domingo, 23 de abril de 2017

Acer palmatum, empieza estupendo la temporada. Ya veremos como la termina...

Al comenzar agosto del año pasado no pude sufrir la tentación de traerme para casa un Acer palmatum (Arce japonés) y plantarlo en mi jardín. Evidentemente era consciente de que mi clima  es todo lo contrario de lo que este precioso árbol precisa pero a pesar de ello, ya digo, no pude dejar de intentarlo.


Busqué y miré y sopesé y volví a considerar cual sería el lugar (si es que había alguno) adecuado en mi jardín y tan sólo encontré dos.
Puestos a intentarlo mejor en el lugar más bonito para mi gusto, el jardín secreto. Una zona que como sabéis quienes leéis este blog con asiduidad abarca la esquina NE del jardín y todo él está bajo la protección de dos enormes pinos.


Estos grandes y añosos árboles sombrean la mayor parte del día esta zona proporcionando un fresco (si es que en agosto en la Sierra Oeste de Madrid puede hablarse de algo que se parezca a frescor ajajjaja) que no goza el resto del jardín. En este jardín cultivo hostas, helechos, calas y en general aquellos arbustos que precisan de sombra. El suelo contaba inicialmente con una pendiente muy acusada pero artificialmente (con el suelo que fui sacando de las plantaciones de todo el jardín) fui haciendo una "meseta" que ahora permite disfrutar de un buen espacio llano y sin pendiente. Esta acumulación de tierra la sostuvimos construyendo una especie de rocalla con un par de banco hechos de traviesas de madera. Entre las grandes rocas llenas de verdín y musgo y los bancos rellenamos con sustrato nuevo y rico que está permitiendo que las plantas crezcan por encima del nivel de las raíces de uno de los pinos.

En fin, que se trata de un rincón de los más agradables de mi jardín y en el que paso largas horas leyendo, disfrutando de las vistas que tiene del pueblo a lo lejos y no sé por qué este lugar parece que en mí produce muchas veces la inspiración para resolver algunos problemas del jardín. Sentada aquí, tranquilamente pensando y buscando soluciones, se han forjado en mi mente muchas de las soluciones que luego he aplicado en otros espacios del jardín.

Me gusta este sitio. Es fresquito, tranquilo, lleno de vegetación y aunque le faltan algunos detalles como una fuente, quitar el horroroso banco blanco (que no se me ocurre dónde esconderlo ajajjja pero que odio su visión porque es como una bofetada en los ojos cada vez que lo miro)...sin embargo tiene algo que me atrae y en él me siento muy muy a gusto!!

A lo que vamos, que hay que ver cómo me enrollo!! :) Como digo, no las tenía todas conmigo con este Acer y sin muchas esperanzas, una vez encontrado la ubicación menos mala (porque buena no hay ninguna) decidí proporcionarle el mejor suelo que pude. Mezclé varios sustratos y creo que logré una mezcla esponjosa, que no tiene problema alguno de drenaje, que no se encharca y que a la vez guarda la humedad bastante tiempo.
Para elaborar esta mezcla utilicé turba rubia (con un pH entre 3/4) y tierra para acidófilas que aportarían la acidez necesaria; humus de lombriz y una generosísima cantidad de hojas de roble secas que permiten que la mezcla esté bien aireada, arena para facilitar el drenaje, y vermiculita y arcilla expandida para ayudar a mantener húmedo el suelo. 
Si el clima no acompañaba, al menos que el sustrato en el que crecieran las raíces fuera del gusto del precioso arce japonés...Habría que añadir que tampoco era buen momento para plantarlo porque agosto, con el calorazo que hace aquí...En fin, que me empeñé en traérmelo y me lo traje!!
No hay que decir que hasta que entró en latencia cuidé su hidratación con mimo y no permití que en ningún momento el sustrato se secara. Aporté agua muy frecuentemente para que las raíces tuvieran siempre algo de humedad y esperé que llegara el frío del invierno deseando que mientras tanto el árbol emitiera suficientes raíces en el sustrato que le proporcioné para que la primavera siguiente (esta) empezara a tirar con fuerza.
Afortunadamente así ha sido (cruzo los dedos!!) No fue de los árboles que empezó a brotar primero pero cuando ha dicho a hacerlo, caramba!! Lo está haciendo con fuerza y está poniéndose precioso!!
Así estaba el año pasado:

Viendo como está creciendo, de momento está claro que el sitio le gusta porque el crecimiento es grande.

Sé que tiene que venir el temido verano con su aire seco y tórrido y que ahí es cuando de verdad sufrirá. Veremos como afronta el calor. Sin duda no estará como ahora de bonito pero al menos, el hecho de que el año pasado hubiera arraigado estupendamente, ha permitido que comience la temporada con un magnífico crecimiento y ha aumentado considerablemente su tamaño. No parece el mismo!!
Sin duda a partir de mayo que comienzan ya a subir bastante las temperaturas seguiré cuidando su riego y su nutrición. Al inicio de la temporada le puse una buena capa de humus de lombriz y ahora cuando comience el verano haré igual. Es una forma de aportar materia orgánica y a la vez de mantener la zona que rodea las raíces húmeda y más fresca que de tener el suelo al descubierto.
Aunque no puedo cantar victoria ni muchísimo menos porque la prueba de fuego la deberá pasar en verano, esta tarde estaba sentada frente a él. Me fijé en sus hojas, sin manchas, frescas, sanas, sin signos de sequedad....y me gustó tanto verlo tan bonito que he querido mostrároslo.

Feliz tarde de domingo queridos lectores. Muchísimas gracias por leerme!! :)