina haz de la hoja y su cara inferior se conoce como envés.
Imagen de Wikipedia
Cada porción en las que está dividido el limbo se denomina folíolo y aunque parece una sola hoja en realidad la hoja del rosal está formada por el conjunto de folíolos. Que pueden ser en número variable (impar) y suelen ir de 3 a 7 aunque hay variedades que tienen mayor número de folíolos.
Las hojas de los rosales son pinnadas, es decir, todos los folíolos parten de un mismo eje central.. El nervio central al que se unen cada uno de los folíolos se denomina raquis. Cada folíolo está unido al raquis por un peciólulo.
Son hojas imparipinnadas. Esto quiere decir que los folíolos se distribuyen a lo largo de un eje central en el extremo del cual existe un último folíolo. Por tanto, el número de folíolos que componen una hoja de rosal es impar, está entre 3 y 7 aunque hay variedades de rosales que pueden tener hojas de un mayor número de folíolos.
Cada foliolo se une al raquis mediante un peciólulo.
Las hojas completas se unen por su parte inferior al tallo a través del pecíolo. en cuya base y a ambos lados se sitúan unas estructuras que pueden ser muy variables en su forma denominadas estipulas y que muchas veces tienen en sus márgenes glándulas de bonitas coloraciones. Los extremos de las estípulas  tienen dos proyecciones más o menos largas dependiendo de la variedad de rosal denominadas aurículas.

Las hojas de los rosales tienen una venación pinnada, es decir, tienen una vena central que recorre la hoja longitudinalmente y venas secundarias a ambos lados de esta central de forma alterna
La disposición de las hojas en el tallo es alterna, o lo que es lo mismo, no nacen en el mismo punto las de un lado que las del otro si no si no que de cada nudo del tallo brota una hoja y cada vez lo hace en uno de sus lados.
LA RAÍZ (PORTAINJERTO O PATRÓN)
La parte que proporciona el anclaje al suelo dónde crece un rosal y la absorción de agua y nutrientes es la raíz.
La mayoría de variedades que cultivamos no crecen sobre sus propias raíces si no que están injertadas en lo que llamamos un patrón (también conocido como portainjerto o pie).
Habitualmente se utilizan como patrones variedades de rosales silvestres que (en opinión de muchos) proporciona al rosal mayor resistencia y capacidad de floración.
Sobre este patrón se injertan varias yemas correspondientes a la variedad de rosal que se quiere cultivar dando lugar a ambos a una planta que se compone de dos miembros. Así pues aunque ambas partes (aérea, injerto o variedad) y subterránea (patrón) forman una unidad como planta, al ser patrón e injerto genéticamente distintos por pertenecer a variedades diferentes y aunque mutuamente se influyen, constituirán una unidad formada por dos partes con características diferentes que mantendrán su individualidad. Ocupándose de suministrar el agua y los nutrientes el injerto y de proporcionar hojas, ramas, flores y frutos la variedad.
Dejamos para el próximo artículo la morfología de la rosa para no hacer este demasiado extenso.

7 comentarios:

  1. Muy interesante e ilustrativo, como siempre. Gracias por tu anterior respuesta.
    Mi rosal, ahora que he leído tu entrada tiene un tallo ciego muy largo..¿tendría que cortarlo?si es así¿a que altura?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lirtea, tengo un rosal en mi jardín con tendencia a emitir este tipo de tallos. No sé si es la variedad de la rosa o simplemente que mi rosal en concreto es proclive a formar frustrantes tallos ciegos. Yo los corto unas yemas más abajo del ápice provocando así el desarrollo de las yemas ubicadas más abajo.

      Eliminar
  2. Magnífico artículo, toda una lección de botánica!!
    Me encanta como lo explicas :)
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Montse!! jejejjeej No creas que es fácil explicar estos temas algo árido sin pensar que se te va a "dormir" el personal :) En fin, intento exponerlo del modo menos aburrido posible pero ya digo, no siempre ese fácil. Gracias como siempre por tus visitas. Te envío un abrazo gordo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por la información ha sido de mucha ayuda. :D Saludos

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido