domingo, 13 de marzo de 2016

Instalación de una barandilla de madera para la escalera central del jardín

Por fin ayer terminamos de instalar la barandilla que bordea un lateral de la escalera que sube por el centro del jardín.
Hará cómoda la subida y será un foco de interés en el diseño de esta parte del jardín. El tramo de escalones que bordea que se hicieron anclando al suelo unas traviesas de ferrocarril hace ya un tiempo presenta una curva que va desde la parte inferior de la casita de madera a lo que será la entrada del huerto recorriendo diagonalmente el centro del jardín.
Aunque pensamos más adelante introducir entre escalón y escalón una traviesa más para facilitar la subida dada la gran pendiente que presenta el terreno, será éste un trabajo que afrontaremos más adelante. Hemos preferido instalar primero esta barandilla y hacerlo con los materiales que van en la línea de todas las construcciones que estamos incorporando al jardín: piedra y madera.
Queríamos una barandilla rústica, sencilla, pero sobretodo que no cortara visualmente todo el jardín. 
La escalera tiene muchos escalones y haber prolongado en todos sus escalones esta barandilla hubiera sido dividir casi totalmente el centro del jardín en su ancho dificultando con esta división el tránsito a través de este espacio. Pensamos que los primeros peldaños debían estar exentos y que la barandilla comenzara a partir del tercero. De este modo visualmente el jardín no queda dividido del todo y no dificulta su tránsito a través de él.
Si soy sincera no ha sido la comodidad de su instalación a la hora de subir esta escalera lo que nos ha hecho decidirnos a ponerla. También el hecho de que sea un centro de interés dentro del diseño del jardín. A sus pies, por la parte de fuera, estará recorrida por plantaciones que no requieran demasiado sol porque estos árboles proporcionan una sombra casi constante a este espacio.
Vista desde fuera y sobretodo desde la plataforma de hormigón en la que un día ...bueno, lo dejo, ya veremos lo que hay algún día!! ;) Decía que desde esa plataforma será un espacio bonito la barandilla en sí misma formando conjunto con las plantaciones a sus pies.
Ahora veremos qué plantas elijo que puedan cultivarse en sombra seca. Seguro que encuentro más de una que embellezca esta barandilla.

Consideramos que quedaría mejor no poner los postes a la misma distancia unos de otros si no que se ciñeran a los peldaños de la escalera cuyas distancias entre ellos es variable entre sí.
El material que hemos usado han sido el siguiente
  • Postes de madera de 7 x 7 x 120 cm
  • Largueros de madera de 9 x 2,5 x 200 cm
  • Varilla metálica para insertar en la parte inferior de los postes
  • Sacos de cemento y arena
  • Tornillos bien largos
  • Tierra vegetal para rellenar espacio de plantación por la parte de fuera de la barandilla
  • Lasur de color roble
  • Brocha
  • Guantes de goma
  • Gatos para fijar las piezas provisionalmente
  • Y por supuesto las herramientas normales en estos casos como taladros, sierras eléctricas, palas, picos, etc.

En primer lugar trazamos todo lo que sería el espacio de plantación y huecos de cimentación de los postes retirando las yerbas superficiales del terreno.

Excavamos una zanja para ubicar los cimientos de los postes y entre ellos la tierra vegetal que contendrá luego las plantaciones.


Hemos llevado cuidado de no retirar la tierra deprisa con la idea de no dañar con la pala las raíces de los enebros y producir heridas. Me encantan estos árboles y a ellos les costó tanto y tantos años ser lo grandes que son... que hay que tener cuidado con no dañarlos. :)
Pero a la vez hemos limpiado de raíces antiguas y muertas de otras plantaciones toda la zona así como de piedras. 
Como siempre, toda la tierra retirada la vamos ubicando en otras zonas de jardín para ir nivelando el terreno y que poco a poco haya caminos que sean fáciles de transitar.
Aunque el largo que sobresale cada poste del suelo es de 100 cm y los compramos de 120 cm, nos parecía muy poca profundidad y para darle una mayor solidez anclaje de los postes clavamos en su extremo inferior unas varillas que prolongarían artificialmente el largo del poste que iría hundido en cemento.

Pusimos a remojar los postes de madera previamente unas horas para que se dilataran.
Anclamos bien cada poste en su hueco rellenándolo con cemento y piedras para dar una buena solidez a la cimentación

A estas alturas ya teníamos los cinco postes anclados en su lugar.

Ahora tocaba instalar el pasamanos y el larguero inferior.
No era un trabajo complicado en exceso salvo por la inclinación que presenta todo el conjunto. Cada poste está más abajo del otro y por tanto los cortes laterales de los largueros no podían ser en ángulo recto si no en función del que iba presentando cada tramo
Presentamos el larguero por delante de dos postes y señalamos las líneas de corte


Una vez cortado cada larguero, pensamos que facilitaría el asunto el tener los tornillos medio introducidos antes de anclarlos a los postes. 

La forma de que no se viera el anclaje ha sido introducir un tornillo bien largo en diagonal desde la parte inferior de cada larguero hacia el poste (Introduciendo varios centímetros de tornillo en el poste para que quedara sólida la unión) y otro por la parte superior.

Para que luego el tornillo quedara oculto abocardamos (se dice así?) la entrada.



Bueno, tramo a tramo hemos ido "cosiendo" el pasamanos y el larguero inferior hasta terminar toda la barandilla.

A pesar de que tanto postes como largueros venían ya tratados no presentaban el mismo tono la madera y además, siempre es buena una segunda manita de lasur. Así además de protegerse quedó todo el conjunto uniforme en el color.

Et voilà!! La barandilla terminada... queda chula. No? :D


Mañana mismo comienzo a pensar en plantaciones para poner a los pies de esta bonita barandilla!! ajjajaja Ainssssss si es que soy una impaciente :) pero es que la ilusión me puede jajajaj Ya quisiera ver esta baranda con las plantas crecidas a sus pies!!