domingo, 8 de mayo de 2016

Los Allium. Protagonistas del jardín trasero a comienzos de mayo

Ahora, a mediados de mayo, los Allium son los protagonistas absolutos de mi jardín trasero,. No hay duda!! 
Todo este jardín ubicado tras la fachada norte de la casa va en una gama de color fría a base de violetas, rosas, azules, blancos y el magenta de muchas rosas. 

La idea era plantar estos bulbos de ajos ornamentales para que se mezclaran con las rosas abiertas pero como el tiempo está como está, las rosas apenas están empezando a abrirse ahora y los ajos ya están prácticamente abiertos todos así que al menos este año no coincidirán las floraciones. De todos modos también está bonito así, es imposible no mirarlos así, como esferas flotando en el aire.
A mediados de septiembre del año pasado compré unos sesenta en total. De cuatro variedades. Se trataba de una oferta de los supermercados Lidl. Eran sanos, gruesos... me parecieron de una calidad extraordinaria así que no lo dudé, eran de calidad y estábamos en buena época de plantación de los bulbos de primavera!! El resultado ha sido tan magnífico que si vuelvo a ver la oferta compraré de nuevo más Allium de estos. Prácticamente no ha fallado ni uno. Planté, ya digo, unos sesenta y los sesenta casi han florecido. De hecho un par de las variedades no están abiertos del todo pero ya lo están casi.


Los bulbos de primavera me parecen preciosos. Aportan al inicio de la temporada (salvo en años como este en los que mi jardín no sé por qué, todo va retrasado) unos colores limpios, nítidos que destacan sin dificultad entre las plantas aún sin brotar del todo. Son las primeras flores del jardín y se agradecen tanto...
La única pega, que no lo es tanto, es que es imprescindible conservar las hojas una vez se pasan las flores. Es a través de ellas y hasta que amarillean y solas se desprenden, como el bulbo retoma los nutrientes precisos para volverse a "recargar" y florecer de nuevo la próxima temporada. Una vez se han caído las hojas, podríamos decir que los bulbos se echan a dormir y no precisan más hasta la siguiente temporada. Pero claro, hay que mantener esas hojas ahí, en los arriates, ocupando un espacio entre las demás plantas pero sobretodo, lo peor es el aspecto que van tomando según van amarilleando y estropeándose. De lo contrario, de arrancar o cortar las hojas cuando se pasan las flores, tendríamos un bulbo que ha gastado toda su energía en la floración y que estará desnutrido y no válido para la siguiente. Así que, sí o sí, deben permanecer con sus hojas hasta que ellos, buenamente, quieran desprenderse de ellas cuando ya no le son útiles.
La solución pasa por intentar poner los grupos de bulbos en zonas entre las plantas para que al crecer éstas tapen las hojas amarillentas. Es también conveniente, sobretodo,  ubicar plantaciones delante de ellos, de manera que al crecer éstas oculten esas hojas de los bulbos que van adquiriendo según se secan un mal aspecto y que afearían el arriate en caso de estar totalmente a la vista. 

Esto es más importante si cabe en el caso de los ajos ornamentales cuyas hojas acintadas comienzan a marchitarse enseguida, antes incluso de que acabe la floración.
Os comento algo que yo hago y que siempre me ha funcionado bien con relación a este tema de las hojas después de la floración. En cuanto empiezan a pasarse las flores hago un manojo con todas las hojas y las ato para que se mantengan en pie un tiempo más y todas juntas. Es mucho mejor así, no se desparraman alrededor de los tallos de las flores del bulbo y es más fácil mantener limpio y con buen aspecto los arriates.
No sé qué pasa este año, es como si con tanta lluvia y bajada de temperaturas no terminara de implantarse la primavera comenzada cronológicamente hace ya semanas. Todo crece y florece con retraso, algunas plantas casi un mes... en fin, esperemos que el verano también se tome su tiempo y no tenga prisa en venir con sus altas temperaturas a achicharrar el jardín :)
Digo esto porque muchas de vivaces de este arriate que tendrían que haber brotado antes y a estas alturas del año estar más crecidas, se han retrasado, dejando a la vista demasiado las hojas de estos ajos. Qué se le va a hacer!! Cada planta comienza a crecer cuando quiere y no cuando nosotros decidimos, verdad? jejeje
Solo me ha decepcionado un poquito el hecho de que las cuatro variedades que adquirí son de unos tonos prácticamente iguales. No es que me disguste esta gama de violetas pero hubiera preferido presentaran más tonalidades. En fin...

Por lo demás han brotado estupendamente y no ha habido prácticamente ningún bulbo que haya fracasado en la floración. Esto no siempre es así como sabéis. Cuántas veces hemos comprado bulbos de narcisos, tulipanes o de estos Allium y luego, al final, poco más de la mitad han llegado a dar flor?
Por eso cada vez estoy más convencida de que hay que comprar bulbos de calidad. Grandes, sin manchas, sanos. Sólo así se garantiza que el número de bulbos que plantamos será el de las flores que tendremos.
Antes de que se me vaya el Santo al cielo, quiero comentaros un detalle que yo tendré en cuenta para la próxima temporada. Como podéis ver en las fotografías, las hojas de los ajos tienden a abrirse bastante desde que empiezan a crecer un poco. Es normal que llevando días lloviendo a cántaros como está lloviendo, muchas plantas lleguen a tumbarse con el peso del agua pero es que a estos ajos las hojas se le han abierto casi desde el principio. En el momento en que comenzaron a tomar cierta altura se abrieron y casi llegaban a tocar el suelo.



Hasta ahora no había cultivado ajos ornamentales no desconocía este detalle. Pero la próxima temporada tendré la precaución de, en cuánto las hojas estén ya desarrolladas unos 30/40 cm atarlas de manera que se mantengan paralelas lo más posible a los tallos de los ajos y al menos no lleguen a tumbarse sobre el suelo como me ha ocurrido este año. No me gusta nada este efecto "desparramado" y que se hubiera hecho menos evidente de haber crecido más el resto de las plantas. Buenos, vamos aprendiendo a base de errores ;) Otra cosa que sabemos y podremos anticipar la próxima temporada. El próximo año no esperaremos a que termine la floración para atar las hojas!!

Plantación. No puede ser más fácil, un hoyito en el suelo de una profundidad que será variable en función de la variedad de bulbo que estemos plantando y dicen que en función del diámetro pero yo la verdad, a pesar de tener estos Allium un diámetro muy variable según la variedad, los planté aproximadamente todos a la misma altura: unos 20 cm para que hubiera 15 cm de suelo por encima.
Nunca se me han estropeado los bulbos por plantarlos con cierta profundidad. Cuando alguno ha estado demasiado somero, si el terreno de la zona del jardín dónde han brotado, no estaba bien compactado se me ha dado el caso de que se ha tumbado con el peso del tallo, hojas y flor. Así que prefiero cierta hondura para, primero, protegerlos de las heladas y, segundo, que la planta una vez crece tenga cierta solidez y no se tumbe a la primer que haga algo de viento.
El cultivo de Allium no tiene ninguna dificultad. Un suelo ligero, sin requerimientos especiales en cuanto a pH, con algo de materia orgánica, sin ser en demasía. En cuánto a la insolación, se conforman con una ubicación en semisombra pero aguantan perfectamente el pleno sol. Precisan, eso si, que el terreno no tenga problemas de drenaje y no se produzcan encharcamientos. La acumulación de agua en el suelo conduce, en cualquier bulbo, a enfermedades y podredumbres. 
Aunque he leo en algunas partes que precisan de cierta protección debo decir que en mi jardín, dónde como os digo a menudo, hay heladas, resisten perfectamente las bajas temperaturas invernales sin precisar ninguna protección. Sí debo aclarar que yo los planto bastante hundidos (como unos 15 cm de suelo por encima de ellos) y este espesor de suelo los protege de las heladas. No sé qué efectos tendría de haberlos plantado más someros.
Tienen algo estupendo, que las umbelas se abren lentamente, con lo cual, la floración se prolonga. Las flores antes de abrirse se hallan recubiertas por las brácteas exteriores formando una especie de nuez bastante grande que llegado su momento se abre y comienzan a aparecer las flores que guarda en su interior. Al inicio las inflorescencias no son globosas, si no en forma de media esfera. Si nos fijamos, en la parte inferior de la flor, tiene unas espatas, que son las brácteas que sostienen a modo de "manojo" las flores y las sujeta al principio pero luego estas espatas van separándose de la flor y curvándose hacia el exterior permitiendo abrirse al resto de flores de la parte inferior de la inflorencia. Es entonces cuando las flores adoptan la típica forma de globo. En esta foto podemos ver muy bien las espatas y las flores aún sin abrir de la parte inferior de la inflorescencia.


Variedades de Allium hay muchísimas y ni todas tienen la misma altura ni el mismo diámetro sus flores. 
Os comento las variedades que yo tengo en el jardín, por si os interesa a la hora de que queráis comprar algunas, saber un poco la altura y el tamaño de las inflorescencias así como otras características.
Comienzo por Allium 'Violet beauty' con umbela no excesivamente grande en comparación con otras variedades. Este año los míos pueden medir unos 5/7 cm de diámetro. Hojas acintadas y bastante estrechas y largas que permanecen poco tiempo en pie, desparramándose, como os contaba más arriba, al poco tiempo de empezar a brotar el bulbo. Ahora mismo tienen una altura de más o menos 75/80 cm. Aunque puede que aún crezcan un poco porque las umbelas tienen aún las espatas basales no están dobladas totalmente hacia fuera y por tanto aún le quedan días para terminar de madurar la flor.


Planté tan solo 6 bulbos de Allium 'Purple Sensation'. Son los más retrasados, de hecho aún no podría decir como son las flores porque apenas se están empezando a abrir. Eso sí, son bastante altos, ya tienen entre 1 metros y alguno ha llegado al 130 cm. Da la impresión de que serán muy semejantes a la variedad anterior.
Y aunque las espatas aún no se han abierto y la flor permanece aún bastante encerrada en ellas, parece que es bastante semejante en tamaño y forma a 'Violet Beauty.

Lo más numerosos, unos 30 bulbos, son Allium 'Purple Rain'. Absolutamente vistosos. Con umbelas que alcanzan los 15/16 cm de diámetro. Espectaculares!! Son como menos densas, más etéreas, las flores están como más separadas. También tienen unas largas y estrechas hojas que se tumban con facilidad.


Y por último, planté cinco hermormísimos bulbos de 20 cm de diámetro de Allium 'Gladiator'. Eran magníficos!! y no me han decepcionado. De la base brotan unas hojas carnosas, gruesas, que permanecen bastante rígidas sin presentar la tendencia a tumbarse de la mayoría de las otras variedades. Todavía tienen las espatas basales hacia arriba, de manera que aún tienen que bajar éstas y con ello, que la umbela se redondee. Son bastante altos unos 120/130. Debo decir que al plantarlos, hay que tener en cuenta el gran tamaño de la parte inferior de cada bulbo. Al ser las hojas tan anchas (unos 10 cm) aunque curvadas un poco, abultan bastante, con lo que debemos darle su espacio entre otras plantaciones.


Bueno, creo que poco me resta decir sobre ellos aparte de animar a cualquier jardinero a cultivarlos. Ya veis lo preciosos que quedan sus flores esféricas sobrevolando las demás plantas. Además, incluso una vez secas son preciosas en el arriate. Yo no las retiro, me gustan sus inflorescencias secas en medio de las plantaciones verdes.... fáciles, sin requerimientos especiales, con floración preciosa, nada tendentes a enfermedades y, si encontráis como yo una buena oferta...baratos!! Qué más se puede pedir por unos diez euros que me gasté en total en las cuatro bolsas salvo que el año que viene vuelva a encontrar de nuevo esta oferta? jejeje :)