sábado, 30 de enero de 2016

El jardín de Cali (Claudia) en Buenos Aires. La elegancia...

Llevaba tiempo queriendo mostraros este precioso jardín.  Le he pedido a Claudia que me facilite un buen surtido de fotografías y ella amablemente me he permitido compartirlas con vosotros. También le he pasado una especie de "cuestionario" sobre algunos temas acerca de los que me ha parecido que sería interesante que aportara información para tener una idea más aproximada de su jardín, más allá de disfrutar de su pura estética.
Estoy segura que tras conocerlo encontraréis muchos calificativos para él pero creo que si te obligan a elegir uno, sin duda es elegancia la palabra que lo describe.
Equilibrado, exquisito, pulcro, bien cuidado, "sensato"? Puede ser sensato un jardín? Éste lo es!! Con coherencia, con un hilo conductor que lo une todo. Con estilo!! Y por supuesto, elegante!!
No tiene demasiados años. Claudia nos cuenta que lo comenzaron durante el inicio de 2013 pero es un jardín que aunque muy joven, comienza ya a tener "cuerpo" y da una apariencia de mucho más consolidado de lo que por su edad debiera. 
Quería que este artículo no fuera solo una recopilación de imágenes bonitas. Quería que Claudia con sus comentarios nos ayudara a "entender" su jardín. Saber grosso modo los cuidados que le aplica, su idea inicial de diseño, si la había, las especies que lo forman... definitiva, quería que al ver estas fotografías pudierais verla un poco a ella también. Porque jardín y jardinero son inseparables en su personalidad. Eso creo :)
Muchas veces he pensando, y creo que he escrito, que somos como nuestros jardines. Estoy segura que os atreveríais a hacer una prueba: ver diez jardines sin conocer a sus dueños. Cuántos seríais capaz de adivinar al menos en parte como son sus dueños? A que acertaríais en buena parte? Estoy segura!!
No hay más que fijarse en cualquier imagen, y detrás de cualquier rincón veremos sin dificultad al jardinero que lo cuida. Necesariamente para tener una entrada así se precisa de una forma de ser, la que tiene Claudia. Organizada, constante, metódica, paciente...
Es más, estoy convencida que en los casos en que el dueño deja que alguien ajeno cree su jardín sin darle la información precisa sobre él y sus expectativas o lo crea basado solo en una imagen que nada tiene que ver con él y su personalidad... a la larga ese jardín no le llenará, no se sentirá cómodo en él y seguramente, tarde o temprano lo cambie simplemente porque ese jardín no es "su jardín".
No en vano ellos son parte de nosotros. Salen de nuestra mente, poco a poco surgen del espacio de nuestra parcela con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo conducido por nuestro gusto, son el producto de nuestras ilusiones y se ajustan a nuestros deseos, necesidades, usos que les damos, incluso a nuestras ganas de trabajar o no. Por eso delantan de alguna manera nuestra personalidad,  nuestra forma de ser. Por eso hay jardines de todos los estilos, salvajes, moderados, ordenados, anárquicos, exuberantes, fáciles de cultivar y realmente engorrosos, hay algunos que crecen a su aire y otros contenidos, barrocos, minimalistas, campestres, naturales, serios y alegres, los hay hasta simpáticos!! 
Su propietaria, Claudia (mi amiga Claudia de la que más de un vez he hablado en este blog) es como su jardín, elegante :) moderada, ordenada, metódica, con coherencia... tal mismo como su jardín!! .) Una belleza de persona dueña de una belleza de jardín.  
Es impresionante la hermosura de este jardín. Mirad estas fotografías. Impactante el equilibrio que respiran. Verdad? En este jardín nada sobra ni falta. Sencillamente tiene lo que precisa y en la medida que lo precisa.
Se trata de un jardín ubicado en una parcela de unos 900 metros muy soleada dentro de una urbanización a las afueras de Buenos Aires (Argentina) cuyo diseño y plantaciones se comienza como hemos dicho al inicio de 2013. 
El clima condiciona cualquier jardín y éste no es una excepción. En palabras de ella misma, estas son las condiciones climáticas que tiene: 
Mi jardín está en una zona climática USD 9a.  Se caracteriza por ser templado húmedo (clima pampeano) con veranos cálidos e inviernos frescos e irregulares, sin nevadas. Las mínimas llegan a los -2℃ en invierno y alcanzan los 38℃ en verano pero se ven aumentadas o disminuidas según corresponda por la alta humedad relativa ambiente. De allí que la sensación térmica en invierno puede ser menor y en verano llega a alcanzar los 42℃. Por lo general, posee una amplitud térmica diaria moderada, bien diferenciada entre una estación y otra de aproximadamente 10 grados. 
Nos habla de la humedad y lluvias de su jardín. No es una zona la suya con demasiada sequedad ambiental e incluso disfruta de abundantes lluvias estivales:
Las precipitaciones suelen ser moderadas, aproximadamente 1150 mm. al año y son más abundantes durante la época estival. La humedad ambiente promedio es del 71,4%, bastante alta durante todo el año. La estación con menor porcentaje de humedad relativa es el verano.
El sol es muy fuerte durante la primavera/verano.

Y junto al clima, el suelo es otro de los factores determinantes. Claudia nos cuenta que se trata de una parcela cuyo suelo natural es de relleno, pobre, arcilloso, de pH neutro hacia alcalino aunque al no haberlo mandado nunca analizar no puede dar valores exactos. De ahí que nos explique que reemplaza absolutamente toda la tierra de los hoyos de plantación con compost maduro mezclando cuando es necesario y según corresponda a cada especie, arena gruesa, humus de lombriz, estiércol bien descompuesto, etc. y que tenga por costumbre adicionar aminoácidos al riego de las nuevas plantaciones para paliar el shock del trasplante.
Algo determinante también a la hora del mantenimiento de un jardín es la calidad del agua del riego. Cuando es dura el cultivo de acidófilas se hace bastante difícil. Así es, nos reconoce que es precisamente el tipo de suelo de su jardín y la dureza del agua de riego lo que para ella hace inviable tener hortensias a pesar de que son unas plantas que le fascinan. El agua del pozo que tienen tiene un pH cercano a 7,5. Un agua de esta dureza es determinante en las plantaciones y las condiciones de su cultivo. 
Nos explica las razones de no tener instalado un sistema de riego
Decidimos que el riego sería manual dadas las condiciones del agua de la zona que es extremadamente "dura" (obstruye los goteros y aspersores en poco tiempo). Además eso nos permite el control ocular constante. Pasear con la manguera nos mantiene en constante contacto con las plantas y facilita la supervisión y estado de saludo de cada plantación.
Durante el otoño e invierno nuestras plantas se las arreglan con el agua de lluvia y prácticamente igual en primavera pero durante el verano los riegos son más frecuentes, 2 a 3 veces por semana  y siempre cuidando de no mojar el follaje.
Para algunas especies en particular y plantas en macetas, a las que no les gusta nada el agua dura, recolectamos agua de lluvia en un viejo barril de aceitunas.
No hace falta mucho esfuerzo al mirar estas fotografías para comprender que conservar en este estado un jardín así requiere de muchos y constantes cuidados. Claudia reconoce dedicarle mucho, mucho tiempo...
Controlamos constantemente la sanidad de los árboles y arbustos inspeccionándolos detalladamente para detectar plagas en forma temprana, quitamos las flores marchitas; damos podas oportunas a cada especie según necesidades; abonos periódicos; quitamos las malas hierbas, etc.
Preparamos algo de compost que utilizamos junto con el que compramos para cubrir/acolchar los canteros en otoño y hacemos mulching con las hojas de los Liquidambar trituradas que además de proteger de las inclemencias del tiempo aportan nitrógeno y mejoran la calidad del suelo. Para ello retiramos los "chips" y volvemos a colocarlos, alejados de los tallos/troncos de los arbustos para evitar que se contraigan enfermedades fúngicas.
Donde no hay chips acolchamos sólo con compost y hojas.
Una vez al año aplicamos yeso agrícola que ayuda a mejorar la permeabilidad en suelos arcillosos evitando su natural compactación y facilita la absorción de los abonos y nutrientes. 
Desde la primavera hasta el otoño combatimos las malas hierbas quitándolas manualmente de raíz. Y muchos son nuestros desvelos para controlar los dañinos grillos topos (Gryllotalpa gryllotalpay las hormigas tan agresivas aquí.
El césped como se ve es otro gran protagonista. Lo siegan una vez a la semana y dos veces al año recibe abonado alternando Nitrofoska (las típicas bolitas azules) con Triple 15 + 1 aplicación de yeso agrícola,
Está claro que un jardín de este estilo, clásico y con un claro diseño exige una planificación, una idea previa. Un jardín así no se improvisa, existe ya en la idea de su dueño antes de llevarse a cabo.
Nos dice Claudia que 
Las nubes de Buxus estarían allí sí o sí, también los cipreses, la hiedra cubriendo el suelo de la entrada y los rosales trepadores en los muros. Conformarían todos ellos junto a los Liquidambar "el esqueleto" del jardín.
El resto de las especies que los acompañarían fuimos decidiéndolas y plantándolas a continuación.
Los buxus jajajja todos los que formamos parte de ciertos foros y grupos de Facebook jardineros conocemos los buxus de Claudia, famosos por su perfecto estado siempre!! Bromeo muchas veces con ella diciéndole que estoy segura que se lleva escuadra y cartabón cuando va a podarlos!! jajajaj Tal es la perfección!! El jardín de Claudia no sería el mismo sin esa nube de buxus delante de la fachada de la casa. Pero si importante es la especie no menos lo es su perfecto estado. Está claro que ella sabe darles lo que precisan
Los Buxus los recortamos 2 veces al año los que han alcanzado su tamaño definitivo y pinzamos en forma individual las ramas que deben crecer mucho más aún. Luego algunos retoques aquí y allá para que luzcan prolijos todo el año. El suelo allí está cubierto por una capa de unos 7 cm. de astillas de madera (chips) que evitan en parte las malas hierbas (algunas crecen igual) y protegen las raíces del calor, el frío y la deshidratación.
Como ella misma reconoce, los buxus (Buxus sempervirens)son el hilo conductor de su jardín. 

Repitiéndose como se repiten en buena parte del jardín, no provoca monotonía porque están alternados con otras plantaciones de formas libres que restan rigidez al conjunto.
Así es, Claudia deseaba un jardín de estilo clásico. Dónde no hubiera estridencias ni en formas ni en colores, decididamente monocromático. 


Consciente del protagonismo de una casa como la de ella comenzó su jardín con una clara idea: que el jardín a su alrededor armonizara con su estilo rotundamente clásico. Un jardín acorde con su también con su propia manera de ser, serena y sin estridencias. Y vaya que si lo ha logrado!! Es un jardín constantemente verde por la abundancia de plantaciones perennifolias y según ella este hecho no limita la percepción de la estacionalidad. Los liquidambar se encargan de ello con sus cambios de color en otoño.
También ayuda a conformarlo la elección del color de las floraciones: todas blancas!! Indudablemente Claudia aquí demuestra una vez más su gusto exquisito y su indudable elegancia. El blanco evita estridencias y elegirlo como color único quizás puede limitar un poco la elección de las plantaciones aunque no en exceso porque muchos son los arbustos que cuentan con variedades de floraciones en este color.

En el jardín de Claudia vemos un buen surtido de ellas: Trachelospermum jasminoide, Viburnum tinus, Ligustrum japonicum Texanum,  Zantedeschias, Aucubas Crotonifolias y nanas, Pittosporum tobira, Viburnum plicatum Summer Snowflake, etc."


Blancas son también las flores de sus rosales. Increiblemente bonitos!! Rosa 'Iceberg' trepan sobre la fachada principal y el porche de la casa proporcionando un romántico marco a los ventanales .



También cultiva preciosas matas de Rosa 'Winchester Cathedral' (Auscat)



Insistimos, este jardín respira elegancia!! Magníficos ejemplares de Acanthus mollis casi escultóricos dibujan su silueta escultórica de forma esplendorosa.

Claudia ha sabido combinar contraste y repetición como pocos. Alineaciones de especies repetidas junto o delante de otras plantaciones con las que contrastan las texturas y colores de sus hojas. No le hacen falta "colorines" en sus floraciones. Extensiones generosas de una misma planta proporcionan el color e interés necesario sin requerir de ninguna estridencia. 




Y junto al blanco de las flores, los liquidámbar (Liquidambar styraciflua)!! No nos extraña que Claudia esté enamorada de ellos. Se alinean junto al borde de la calle erigiéndose en auténticos protagonistas en todas las estaciones. Y contrastando con ellos, las largas y elegantes siluetas de Cupressus sempervirens situados a ambos lados de la casa.
Este rincón me parece soberbio!! Creo que es una de las zonas más bonitas del jardín de Claudia. No os parece? Hay que ser muy buena jardinera para tener un espacio así!! :)

No nos extraña que le encanten. Los magníficos ejemplares de liquidámbar frente a la fachada de la casa conforman definitivamente el jardín y le aportan buena parte de su personalidad. 
No ha dejado Claudia un espacio sin cuidar. Ubicadas en la zona trasera del jardín unas preciosas Robinia pseudoacacia 'Casque Rouge' enmarcan este romántico cenador adosado a la fachada.



Y esa fachada... de película!! Siempre le digo a Claudia que tiene una casa de esas que una ve en el cine y dónde tal parece que fuera imposible no ser feliz en ellas ajjajaja Es bonita con avaricia!!

Uno puede elegir un estilo u otro para su propio jardín. Puede decantarse por jardines más o menos clásicos o más o menos campestres e incluso más o menos "asalvajados" pero a poca sensibilidad que alguien tenga no puede negar la belleza de este jardín y reconocer que el jardín entero constituye un todo. Respira equilibrio y tranquilidad y la mano de Claudia se ve en todos sus rincones. Indudablemente no es una simple colección de plantas. Que hay una idea clara de diseño y que todo él rezuma elegancia y buen hacer!! Un gran jardín, no hay duda!!
Muchísimas gracias, Claudia por permitirnos entrar en tu bellísimo jardín :)