jueves, 2 de junio de 2016

Rosa 'Purple Skyliner'. Un rosal rambler muy variable de color (violeta o púrpura)

Creo que es el rosal cuyo color es más cambiante en mi jardín. Es muy difícil definir el color de Rosa 'Purple Skyliner' porque éste varía según la luz que incida sobre él y los tonos que presenta durante la mañana más tendentes a los púrpuras se tornan claramente más violetas, más azules, cuando el rosal está completamente en sombra y llega el atardecer.
Pero además es que las flores van cambiando de color desde que apenas forman los diminutos capullos hasta que están maduras y comienzan a ajarse. Pasa por toda la gama de magentas, púrpura violáceos, malvas...

Rosa 'Purple Skyliner' es un rosal rambler (sarmentoso) de floración repetitiva y registrado bajo el nombre de Franwekpurp en Reino Unido en 2002. Un cultivar que debemos al obtentor Frank R. Cowlishaw.
Suele compararse con Rosa 'Veilchenblau' aunque este rambler no tiene la capacidad de repetir floración y probablemente es algo más vigoroso que PS cuyo tamaño final es algo más pequeño.
Parece ser que puede alcanzar los 150/300 cm según la página de HMF dependiendo de que se cultive como arbustivo o permitiéndole crecer como rambler.
Las rosas de esta variedad son chiquitas. Ya lo veis en estas fotografías. Apenas 4/5 cm. Semidobles. Con unas preciosas pinceladas blancas. 



Se abren en el extremo de las ramas nuevas de un año y en las laterales de madera ya madura, en forma de grupos formados por un infinito número de capullos extraordinariamente pequeños y bonitos.



Abre sus pétalos casi horizontalmente formando una rosa bastante plana y ofreciendo en la madurez un corazón blanco sobre el que brillan sus dorados estambres y desde el que las pinceladas blancas llegan a teñir algunos de sus pétalos. No puede decirse que esta rosa no destaque por su belleza a pesar de su tamaño!!

Hablemos un poco del color de este rosal y de otros en la misma gama de púrpuras/violetas. 
El resultado final (global) del color es una combinación de tres factores: Temperaturas, sol que recibe y pH del suelo dónde se cultiva.
El año pasado no disfruté en exceso de la floración de este precioso rosal y ello porque en primavera era demasiado chiquito para dar muchas alegrías y en verano literalmente se achicharró por una ola de calor que se produjo. Me vi obligada a defoliarlo y hasta el otoño no llegué a verlo con una floración digna de ser llamada como tal.

Me parecieron un tanto púrpuras para mi gusto y me decepcioné un poco porque lo que quería en esta zona dónde lo cultivo era un rosal todavía más en la gama de violetas. A pesar de todo debo decir que he visto rosales de esta variedad cultivados en suelos alcalinos y en los que domina sin duda los magentas y púrpuras sin apreciarse casi tendencia a los malvas. Hay que tener en cuenta que el suelo de mi jardín es granítico, ácido y ello influye en el color con el que los rosales florecen.

Todos sabemos lo cambiante que puede ser el color de las floraciones de las rosas dependiendo del suelo y del clima dónde se cultivan. Rosa 'Purple Skiliner' lo es especialmente.
Estuve leyendo y comprobé que había aficionados a las rosas que afirmaban que este tipo de rosas son más azuladas si se cultivan en suelo ácidos y si además están en jardines con no demasiado calor.


La temperatura que puede alcanzar mi jardín no está en mi mano modificarla y hasta que los árboles de esta zona del jardín crezcan no verterán sobre el rosal su sombra para protegerlo del sol del mediodía.

Pero pensé que podría experimentar qué resultados me daría en este sentido bajar algo el pH del suelo de este rosal.
Consideré la posibilidad de utilizar para ello azufre en polvo pero desistí ya que este producto tiene mejor resultado mezclándolo con el suelo en los 30 cm primeros. El hecho de que el rosal ya estuviera plantado y por tanto desarrolladas sus raíces me echó para atrás en el intento por temor a dañar el cepellón.
Con esta idea y dejado transcurrir un semana desde que aboné con fertilizantes orgánicos los rosales,  apliqué 50 gramos de sulfato de hierro a la zona alrededor de la base de este rosal y lo mezclé someramente con el suelo. Usé sulfato de hierro del granulado marrón, no el verdoso claro de partículas más finas y que suele emplearse disuelto en el agua del riego. Removí un poco la tierra y regué en profundidad.

También cambié sobre el suelo el acolchado que acostumbro a poner en la base de los rosales (Que este año ha sido a base exclusivamente de compost de fabricación propia) y sobre él madera troceada bastante pequeña. Pero este año añadí algo de turba rubia a este acolchado con el fin de que la lluvia y el riego posteriormente cuando fuera tiempo de regar fueran acidificando también algo más el suelo.

Evidentemente este tipo de experimentos tratándose de una sola vez y de un solo rosal no pueden llevar a ninguna conclusión definitiva ni afirmarse que el cambio de color de esta temporada se deba exclusivamente a la bajada de pH que intenté en su suelo. En este cambio pueden haber intervenido muchos otros factores. Desde las temperaturas de esta primavera (Que han sido más bajas que el año pasado); a cambios en la composición y acidez del suelo por los constantes aportes de materia orgánica que realizo; a efectos del abonado orgánico e incluso a la propia madurez del rosal. Pero el cambio es evidente, de eso no tengo duda alguna :)

Viendo los resultados y aunque ya digo que no puedo afirmar que se deba a la aplicación de estos productos, sin duda seguiré haciendo una aportación al final del invierno de sulfato de hierro y volveré a incluir la turba rubia como parte de su acolchado. Cuando, tras la primera floración de los rosales vuelva a abonarlos repetiré la operación porque si bien es cierto que para ser serios, no tengo pruebas empíricas para poder establecer una relación directa entre el sulfato de hierro y el cambio de color de las rosas esta primavera, lo que es indudable es que no le ha ido mal ya que el rosal se ve totalmente sano, fuerte y con una floración abundante.
Si alguien está interesado en echar un vistazo a las distintas formas de acidificar el suelo del jardín puede consultar el artículo que publiqué en noviembre de 2014 en el que traté largo y tendido sobre estas técnicas.


Esta temporada las flores de Rosa 'Purple Skyliner' son claramente violetas en cuanto les deja de dar el sol e incluso dándole la luz directa las rosas que van envejeciendo son mucho más azuladas que la temporada anterior. El conjunto del rosal es menos magenta, de colores menos cálidos.
En todo caso y domine los tonos cálidos o fríos este rosal suele producir en cualquier suelo unas rosas que van virando a grises azulados cuando envejecen.
Me gusta muchísimo más esta primavera. Creo que tienen unos tonos maravillosos, es verdad que sigue siendo algo púrpura cuando recibe la luz del sol pero indudablemente lo es mucho menos que el otoño pasado. Por la mañana temprano y después de las horas centrales del día el rosal luce claramente violeta. De un maravilloso violeta cosa que no ocurría el año pasado!! ;)
Mencionábamos antes un segundo factor que influía en el color de las rosas de estos tonos: la insolación que reciben. Me apetece cultivar esta variedad en otro rincón del jardín dónde el rosal no reciba el sol del mediodía con un nivel mucho más alto de rayos ultravioletas. Como decíamos más arriba, la luz que recibe el rosal también influye en el color final de su floración. A mayor sombra, o con luz menos intensa y por tanto con menos rayos ultravioletas, más azuladas son las flores. A más sol, más púrpuras.
De hecho, los fotógrafos profesional utilizan al tirar sus fotografías un filtro ultravioleta para proteger las lentes. Estos filtros producen fotografías de flores algo más azuladas que cuando no se usan. No es mi caso porque ni sé nada de técnicas fotográficas ni tengo una cámara tan siquiera decente. Pero todos hemos podido observar cómo las flores (y cualquier objeto) fotografíados a la sombra y al atardecer resultan mucho más azuladas que al sol.
La temperatura del jardín es el tercer factor. Ahí poco puede hacerse salvo, si preferimos más la gama de los colores fríos, intentar protegerlos algo de las altas temperaturas cultivándolos cerca de árboles y arbustos que refresquen la zona al menos en unos grados.
En todo caso los rosales florecen en la gama que florecen. Es de perogrullo sí, pero es algo que debemos aceptar y que en nuestra mano está una ligera modificación pero no un cambio radical en su color.

Con independencia del color lo que sí parece bastante seguro a tenor de lo que he leído a aficionados en algunos foros especializados y por los que siento un gran respeto es que estos rosales, además de dar floraciones más púrpuras, es que la salud del rosal es mayor en suelos algo ácidos presentando en algunas ocasiones cierto grado de clorosis en suelos de alto pH
Se suele mencionar la falta de aroma de RV a favor de Rosa 'Purple Skyliner' cuando se comparan. Pero lo cierto es que yo no llego a apreciar aroma alguno y si noto algo de fragancia es tan sumamente ligera que no lo mencionaría como una cualidad que me hiciera decantarme por este rosal si estuviera en la tesitura de elegirlo.
El tipo de crecimiento de Rosa 'Purple Skyliner' es el del tipo de rosal que es, un rambler. Es decir, un rosal que se desarrolla generalmente en altura emitiendo largos vástagos desde la base, muy flexibles, muy fáciles de conducir si los comparamos con los rosales trepadores. Son ramas gráciles, de bonito arqueado que lucen preciosas sobresaliendo del cuerpo del rosal.

No recuerdo ahora dónde he leído que se trata de un rosal sin espinas. Yo discrepo un poquito. Si bien es cierto que los brotes nuevos carecen de los aguijones de  otras variedades de rosas, también lo es que según envejecen los tallos, los más viejos presentan aguijones tan punzantes como cualquier otro rosal. 
Pero además este rosal es algo "engañoso". Una ve los tallos recién brotados, lisos, si espinas...y cree que puede manipular sin guantes los vástagos para conducirlos o atarlos sobre el soporte dónde crece hasta que en la piel de tus manos sientes clavarse estos "inofensivos" y pequeños aguijones que recorren el raquis de cada hoja por su parte inferior jajajajja 

La estructura de ramas de un rosal rambler es, mejor dicho, debiera ser mucho menos "permanente" que la de un trepador. Los fuertes y jóvenes brotes que emite el rosal cada año son fructíferos solo las primeras temporadas, luego poco a poco van dando menos rosas. Esta estructura, mediante la poda es conveniente mantenerla rejuvenecida para impedir que este tipo de rosales se conviertan en una maraña de ramas imposibles de colocar cuando se han dejado de la mano de Dios demasiado tiempo. Además, no hacer una limpieza de las ramas viejas e improductivas conduce a impedir que el rosal tenga la aireación suficiente y a la larga a una menor floración.
Para mantener joven la estructura tan solo tenemos que eliminar cada año las cañas más viejas que además de por su aspecto serán fáciles de reconocer porque bajarán claramente en su producción de rosas. Esta eliminación desde la base propiciará el surgimiento de nuevas y productivas ramas que florecerán a la temporada siguiente.


Para aquellos lectores que no tenga demasiada idea de la forma de podar un rosal rambler pongo a su disposición el artículo que publiqué en este blog en el que intenté ofrecer una información clara y abundante sobre este aspecto.
No todos los rambler florecen en el crecimiento nuevo del año. Muchos lo hacen solo en las cañas maduras brotadas ya durante la temporada pasada. No es el caso de Rosa 'Purple Skyliner'. Esta capacidad de florecer en el crecimiento del año es lo que permite que sea refloreciente y que una vez pasada su gran explosión de flores de final de la primavera nos vuelva a deleitar con sus delicadas rosas.