lunes, 6 de marzo de 2017

Cómo se podan y se reproducen por división las Nepetas. Paso a paso.

Hoy vamos a podar una Nepeta. En concreto una Nepeta 'Mussinii'. Hace unos años, cuando cuidaba del otro jardín me apetecía cultivar una hierba gatera. La busqué durante alguna temporada sin éxito alguno y en una ocasión, por fin, en un vivero al que fui quedaba un ejemplar en unas condiciones deplorables. Estaba francamente mal pero a pesar de ello me la traje para casa. Recuerdo perfectamente la decepción que supuso. No pasó antes de morir de una pequeña matita de cuatro ramas alargadas y despobladas que se desparramaban hacia los lados sin fuerza alguna para sostenerse por sí mismas. Eso, una planta sin gracia ninguna. No recuerdo si llegué a ver la flor. La cuestión es que me dije que vaya planta tan decepcionante y me olvidé de las Nepetas.
Pasó algún tiempo y un verano, el de 2013, fuimos a visitar la rosaleda de David Austin en Albrighton. Cuando en El Jardín del León vi esta Nepeta no reconocí en ella aquella plantita esmirriada que yo tuve en mi jardín. Tuve que acercarme y leer el cartelito que indicaba de qué se trataba. Nepeta x faassenii 'Six Hills Giant'!! Anotada en la lista de compras pendientes jaajjaja
No la tenían a la venta en el vivero pero no olvidé aquella planta y tan pronto llegué de nuevo a España empecé a buscarla. Nada, ni la variedad de David Austin ni ninguna otra. Qué fastidio!! Hay que ver cuando una quiere una planta y no la encuentra qué coraje da. No es cierto? :-)

Ahora no recuerdo de qué forma. La cuestión es que contacté un día con Bemi (Autora del blog 'El jardín de Bemi') y tan pronto le conté mis dificultades para encontrar esta planta me envió una cajita con unas cuantas plantas: un par de esquejitos de Nepeta racemosa 'Grog' junto con un par de Beschorneria yuccoides y un precioso rosal que hoy crece en mi jardín trasero, un Rosa ‘Perle d´Or’. Qué alegría sentí al ver que prosperaban todas sus plantas!!! Ahora cada vez que paso al lado de ellas me acuerdo de su generosidad. Es fantástico esto de tener amigos jardineros a los que a veces no conocemos en persona pero que no es óbice para que tengan comportamientos tan estupendos como el que tuvo ella conmigo.
Entre las hierbas gateras de la rosaleda de David Austin que me enamoraron y los consejos que me dio Bemi animándome a cultivar varias en mi jardín (ya que son tremendamente fáciles y agradecidas), empecé a buscar en la red y en uno de mis pedidos  a Promesse de Fleurs incluí por fin la Nepeta x faassenii 'Six Hills Giant' que tanto había deseado y ya que la tenían en existencias, pedí otra como la de Bemi.
La temporada pasada pude comprar algunos ejemplares en Los Peñotes, pero todas son Nepeta 'Mussinii'. No es la que más me gusta porque se trata de la variedad que crece más abigarrada, más compacta y aunque es igualmente bonita, a la hora de efectuar su limpieza, al tener tallos más delicados y apretados que las otras variedades, cuesta más dejarla bien aseada.
Bueno, menudo rollo acabo de contar!! En fin, esta es la historia de las nepetas en mi jardín. Hoy, como os decía, podaremos una de ellas.
Por cierto, se la suele llamar hierba gatera porque una de sus variedades, en concreto Nepeta cataria, atrae poderosamente a los gatos. Los felinos se restriegan en ella, la lamen, incluso la ingieren y provoca en ellos una especie de euforia que podría calificarse de narcotizante. Pero aclaremos que es esta Nepeta y no las otras variedades de las que estamos hablando las que resultan irresistibles para los gatos.
La hierba gatera es una mata que en climas como el mío se castiga bastante durante el invierno. Es perfectamente resistente a las heladas pero gran parte de las ramillas que se desarrollan durante la temporada anterior terminan secas y con las hojas muertas y en este momento tienen un aspecto que deja bastante que desear como podéis ver en estas fotografías.
Es una vivaz que tiende a tupirse bastante y a extenderse hacia los lados, lo que permite que se reproduzca mediante división de manera muy sencilla.
Este crecimiento extendido la convierte en una planta muy útil para cubrir las zonas que nos interese evitando malas hierbas. Eso sí, hay que dejarla su espacio para que crezca de forma natural y airosa y permitirle desparramar sus ramas inferiores sobre el suelo
Hay quienes ven en ella una planta desgarbada y poco airosa. Quizás es cierto en determinados estilos de jardín. Sin embargo creo que en estilo del mío va a la perfección. A mí me gusta ese aire un poco alocado, fresco e informal que tiene.
Con sus preciosas espigas florales en tonos que dependiendo de la variedad juegan entre el azul, malva y casi morado.

Es muy resistente al calor y a la escasez en el riego. Igualmente no precisa de suelos demasiado nutridos y crece a sus anchas en una ubicación de semisombra. También a pleno sol pero tengo comprobado que están más felices las que no les da todo el día la luz solar. Esta que podamos hoy se plantó en mayo del año pasado lo que os puede hacer una idea de su rápido crecimiento.
Se aconseja cultivar nepetas a los pies de rosales porque parece que evita la presencia de pulgones en las plantas cercanas.
Además es un gran atractivo a todo tipo de insectos y sus hojas tienen un agradable perfume además de servir para condimentar algunas carnes o efectuar infusiones con ellas. 
Tiene un largo periodo de floración. Creo que depende del clima pero en el mío florecen en primavera y luego, si se les va eliminando las espigas florales y se recorta 2/3 de la planta al terminar la floración vuelve de nuevo a producir una segunda en otoño que dura hasta casi el invierno.
Al igual que bastantes variedades de salvias y lavandas, las Nepeta deberían podarse dos veces al año. Una poda bien apurada ahora, al comenzar a brotar, y de nuevo tras la floración esta vez con un corte más ligero.
Bueno pues manos a la obra. La poda no tiene misterio alguno. Deberemos eliminar de la planta todo el material muerto. Si nos fijamos gran parte de su desarrollo del año anterior está seco. Casi que solo está verde la parte central de la planta.


Si levantamos la mata comprobamos que es por debajo por dónde hay más ramas secas. Así que tijeras sin contemplaciones!!

Creo que es más fácil comenzar por hacer un recorte de todas estas ramas secas sin pararnos en el detalle. La recortamos todo a su alrededor..

Una vez eliminado la gran parte de ramas secas llega el momento de detenernos a eliminar hojitas y ramillas muertas entre las ramas que están brotando nuevas en el centro de la planta.
Fijaos en el centro, está lleno de ramillas y material que hay que desechar. Muchas ramillas se sueltan del centro tan sólo tirando un poco pero si vemos que no se desprenden, con las tijeras separamos las que se resistan.

Esta variedad, como os comentaba arriba, crece bastante tupida lo que dificulta su limpieza. Además, las ramas son menos vigorosas, más tiernas con lo que al limpiar es casi inevitable romper algunas de las recién brotadas.
Yo aconsejaría ser bastante meticulosos en esta poda y limpieza. Cuánto más limpias las dejemos menos posibilidad habrá de que se acumule en su zona central demasiada humedad y que lleguen a tener oídio.


Ahora sí!! Ahora esta Nepeta 'Mussinii' tiene un aspecto digno. Qué cambio. Verdad? ;)
Ah!! Se me olvidaba. Una última cosa. Si con el paso de las temporadas la mata llega a hacerse demasiado grande y ocupa más espacio del que le habíais asignado, podéis aprovechar el momento de la poda para dividir las matas. Yo creo que aunque los esquejes son muy fácil de arraigar, la división es el más rápido y cómodo sistema de reproducción.
En esta siguiente fotografía se ve la Nepeta con las ramas un poco levantadas. Tan sólo tendréis que clavar la pala de punta recta en medio de forma vertical. Hacer palanca con ella y un trozo de la planta se desgajará de la planta madre con sus raíces. Lista para que planteis el nuevo ejemplar dónde os convenga. Fácil!1 O no? :P

En poco tiempo esta bonita planta estará cuajada de flores y nos parecerá que habrá merecido la pena detenernos un ratillo en su cuidado.