martes, 26 de abril de 2016

Othonna cheirifolia

Othonna cheirifolia es una asterácea resistente, con hojas de preciosos tonos grisáceos y una alegre y brillante floración. Podría decirse que es una todoterreno. Aguanta bastante bien la falta de agua aunque conviene regarla de vez en cuando el primer año hasta que arraigue. 

Cuando llevan un tiempo plantadas desarrollan unos tallos semileñosos sobre los que brotan sus hojas que por lo carnosas no pareciera que aguantan las temperaturas tan bajas como resisten. Una vez arraigadas se extiende sin dificultad con sus tallos postrados y forma matas bastante amplias en poco tiempo y de poca altura. Lo que convierte a Othona cheirifolia en una planta idónea para tapizar zonas soledadas que además se mantiene todo el año "impolulta". Prácticamente no hay que limpiarla de hojas secas porque ya digo, mantiene una salud envidiable y su aspecto carnoso y liso me encanta!!

Resiste bastante bien mi clima con heladas no demasiado profundas pero sí frecuentes y es una buen opción de hoja resistente para zonas sin problema de drenaje en el suelo, cosa que detestan. Puede crecer incluso en suelos bastante pobres y sin demasiados cuidados siempre que reciba muchas horas de sol.
Las flores según van secándose adoptan un aspecto precioso, seco pero muy bonito y en su parte inferior, los sépalos (no estoy segura de que sean sépalos, puede que sean brácteas) también alargan el tiempo de interés de la planta. Por cierto, con estos los sépalos de sus flores una vez pasadas pueden usarse para arreglos florales que duran mucho tiempo.
Tengo varias matas en el jardín, con ubicaciones distintas y cada una florece en un momento distinto. Ahora en primavera están en flor pero también he tenido alguna en verano.
En fin, una planta fácil y bonita que no precisa de nada especial para tapizar un buen espacio y premiarnos con una bonita y prolongada floración y que además no nos dará ningún quebradero de cabeza porque no es nada tendente a plagas ni a enfermedades.