domingo, 8 de abril de 2018

Todavía no parece primavera. Paseamos por el jardín?

Crujiente, verde, fresco, húmedo…así estaba hoy. Y es que llevamos un mes que no deja de llover y lo hace del modo que mejor puede aprovechar el jardín, con una lluvia lenta y suave que la tierra tiene tiempo de ir absorbiendo según cae. Sin dañar, sin arrastrar el suelo, sin deteriorar las diminutas hojas recién brotadas o a punto de hacerlo.

Cae fina y serena y a mí, que no hay momento en que me parezca más bonito el jardín que cuando rezuma agua por todos lados… no puedo entrar en casa!! Me digo que un ratito, que va a ser un par o tres de minutos los que tarde en ir a ver de nuevo los lirios del huerto. Y voy desistiendo de coger el paraguas que no sé para qué dejo en la entrada de la puerta si luego jamás me cubro con él. Lo cierto es que a mí me da igual mojarme.


Hoy, con el suelo bien empapado por el agua de este mes he decidido que ya no podía retrasar más la aplicación del abono así que me he echado el chubasquero encima y he estado todo el día yendo y viniendo por el jardín. Que si el abono, que si preparar los lirios para plantarlos mañana, que si atar algunas ramas de rosales que no estaban bien sujetas, que si limpiar las empecinadas e insoportables ramillas de correhuela (Convolvulus arvensis L.) que crecen bajo los rosales rugosas y que en cuanto se cubran bien de hojas no habrá manera de eliminar. Que si esto y que si lo otro…jajajja siempre hay que hacer en un jardín y cuando no, se inventa! La cosa es no perderse esta luz y este aspecto que tiene en los días como hoy. Los días de lluvia son tan especiales, con ese olor a tierra mojada y ese tacto tan especial que tiene toda la vegetación.


La lluvia barniza las plantas de un modo que no lo hace el agua de una manguera. No tiene comparación. Las cortezas de los árboles se empapan y adquieren tonalidades mucho más oscuras. Qué hermosura la de los musgos cubriendo la parte norte de sus troncos.

Trabajando a ratos y paseando otros con mi perro, me he dicho que el jardín este año anda algo retrasado. Tímido. Son al menos dos o tres semanas los que lleva de retraso. Muchos arbustos aún se muestran desnudos y sus yemas, aun con indicios de querer ponerse a trabajar, no han empezado a abrirse de momento.


Incluso las mimosas están empezando a florecer ahora, cuando lo normal es que lo hagan en marzo. Cada el jardín, aún ciñéndose grosso modo a un patrón anual, siempre presenta un comportamiento ligeramente diferente dependiendo del tiempo que vaya haciendo.

Si es que hasta hace nada ha estado helando!! Y seguramente aún caiga todavía alguna pelona. El frío y el viento tremendo que ha hecho este mes de marzo ha mantenido el jardín rezagado. A pesar de todo abril es abril y las plantas lo saben, lo notan… perezosas eso sí, parece que no quieren “despertarse” pero las horas de luz están ahí, en aumento, y zarandean las yemas como diciéndoles…”arriba, perezosas!!”

Estoy segura que esta lluvia las va a animar, y el jardín que hoy parece no haber desplegado toda la explosión que muestra al inicio de la primavera, lo hará en breve.
No parece primavera!! No es el jardín que yo reconozco como el de abril pero el tiempo ha venido como ha venido… No importa. Pronto esas desnudeces que muestra ahora se cubrirán de hojas y de flores.  Y este retraso que lleva en breve lo recuperará. No hay prisa. También así es bonito. Cuándo no son bonitos los jardines me pregunto…
Veo a mi paso las matas de lirio…que por cierto, a ver si termino de limpiarlas todas. Madre del amor hermoso! Qué fastidioso es ir eliminando todas y cada una de las hojas muertas y dejarlas bien limpitas para incomodar a los posibles hongos…
Poner más es echarse encima más trabajo pero una no lo piensa, solo se puede sentir fascinadas por una planta que siendo tan humilde y de tan bajas exigencias puede regalarnos flores tan sofisticadas.
Ayer fui a pasear con mi perro por los alrededores de mi casa y encontré en pleno campo unas matas de lirios (Iris germanica). Son de los normales y corrientes. Vamos, que no son de ninguna variedad sofisticada de esas que veo en los catálogos. Pero a mí no me importa! Los de toda la vida, de color morado esplendoroso me parecen preciosos! 

Esta mañana, sentada bajo el tejadillo de la casita de madera y con un cubo al lado he ido limpiándolos y los he dejado en agua para que se hidraten bien. A ver si mañana formo con ellos un par de grupos y los planto en alguna parte del jardín.


Llevo ya unos días podando las matas de lavanda (Lavandula angustifolia) pero aún no terminé de acicalarlas todas. Hoy pensaba terminar con las que me faltan pero con esta lluvia no parecía aconsejable tener una herramienta en la mano. Mañana será otro día! Qué bonitas están así, limpitas, bien redonditas para mantenerlas jóvenes el mayor tiempo posible y bien tupidas!!

A mi paso he visto las malvas reales (Alcea rosea 'Nigra') bien animadas ya y la Genista 'Porlock' cuajadita de capullos. Por cierto, qué linda está la mata de Sorbaria Sorbifolia 'Sem' delante de ella. Destacan sus tonos amarillentos y sus brotes rosados por encima de los verdes algo más oscuros de la genista. Y a su lado, las pequeñas matas que planté de Delosperma cooperi y de Othonna cheirifolia han crecido de lo lindo y ya cuelgan de las terrazas de piedra de esta zona central del jardín. La Othonna con sus preciosas flores de vibrante amarillo a juego hoy con las mimosas que bañan todo el espacio con su color y su aroma.

Los rosales apenas habían empezado a brotar hace nada y en estos días han pegado un buen estirón. Aunque algunos, andan también, como el resto de plantaciones algo rezagados. Los que se han despertado ya están desplegando sus hojas tiernas y virginales. Qué gusto verlos ahora todavía sin un pulgón ni una mancha… Qué poco dura lo bueno!! Jajaja En cuanto salga de nuevo el sol, con los días ya tibios y esta humedad… ya veréis lo que tarda el oídio en hacer su aparición en escena.

En cambio los lilos, aunque tienen sus yemas florales ya bien alargadas, las hojas apenas han empezado a brotar y presentan una desnudez que contrasta con algunos rosales cercanos ya cubiertos de hojas.

Al pasar por el huerto he visto mi precioso Rosa ‘Eden rose 85’ ya comenzando a cuajarse de hojitas. Todavía pequeñas recorren sus ramas ya. Qué ordenadito, verdad? Qué colocadito dejé sus vástagos hace poco cuando lo podé. Ay!! No he podido resistirme. Uno, dos, tres, cuatro…no, sabía que sobre la cuarta hoja no podían estar formados los capullos todavía pero he tenido que abrir despacito el ápice de algunas ramillas laterales para comprobarlo!! Qué impacientes estamos por ver las primeras rosas!! Hasta he suspirado imaginando como se va a poner este año cuando despliegue soberbio su manto de rosas…

Ha sido Iker el que se ha parado junto al banco de piedra y al hacerlo me he dado cuenta de que llevo semanas y semanas que no lleno este bebedero de pájaros que hice de cemento. Sigue lleno hoy de agua limpia y clara. Qué lindo! Con sus piedritas dentro y las hojas caídas compostándose a su alrededor..

Todo el día fuera! Al iniciarse el día me ponía la capucha del chubasquero pero la verdad es que el el ruido del plástico sobre los oídos me impide escuchar el jardín así que aguanto con ella poco. No ha dejado de llover casi ni minuto así que me he puesto la cabeza como una esponja. Pero ya digo, me da igual. No hace frío así que el fresquito del agua no molesta. Parece ser que a mi perro tampoco le importa porque no se ha despegado de mí en todo el día. Allí dónde yo iba, iba él. Imagino que pensando que cuánto mejor estaría yo metidita en casa (y él de paso también ajjajajaj) Pero qué se le va a hacer tiene una dueña jardinera así que… esto es lo que hay.


Qué cosas! La semana pasada andaba yo pensando que este año, con tanto frío, apenas había yerba en el jardín y me parecía una pena porque la verdad es que el verde del suelo lo embellece tanto.. Y aquí está ya. Empezando a brotar. Durará poco porque lo mío son simplemente yerbas. Ni pensar en poner césped. Primero porque al estilo de mi jardín no le va ni con cola y segundo por razones ecológicas. Pero sí, los pocos meses que tengo el suelo verde los disfruto.
Incluso el huerto tiene todavía los bancales sin hortaliza alguna salvo los ajos. Quién se arriesga con este frío que ha hecho hasta ahora a poner en el suelo los planteles! A ver si la semana que viene voy a comprar ya alguno que tengo ganas de comenzar la temporada de huerto. 

No, no es Madrid un buen sitio para los huertos. Las heladas tardan en retirarse, el verano es achicharrante y bien pronto comienza de nuevo el frío en otoño, así que la temporada de huerto aquí dura bastante poco. Pero bueno, los meses que dura se disfruta del trabajo, del aprendizaje con él y por supuesto, de unos magníficos gazpachos con tomates que ni por asomo se pueden comprar en un supermercado.

Las Kerria japonica ‘Pleniflora’ están empezado ya a florecer y los largos tallos ya comienzan a salpicarse de lo que parecen diminutas rositas amarillas. A su lado, la mata de Euphorbia characias 'Black Pearl', este año está poniéndose esplendorosa. Qué belleza el extremo de sus tallos plagaditos de falsas flores verdes que pronto abrirán y mostrarán un corazón casi negro.

Esta zona de la escalera de piedra, siempre que paso por ella, pienso cuan bonita estaría más llena de verde. Pero no hay manera, meter los tubos de riego por entre los pedrolos es sumamente difícil sin que se vean demasiado y al estar orientada al sur recibe demasiado sol así que los varios intentos que hecho de cultivar entre ellas hiedras de hojitas pequeñas, no han sido fructuosos. 

A ver si los dos rosales rugosas que saqué de brotes basales de los del centro del jardín hace poco prosperan ahí y logro que crezca alguna mata que le aporte más verde.

Todo el resto de esta zona crece estupendamente, quizás porque puse plantas que soportan muy bien la sequía como las lavandas, los romeros, los Iris germanica, Kerria, Pittosporum tobira y por supuesto el precioso Rosa ‘Guirlande d´Amour’ que va a cumplir ya su cuarta primavera y está completamente arraigado y está como una fiera echando brotes.
Ya debajo de los pinos, bajo su sombra y su protección de vientos y heladas crecen plantas de sombra y algo más frescor: helechos, Clerodendrum trichotomum, hostas en macetas de barro (que aún no han hecho acto de presencia sus hojas), alguna matita de Cymbalaria muralis y un capricho mío, más producto de mi empecinamiento que otra cosa: un bonito Acer palmatum que logró sobrevivir el año pasado y que en cuanto venga el calor comenzaré a sufrir de nuevo por él. 



Aquí hace tanto frío que incluso los helechos que se supone no deberían perder las hojas, terminan por deteriorarse tanto que si no supiera que los tallos secos protegen su base, te da ganas de cortarlos para que tengan un aspecto algo más acicalado. Pero ahora ya han vuelto a reanimarse con las temperaturas de estos días algo más benevolentes pero sobretodo, con esta bendita lluvia.

Cruzando la plataforma de hormigón a los pies de la terraza grande no he podido dejar de pensar lo feo que hace la manta que cubre la glicinia. Jajaja Un horror!! Sí, lo sé, pero no quiero arriesgarme a que venga una helada tardía y me fastidie la floración como me pasó el año pasado así que aguantaremos unos días más con esa especie de sábana blanca que se ve desde el otro lado del jardín pero garantizaremos con el esfuerzo lo que espero sea este año ya una bonita floración.

Deberían estar ya cubiertos los olmos pero apenas comienzan ahora a despuntar sus hojas. Ni siquiera la higuera, ni las Paulownia, ni las catalpas han empezado a abrir sus yemas. Que vayan a su ritmo! Ya les llegará la hora… Sin embargo me ha llamado la atención lo bonita que está la Spiraea x Vanhouttei ahora tan verde claro sus hojas. Ya se está haciendo mayor la “niña”. 

Qué bien, tras cuatro años, algunos arbustos ya empiezan a tener cuerpo. Ya son ejemplares que abultan algo. Hace tan poco que apenas levantaban un par de palmos del suelo… todo llega!! Otra mata de Sorbaria sorbifolia destaca ya en el camino de las acidófilas. Qué arbusto tan hermoso es este! En todas las estaciones. Ahora, con sus extremos encendidos en un delicioso tono rosado rojizo llama poderosamente la atención.

Cuando se pasea por mi jardín es inevitable verse acompañado por mi precioso Iker pero además, también vayas por dónde vayas, hay piedras. Hoy preciosas, llenas de humedad y de musgo.
 

Que aspecto tan lindo dan al jardín, especialmente ahora empapadas de agua! Ay el agua… no he querido mirar las malas hierbas que están ya como locas creciendo. 

Hoy tocaba disfrutar y ya pensaremos en eliminar algunas, que tampoco quiero yo un jardín limpio de ellas porque muchas son bonitas y la mayoría beneficiosas.  Pero sí, la semana que viene tendremos que cortar la zona que hay al lado de la barandilla de madera y que viene a ser una pradera que dura verde apenas unos meses durante los que si no quiero que las yerbas me lleguen a la rodilla tengo que cortarlas porque una cosa es que a mí me gusten los jardines de aspecto natural y otra que llegue a tener pinta de desaliñado.

De subida por esta escalera, con sumo cuidado de no espantarlo, he logrado sacar una foto a un mirlo que descarado se había encaramado al hotelito de insectos. Son éstos unos pájaros que a mi amiga Claudia la enfadan mucho porque descolocan los acolchados. A mí me hacen gracia, la verdad. Y con benevolencia barro cada día el camino que recorre el jardín trasero para eliminar la tierra que ellos lanzan sobren él al escarbar en el suelo.

En fin, aquí lo dejo porque si no me pongo freno, hablaría horas y horas de las mil cosas que veo, siento, pienso y noto en el jardín… Feliz fin de semana, queridos amigos!

9 comentarios:

  1. Incluso en fotografías parece olerse la tierra húmeda. Un regalo para la vista, sin duda.
    Feliz primavera.

    ResponderEliminar
  2. Ya se ve que está arrancando la primavera en tu precioso jardín, Iker está requeteguapo. es todo un perrazo!! No te ha hecho nunca destrozos en el jardín?? yo siempre he tenido perros, en pareja casi siempre y algunos me han hecho "maldades". pero ahora tengo una de un año de edad,
    que es una verdadera canalla y arqueóloga salvaje. Ya no se que hacerle... se le pasará con el tiempo, lo se, pero me tiene loca con sus destrozos, en fin, supongo que paciencia... Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Como me gustan estos paseos por tu jardín pero mucho más cuando los hacemos juntas, a ver si podemos hacerlos en breve, un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  4. Por aquí esta todo más o menos como en tu jardín, pero yo ya empiezo a ver pulgones en los rosales, mi Acer Palmatum murió este invierno ( volveré a plantarlo ) Iker esta precioso. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Una maravilla como siempre. Gracias por este bonito paseo María.

    ResponderEliminar
  6. Se ve precioso tu jardín, ya asoman brotes y hojas, ya nos queda muy poquito para que adquiera todo su esplendor. Me gusta ver lo guapo que está Iker y coincido contigo, mis Iris son los clásicos, los de toda la vida, porque tampoco hace falta tener variedades raras para disfrutar de ellos.
    Un beso grande, guapa!

    ResponderEliminar
  7. Que bonito, y que variedad :), poca gente cultiva Clerodendrum, con lo bonitos que son, yo estoy pensando en poner uno, sabes cual es la diferencia entre Clerodendrum trichotomum y Clerodendrum trichotomum fargesii?. Gracias. Saludos. Laura

    ResponderEliminar
  8. ¡Que bonito! Se ve ya precioso, pronto estará espectacular. Enhorabuena. Feliz semana. Besos.

    ResponderEliminar
  9. María que bello se ve tu jardín y que grande! Por aquí estuvo diluviando los últimos cuatro días así que supongo que pronto veré de nuevo a la roya, la mancha negra y el oidio en mis rosas. Te deseo una gran semana!

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu pregunta o comentario !! Tu opinión siempre será bienvenida.