miércoles, 14 de octubre de 2015

Anemone hupehensis var. japonica 'Splendens' (Anémona japonesa, anémonas de otoño)

Las anémonas japonesas me parecen unas vivaces deliciosas. El paradigma de lo que un niño garabatea cuando le pedimos que dibuje una flor. No? Sencillas, alegres, 
Las flores emergen a cierta altura, por encima de la roseta basal que forman sus bonitas hojas divididas en tres lóbulos dentados.
Es una planta que se toma su tiempo en llegar a afianzarse pero que una vez ha logrado arraigar bien no presenta mayores problemas de cultivo.

Anemone hupehensis var. japonica 'Splendens' es una planta que podemos cultivar en España perfectamente a la sombra iluminando con su bonita vegetación y sus alegres flores cualquier rincón dónde crezca.
Quizás en otros climas distintos al que goza mi jardín pueda cultivarse con algo más de sol, en el mío conviene una ubicación en semisombra. Las dos matas que tengo están en el jardín trasero dónde reciben unas horas de sol por la mañana temprano y en verano, un poco de refilón por la tarde.
Las matitas forman cojines de hojas que son bonitas incluso sin estar en flor. Ir eliminando las flores según van pasándose nos ayudará a prolongar la floración.


Requieren un suelo con abundante materia orgánica. Al plantarla no deberíamos olvidar incorporar al hoyo de plantación de una buena cantidad de estiércol bien fermentado y algo de humus de lombriz. También deberemos llevar algo de cuidado en intentar evitar que el suelo llegue a secarse. Las anémonas del Japón gustan de suelos frescos y húmedos, no encharcados.
Anemone hupehensis var. japonica 'Splendens' es una vivaz totalmente resistente en climas dónde las heladas no superen los 15 grados bajo cero. Se trata de una vivaz encantadora que forma matas tupidas que pueden alcanzar unos 80 cm de altura y que nos ofrece su floración ahora, en otoño a diferencia de otras variedades que florecen en primavera.
Por cierto, que es otra planta cuyas flores pueden usarse para formar ramos en casa porque duran bastante en un jarrón con agua.
Se extiende con cierta facilidad con sus fibrosas raíces y en los bordes de las matas de un año a otro va viéndose aparecer brotes laterales que va haciendo que se vayan extendiendo. 



Como muchas vivaces, cuando se ven demasiado tupidas o que superan el espacio asignado conviene algo antes de llegar la primavera y que las plantas vuelvan a la actividad vegetativa, desplantar la mata completa, dividirla con una pala y volver a plantar solo una fracción tras una buena limpieza de tallos y partes muertas. Decir si acaso que conviene llevar algo de cuidado en no dañar sus raíces cuando la dividamos. Con una pala recta que iremos clavando en el perímetro del lugar dónde crece no tendremos problemas. Una vez cortado como si fuera un "flan" el cepellón haciendo palanca saldrá con facilidad de la tierra pudiendo entonces limpiarse y dividirse.
Como es lo habitual en las vivaces la parte aérea muere en invierno desapareciendo casi totalmente volviendo a rebrotar en la primavera siguiente.



2 comentarios:

  1. Este último otoño fueron las Princesas del jardín
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, Maruxa. Son tan deliciosas!! :-) Feliz fin de semana, querida.

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido