domingo, 7 de mayo de 2017

Más otoño para mi jardín: Acer x freemanii 'Autumn Blaze'

Estaba allí en el vivero, precioso!! Con sus bellísimos tonos verdes...tan lindo él!! Siempre que veo un acer me entran ganas de cultivar más en mi jardín y este Acer x freemani 'Autumn blaze' es especialmente bonito y antes de tirar la hoja adquiere tan bellos colores!!
Tengo un par, uno de los que aquí en Madrid no dan problemas, Acer de Montpellier, otro de los que suelen darlos, Acer palmatum No me di cuenta al principio, pero caminando me acerqué un poco más y sí...sí, sin duda!! Se escuchaba algo!! Venía justo de dónde estaba el Acer. Agucé el oído y entonces me cercioré, era el arbolito que me decía "Eh! Eh!! Quiero irme contigo!!" Palabrita del Niño Jesús que ha ocurrido así. 

Al principio no podía creerlo y tras un instante de contemplar su bonito follaje pasé de largo pero entonces volví a escuchar, muy bajito, muy suave, como susurrando..."Oye...eh!! Me llevas?"
Entonces ya no tuve más dudas. Quería venirse conmigo!! A todos los jardineros nos ha pasado. No conozco a ninguno que no haya tenido una experiencia así. Las plantas nos llaman, nos llaman a veces quedamente, a veces a gritos. Pero sí, en ocasiones nos piden venirse con nosotros y nosotros, que somos los samaritanos de la vegetación no podemos negarnos. Verdad? 
Mentalmente le dije que no podía traérmelo, que no tenia hecho un hoyo para alojarlo y que ni siquiera sabía dónde debería ahondar sus raíces si se venía conmigo.
Pero entonces él terminó de quebrantar mi voluntad.
— Imagíname dentro de unos años. Piensa en el color rojo de mis hojas cuando llegue el otoño y en el sonido de mis ramas movidas por el viento. Anda!! Si no soy de los difíciles...

Ufff qué tentador!! Alguien que se llame jardinero puede mantenerse en su decisión ante argumentos de este calibre? Yo, imposible!!
Así que llamé al chico y le pedí que me ayudara a llevarlo a la caja. Y aquí está, sin plantar. A la espera de que el martes venga mi ayudante y se deje hecha unos zorros la espalda haciendo un hoyo de plantación como merece este precioso arbolito.
Ayyyy! Si es que una es tan débil y ellos son tan hermosos!! ;)




Quizás pueda interesarte también otros artículos relacionados:

El arriate de rugosas: Rosa rugosa 'Hansa' y Rosa 'Wild Edric'

Inconfundibles!! Cualquier profano en la materia sabría que este grupo de rosales llamados "rugosas" tiene "algo distinto". Quizás no sabría decir que lo que los distingue a simple vista de otros rosales, son su marcada nerviación; que su genética cercana a las rosas especies salta a la vista en su aspecto natural y campestre; que la cantidad de espinas que pueblan sus tallos fuertes y un tanto desgarbados es inusual y que las rosas, de aroma fuerte e intenso, tienen una apariencia fresca, sin artificios y por supuesto con un aroma que destaca en intensidad en paralelo a unos colores casi, casi chillones. Sí, a poco observador que se sea uno sabe distinguir perfectamente un rosal rugosa de uno que no lo es.


Pero además de su aspecto tanto los rosales rugosas como sus híbridos tienen una serie de características que también los distingue de otros grupos de rosas.
Lo primero que destaca en estos rosales es su follaje "arrugado" (de ahí viene su nombre de rugosas) limpio. Si comparamos sus hojas coriáceas con las de la mayoría de rosales que tenemos en el jardín, las de los rosales rugosas son mucho más gruesas, mucho menos suaves. Incluso brotan de forma distinta. Es precisamente el grosor de sus hojas lo que las hace mucho más impermeables que otros rosales y les convierte en uno de los grupos más resistente a las enfermedades.



No es mi jardín propenso a la mancha negra pero tengo idea de que los rugosas son si no inmunes, sí muy resistentes a esta enfermedad.
En cuanto a plagas parece ser que tienen la fama de no contraer casi ninguna. Sin embargo en mi jardín antes de abrirse las flores suelen coger bastante pulgón. Ni siquiera suelo tratarlos con nada, con la manguera me ocupo de retirar los que se acumulan en el extremos de las ramas, especialmente en los capullos aún sin abrir y es excepcional las veces que los he pulverizado con jabón potásico mezclado con agua. Si lo he hecho alguna vez nunca me he atrevido en una hora que no sea el atardecer. Al sol, nunca!!

Generalmente el problema remite justo antes de florecer y luego, durante la temporada no vuelven a tener más pulgón.
Son arbustos grandes, amplios que deben disponer de un espacio adecuado para desarrollarse en todo su esplendor. No deben cultivarse en ubicaciones con estrecheces y yo aconsejaría no plantar demasiado cerca de otros arbustos que precisen podas meticulosas debido a sus espinas.
Sus aguijones son terribles!! Una gran defensa del rosal que cuaja sus tallos completamente de grandes y pequeños aguijones que los convierten en peligrosísimos a la hora de podarlos. No hay que decir que para enfrentar este trabajo no vale cualquier tipo de guantes. Es preciso guantes gruesos que no se dejen traspasar por tan agresivas "armas".


De ahí que a la hora de elegir su ubicación será preferible hacerlo en sitios dónde el rosal tenga espacio para crecer evitando que con el tiempo las ramas lleguen a ocupar espacios de caminos o zonas transitadas. Te quedas prendidos con la ropa a ellos tan pronto te acercas y es que tiene espinas hasta en el raquis de las hojas!! Sabiendo esto los puse bastante dentro con relación al camino bordeado por este arriate de rugosas en previsión precisamente de que no hirieran a nadie que suba o baje la escalera.



Son de crecimiento algo "díscolo" y cada cultivar tiene leves peculiaridades. 
Cultivo tres rosales rugosa, un rosal especie, R. rugosa 'Rubra' y dos híbridos de rugosa, Rosa rugosa 'Hansa' (Cultivado por Schaum & Van Tol en 1905) y Rosa 'Wild Edric'. Éste último, creación de David Austin de 2005 comercializado bajo el nombre de Aushedge




Son arbustos de crecimiento algo "díscolo" aunque entre ellas hay algunas pequeñas diferencias en este sentido. 
A todos ellos les faltan un par de temporadas para madurar. Aún son demasiado jóvenes y tendrán que emitir muchas más ramas que irán dándoles un aspecto más tupido, más compacto.
La poda que hasta ahora les he practicado no ha pasado del puro despunte del final de las ramas. En realidad no son rosales que aguanten bien una poda intensa. Por eso es mejor ubicarlos, como decía, en un lugar en el que tengan sitio para crecer a sus anchas.


Sin embargo aun teniendo un aspecto semejante, entre ellos hay ligeras diferencias en su forma de crecer.
Así, Rosa 'Wild Edric' se desarrolla más vertical, más erecto, con tallos más rígidos en cuyo extremo generalmente brotan cinco o seis ramas que son las que emitirán las rosas. 
El interior el arbusto no tiene demasiada vegetación por lo que sospecho que sería conveniente cuando enfrente la poda, dejar siempre las ramas del perímetro externo algo más bajas que las centrales para "tapar" el aspecto que quizás puedan dar los tallos más desnudos en su mitad inferior.
Tiene sus hojas con el aspecto "labrado" de los rugosas, sin embargo son ligerísimamente más delgadas, más finas y con nerviaciones menos hundidas que otros rugosas más próximos aún a las especies.
Por el contrario Rosa rugosa 'Hansa' se desarrolla de forma más postrada, con vástagos algo más flexibles y más laxos que emiten en su mitad superior pequeños tallos laterales portadores en su final de varios capullos que irán abriéndose sucesivamente. Es un arbusto más denso. O al menos los dos ejemplares que yo tengo, ahora, en su tercer año, se presentan como más densos que el cultivar anterior.



Incluso en sus flores hay algunas diferencias, las de Rosa rugosa 'Hansa' son más planas al abrirse del todo y no presentan la curvatura hacia abajo de los pétalos externos. Ambas a mí me parecen rosas encantadoras, "descaradas", quizás alguien podría calificarlas de cierta vulgaridad, yo diría que son "auténticas", con sus colores provocadores y llamativos que quizás no las convierten en las rosas idóneas para un jardín clásico o de estilo minimalista, muy recortado o con aspecto muy moderno. Creo que son más bien rosas para jardines campestres, de estilo un tanto silvestre, naturales.


Desde mi punto de vista son rosales de los más fáciles de cultivar precisamente por su gran resistencia a todos los factores frente a los que otros grupos de rosas pierden claramente la batalla.
Así, los jardineros con climas extremadamente fríos no deben temer por la resistencia frente a las bajas temperaturas de los rosales rugosas. Tengo entendido que pueden llegar a aguantar los treinta bajo cero!!!
Pero además, estos rosales no tendrán en nuestro jardín demasiadas exigencias en cuanto a suelo. Pueden crecer incluso en terrenos arenosos y en zonas cercanas al mar dado que soportan bien el salitre del aire. 
Tampoco en cuanto a las horas de sol son demasiado melindrosos. Aun requiriendo la luz del sol como todos los rosales, pueden crecer perfectamente algo sombreados durante parte del día. 
Estos cuatro que os muestro hoy están plantados a pleno sol y es posible que en verano hubieran agradecido algo de sombra. Por eso planté cerca una Paulownia con la idea de que al crecer proyectara en las horas centrales algo de sombra sobre este arriate.
Es más, no conviene aportarles fertilizantes que se liberen demasiado rápido. Si acaso una buena capa de compost o estiércol bien fermentado al final del invierno y poco más. Este nutriente y un té completo que suelo aplicar ahora en mayo en forma líquida directamente al sustrato es todo el alimento que reciben en mi jardín. Eso sí, con buen cuidado de que su dosis (la del té) no presente gran concentración. Para ello lo que hago es licuar ligeramente más su ración.
No aplico sobre su follaje los fertilizantes foliares que proporciono al resto de mis rosas porque los rugosas no resisten bien ningún tipo de pulverización sobre sus hojas. Hay que llevar mucho cuidado con los tratamientos que se les aplica ya que es posible que sus hojas se quemen y se defolien.


Parece ser que son los únicos rosales que se recomiendan en jardines sin riego o con poco riego. No lo sé porque mi jardín tiene instalado prácticamente en todos los setos y arriates riego por goteo y por tanto reciben agua como el resto de rosales. Pero parece ser que soportan bastante bien la escasez de riego.
No llego a entender por qué son rosales que se conocen tan poco y que son tan poco frecuentes en nuestros jardines. No digo que no tengan sus "defectos" (Qué rosal no los tiene?) pero son tantas las ventajas que sin duda ampliaré mi colección en cuanto me sea posible conseguir los cultivares que deseo.


Porque además, no se limita su belleza al momento en que están en flor. Los rugosas adquieren preciosas coloraciones otoñales. Sus hojas se tiñen de amarillo, naranja, cobre... dependiendo más que de la variedad, como en el caso de algunos árboles caducifolios, de las condiciones meteorológicas. 
El año pasado se pusieron realmente bonitos en mi jardín aportando a esta zona una belleza extraordinaria junto al Viburnum opulus también coloreado en esta época y que crece entre ambas variedades.
Algunas rosas son estériles y no produce escaramujos. En los rugosas ocurre igual, así por ejemplo, Wild Edric no forma frutos, sin embargo, la mayoría de rugosas forman preciosos y grandes cinorrodones de colores variables entre amarillo, naranja o rojos brillantes como pequeñas manzanas. Precisamente Rosa rugosa 'Hansa' es uno de los cultivares con más bonitos frutos.
Sabíais que con ellos se elaboran exquisitas mermeladas? Tengo unas ganas tremendas de que mis rugosas crezcan algo más y produzcan frutos en cantidad suficiente para hacerla. Sepamos que su contenido en Vitamina C es altísimo, más incluso que las naranjas.

No sé por qué habiendo probado otros escaramujos no he llegado a probar los de los rugosas. Tengo entendido que tienen un sabor más agradable que los de otras variedades de rosales!! De este año no pasa...
Si no cortamos las rosas de la primavera quizás tengamos menos flores en los que son reflorecientes. Sin no deseamos renunciar a algunas flores tras la primavera (a costa de tener posteriormente menos frutos), podemos eliminar las primeras rosas de la primavera en cuanto se tornen ajadas pero para que los escaramujos puedan formarse lógicamente no deberemos limpiar las rosas secas del verano.
Al plantearnos introducir este tipo de rosales en nuestro jardín deberíamos tener presente la propensión a emitir tallos que sobresalen del suelo a cierta distancia del arbusto padre. Esta es su forma de "extenderse".
A este respecto quisiera comentaros algo. Como sabéis los asiduos de este blog, todos mis rosales están plantados con el punto de injerto hundido con la idea de que lleguen a crecer en sus propias raíces. Todos excepto estos rugosas. Por qué? Pues precisamente por esta propensión que tienen a extenderse horizontalmente emitiendo raíces paralelas al suelo que afloran a cierta distancia del rosal llegando a formar otras plantas si no se eliminan. Con los años, los rugosas y estos híbridos de rugosa si estuvieran creciendo en sus propias raíces llegarían a formar un colonia de arbustos.
Como digo para evitar esto no hundí el punto de injerto por qué entonces vemos en esta fotografía que están brotando ramas lejos del rosal? Muy sencillo, porque yo hago constantes aportaciones de materia orgánica en forma de estiércol y además está la capa de acolchado. Qué ha provocado esto? Que el "nivel" el suelo suba unos centímetros llegando a cubrir el punto de injerto e incluso unos centímetros de las ramas de la variedad de rosa injertada en el patrón. Ello está permitiendo que estén enraizando y empezando a crecer en sus propias raíces. Esto es lo que busco en el resto de mis rosales pero precisamente no lo quiero en los rugosas por el problema de extensión que os comento.
Para evitarlo lo que haré tan pronto venga mi ayudante es retirar algo de suelo alrededor de la parte central del rosal hasta que el punto de injerto quede por encima del nivel del suelo. Con ello evitaré el trabajo de estar retirando constantemente estos brotes que salen.
Por tanto, a la hora de plantarlos, aconsejaría que se tuviera en cuenta este asunto. Los jardineros españoles no tenemos muchas probabilidades de comprar las rosas en sus propias raíces y por tanto deberemos hacerlo injertadas. De ahí que la propensión a extenderse que tienen los rugosas no será un problema para nosotros si mantenemos el punto de injerto sin hundir.
Eso si no queremos que se extiendan. No necesariamente debe ser esto un problema. Dependerá de la zona del jardín en la que estén creciendo y del estilo de nuestro espacio verde. A veces esta capacidad de los rugosas puede que juegue en nuestro favor si estamos formando por ejemplo un bonito seto de estilo muy natural. 
En ese caso, si no deseamos que estos rosales vayan ampliando más todavía su espacio de crecimiento debemos eliminar estos tallos que sobresalen del terreno próximo al arbusto.

Tan fácil como usar una pala cuadrada y clavarla con fuerza verticalmente al suelo. 
Por cierto, estos pequeños tallos que ya están enraizados nos pueden servir para ampliar nuestras existencias plantándolos en otras zonas del jardín. Teniendo en cuenta, eso sí, que en este caso estaremos plantando un rugosa en sus propias raíces y por tanto deberemos controlar estos tallos subterráneos que con el tiempo irá emitiendo.



Pero como todo en jardín, nada es del todo negativo ni positivo. Si de una parte quizás es un tanto engorroso esta característica de extenderse mediante la emisión de raíces paralelas al suelo, esta característica los convierte en idóneos para formar tupidos y "disuasorios" setos frente a extraños o a ciertos animales ajenos al jardín y cuya visita no deseemos.


Pero si las hojas son preciosas y sus colores y frutos otoñales embellecen el jardín en otoño de manera importante, son sus flores y la fragancia que emiten lo que para mí hace de este tipo de rosal unos de los más adecuados para un estilo libre y un poco "asalvajado".



Son rosas grandes, amplias...las de estas dos variedades. Aunque las de algunos rosales especies son bastante más pequeñas y sencillas. Muchos cultivares de este tipo de rosales tienen flores llamativas a más no poder como se aprecia en estas fotografías. Las manchas de color magenta o carmesí/violeta destacan desde lejos sobre los arbustos. Con preciosos estambres de un amarillo cadmio precioso.
Rosas grandes, hermosas, frescas y de aspecto tan natural...brotan en forma de grupos de cinco o seis sobre las puntas de las ramas y lo hacen con tallos bastante cortos.



Destaca de ellas su intenso aroma!! No se trata de esas rosas que tienes que meter la nariz dentro para llegar a percibir la fragancia. Las rosas rugosas huelen intensamente y es tan exquisito y dulce su aroma!! Hay quienes los describen como "picante". La verdad es que yo no sabría decir si es así o no, puedo decir que me encanta su intensidad y que es una delicia estar cerca de estos preciosos rosales y aspirar el aire cercano a sus rosas.
Feliz fin de semana.
María.

Quizás pueda interesarte también otros artículos relacionados:
Plantación de rosales: Enterrar el punto de injerto o no? Opiniones de Michael Marriott de David Austin Roses (I)
Plantación de rosales: Enterrar el punto de injerto o no? Factores a considerar (II)
Rosales injertados versus rosales en sus propias raíces