miércoles, 15 de junio de 2016

Stachys bizantina (Oreja de liebre) Una sedosa y aterciopelada vivaz.

A Stachys bizantina (de la familia de las Lamiáceas) se la conoce como oreja de liebre por la similitud de la forma de sus hojas con las orejas de estos simpáticos animales. Es una perenne herbácea muy original en su crecimiento, en su aspecto y en su floración.

No son sus flores lo llamativo de esta planta. La verdad es que son diminutas y nada del otro mundo si las miramos de una en una. Pero el conjunto de las espigas florales emergiendo sobre altos tallos sobre la base de la planta dónde brotan sus hojas de un color tan especial... sí, eso sí me parece llamativo. La encuentro tan original!! Incluso de sus tallos altos salen hojas pequeñitas al lado de las flores que van abriéndose poco a poco mientras el pedúnculo va creciendo. Empecé por una mata pero viendo lo bonita que es he puesto bastantes diseminadas por el jardín. 

A mediados de mayo comienzan a estirarse los extremos de algunos de sus tallos y van formando una espiga que puede alcanzar los 70 cm, quizás algo más cuando las matas estén bien consolidadas. Esta que veis está plantada el verano pasado, seguramente tendrá más envergadura la próxima temporada.

Me encanta como planta para combinar casi en cualquier sitio porque a su lado la mayoría hacen un buen contraste.
Es increíble el aspecto que tienen sus hojas afelpadas. Tan suaves al tacto...tan aterciopeladas. Me encanta!! Me gusta todo de ella, sus flores, su color, su follaje...

No tiene ningún requerimiento especial como no sea mantenerla fuera de encharcamientos. Incluso crece mejor en suelos con no demasiados nutrientes. Cultivarla con poco riego favorecerá su crecimiento y si no tiene agua en invierno puede que mantenga sus hojas en los tiempos fríos aunque es verdad que empeora bastante su aspecto secándose buena parte de sus hojas. 

Pero incluso dando la impresión de que casi ha muerto a causa de los fríos, llegada la primavera vuelve a brotar de la corona basal. tan solo precisará para ello una buena limpieza en profundidad de hojas y partes muertas durante la estación invernal para que vuelva a crecer con fuerza cubriendo de hojas rápidamente las coronas algo despobladas en invierno.

Incluso hay que tener algo de cuidado con ella porque si le gusta el sitio va abarcando con sus tallos postrados el terreno que la rodea así que si queremos mantenerla en el espacio asignado deberemos contener su crecimiento eliminando las partes que se vayan extendiendo por dónde no queramos.

Tengo bastantes matas por todo el jardín y he observado que aunque precisa sol, las matas más en mediasombra están más bonitas. Esta que muestro en las fotografías está cultivada en el jardín trasero y aunque al paso por el camino que lo atraviesa mi Iker le hace de vez en cuando un regalito levantando la pata, luce muy bonita ahora con su tallos llenos de diminutas flores que son pura atracción para los insectos. Lástima de las hojas amarillentas quemadas por sus regalitos ajjaja 

Creo que combina bien con la mata de salvias moradas que le he puesto a su lado, verdad? :)


Scabiosa cretica. Flores del acerico

Es su forma redonda y almohadillada por lo que se la conoce con el nombre común de flores del acerico, esa almohadilla dónde las costureras tienen clavados sus alfileres a la espera de ser usados y para que no se pierdan.
Scabiosa cretica es una vivaz poco leñosa perteneciente a la familia de la caprifoliáceas que podríamos incluir en el grupo de las todoterreno. La tengo sin riego desde el año pasado y si bien es verdad que cuando me acerco al seto norte con la manguera le echo un poco de agua, lo cierto es que me puedo olvidar de ella porque aguanta de todo.
He leído que prefiere los terrenos arcillosos pero el mío es arenoso. Los que tienen el pH algo alto, pero el mío es tendente a la acidez. Los algo nutridos pero yo la planté directamente en tierra, sin preocuparme de enriquecer previamente el terreno.Y que no aguanta heladas pero las dos matas se han mantenido con un aspecto más que digno durante el invierno.
El año pasado no crecieron demasiado pero esta primavera se están poniendo bastante bonitas. De modo que como planta que aguante bien las heladas moderadas,  la falta de cuidados, bastante la sequía y falta de abonados y que además no tenga plagas ni enfermedades...se puede contar con esta bonita planta sin duda. Siempre que esté cultivada a pleno sol porque de lo contrario no florece con profusión. 
Se trata de una matita no muy grande que puede alcanzar unos 50 cm de ancho por las mismas dimensiones de alto según me dijeron en el vivero pero yo creo que es posible que se extienda un poco más. Crece en forma algo postrada tumbando la parte baja de sus tallos con hojas grisáceas sobre el terreno. Es de la parte superior de ellos de los que ya más erectos brota el largo pedúnculo que sostiene las inflorescencias que en mi caso son de color malva pero hay variedades blancas y rosas también. Parece que son una gran atracción para los insectos por las visitas que hacen las abejas a ellas y al menos de momento no he visto que contraiga enfermedad alguna ni que padezca las plagas habituales del jardín.

Cuando me acuerdo, al pasar de camino hacia otras zonas del jardín le quito las inflorescencias pasadas y supongo que ello contribuye a alargar la floración.
Si se dejan secar sus flores forman unos bonitos aquenios que aunque no he probado seguramente pueden usarse para arreglos florales.