miércoles, 22 de marzo de 2017

Kerria japonica 'Pleniflora' un arbusto agradecido y sin complicaciones

Hace dos años os mostré el arbusto recién plantado en mi jardín. Entonces no lucía como ahora. En el vivero no se les ocurrió otra cosa que cortar sus ramas a lo bruto todas a la misma altura sin tener en cuenta si eran viejas o nuevas...en fin, un desastre.
Este año ya está empezando a ser un arbusto asentado y en un par de años se habrá convertido en una belleza.
En aquel artículo os hablé de las condiciones de cultivo y colgué en junio del año pasado, tras la floración, un tutorial sobre su poda. Quién tenga interés en leerlos puede pinchar y ver la información que ofrecí en esos artículos.
Hoy únicamente quería mostraros este agradecido arbusto que no tiene complicación alguna de cultivo.


Comienzan a abrirse las flores de Kerria japonica 'Pleniflora' sin brotar sus hojas y cuando está en plena floración es cuándo empieza a verdear.

Dentro de una semana estará más bonita aún porque habrán empezado a salirle las hojas pero pronostican lluvia, viento y nieve para los próximos días en mi zona, así que no he querido arriesgarme y he preferido compartir con vosotros estas fotografías que tomaron hoy de esta zona de mi jardín.
Creo que únicamente tiene dos exigencias. Una es la poda adecuada para evitar que en poco se convierta en un arbusto enmarañado sin producción apenas de flores. 
La otra es un gran espacio. En algunas temporadas puede alcanzar bien casi 150/200 cm y un contorno considerable. Sin duda no es un arbusto para plantar entre otros de forma apretada. Precisa tener aire alrededor para que se vea realmente bonito. Sus ramas largas y curvadas por el peso de las flores lucen toda su belleza si pueden caer arqueadas alrededor de la planta sin apretarse contra otras plantaciones. Y si está plantada con algo de altura para tener más largo aún para inclinarse y volcar sus ramas, mejor que mejor!!




Esta zona a ambos lados de la escalera de piedra es la más alejada del jardín. He procurado que las plantaciones que tiene este espacio sean de las fáciles, de las que no dan problema y sobretodo de las que aguanten sin mucho riego. De ahí que haya plantado matas de Lavanda officinalis, Rosmarinus officinalisEuphorbia characiasElaeagnus x ebbingeiBeschorneria YuccoidesBrachyglottis greyi... En fin, arbustos duros y resistentes, sin demasiadas exigencias.
No porque buscara que este rincón fuera fácil de cultivar dejaba de ser importante para mí la combinación de texturas y colores de la vegetación. Por eso varias de las plantaciones son de hojas grises, porque son las que mejor contraste hacen con el verde de este gran arbusto. Además prefería alguna de estas fáciles plantaciones coincidiera en la floración con la kerria, así que introduje rizomas de Iris germanica

Planté rizomas de Iris germanica en el arriate del lateral de la rampa de acceso del coche precisamente para que cuando llegue a ser adulta y sus ramas se arqueen aún más llegando más bajo, estén próximas a las flores de los lirios porque me encanta el contraste de estos dos colores complementarios que en mi clima se producen a la vez. Me parece que queda muy bonitas las dos plantaciones próximas. Combinan a la perfección sus texturas y colores tan distitos, sus dos verdes tan diferentes hacen bonito juntos. Uno verde jugoso y cálido como el de Kerria y el otro azulado y frío como los lirios. 
Creo que meteré algún rizoma más entre las lavandas para que los tallos florales de los lirios suban y se metan entre las flores amarillas de la Kerria...Sí, pienso que haré eso :-)
Si estamos atentos y no nos dejamos pasar el momento ideal de la poda nos ofrecerá una segunda floración más contenida pero floración al fin y al cabo. Se lleva el otoño echando flores sueltas la pobre sin recibir ningún cuidado especial. Este año, era diciembre y aún tenía algunas flores abiertas. No es la floración primaveral pero bueno..
En los viveros hay la manía de cortarlas a 60/70 cm así que el primer año olvidaros de tener en el jardín un arbusto bonito. Tendréis que esperar que eche ramas nuevas en primavera/verano que serán las que florezcan la siguiente temporada. No sufráis porque tiene una extrema facilidad para rebrotar desde el suelo. En realidad no llega a formar una estructura permanente leñosa ya que las ramas brotan desde el suelo y en poco más de dos años tienden a marchitarse y cuando no, dejan de florecer. Por eso es tan importante podar bien este arbusto para eliminar toda la madera muerta e improductiva y fomentar el rebrote de ramas floríferos y saludables.
Aguanta bastante bien riegos que no sean muy abundantes y los nutrientes que precisa no superan los que aportéis a cualquier otra plantación de vuestro jardín. No precisa estacarse (todo lo contrario!!) Ni pulgón, ni oídio, ni otras enfermedades...sana como una rosa!! Merece la pena que la introduzcáis en vuestro jardín. Ya veréis como estaréis encantados con ella.
Al final del verano puse el año pasado otra en la entrada del jardín secreto y, lo que os decía, como venía cortadas sus ramas pues este es el lamentable aspecto que luce ahora la pobre. El año que viene comenzará a ser otra estrella más en el jardín y se verá mucho más bonita.