lunes, 28 de marzo de 2016

Bañeras y bebederos para pájaros en el jardín

No he tenido suerte hasta ahora o más bien no he estado acertada las veces que anteriormente he intentado ubicar bebederos y bañeras para pájaros y es que no he caído en la cuenta de los problemas que cada uno de los que he puesto tenían. 
He estado informándome un poco sobre las características con las que debiera contar este tipo de recipientes y ahora veo claro cuales habían sido mis errores. Por lo visto estos baños para pájaros deben contar con algunas condiciones para que sean agradables para los pájaros y a la vez cómodos para mantenerlos.
No siempre resulta fácil la localización para los pájaros de lugares dónde poder beber o dónde darse un baño. En ocasiones los cursos de los ríos están alejados y facilitarse un poco la vida a estos deliciosos seres no nos cuesta nada. Pensemos la distancia que en ocasiones, en verano, con un sol tórrido encima del cielo, deben recorrer estas aveces para saciar su sed. Un simple recipiente que reúna algunas características determinadas nos servirá a la vez que nuestro jardín se embellecerá con la presencia de estos preciosos seres que también son parte del jardín. No sólo las plantas!! :)

Debemos ofrecer a los pájaros agua limpia y fresca constantemente lo que requiere de un constante mantenimiento de nuestra parte.
No deben ser excesivamente profundos para que los pájaros no lo sientan peligro y teman ahogarse en ellos. Apenas unos centímetros, sobretodo en el perímetro externo. Si el recipiente es demasiado hondo pueden ubicarse piedras en el centro de modo que los pájaros no vean peligro en ahogarse en estas bañeras y las usen sin miedo. Eso he hecho yo, meter dentro una piedra que me ha parecido bonita y que ya tiene algo de musgo y la humedad constante hará que en poco esté más verde. A los pajarillos seguro que la belleza del pedrolo le dará igual pero a una no!! jejejje 

La ubicación de la bañera debe estar en un lugar dónde los pájaros puedan ver venir, si llega el caso, a cualquier posible depredador como un gato por ejemplo. Este que os muestro en las fotografías lo he puesto en un lugar cercano a la zona dónde suele estar Iker. Mi perro odia los gatos de un modo exagerado. No los puede ni ver. Tan pronto los huele de lejos eriza el pelo de su lomo y va a buscar al intruso así que sé que por esta zona Iker es raro que permita que ningún gato se acerque a la bañera.
Que la superficie no sea resbaladiza para que los pájaros no pierdan su equilibrio. Los recipientes de cristal por lo visto no son muy útiles por tanto.

La vegetación cercana no debería tener altura suficiente como para que un gato pueda esconderse al acecho. 
Lo ideal es la presencia de algunas ramas de arbustos cercanas a la bañera y a poca altura, para que aún mojados, en caso de urgencia, los pájaros puedan guarecerse entre las hojas. Los pájaros vuelan mal recién mojados, si llega un depredador deben contar con un lugar dónde rápidamente ponerse fuera de su alcance. 

Fácil de limpiar y mantener constantemente llena. Esta vez tengo una manguera a unos pocos metros así que no tendré dificultad en cada día echar agua hasta rebosar y mantener perfectamente limpia y fresca el agua del recipiente.
En mi jardín, en verano, se alcanzan unas temperaturas bastante altas. Creo que el agua se mantendrá más agradable y habrá menos evaporación aquí, delante de la fachada norte de la casa dónde la sombra protegerá el agua del calor.
También, para mi disfrute lo he situado de manera que pueda verlo desde el interior de mi casa. Puede ser un buen punto para observar cómo los pájaros gozan de un bañito sin sentirse amenazados por mi presencia a la vez que me permite tomar algunas fotografías y disfrutar de la escena.
A ver si esta vez logro que los pájaros dispongan de un baño agradable dónde puedan refrescarse y bebe un poco de agua. Espero que esta vez tenga mejores resultados y los pájaros puedan gozar de un refrescante baño cuando en verano el sol apriete.
He usado un recipiente de barro no demasiado grande cuyo agujero de drenaje he cerrado con un tapón de corcho que compré en los chinos. Con tanta suerte que tenía la medida exacta y no he tenido que rectificar el diámetro cortando el corcho con una navaja como tenía pensado hacer en el caso de hubiera sido demasiado grande.

Los anteriores veréis que cada uno adolecía de un problema:
El primero que intenté fue simplemente un gran plato de barro de los que se usan bajo los maceteros y lo puse sobre la parte inferior de una gran mimosa que se derribó (ella solita) recién venidos a vivir aquí. El problema no lo tenía en sí mismo el plato, que la verdad, tenía la profundidad y dimensiones adecuadas, si no la ubicación que le di. Bajo uno de los enebros. Estos árboles sueltan constantemente briznas así que el agua no se mantenía limpia y además contaba con otra dificultad la ubicación, no hay cerca una manguera. Qué ocurre? Que si no tienes fácil la limpieza y llenado de este tipo de recipientes que te resulte cómodo terminan por pasar días sin rellenarlos con lo que en verano, rápidamente se evapora el agua.

Puse otro, esta vez un pequeño bebedero dentro de una casita de madera entre las ramas de un Prunus cesarifera. El mismo problema, la manguera u otro tipo de punto de agua está lejísimos así que, la verdad, no me acuerdo de llevar agua hasta allí para reponer y limpiar la del pequeño recipiente.