martes, 23 de mayo de 2017

Los bancales del huerto en mayo

Me gusta estar en el huerto en mayo. Ya no me produce tanto desasosiego como hace un par o tres de años. Le voy cogiendo el tranquillo al agua que precisan las hortalizas, a la cantidad de plantones que debo poner de cada variedad... Ya sé como crecen, cuánto llegan a ocupar las matas al llegar al tamaño de adultas, sé lo que producen aproximadamente.
El primer año fue un "sinvivir". O me pasaba o no llegaba. Recuerdo que no tenía ni idea de cuántos frutos producía una tomatera, una mata de pimientos o simplemente unas berenjenas. Puse tantas "piparras" (guindillas vascas) que obligaba a todas mis visitas a salir de mi casa con una buena ración de ellas. Quisieran o no!! jejejej No salían si no era con una bolsa de guindillas!! Tal como lo cuento. En cambio los pimientos se me quedaron escasos y eso no fue lo peor. Mi desconocimiento me llevó a plantar juntos pimientos y piparras con lo que los pimientos salieron todos picantes. Un desastre...
Si nunca habías visto crecer unas matas de berenjenas...a cuánta distancia se ponían? No tenía ni idea así que había hortalizas que se pegaban codazos cuando empezaron a crecer y otras que tenían un mar de tierra alrededor.
Ya he visto que los calabacines, calabazas, pepinos....precisan espacio y no puedes escatimárselo porque al final si no se lo das acaban por volcarse sobre las vecinas.
Bueno, ahora no es que sea ninguna entendida porque sigo teniendo una buena dosis de ignorancia sobre casi todas las cosas del huerto pero ya no en el nivel del principio. Tres temporadas, ganas de aprender, ilusión y mucha observación te llevan sin quererlo a una familiarización con estas preciosas plantas que son las que cultivamos en nuestros bancales, y este conocimiento a la vez te da tranquilidad. Ya no me muevo tan a ciegas. Sí, tengo que consultar muchísimas cosas todavía pero afortunadamente cuento con gente que me ayuda y me ofrece su valiosa información.
Quizás por eso me gusta más estar ahora en el huerto. Está lindo... a principios de abril lo puse en funcionamiento y puse los planteles en los bancales. Las hortalizas están ya crecidas y emanan un aroma tan rico. Mientras iba limpiando las malas hierbas al acercarme a las hojas de las tomateras era una verdadera gozada aspirar y notar su aroma!!
La tierra de los bancales poco a poco se cubre de verde y de no haber sido por una gran tormenta de granizo que cayó hace unos días estaría aún más bonito pero así y todo, no está mal.
Es verdad que lleva su trabajo. Esta tarde me he dedicado a podar las tomateras. Ya sabéis, quitarles los brotes que surgen en las axilas de las hojas para que crezcan como trepadoras sin demasiadas ramas que impidan una buena ventilación. He entutorado el tramo que han crecido durante la semana y he hecho una buena limpieza de hojas enfermas, deterioradas...
En fin, lo he adecentado un poco y como todo lo que está recién limpito, resulta con un aspecto pulcro y cuidado. Dura poco así porque mañana mismo vendrán los tordos, los rabilargos, gorriones... y harán de las suyas en los bancales. Unos picoteando dónde no deben, otros escarbando la tierra y desperdigándola fuera de su sitio. Bueno, no pasa nada... eso en parte es el huerto. Algo vivo, lleno de seres que actúan sobre él. En todo caso aportan riqueza y son unos buenos ayudantes junto con los insectos para polinizar unos y para eliminar plagas otros...
Cuando he terminado mi trabajo me he sentado un buen rato a mirar como hago siempre que termino una labor. Es el modo que tenemos de disfrutar los jardineros de nuestro trabajo. Acicalado, ordenado, te dices que ha merecido la pena el trabajo que has echado en él. Y he pensado que introducir rosales en este espacio ha sido un buen acierto. Sí, me gusta la mezcla de hortalizas y rosas!!
Está sano de momento. Y lo mejor, te sientes orgulloso porque procuras mantener esta salud a base de aportar riqueza a la tierra y de usar exclusivamente productos que no dañen el medio ambiente a la hora de luchar contra enfermedades y plagas. Cuesta más? Yo creo que no. A la larga no...y en definitiva esas son las hortalizas que vas a poner en tu mesa y que vas a dar de comer a los tuyos. No, no quiero químicos en mi jardín y mucho menos en mi huerto. 
Las cosas se pueden hacer de modo razonable, con respeto por la fauna que vive en el jardín y por la tierra dónde ahondan las raíces las plantas y que van a generar los frutos que comerás. Yo no me gano la vida con el huerto, ni aspiro a grandes producciones. Me conformo con poder hacer el gazpacho casi diario que tomamos el verano, unas riquísimas berenjenas de piel blanca como la nieve fritas y rebozadas con una deliciosa miel de flores...no aspiro más que a eso, a disfrutar saboreando unas hortalizas que han crecido en un suelo que no tiene más que lo que tiene que tener la tierra, agua, vida, microorganismos, fertilizantes naturales... y claro, así saben. Los tomates saben a tomates y huelen a tomate!! 
Mientras miraba me he dado cuenta que en una diminuta matita de tomates que compré había un par ya maduros. Qué gusto simplemente lavarlos con el agua de la manguera (a veces ni eso) y sentir como estallaba la piel en mi boca... ricossssss!! Y hacerlo con seguridad porque sabes que sobre ellos no hay nada que pueda dañarte.
Es verdad que son más feas estas hortalizas que las que compramos en el super pero no tienen punto de comparación en aroma y sabor. Y además, son mías, las he cultivado con mis manos y con mi trabajo y eso me hace sentir muy bien!! ;)