domingo, 29 de mayo de 2016

Rhaphiolepis umbellata

Cuelgo este artículo sobre este precioso arbusto/arbolito con algo de retraso en el sentido de que ya no está en su momento más bonito de la floración. Comenzó hace alguna semana y ahora ya pocas son las flores que quedan todavía abriéndose sobre sus ramas.

Se trata de una rosácea de hoja perennifolia, coriácea con una gama de verdes muy variada y con algo de pelusilla en sus hojas, especialmente en los brotes nuevos que se presentan de color más claro y con un fuerte contraste entre el haz y el envés.
Aunque de momento recibe muchas horas de sol he pensado en esta ubicación para él un poco con vistas a que una vez crezcan el manzano ornamental que hay cerca y un Sacumbus nigra 'Black Tower' proyectarán sobre él su sombra en las horas centrales del día.
Florece ahora, en primavera, sobre mitad del mes de mayo y lo hace de modo explosivo en forma de panículas que brotan en el extremos de sus ramas en forma de flores con un agradable aroma y de color rosa tierno y que cubren casi literalmente el arbusto. Aunque produce frutos pequeños de color oscuro, debo decir que en mi ejemplar todavía no los he visto.
La verdad es que Rhaphiolepis umbellata no es un arbusto que crezca demasiado deprisa. Es lento y aunque en teoría parece que puede alcanzar los dos metros, para ello imagino que se requerirán muchos años.
Teniendo en cuenta esto no estoy segura de no haberme equivocado al ubicar rodeándolo (aunque lo haya hecho de modo provisional) estas tres matas de salvia que probablemente se harán demasiado grandes antes de que el arbusto haya alcanzado un tamaño respetable. Las puse porque me gustaba el contraste de la gama de rosas pálidos y los morados de las salvias.
Decía que había puesto las matas de salvia de modo provisional porque mi intención es eliminar al menos la mata que hay entre Rhaphiolesis umbellata y Rosa 'Perle d'Or' cuando este precioso rosal crezca un poco pero mientras, he preferido llenar el espacio con esta bonita salvia. Creo que una vez el rosal haya tomado cuerpo, quedará linda su bonito follaje verde manzana al lado de las oscuras hojas del arbusto.
Por cierto, Perle d'Or es un regalo de una amiga cuyo blog todos conocéis (El Jardín de Bemi) Me lo envío hace unos meses. Era un esquejito chico que venía arraigado y que he cuidado con todo el mido del que he sido capaz para que llegue a prosperar en mi jardín y se convierta en una preciosa mata de rosas maravillosas.
En todo caso, ningún problema que no se deba salvar sencillamente ubicando en otro espacio a las salvias.

Crece bien en una ubicación soleada aunque también prospera en zonas de semisombra. Necesita para estar feliz un suelo algo húmedo pero que cuente con un perfecto drenaje y que no sea pobre. De ahí que sea importante mantener bien abonado el lugar dónde desarrolla sus raíces.
No es apropiado para jardines con heladas muy profundas y prolongadas. En mi clima lleva ya dos años y parece que va aguantando bien. Pero claro, mis heladas ni son excesivamente profundas, ni, sobretodo, son prolongadas por lo que no se daña en exceso.


De momento no me he visto en la necesidad de podarlo porque su crecimiento es muy compacto y equilibrado. De hacerlo sería tras la floración el momento mejor para eliminar algunas ramas que se orienten inadecuadamente o para ir formándolo del modo que nos convenga.
En estas dos temporadas no ha padecido enfermedad o plaga alguna de manera que es una planta que salvo en el riego y en la nutrición del suelo no da ningún quebradero de cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido