viernes, 23 de junio de 2017

Cómo reproducir Althaea rosea (Malvarrosa)

Aunque Alcea rosea (Malva real) es una herbácea de vida corta, una vez introducida en nuestro jardín no resulta complicado seguir cultivándola en él porque es muy fáciles de reproducir. 
En primer lugar porque las malvas reales se autoreproducen aún sin quererlo. Las semillas caen al suelo o saltan un poco más lejos y brotan con extrema facilidad. Hoy, al hacer la revisión del seto norte dónde cultivo una Alcea rosea 'Nigra' como la del huerto, he visto que ha brotado ya una semilla que debió caer próxima a un rosal que hay cerca de la malva. 
Es tremenda la facilidad que tiene esta planta para contagiarse de roya, una enfermedad fungica que en el caso de las malvas está causada por Puccinia malvacearum. Fijaos en esta pequeña plántula, apenas acaba de nacer y ya está infectada!! Trataré la roya de la malva en un próximo artículo.
Estas pequeñas plántulas, una vez se hayan desarrollado lo suficiente como para poder ser trasplantadas, podemos llevarlas a la ubicación que deseemos. Lo que queda de temporada, es decir, este verano y el otoño lo dedicarán a desarrollar las raíces y a crecer la roseta basal. Será la próxima primavera cuando florezcan.
Pero también podemos usar un segundo sistema para reproducir nuestras malvas: esquejes de raíz o retoños laterales (creo que es lo mismo).
Hay muchas plantas cuyas raíces se extienden en el perímetro de la base de la planta madre emitiendo desde ellas nuevos brotes. Si tomamos una porción de estas raíces de la zona externa de la planta que tenga alguna hoja o brotes y la plantamos tendremos un nuevo ejemplar. 
Lo vimos cuando reproducimos Ajania pacifica por retoños laterales.

... y también cuando obtuvimos más ejemplares de esquejes de raíz al dividir una mata de cristantemos.
El mejor momento para reproducir nuestras malvas por este sistema es al final de la temporada, finales del otoño o inicios del invierno. Es decir, cuando están inactivas.
Deberemos limpiar estos brotes de partes muertas, enfermas o dañadas antes de plantarlas de nuevo en tierra (mejor en contenedor para controlar humedad y temperatura más fácilmente).
Sumergir las raíces de estos retoños unos minutos en una disolución de agua que contenga un fungicida prevendrá enfermedades. Yo lo hago así además de con este tipo de retoños también con todos los bulbos que planto.
La ventaja de este sistema de reproducción es que al tratarse de un sistema de reproducción asexual, las plantas que obtendremos serán idénticas a la planta madres, serán clones de ellas ya que proceden de una parte de ella misma.
Otro punto a favor de este sistema es que el nuevo ejemplar ya cuenta con unas raíces formadas y por tanto las posibilidades de éxito son muy superiores.
Además, no precisarán tanto cuidado como las malvas procedentes de semillas por el mismo motivo, ya dispone de un sistema radicular para proporcionar al pequeño ejemplar de agua y nutrientes. Así que precisará menos cuidados en cuanto a hidratación (aunque no hay que descuidarlas, claro)
Pero además, podemos reproducirlas sembrando las semillas que forman la varas florales.
Veamos primero como recolectarlas:
Como os comentaba en el artículo anterior, al terminar la floración conviene eliminar toda la parte aérea de la planta.
Es el momento de recolectar las semillas. No tenemos por qué usarlas este mismo verano, podemos guardarlas para sembrar el año que viene.
Como podéis ver, las varas florales al ser tan largas, contienen multitud de frutos (que por curiosidad diremos que son esquizocarpos).
No todos están maduros. Las flores van abriéndose de abajo hacia arriba, por tanto las que han tenido más tiempo para madurar el fruto son las de abajo.
Así que solo elegí los que estaban ya secosEn esta imagen se ve un fruto ya con la zona externa de color pajizo y que contiene las semillas negras, secas y maduras y otro fruto cortado por la mitad y que se ve claramente verde y que está todavía por madurar.
Con unas tijeras simplemente fui cortando los frutos que estaban secos y los metí en un vaso de plástico. Conviene no obstante dejar estos frutos unos días en un recipiente abierto para que terminen de secarse por si hay alguna con algo de humedad.

Estas semillas las reservaré para la próxima temporada pero enviaré unas pocas por correo a dos amigas, Isabel y Carmen, que les ha gustado mucho estas malvas. En un frasco de cristal guardado en una zona oscura y fresca de la casa se conservarán en perfecto estado hasta la próxima primavera. 
El inconveniente de la reproducción sexual (por semillas) es que no necesariamente las plántulas que surjan de ellas tendrán idénticos caracteres que la planta de procedencia, es decir, pueden florecer en otro color. Como siempre digo, nuestros hijos solo se nos parecen (en mi caso ni eso jajaja) pero no son clones.
Las semillas pueden ponerse a germinar ahora, cuando se recolectan, al inicio del verano, pero también es posible que broten si se siembran semillas del año anterior al comienzo de la primavera siguiente.
Veamos ahora como reproducirlas en semillero. A finales de marzo puse un semillero de flores en el que estaba incluidas las malvas.
Para ello usé una mezcla de sustratos que era ligera, mullida y que retenía la humedad.
Podéis consultar el artículo en el que explicamos como elaborar la el sustrato de siembra y también en el que se explica la forma de hacer los semilleros.

Debéis tener en cuenta que cuando estén germinadas y empiecen a crecer, será preciso primero aclararlas y luego repicarlas.
Aquí podéis ver las pequeñas plantitas ya repicadas y puestas en contenedores individuales antes de ponerlas en tierra. Esto lo hice 
a mediados de mayo.
Estas pequeñas plantas ya crecen en la zona central de mi jardín y espero que el año que viene florezcan.
Mirad que bonitas están!! De momento al menos, a diferencia de la que se ha autoreproducido ella sola, no tienen rastro de roya.

Para que tengáis una idea aproximada de los períodos, os diré que yo hice mi semillero al final de marzo. A mediados de abril las aclaré y las puse en contenedor individual a mediados de mayo. Desde entonces, como digo, crecen ya en tierra.
Bueno, pues como podéis comprobar, seguir teniendo malvarrosas en nuestro jardín a partir de una primera, es realmente fácil. Yo os animaría a cultivarlas a pesar del problema de roya que tienen y que como he comentado más arriba, publicaré en breve un artículo en el que se trate de qué hacer para controlar esta enfermedad.
Aún con este problema son plantas sencillas y naturales. A veces las flores no dejan de ser hermosas a pesar de ser humildes. Me gustan sus varas sobresaliendo por encima de casi el resto de plantaciones y ese aire campestre que aportan a cualquier rincón dónde crecen.
Que tengáis buen fin de semana, amigos!!
María.

jueves, 22 de junio de 2017

Althaea rosea o Alcea rosea 'Nigra' (Malva real, malvarrosa)

Hoy quiero enseñaros unas originales y preciosas flores de una malva un tanto especial, las de Alcea rosea 'Nigra'
Si hay una vivaz que nos trae a la memoria imágenes de jardines sencillos, campestres y antiguos, esa es la malva real (Alcea rosea), también conocida con el nombre común de malva loca o malvarrosa.
A mí las malvas me evocan además una estampa que me encanta. Una antigua carretera nacional de las que cruzaban antes los pueblos y justo a la entrada, en cualquier cachito de tierra, las varas de unas malvas reales crecen descuidadamente y seguramente ya nadie recuerda quién las sembró ahí. 
Pero también las asocio con otra imagen: Una fachada blanca de casa antigua de pueblo con un poyete de piedra al lado de la puerta de acceso dónde los vecinos se sientan de noche a la fresca y otros acarrean sierras de enea un tanto desvencijadas y charlan, y cuenta historia de cuándo jóvenes...y al lado, sobre la pared encalada, las varas florales de unas malvas en varios colores lucen erguidas y algunas incluso vencidas un poco por el peso. 
Cuántas veces hemos visto esta fotografía cuando éramos pequeños. Verdad? Si os fijáis es precisamente en los rincones de las casas de pueblo, en espacios que ni siquiera son verdaderos jardines, dónde las malvas siguen cultivándose. Qué lindas me parecen!! :)


No sé por qué hay plantas que se quedan antiguas y se dejan de cultivar. Ya no veo en tantos jardines malvarrosas...con lo bonitas que son!!
Es verdad que no es una planta refinada y que tiene un aspecto un tanto áspero si miramos sus hojas pero las flores!! Ummm me parecen tan preciosas.. :) y dan un aire tan fresco al jardín! Sí, es una planta de aspecto humilde pero que llama poderosamente la atención allí dónde crece.

Su cultivo no requiere de gran cosa. Lo cierto es que son unas plantas que se autoreproducen con mucha facilidad y pueden crecer en cualquier rincón soleado. No obstante, lo harán con mucho más vigor si trabajamos el suelo dónde crecerán con algo de estiércol u otra materia orgánica, tratando de obtener un suelo desmenuzable que drene perfectamente y que mantenga cierto grado de humedad pero sin encharcarse (cosa que detestan las malvas).
Estas mías (Alcea rosea 'Nigra') las incluí en un pedido del otoño pasado y es la primera vez que florecen. No tengo claro si se trata de una variedad que florezcan en los siguientes años o se comportará como bienales. 


Por lo visto hay variedades anuales, bienales y perennes (de corta duración).
Cultivé un par de veces, hace unos años, unas matas de Alcea rosea pero no conseguí mantenerlas libres de la enfermedad tan característica de estas vivaces, la roya (Puccinia malvacearum).


No estaba segura de que una vez florecieran en mi jardín el color se correspondiera con aquellas imágenes que veía en Internet con flores de una oscuridad total. Pero sí, son así, tal como aparece en las imágenes de la Red. Un tono que casi roza el negro si no hay luz por detrás que saque los destellos magenta que hay en sus pétalos. Diría que es un tono oscurísimo de vino tinto. Aterciopeladas y preciosas!! No? :)

De todos modos se trata de una planta cuya belleza reside en las varas florales así que teniendo en cuenta que puede cultivarse en la parte posterior de las plantaciones, la roseta basal formada por sus grande hojas redondeadas y con pilosidad (son bastante desagradables al tacto) en caso de contraer la tan fastidiosa roya, quedarían ocultas con las plantas de delante.
En mi caso quería aprovechar precisamente ese aire campestre que tiene Alcea rosea y una de los dos ejemplares que compré lo puse a la entrada del huerto. Me ha encantado mientras estuvo en flor. Esa esquina del huerto es visible desde buena parte del centro del jardín y estaban francamente hermosas las varas de casi dos metros de altas cuajadas hasta lo alto de sencillas y grandes flores tan sumamente oscuras.


Aunque en casi todas las páginas de viveros que las tienen a la venta menciona una floración veraniega en mi clima ésta se ha producido a finales de mayo. Desde el mes anterior, abril, la roseta basal empieza a desarrollarse y aparecen multitud de nuevas hojas (en invierno esta roseta lo pasa con un aspecto bastante deplorable). Se cuaja literalmente de hojas muy ásperas y con pelillos en los peciolos. 


También es en abril cuando empiezan a formase los capullos. Inicialmente parecen brotan juntos formando una especie de cogollo que según va creciendo la vara floral y se va "estirando", los gruesos y redondos capullos se van separando.


Empiezan a abrirse las flores por la parte inferior y en días sucesivos los gruesos capullos van coloreando las varas hacia arriba. 


Tan pronto han terminado de abrirse todas las varas, la mata en general ha decaído bastante y ha adquirido un aspecto tan seco y feo que me he decidido a cortarla a ras del suelo. Pero aunque no se pusiera tan fea, es conveniente cortar tallos y cualquier resto vegetal a ras del suelo y eliminar escrupulosamente del suelo cualquier hoja o resto que haya caído con la intención de limpiar lo más posible la zona y que haya menos posibilidad de reproducción del hongo. Incluso he eliminado con cuidado la capa de corteza, que a modo de acolchado rodeaba la zona, y la he puesto para quemar. Otra capa de corteza nueva y un buen riego.
Yo aconsejaría no usar ninguna de las partes de las malvas en las composteras ya que tanto hojas como tallos pueden tener esporas y meterlos a compostar es una manera de contagiarlo.
He leído que cortándolas hasta abajo es posible que produzcan una nueva floración en otoño. No lo sé..lo mismo se secan las raíces y se muere finalmente o quizás se anime a echar de nuevo hojas en otoño y produce nuevas varas florales. Ya os contaré.
Antes de trocear sus varas para tirarlas (no he querido echarlas a la compostera por miedo de que el jardín se me infecte de malvas por todas partes jejeje) he recolectado sus semillas, a ver si las que salen el año que viene hay suerte y son de este mismo color (imagino que es improbable, pero por intentarlo...)

miércoles, 21 de junio de 2017

Tomates, berenjenas, pimientos, calabacines...comienzan a cuajar las flores!!

Con la idea de ver si las dos matas de calabacines que ayer trasplanté se habían recuperado, he bajado al huerto muy temprano. Esta mañana estaba fresco y brillante. El sol apenas había asomado por encima del horizonte y desde detrás de las celosías los rayos de sol bañaban la mayor parte de bancales. Todo el huerto estaba limpio, fresco y húmedo porque ayer se dedicó el día a eso, a su mantenimiento: desde la poda de las tomateras a la eliminación de hojas muertas o dañadas. Un buen abonado y un riego en profundidad.


Como os comenté en el último artículo, ayer nutrí los bancales con un fertilizante orgánico que ayudará a florecer y cuajar los frutos que ahora comienzan a producirse en todas las hortalizas.
Es un momento este bonito en el huerto. Todas las matas están creciendo con fuerza!! 
Las berenjenas son unas hortalizas que me parecen preciosas. Sus flores son más grandes que las de cualquier otra hortaliza. Han tardado un poco en empezar a crecer desde que puse en tierra los planteles pero en unos días comenzaron a florecer y algunas tienen ya pequeñas berenjenas en formación.
Ya llevo tres años cultivando una variedad que me parece exquisita. Son berenjenas blancas y resultan deliciosas al cocinarlas. No es precioso dejarlas reposar con sal para que suelten el líquido amargo. Son dulces y su piel no pica como las normales de color oscuro. Apenas tienen semillas y salen más suaves que las variedades habituales.

Esta primavera he probado con una matita de Berenjenas de Almagro. A ver qué tal se dan. De momento va tirando y ya tiene flores...
En cambio, las flores de los pimientos son chiquitas y mucho menos vistosas. A los pimientos no les pasa como a las tomateras que enseguida comienzan el crecimiento. Las matas de pimientos tardan un buen tiempo en "echar a andar". De hecho, desde que a comienzos de abrir puse en funcionamiento el huerto han estado como estancadas pero ahora ya están desarrollándose deprisa y la mayoría comienzan a producir flores. 

Incluso he visto esta mañana que había un guindilla vasca totalmente desarrollada. Demasiado desarrollada!! jajaja No me he dado cuenta de que estaba, tenía que haberla cosechado antes para evitar que se hiciera grande y picara. Pero bueno, la he arrancado de la pimentera y me la he llevado a casa con la idea de que acompañe un plato de lentejas que tengo pensado comer mañana.
Solo compré dos planteles de pepino y no sé qué ocurrió, la cosa es que de repente murieron las dos así que me he quedado este año sin pepinos jajaja He tratado de comprar planteles pero ya no hay a la venta. 
Hace un par de semanas me regalaron en el mercado del sábado un par de matas de calabacines. No quería aceptarlos porque ya tenía en los bancales otras dos y no somos muy de calabacín pero me insistieron tanto que no me quedó más remedio que aceptarlas.

Las coloqué cerca de las que había, sin tener muy claro que hacer luego con ellas. Ayer vi que estaban desarrollándose muy bien y no había sitio para tanta mata de calabacín así que decidí trasplantar las dos que me regalaron al lugar de los pepinos muertos en combate.
Esta mañana vi que apenas habían acusado el trasplante. Quizás luego a mediodía con el calor fuerte se lacien un poco pero espero que se recuperen enseguida.
Ayer entutoré las dos matas de calabacines que había plantado de antes. Son plantas de gran envergadura que con el peso tienden a postrarse sobre el sustrato de los bancales. Esto conviene evitarlo para reducir el riesgo de que contraigan enfermedades.
Es mejor comenzar a podarlas y a guiarlas lo antes posible. Al crecer tan rápido, se hacen grandes enseguida y luego, una vez han adoptado la posición horizontal es mucho más difícil levantarlas, incluso te arriesgas a que el tronco se tronche. 
Corté las hojas inferiores y levanté la mata de manera que el tronco principal vaya creciendo lo más vertical posible. Así iré guiándolas adosadas a un tutor clavado bien fuerte sobre el sustrato del bancal.
He visto que había flores macho y hembra y que algunos calabacines ya estaban formándose. Como he dicho no me gustan demasiado pero son tan bonitas sus flores y me parecen tan graciosos los pequeños calabacines cuando comienzan a formarse... :)
El verde es el color predominante en este momento. Todo es verde y sobre este manto resaltan algunas flores. Rosa 'Heathcliff' está refloreciendo y sus bonitas rosas destacan en este mar verdoso. Estas rosas son algo más pequeñas que las de la primavera y también de color un poco más chillón.
Es un rosal que no tenía claro dónde ubicarlo así que provisionalmente lo puse en un gran contenedor de barro y lo bajé al huerto y la verdad es que ahora ya no me apetece cambiarlo de sitio. Hace bonito contrastando sus rosas con las hortalizas. Verdad?
Sí, el huerto estaba lindo... tan limpito! Me gusta ver el sustrato de los bancales fresco y húmedo. Nada que ver con las horas centrales del día en tal es la temperatura que toma que me da la impresión a veces de que las raíces de las hortalizas van a dañarse creciendo en ese horno. Qué duro va a ser este verano... Hoy comienza técnicamente y llevamos ya días en que se llega a las temperaturas más tórridas del estío habitual.

Creo que he plantado demasiadas cebollas. Entre blancas y moradas me van a sobrar pero bueno, a alguien se las regalaré!! Están comenzando a "levantarse". He preguntado en el Grupo de Facebook al que pertenezco y por lo que se ve es habitual que cuando las cebollas empiezan a engrosar se eleven y lleguen incluso a sobresalir del nivel del sustrato.
Según me han dicho, a diferencia de los puerros que cuando esto sucede hay que aporcarlos (echar tierra sobre la base del tallo para taparlo con la idea de que haya la mayor cantidad de blanco posible) con las cebollas no hay que hacer nada.
Se trata de plantas bianuales que se cultivan en el huerto como anuales. Teóricamente el primer año se deben dedicar a engordar y sería en el segundo año (si no se cosecharan) cuando deberían florecer. No obstante Pilar me ha comentado que a algunas les da por florecer el primer año.
Cuando eso ocurre debe quitarse el pedúnculo floral tan pronto como se vea. Por eso he estado mirando a ver si veía algún rastro de floración y poder eliminarlo pero no, no había nada.
Según me han aconsejado no debo echar tierra encima aunque las cebollas vayan subiendo. Es lo normal. Incluso que lleguen a asomar claramente por encima del nivel del sustrato cuando están ya gordas y maduras para cosecharse.
Estoy impaciente!! Veo que la parte inferior de los tallos han engrosado mucho pero todavía quedan meses para que pueda recolectarlas.
Pero si por una hortaliza estoy más impaciente todavía es por los tomates. A ver si este año mi cosecha es algo más decente que en años anteriores.
Esta temporada he comprado planteles de muchas variedades y espero que sean productivas. Nos encanta el gazpacho y me hace una ilusión tremenda poder hacerlo con mis propios tomates.
De momento la cosa va bien porque algunas matas ya están en flor y unas cuantas ya tienen algunos tomates formándose.
Qué bonitos!! Algunos, como los tomates de Barbastro, tan gorditos y esa forma típica como con arrugas y otros tan redonditos y tan verdes todavía!!

Por cierto, los esquejes de tomateras que me regaló Pilar y que puse a enraizar tras dejarlos unos días en agua y que brotaran raíces los planté ayer en los bancales. Un poco apretujados los cuatro porque ya no me queda espacio para más hortalizas pero bueno... me encantaría que lleguen a producir ricos tomates. Esta mañana estaban tan frescos, sin síntoma alguno de haber acusado el trasplante. A ver si siguen así...
Nunca he cultivado de la variedad Corazón de buey Excellent así que me ha encantado ver que ya hay algunos madurando en las matas. Desde el inicio parece que ya adoptan la forma que tendrán cuando maduren.
El huerto me genera mucha ilusión. Las expectativas de cosechar mis propias hortalizas me encanta!!
Se me pasa el tiempo mirando y escudriñando las plantas en busca de flores y frutos incipientes... me sigue pareciendo maravilloso todo el proceso y no veo el momento de empezar a cortar hortalizas para llevarlas a la cocina... 
Feliz día, queridos lectores.
María.