jueves, 25 de febrero de 2016

El pedido de vivaces llegó perfectamente embalado.

Justo hace una semana que hice un pedido de vivaces a través de una página web que ya he utilizado en otras ocasiones. Esta tarde llegó el pedido.
Tras colgar el articulo he recibido varios correos de lectores preguntándome qué tal llegan las plantas cuando vienen a veces de tan lejos y tardan varios días en llegar a casa.
Para estos jardineros que aún no se han animado a hacer pedidos a través de páginas web por temor a que las plantas lleguen en un estado lamentable cuelgo hoy este post para mostrar que cuando una empresa trabaja bien no hay riesgo de que las plantas sufran.

Es cierto que en alguna ocasión todos hemos leído de alguno de nosotros al que le han llegado secas o en mal estado. La cuestión es trabajar siempre con empresas de las que tengamos buenas referencias sobre su trabajo.  Cuando es así, la empresa tiene la diligencia suficiente para enviarte las plantas en un breve espacio de tiempo y de embalarlas de tal manera que aunque el pedido tarde unos días en llegar las plantas lleguen perfectamente bien hidratadas, con los cepellones intactos y en idóneas condiciones para ser plantadas y empezar a ser cultivadas en nuestros jardines.
Me voy a atrever a dar un consejo a quienes no han hecho nunca un pedido de plantas por Internet. Haced una fotografía de la caja antes de abrirla. Especialmente si veis que tiene roturas o signos de haber sido manipulada incorrectamente. Estas fotografías serán una buena base para hacer la reclamación pertinente al vivero en caso necesario. Y luego también de las plantas. Si todo va bien no es preciso pero en caso de que no llegaran en buenas condiciones, ya digo, es una buen argumento que os servirá para adjuntar a vuestra reclamación.

Fijaos cómo meten material de relleno para amortiguar posibles golpes en el transporte y de qué forma meten los pequeños contenedores (de 9 cm) en blisters que las protegen de la deshidratación y como la forma de éstos impide que el sustrato sufra daño alguno.


Una vez sacadas todas las plantas de sus embalajes es buena cosa que comprobéis la factura para cercioraros que os han enviado las variedades que os cargan y en las cantidades que se especifica.


Es cierto que se trata de plantitas de pequeño tamaño pero a pesar de ello solo precisan una temporada con nuestros cuidados para convertirse en preciosas matas de vivaces con las que llenar de vida el jardín. Esta mata de Monarda 'Prärienacht' llegó en un tamaño tan pequeño como el de las que me han entregado hoy y tras un año de ser plantadas en el jardín esta es la floración que me dieron, ya veis que en un año pasan de ser una plantita que no dice nada a convertirse en una bonita mancha de color en los arriates.
 
Cuando te llegan las plantas así, te dan ganas de seguir haciendo pedidos a la gente que trabaja bien. Qué gusto ver estas plantitas con la tierra húmeda aún habiendo estado tres o cuatro días de camino!! Sin manchas, sin malas hierbas en el sustrato, sin señales de enfermedades ni plagas... 


Pues sí, amigos. Desgraciadamente en España con bastante frecuencia tenemos que echar mano de páginas web de viveros ubicados fuera de nuestro país si queremos cultivar algunas variedades de plantas porque resulta imposible encontrarlas en viveros españoles.  Pero bueno, viendo cómo trabajan algunas empresas especializadas en este tipo de envíos podéis estar tranquilos de que las plantas os llegarán en perfectas condiciones :) y podréis tener especies que de otro modo sería imposible contar con ellas en nuestros jardines.

Intento de mantener a raya raíces de arizónicas cerca de un rosal

En ocasiones el diseño del jardín o sencillamente nuestro deseo de disfrutar de un rosal en un lugar determinado nos obliga a hacer plantaciones que no son del todo ortodoxas. Este es mi caso hoy.
Quisiera disfrutar de un precioso Polyantha que me enamora, Rosa 'Perle d'Or' en la zona de la entrada al jardín. Me chiflan sus rosas!! y qué aroma tienen!! Llegar a casa y que te reciba el aroma de esta rosa...qué mejor bienvenida, verdad? :) si además florece en una gama que combina maravillosamente bien con malvas, púrpuras...miel sobre hojuelas!!

¿Cual es el problema? Pues tan fácil y tan complicado como que en esa zona, a algo más de metro y medio crecen cuatro o cinco "hermosas" arizónicas. No hace falta que diga qué pueden suponer sus tremendas e invasivas raíces para el pobre rosal...

Con el tiempo eliminaré estas arizónicas pero no ha llegado el momento y me gustaría que el rosal pudiera prosperar justo en esa zona. Lo podría haber plantado en otro punto pero es que lo quiero ahí!!
Se me ha ocurrido proteger la zona que rodeará las raíces del rosal con algún material fuerte y que impidiera que traspasaran las raíces de las arizónicas sería buena idea.
Tengo un plástico extremadamente grueso y fuerte pero a la vez flexible que utilizo para proteger el camino frente a las composteras cuando doy la vuelta al compost. Así que he echado mano de él recortando una franja de material de una anchura igual a la profundidad del hoyo de plantación.

Con esta tira de material plástico he "forrado" todo el hoyo dejando lógicamente la base del hoyo libre para que las raíces del rosal puedan desarrollarse y que haya un perfecto drenaje.

Antes de plantar he comprobado este extremo. Ya me esperaba que no hubiera problema pero por si acaso, me gusta siempre cerciorarme.
A continuación he plantado del modo habitual. Como puede verse una vez relleno el hoyo con el sustrato más humus de lombriz el plástico ha desaparecido de la vista. Ya solo queda limpiar alguna ramita muerta del rosal y poner una generosa capa de acolchado de compost casero.

Cundo tenga un rato haré una zanja delante de las arizónicas y meteré verticalmente otra tira de este material. Creo que funcionará.

En todo caso siempre será mejor que el rosal cuente con este "muro de contención" de las terribles raíces que arriesgarse a plantar relativamente cerca de ellas sabiendo que buena parte del agua y nutrientes que le aporte al rosal serán "robados" por las arizónicas. Estoy segura que este plástico tan fuerte y grueso no será fácil que lo rompan las raíces cuando lleguen a él. También me ayudará en el caso de tener que eliminar a golpe de pico parte de esas raices cuando se acerquen a la zona de plantación el hecho de que no estén "mezcladas" con las del rosal.

En fin, hay que ingeniárselas a veces para dar soluciones a los problemas. Lo definitivo lógicamente seria retirar estas horribles plantas pero ya digo, no les ha llegado el tiempo de hacerlo. De momento creo que con esta protección el rosal crecerá al menos por un tiempo feliz y contento al lado de la fuente.