domingo, 26 de junio de 2016

Las flores que se comen

Ayer estuve enredando un poco en el huerto. Este año puse los plantones algo tarde y los pimientos y berenjenas están un tanto retrasados. En esta zona del jardín hay un pino y un enebro grande bajo los cuales a veces pongo un asiento móvil plegable que me regalaron hace años y que cumple la función además de poder meter dentro algunas pequeñas herramientas mientras me traslado por el jardín trabajando en distintas ubicaciones. Me siento bajo estos árboles y es tan agradable permanecer un rato cobijada por sus sombras mientras miro las hortalizas en los bancales...  :)

Me gusta regar a mano el huerto. Sobretodo cuando me acerco a las tomateras (Solanum lycopersicum)!! Qué aroma más delicioso desprenden!

Las hortalizas aguantan estoicas el sol del mediodía. Son las chicas duras del huerto!! jejeje Sujetas algunas a cañas que en su día estuvieron vivas y que ahora les sirven de soporte a ellas. Como estas pequeñas matas de pimientos (Capsicum annuum)

De hojas muchas veces ásperas al tacto y a la vista. Como las tomateras. Cuando no algo punzantes y desagradables cuando se tocan porque llegan a pinchar. Y si queréis comprobarlo no tenéis más que pasar los dedos por las hojas de los pepinos! Ufff qué desagradables!! Las matas de pepinos lo cierto es que no me parecen especialmente bonitas. Pero ay!! las de calabazas y calabacines... Eso es otra cosa!! 

De hojas enormes, con sus bordes profundamente lobulados y dentados y esos arabescos dibujados en su haz en color plata. Resultan matas exuberantes y frondosas que en poco tiempo llenan los bancales con su crecimiento desmedido y desbordante. 

Y son tan curiosas en su forma de polinizarse!! Me gusta apartar con cuidado sus hojas para no pincharme y asomarme a su interior para ver sus preciosas flores amarillas como el sol. Un amarillo limpio y brillante. Resplandecientes!!


El año pasado solo puse una mata de calabacines (Curcubita pepo) y tuve la mala suerte de que no hubo flor macho y hembra abiertas a la vez así que el fruto empezaba a crecer pero en poco la planta lo abortaba al no haber sido fecundado. Este año puse dos, a ver si quieren darme algo de cosecha y se ponen de acuerdo las flores de uno y otro sexo para abrirse y que la polinización sea posible. 

No puedo sufrir la tentación de abrir delicadamente sus pétalos para ver sus "vergüenzas" y comprobar si se trata de una flor macho o hembra. busco luego a ver si hay suerte y al lado hay otra a punto de abrirse y que sea del sexo contrario ajajjaj Qué trajín me traigo :)
El otro día descubrí un calabacín ya bastante grueso. Había aparecido como por arte de magia!! Debe ser que en unos días creció de forma increíble porque no recuerdo haberlo visto chiquito. Hoy lo he cortado. Hermoso, eh!! Es la primera vez que logro comerme uno ajjajaja así que me hace una especial ilusión.

La mata de calabazas (Curcubita maxima) se desborda y con intención la puse en una esquina para ver si lograba ir haciéndola crecer hacia el suelo y que se apoyara en él con la idea de que al brotar sus frutos no tuvieran que estar colgando de la mata si no sobre el suelo del huerto. No he tenido que hacer esfuerzo alguno. En tan solo un par de semanas ya casi toca el suelo y es tan prevenida ella que ya ha emitido raíces desde su tallo que en cuánto toquen la humedad de la tierra ahondarán en ella. Qué maravilloso es el comportamiento de estas plantas!! Me fascina porque son tantas las cosas que cada año voy descubriendo en ellas...


Pero luego están las "chicas finas" del huerto. Que aquí también hay clases y clases...ajajjaja Los frutales de baya. Con sus preciosas y delicadas hojas que nada tienen que envidiar en cuánto a belleza a muchas ornamentales del jardín.

Anclé en el suelo unos postes de madera entre los que he tendido horizontalmente cables forrados para que sirvan de soporte y guía de sus ramas. En ellos ato lo más horizontalmente que puedo los largos vástagos de las moras y sujeto verticalmente los tallos de los frambuesos según van creciendo.
Es un rincón que tiene más sol del que debiera y que tendré que plantearme sombrear de alguna forma si quiero que estos frutales lleguen realmente a producir en abundancia. Quizás plantar un árbol que proyecte una sombra moteada a través de cuyas hojas se cuelen mitigados los rayos del sol inclemente de las horas centrales del día. O puede que una malla de sombreo formando un techo sobre este rincón. Pero para ello debiera sustituir estos postes por unos de 240 cm que me permitiera formar una especie de habitáculo encerrado en esta malla y poder estar de pie dentro. Ya veremos...pero está claro que algo hay que hacer.

Palío un poco el calor restándole temperatura al suelo dónde crecen con un buen acolchado que lo protege de las altas temperaturas y lo mantiene húmedo más tiempo.

Son hermosos estos frutales. Sí señor!! De verdes tan jugosos y de ramas tan delicadas como la más delicada de las plantas del jardín. 
Y esos frutos tan golosos...las frambuesas (Rubus idaeus) brotan en las ramas del año anterior así que como tengo todavía pocas ramas maduras serán pocos los frutos que pueda disfrutar pero no importa. Llegar al huerto y lograr comerse una frambuesa cogida directamente de mis matas me parece todo un premio!! Qué buenas estás!! Frambuesas, arándanos, moras, uva espinas... bonitas y deliciosas!!


Y a sus pies están las pequeñas bellezas de las fresas del bosque (Fragaria vesca). Tan chiquitas ellas y tan ricas!! Por cierto, debo poner un acolchado si no quiero que las frutillas caigan sobre el suelo y terminen por estropearse. Eso si llego a tiempo y soy más rápida que los mirlos y demás aves que no salen de mi huerto. Canallas!! qué ladrones son ajajjaj

Hasta que he tenido este jardín no había tenido oportunidad de ver de cerca las floraciones de las hortalizas y de algunos frutales de baya. Estoy descubriendo cuan hermosas son :)
Las flores de las tomateras, con sus pétalos volteados hacia atrás. Qué lindas. Verdad!! Como chispitas de vibrante amarillo revolotetando entre las hojas de las matas que suben por las cañas.


Flores menos llamativas que las del jardín pero no por ello menos bonitas. De algunas incluso me parece fascinante como pasan de flor a fruto y me quedo embelesada mirando un racimo de flores que contiene frutos en casi todos los estadios  de esta mora sin espinas (Rubus fruticosus 'Triple Crown'). Qué maravilla. No os parecen hermosos esos estambres bordeando el verde fruto en formación y que aún conserva los pétalos? Estoy impaciente por asistir a los cambios de colores que se producirá en ellos. Del verde al rojo y del rojo al negro...flores que se comen :)


Y las de las guindillas vascas.. Delicadas campanillas blancas que en poco se habrán convertido en deliciosas piparras y que este año, que sé un poquito más, estaré más atenta y las cosecharé bien tiernas y chiquitas para que no piquen tanto como el año pasado. Qué ricas encurtidas con vinagre y agua!!

Las flores de las fresas silvestres son tan pequeñas, tan simples, tan etéreas... tan discretas que pareciera que no quieren restar protagonismo a las hermosas hojas de la mata a la que pertenecen. 
En racimos, que cuando las matas son algo más maduras que las mías, son abundantes. Apenas caerán sus pétalos y el fruto está ya empezando a formarse en su centro. En poco lo que fue flor se transformará en una preciosa frutillas. Dulce y deliciosa...Pequeñas. Sí. Pero ningún fresón puede competir con el aroma y sabor de estas fresas silvestres!! 


Acompañando a hortalizas y frutas un rosal muy hermoso, Rosa 'Perennial blue' crece sobre el lateral de una pequeña puerta de acceso a la parcela. Sus largos tallos ya produjeron su floración hace semanas y ahora tan solo quedan algunos capullos por abrir que con estas temperaturas no tardan en ajarse sus rosas y en adquirir este precioso color lila. Cómo me gusta este rosal...


Ya cerca del portón de madera que cierra el huerto `por la parte del jardín destellan los colores casi cítricos de las flores de Tropaoelum majus. Todo tiene una belleza sencilla y delicada pero tan hermosa :)


Sé que siempre seré mejor jardinera que hortelana. Lo sé con seguridad pero no me importa!! Los entresijos, la belleza, las curiosidades de sus procesos...son tantas las cosas que me obliga a aprender, tanto lo que puedo descubrir en mi huerto y me parecen tan maravillosas que doy por bien empleado el tiempo que invierto en él aunque mis cosechas no sean para tirar campanas al vuelo :)
Terminad de pasar felices el fin de semana, amigos!! ;)

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. María de Valencia26 de junio de 2016, 20:22

    Precioso post, es como la belleza de los pequeños detalles... Gracias

    ResponderEliminar
  3. Maria tu sabes que las flores de los calabacines se comen de verdad :D Los italianos los usamos en salsas para la pasta, fritas, están buenísimas! Cuando tenga mi huerto de verdad las cultivaré porque aquí no las encuentro en ninguna frutería!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiiii y estoy deseando que mis calabacines se decidan a producir alguna vez muchas flores, tantas que me pueda permitir tomar algunas y cocinarlas rebozadas como dice (sin arriesgar la cosecha).No las he probado nunca ero estoy segura que cuando lo haga me encantarán. Gracias, Emy por tus visitas a este huerto

      Eliminar
  4. ¡Bellezas que se comen, nunca mejor dicho!
    Magníficas las flores de tu huerto, con esos frutos que deben de estar deliciosos, pero lo que más me ha gustado es esa mirada tuya adorando las hojas y florecillas con esa pasión que derrochas al verlas encantadoras más incluso que los alimentos que puedan afrecerte.
    Mil besos, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla, Montse...Así es, en cualquier jardín y en cualquier huerto hay tanto y tanto para sorprenderse y para deleitarse!! Tan solo hay que saber mirar :) Un beso preciosa

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido