martes, 22 de marzo de 2016

Un paseo para ver los enebros (Juniperus oxycedrus) que hoy lucen preciosos

Hoy no me apetecía escribir sobre aspectos botánicos de los enebros. Hoy me apetecía tan solo hacer un paseo por el jardín para enseñaros estos preciosos árboles y mostraros su belleza que para mí resplandece y cuya contemplación me emociona en este momento del año cuando la humedad del invierno aún no se fue y los calores del verano queda todavía lejos.
Lleva unos días lloviendo y el musgo que el tiempo depositó sobre sus troncos reverdece y adquiere una belleza que subyuga. Están por todas partes. Vayas por dónde vayas, camines por dónde camines, todo el espacio está lleno de enebros (Juniperus oxycedrum). Son el alma de mi jardín (junto con las piedras) Constituyen el armazón sobre el que se sostiene todo el diseño.  Sin ellos el jardín no sería como es. Sería otro, distinto, pero no el que es. Están por todas partes mezclándose con encinas, mimosas y algún pino.

Están ahí desde siempre. Nadie los plantó o lo hizo la propia Naturaleza. Hace mucho, mucho tiempo. Son árboles de muy lento crecimiento y a tenor del tamaño de algunos de los que viven en mi jardín, son árboles muy viejos que llevan creciendo sobre su suelo desde hace ya ni se sabe...
Forman parte del arbolado de esta parte de la Sierra Oeste de Madrid. Pinos, enebros, encinas... formaban parte del paisaje antes de parcelarse la zona y convertirse en una urbanización que por cierto, aun conserva un aspecto bastante agreste.

Como todo lo que le llevó tiempo hacerse, año a año, primavera a primavera, estos árboles han "criado" su pátina. Ese aspecto añejo de belleza extraordinaria especialmente cuando el tiempo está húmedo. Sobre sus troncos viven un batallón de seres de todo tipo formando un micromundo dentro de otro mundo. 

No me puedo resistir a tocar los troncos cada vez que paso junto alguno con este aspecto. Cómo no hacerlo? Con esas cortezas, con esa vida creciendo sobre ellos...Me tienen enamorada!! :) Las rosas son hermosas, claro que lo son pero esta hermosura creciendo sobre las cortezas...acaso es menos hermoso que una rosa? Para mí, no :)
Es cierto que mi jardín es de nueva creación pero no es un jardín nuevo en algunos aspectos fundamentales y no lo es precisamente porque se "asienta" sobre una estructura muy muy antigua y eso le da solera. Un aspecto imposible de conseguir cuando el jardín completo debe crearse, desde los arbustos a los árboles.


He plantado muchos estos dos años pero ninguno tiene la belleza de estos. Aún no. Lograran vestirse con galas tan hermosas como estos enebros pero tendrán que pasar muchos años antes de que así sea.
Este esqueleto que diseño la propia Naturaleza según sus criterios de distancias y orientación yo jamás la hubiera logrado superar con mis esquemas jajajja  Su distribución permite que incluso ahora, apenas como quien dice al final del invierno y apenas abriéndose las yemas de los caducifolios, el jardín no luzca desnudo si no que conserve su belleza incluso en esta estación.
Los hay realmente grandes. Con copas como enormes hongos con su borde inferior deshilachado, asemejándose a cortinillas vegetales...Qué bonitos son!! Hoy conté los ejemplares hembras y solo hay tres en el jardín. Ellas lucen sus redondeados frutos de aspecto pulverulento y de color cambiantes según van madurando.
Los enebros son curiosos en muchos sentidos. Desde fuera pareciera que son espeso y tupidos pero te sitúas bajo ellos y son mucho menos densos de lo que pareciera. Con infinidad de ramaje interior que sirve de cobijo y e alimento a infinidad de aves de la zona. Veo todos los días como grupos de rabilargos, de tordos, sobrevuelan el jardín y huyen de enebro en enebro tan pronto me oyen acercarme. 
Hoy ha sido un día duro de trabajo pero de esos que aunque agotada te sientes profundamente bien. A ratos luciendo un sol brillante y suave, a ratos nublado y cayendo una fina lluvia. He tenido suerte y a la hora del almuerzo he podido disfrutar de un cálido solecito y mi comida sencilla sobre la mesita bajo el extremos de las ramas de este gran enebro. Puse ahí la mesita precisamente por eso, porque en invierno el sol la baña y permite tomarse un café o incluso comer si no somos más de dos disfrutando de una buena vista del jardín y de los rayitos de sol si hay suerte.
Hoy he disfrutado de lo lindo de estos preciosos árboles. La lluvia resbalaba por sus troncos mansamente, metiéndose en las hoquedades para volver a caer tronco abajo empapando el musgo y los líquenes... Sé que la pregunta es tonta pero una y otra vez me la formulo. Cómo puede hacer la naturaleza algo tan hermoso!! Me he sentido profundamente privilegiada por poder disfrutar viendo estos troncos mientras comía. Qué lujo!!

A través de sus copas siguen viéndose los árboles y plantaciones que hay más allá de ellos. Como blondas transparentes traslucen hoy las mimosas con sus confites de limón brillantes y aromáticos al sol.
Esta falta de espesor hace que todas su ramas se muevan con extrema facilidad tan pronto sopla un poco de brisa y que los días de tormenta y fuerte viento sus contoneos casi te hagan pensar que se que que se quebrarán. Producen un sonido precioso al crujir y frotar sus ramas y es entonces cuando parece que el alma del jardín deja de permanecer muda para tomar la palabra... 
Dos de los más grandes se ubican en la parte alta del jardín, frente a la fachada sur de la casa. Son enormes y sus grandes copas presiden el camino de bajada al jardín. 



Son protagonistas incluso desde las propias terrazas enmarcando la torre de la iglesia que se ve a lo lejos.
Se trata de árboles que cuando crecen en el campo solemos ver ramificados casi desde la base y tienen varios troncos desde bastante bajo. Tengo este enebro en el huerto cuya parte visible del tronco es la orientada al norte y estaba tan bonita hoy que no he podido resistirme a tomar una fotografía!!

Diseminados sin ajustarse a ideas de jardineros soy yo la que me voy adaptando a ellos con las estructuras y plantaciones que voy introduciendo en el jardín porque así tiene que ser. Cuando se cuenta con una base tan clara y de tanto peso al crear un nuevo jardín pienso que cometería un grave error si no me adaptara y me hubiera planteado ni remotamente eliminar cualquiera de ellos. Están ahí mucho antes de que yo llegara y seguirán estando una vez me vaya yo y los que me sigan. Sobre ellos crecerán en unos años rosales y otras trepadoras pero seguirán siendo ellos los protagonistas. Sin duda. Así que está claro quien tiene más derechos jejeje.

Algunos torcidos, según crecieron pero a mí precisamente esta falta de "rectitud" me parece tan bonita y tan natural... A veces me pregunto por qué solemos plantar los árboles que plantamos nuevos en el jardín tan tiesos, tan rectos...cuando en la naturaleza rara vez los vemos con esa perfección. Tengo una mimosa en precario equilibrio. Casi parece que se va a caer... me parece precioso el rincón que forma junto a un enebro ramificado casi desde la base. Lo queme gusta es precisamente eso, que esté tan inclinada y cruce ópticamente la plataforma de hormigón que se ve al fondo.
Los enebros proyectan amplias sombras sobre algunas zonas de mi jardín creando espacios más frescos y húmedos incluso en verano cuando el sol achicharra las zonas dónde no hay arbolado. Esta sombra continuada ha permitido que el muro de piedra que sostiene las dos terrazas que bordea la casa estén cuajadas de musgos. Ese musgo que tanto me gusta y que tan hermoso es sobre las piedras...



Instalación de valla y portón en la entrada del huerto

Hemos decidido cerrar el huerto con una bonita valla y un portón. Iker, nuestro perro nos deja "regalitos" diseminados por todo el jardín y ahora ya, últimamente también los deja en el huerto. No me hace ni chispa de gracia limpiarlos de encima de los arbustos, porque él no puede hacerlo como todos los perros, en el suelo. No! Él tiene que encaramarse hasta lograr dejarte el regalo sobre los arbustos. En fin, manías de cada perro...Y malo es sobre las plantas del jardín pero he observado que ya también pretende extender su área de "acción" al huerto. Y la verdad, no. Eso ya me repugna de tal manera que sería incapaz de comerme nada sin saber qué habrá hecho Iker :)


Para que las hortalizas queden "a salvo" de él hemos pensando que sería buena cosa acotar sus paseos en esta zona. Y ya de paso ponemos en el jardín central un nuevo punto de interés que una vez tenga las plantaciones hechas y crecidas pienso que quedará preciosa esta entrada al huerto. Qué animosa soy!! jajajajja :P 
El huerto tiene otra entrada, desde la rampa de acceso del coche dónde pusimos una celosías para cultivar manzanos en espaldera sobre ellas y ahí habrá otra puerta igual a la que hemos puesto aquí.
Las medidas, ubicación de los elementos y el diseño con todo detalle ha sido el producto de horas de conversación por chat con mi amiga Claudia. Qué divertido!! Construir el diseño de esta zona con Claudia, con su buen gusto y su mejor sentido común. A veces avanzábamos en la ejecución pero surgía una duda, un pequeño problema. Cuando la gente quiere compartir, Internet te brinda la oportunidad de hacerlo. Las diferencias horarias (ella vive en Argentina) hacía necesario a veces "dejar" en la pantalla del chat, croquis, fotos del estado del proyecto en un momento concreto, comentarios, preguntas. Por la mañana me encontraba la opinión, el comentario o la idea de solución que mi buena amiga me ofrecía. Qué lujo!!!
Desde aquí quiero agradecer una vez más sus consejos, el tiempo ofrecido generosamente, sus ideas...Un abrazo Claudita!! ;)
Este trabajo lo hemos afrontado a la par del vallado del perímetro del garaje y si bien Claudia y yo no queríamos elegir un diseño radicalmente distinto ni en cuánto forma ni en cuánto a materiales, sí pretendimos "cortar" un poco la continuidad y que esta valla y portón en el lateral del garaje dónde se ubica el huerto se convirtiera en otro foco de interés cuando se cruza la mitad del jardín desde arriba a través de la escalera cuya barandilla instalamos hace también muy poco tiempo.

La valla que rodea el garaje está formada por postes verticales de un metro de alto y de poste a poste un pasamanos y un larguero. Para el huerto hemos decidido poner tres largueros que a la vez que impedirán la entrada de Iker, también supondrá romper un poco el diseño que visualmente se prolonga desde la fachada frontal del garaje. Digamos que esta valla y la pérgola hacen chaflán en lugar de continuar en línea recta la valla que bordea el garaje.

Así hemos hecho la instalación de este trabajo: Una vez decidido el diseño de la valla y antes de empezar a cavar los hoyos que alojarían los cimientos para instalar los postes verticales, quise asegurarme de que me gustaba la forma que tendría la valla así que mediante la manguera y listones de madera tracé el contorno de lo que luego sería la valla, así me pude hacer una ligera idea del resultado final.

La ejecución de este trabajo en madera para nosotros, que no somos profesionales si no simples aficionados, suponía dos problemas:
Uno, que el terreno presenta un gran desnivel. Esto obligaba a decidirse. Si hacíamos toda la valla de la misma altura, el tramo a la derecha del portón quedaría como hundido cuando se viera de frente. Así que al final después de darle muchas vueltas y de comentar largo y tendido hice un croquis y Claudia y yo lo vimos claro, la valla debía tener la misma altura desde en todo su largo. Esto obligaría a clavar postes más largos en su tramo derecho y a poner un larguero horizontal más. Creo que ha sido buena solución estéticamente.

El segundo problema era instalar los cuatro postes que constituirían la pequeña pérgola sobre el portón "en el aire" es decir, sin tener dónde apoyarse.
El año pasado ya habíamos hecho otro arco parecido en la esquina de la fuente de piedra de la entrada al jardín Pero en aquel caso teníamos las dos pequeños muretes de piedra y la propia fachada de la casa sobre los que era mucho más fácil sostener la estructura de madera en tanto se secaba el cemento
En este caso no había nada dónde apoyarse. Instalar cada poste por separado no hubiera dado un buen resultado. Si queríamos que los cuatro quedaran perfectamente paralelos y nivelados debíamos "coserlos" con listones entre ellos formando así una "estructura" que podríamos manipular de una sola vez.

Se trata de un espacio abierto dónde el viento cuando sopla puede hacerlo fuerte así que era necesario que el anclaje de todos los postes fuera perfectamente sólido pero mucho más si cave los postes de la pérgola.
No hemos escatimado en las dimensiones del hueco para la cimentación. Además del trozo de madera que se hunde en la tierra hemos prolongado clavándole en el extremo de los postes bastantes varillas que harán mucho más sólida la instalación.


Situar la "estructura" de la pérgola en los cuatro hoyos y poner un poco de cemento fue lo siguiente. A continuación nivelar de forma perfecta esta estructura era fundamental antes de terminar de rellenar los huecos de cimentación. Cualquier fallo o error en este sentido luego no tendría arreglo así que hemos ido comprobando en todo momento la nivelación en los dos sentidos, horizontal y vertical.

Agregar piedras en medio del cemento y compactarlo bien con una estaca ha dado más solidez aún a esta cimentación.


Por último, hemos tenido en cuenta que el paso de este arco es un camino y por tanto no podía verse el cemento de los cimientos. La solución ha sido no terminar de llenar los huecos del todo si no dejar el cemento a unos  pocos centímetros del suelo y este pequeño desnivel lo taparíamos luego con tierra ocultando totalmente el cemento y dejando solo a la vista los postes verticales. 

Una vez seguros totalmente de que la estructura estaba perfectamente nivelada teníamos que dejar secar unos días el cemento antes de poder manipular de ninguna forma la pérgola. Así que la parte superior de la pérgola tendría que dejarse para el final, una vez bien seco todo para poder clavar y apoyarse en los postes verticales sin que se moviera nada.

Situados ya en su sitio los demás postes verticales, lo siguiente sería instalar los largueros ciñéndonos al diseño que habíamos trazado Claudia y yo. Medidas, comprobaciones, nivelaciones antes de empezar a clavar, está claro!!



Ayer hicimos la puerta. Está constituída por largueros del mismo material de la valla (9 cm x 200 cm) unidos por una "z" también con el mismo material. 
Claudia estaba de acuerdo conmigo, no se trataba de hacer nada ostentoso. Más bien algo sencillo y rústico que sirviera para el final que estábamos haciendo aquel trabajo pero que a la vez fuera en la misma línea del jardín. Que no desentonara... así que una puerta tipo tranquera parecía buena solución.
Una puerta de un metro de alta por 110 cm de ancha pesa. Se necesitan unas buenas bisagras para que con el tiempo la puerta no termine por descolgarse.
Pensé en encargar a un herrero los herrajes pero finalmente, anoche bajamos al pueblo y dio la casualidad de que en una de sus ferreterías encontramos estos a bastante buen precio. Son sólidos y bonitos. Verdad?

Una manita de lasur (aunque la madera que hemos comprado para este proyecto está toda tratada para exterior) no le vendrá mal :)
Bueno, pues con la instalación del pequeño pestillo otro trabajo que hemos terminado!! :D

Estoy contenta. Creo que a Claudia y a mí nos ha quedado bien... :)
Ahora resta embellecerla. Ya hay un rosal plantado en la esquina del garaje que cubrirá esa pequeña pared y la zona sobre la puerta de entrada. Quizás otro plantado a la derecha del portón que trepe por el arco... Sí!!! Ya casi lo veo. Derramando cientos de flores sobre esa zona. Quizás un par de bonitos macetones de barro a ambos lados del portón? jajajaja Ay mon dieu!! No termino una cosa y ya estoy en la siguiente...soy así :)
Dónde con seguridad habrá que poner internamente una malla con agujeros muy grandes será en la parte baja de la izquierda. Ahí seguro. Ahora vamos a esperar a ver qué tal reacciona Iker. Si veo que se mete o intenta saltar por entre los largueros...No lo creo, pienso que va a entender rápido que por ahí no debe pasar. Y si vemos que no, pues una metro de malla forrada de plástico verde para que sea lo menos visible solucionará el problema...