martes, 10 de mayo de 2016

Kolkwitzia amabilis 'Pink Cloud'. Otro arbusto que necesita su tiempo para empezar a lucirse

Si algo estoy descubriendo en este jardín es que todo lleva su tiempo. Que al jardín en general hay que dárselo para que vaya asentándose pero también a cada plantación que hacemos. Especialmente los árboles y arbustos. Y que el tiempo todo lo transforma de un modo sorprendente.

Estoy pensando en muchísimos de los que tengo en el jardín, Callicarpa bodinieri 'Profusion', Symphoricarpos x doorenbosii 'White Hedge', Weigelia 'Bristol Ruby', esta que nos ocupa hoy, Kolkwitzia amabilis 'Pink cloud'... de no saber como se van a desarrollar al pasar el tiempo, probablemente no hubiera adquirido ninguno de ellos. Viendo los pequeños ejemplares que compramos en el vivero o pedimos a través de una página web, la verdad es que es imposible hacerse una idea de cómo se van a transformar en el futuro y difícilmente nos enamoraríamos de ellos recién llegados a casa. 
Les pasa a todos. El primer año muy frecuentemente apenas crecen. Se dedican a echar raíces y a asentarse. Es en la segunda temporada cuando comienza a poder intuirse en qué van a convertirse. Pero precisan de varios años para adquirir su porte natural y lucir con esplendor. No son como las vivaces que en un par de años sabemos lo que pueden dar de sí. Estos no, con estos hay que tener mucha paciencia.
Así está ocurriendo en mi jardín con todos estos arbustos. Las callicarpas ya tienen largas ramas. Pocas para las que por lógica tendrán en un par de años pero ya sí puede verse un boceto de la estructura que tendrá. Sobre ellas este año se formarán los frutos y realmente se empezará a ver todo el potencial de este arbusto. 
Fijaos como era cuando adquirí esta Callicarpa bodinieri 'Profusion'. Apenas levantaba un palmo. Quién hubiera podido anticipar que de estas cuatro ramillas puede desarrollarse un arbusto precioso con una coloración tan especial en otoño y con unos frutos tan extraordinariamente bonitos? 
Con los arbustos no hay que desalentarse. Esto fué lo que desarrolló el año pasado. Si nos centramos en la parte inferior, vemos que las ramas no tienen la estructura de la parte del arbusto que brotó a finales de la temporada pasada y durante lo que llevamos de actividad de esta. Ahora sí son largas ramas que luego, con el peso de hojas totalmente desarrolladas y de frutos se curvarán conformando la estructura propia y característica de las callicarpas.
Igual pasó con los varios Syphoricarpos Doorenbosii que cultivo. Este era uno de ellos cuando llegó al jardín. Qué cosilla más fea!! Verdad? 

Pero yo sabía que aquello no iba a ser lo que iba a cultivar en no tanto tiempo en mi jardín. Que de aquellas cuatro ramas resequillas brotarían otras ramas largas con preciosas hojitas pero sobretodo, con unos frutos en forma de bolas de un blanco nacarado o rosa según la variedad. Me enamoran estos frutos!! y camino de ello va. Este año ya es una matita un poco más "respetable" No? :)
Que plantas cultivadas en viveros, en un contenedor con apenas sustrato, muchas veces sin nutrir y con deficiencias en el riego, tengan hojas menos lucidas y en general las plantas presenten un aspecto muchas veces deplorable...eso me parece normal. Es lo que suele ocurrir. Pero lo que realmente me está sorprendiendo es el cambio en la estructura general del arbusto. Lo que traes a casa, sus ramas, sus estructura...en nada se parece al arbusto en el que se va transformando!! Por eso es muy importante el informarse sobre ellos antes de adquirir uno y sobretodo antes de asignarles una ubicación en nuestro jardín. Cuidado porque lo que cabe en un pequeño contenedor de tres litros en no muchos años puede alcanzar los dos metros y pico tanto de alto como de ancho!!
Esto que estoy comentando de todos los arbustos en general ocurre especialmente con el arbusto que tratamos en este artículo de hoy, las Kolkwitzia amabilis 'Pink Cloud'. Siento no haber encontrado una fotografía de la diminutez que me enviaron en el pedido que hice a través de una página web. Un amasijo de ramillas frágiles y enredadas que nada podía permitir anticipar las largas ramas que al año siguiente emergerían de en medio de ese mismo arbusto!! 
De hecho, es tanto el cambio en los arbustos que no se aconseja podar durante uno o dos años. Yo al menos no lo hago. Prefiero esperar a ver como se desarrollan de forma natural. Observarlos y descubrir de qué manera crecen. Dónde brotan las yemas florales...cual es su estructura natural. Sí, creo que es mejor "conocerlos" un poco antes de meter las tijeras. No hay tanta prisa en hacerlo. Es más, pienso que podar un arbusto demasiado rápido le impide crecer con naturalidad y no es difícil que mediante estos cortes retrasemos un crecimiento correcto de la planta.

Pero además hay algo que siempre deberíamos tener en cuenta a la hora de plantarlos: el espacio que ocuparán. Generalmente son arbustos que precisan su sitio. No lucen bien apretujados entre otras plantaciones. Al lado sí, pero con aire suficiente como para que sus ramas luzcan con su porte natural, muchas veces con un precioso arqueo que no disfrutaremos si el arbusto no tiene un espacio suficiente alrededor.
Por cierto, Kolkwitzia amabilis pertenece, al igual que Weigelia, Lonicera o Simphoricarpos a la familia de las caprifoliáceas. Si observamos sus hojas y flores veremos ciertas semejanzas con las madreselvas. 


Los capullos de un rosa mucho más intenso que serán las flores al abrir, brotan en parejas como todas las caprifoliáceas. 
Se trata de un arbusto caducifolio con una floración que, ya adulta, no puede ser más espectacular. Literalmente se cubre de preciosos corimbos compuestos de flores de un rosa tierno que según maduran casi, casi, son blancas. Las flores presentan una especie de dibujo o arabesco en bonito color naranja que aumenta su belleza.
 
Me parecen tan vistosas sus flores!! los corimbos llenos de rojizas ramas pubescentes me parecen hermosísimos. Esa pelusilla blanca los hace si cabe aún más curiosos!! Pero para quién no conozca aún este arbusto: no tiene aroma. Se siente!! :)

A cambio presenta una bonita coloración en discretos tonos caobas en otoño, que si bien no es espectacular, sí adquieren tonalidades de cierta belleza. 
Kolkwitzia amabilis 'Pink Cloud' puede, si le gusta el lugar, crecer perfectamente más de dos metros, casi tres!!. Va adoptando según pasan los años forma de vaso. Mucho más estrecho en su base que en la parte superior. Del suelo van emergiendo fuertes y largas ramas que se curvan cayendo hacia el suelo llenas de flores en este momento del año. Es un precioso arbusto para una zona en la que pueda ser la absoluta protagonista. Con mucho espacio alrededor dónde sus ramas puedan lucir su preciosa curvatura!!

El cultivo no tiene dificultad alguna ya que Kolkwitzia amabilis aguanta perfectamente casi cualquier tipo de terreno siempre que no tenga problemas de drenaje. Es más, es un estupendo arbusto para tener en cuenta en jardines dónde se busque pocas necesidades de riego ya que puede crecer muy bien sin demasiada agua una vez que está bien asentado. 

Quienes tengan un jardín con heladas no deben temer cultivar este arbusto. Aguanta perfectamente heladas muy profundas.
De todos modos sí hay algo que le resulta imprescindible para florecer con profusión: el sol!! En efecto, las Kolkwitzia no florecen bien en zonas excesivamente umbrías.
Pero no nos engañemos no es un arbusto para dejar crecer a sus anchas sin aplicarle una poda correcta. De hacerlo, se convierte pronto en una maraña inmensa de ramas que no tendrán la bonita estructura que presenta cuando se le aplican podas de limpieza y se va rejuveneciendo cada año eliminando aquellas ramas más viejas que ya no son productivas.
El tiempo está claro que le sienta bien a Kolkwitzia. La parte inferior de sus ramas (que pueden llegar a ser realmente gruesas con los años) según pasa el tiempo, van lignificándose y además de adquirir bonitas coloraciones, se van cubriendo de una corteza que se desprende a tiras que resulta especialmente atractiva.

Serán estas ramas las que pasadas unos años empezarán a dejar de ser productivas y tendremos que ir eliminando para evitar que le arbusto se enmarañe y envejezca. Cada primavera brotan nuevas ramas con un aspecto verde que son fáciles de identificar. Estas ramas el primer año no están ramificadas y por tanto no florecen. Será al siguiente año cuando lo hagan.


Cuando estas ramas sean realmente gruesas, deben eliminarse desde la base. Esta eliminación favorecerá el surgimiento de tallos jóvenes productivos que a la vez que mantendrán la floración del arbusto, impedirán que su estructura envejezca irremediablemente viéndonos obligados a podas demasiado drásticas como ocurre ante arbustos desasistidos en demasiados años.
En fin, me apetecía hablar un poco de ese cambio que se va produciendo en la estructuras de la mayoría de arbustos una vez se asientan bien en el jardín y en concreto, aprovechar ahora que está en flor, mostraros como van surgiendo ya las ramas curvadas en mi Kokwitzia. 

Habrá que tener paciencia y esperar unos años más para que se convierta en una verdadera estrella en esa ubicación que le he dado. Justo al comenzar la escalera que conduce a la parte baja del jardín y a la entrada al huerto. Mi idea es que se vea desde abajo según se sube esa escalera y que a la vez pueda disfruta de su hermoso y llamativo porte desde la la parte final del jardín trasero. Así espero que ocurra...ya veremos como evoluciona :)
Os muestro a continuación un ejemplar adulto de este precioso arbusto. Espectacular. No es cierto?
Imagen de Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido