martes, 26 de abril de 2016

Othonna cheirifolia

Othonna cheirifolia es una asterácea resistente, con hojas de preciosos tonos grisáceos y una alegre y brillante floración. Podría decirse que es una todoterreno. Aguanta bastante bien la falta de agua aunque conviene regarla de vez en cuando el primer año hasta que arraigue. 

Cuando llevan un tiempo plantadas desarrollan unos tallos semileñosos sobre los que brotan sus hojas que por lo carnosas no pareciera que aguantan las temperaturas tan bajas como resisten. Una vez arraigadas se extiende sin dificultad con sus tallos postrados y forma matas bastante amplias en poco tiempo y de poca altura. Lo que convierte a Othona cheirifolia en una planta idónea para tapizar zonas soledadas que además se mantiene todo el año "impolulta". Prácticamente no hay que limpiarla de hojas secas porque ya digo, mantiene una salud envidiable y su aspecto carnoso y liso me encanta!!

Resiste bastante bien mi clima con heladas no demasiado profundas pero sí frecuentes y es una buen opción de hoja resistente para zonas sin problema de drenaje en el suelo, cosa que detestan. Puede crecer incluso en suelos bastante pobres y sin demasiados cuidados siempre que reciba muchas horas de sol.
Las flores según van secándose adoptan un aspecto precioso, seco pero muy bonito y en su parte inferior, los sépalos (no estoy segura de que sean sépalos, puede que sean brácteas) también alargan el tiempo de interés de la planta. Por cierto, con estos los sépalos de sus flores una vez pasadas pueden usarse para arreglos florales que duran mucho tiempo.
Tengo varias matas en el jardín, con ubicaciones distintas y cada una florece en un momento distinto. Ahora en primavera están en flor pero también he tenido alguna en verano.
En fin, una planta fácil y bonita que no precisa de nada especial para tapizar un buen espacio y premiarnos con una bonita y prolongada floración y que además no nos dará ningún quebradero de cabeza porque no es nada tendente a plagas ni a enfermedades.





lunes, 25 de abril de 2016

Pastel de sebo y semillas. Alimento de invierno para las aves del jardín

Hoy toca cocinar!! Sí, sí, preparar en la cocina alimentos para las aves del jardín. Hoy en concreto os voy a mostrar como hacer esta especie de "puding" o pastel de sebo.
Se trata de una mezcla de grasa y semillas que especialmente en invierno, constituirá un alimento calórico que ayudará a las aves a alimentarse en el momento en que más lo precisan: el invierno. Es en está época en la que ya los frutos se han terminado y la nieve muchas veces cubre plantas y suelo y es casi imposible encontrar insectos, cuando las aves precisan más esta ayuda alimenticia extra.
Según he leído en alguna publicación de la Sociedad Española de Ornitología (SEOBirdLife) no conviene facilitar alimento a las aves durante la primavera y el verano. 
Si queréis informaros un poco más sobre qué podéis poner en las bandejas de alimentos para aves y más aspectos sobre este tema podéis leer una interesante publicación de la SEO, "Alimentación de aves del jardín" Estoy segura que os parecerá interesante.
Por lo visto las aves, que están alimentando a los pollos en estos meses, les nutren principalmente de insectos ya que no están preparados para digerir los alimentos que les ponemos en las bandejas.

Esta misma sociedad aconseja por el contrario poner bandejas y alimentos colgados para ayudar a las aves en su alimentación durante los meses más rigurosos.
En mi caso he preparado este pastel de sebo para ponerlo de forma puntual este año ya que me he retrasado en la colocación de las cajas nidos y he pensado que colocar algo de comida cerca de ellas facilitaría el que las encuentren  y pueda tener una posibilidad de que alguna se ocupe este año.
Probaré a ver qué tal me funciona esta forma llamarles la atención y dejaré de facilitar en unos días para volver  ponérsela cuando regresen las heladas de nuevo.
Como iba a ser una alimentación muy puntual, inicialmente se me ocurrió comprar unas bolas de sebo con semillas. Así que me puse a hurgar en las estanterías de alimentos para aves en grandes Centros y en viveros importantes y en cuyos productos jamás me había fijado hasta ahora. Me he sorprendido muchísimo. Qué precios!! Tengo la impresión de que algún fabricante se ha dicho "Esto del ecologismo y de la protección de aves, y del "ecohuerto" está de moda? Pues que lo paguen"  Y no digo que no estén en su derecho. Es la ley de la oferta y la demanda. No digo que no. Pero la verdad es que pagar siete, ocho o diez euros por un saco de dos kilos y pico de un material para las jaulas de los conejos...tiene castaña!!
Lo siento, me parecieron unos precios de abuso. Y pensé que me tenía que buscar la vida. No puede ser que alimentos que se proporcionan a las aves silvestres en un jardín cuesten como productos realmente elaborados y con ingredientes de alto precio. Siento ser tan sincera y siento si algún fabricante de estos alimentos se moleste pero me parecen abusivos. Así que sí lo expreso. Decidí que tenía que buscar otra forma de conseguir estos alimentos sin pagar un ojo de la cara.
Es descabellado que tres bolas de 100 gramos que están hechas con grasas animales restos de mataderos y unas pocas semillas cuesten más que un trozo de una buena tarta por poner un ejemplo...No sé cuánto pueden tardar un montón de aves en un jardín en merendarse una bola de estas pero imagino que no es mucho. Se supone que para poder ayudar a las aves en invierno se tiene que desembolsar un dineral? Yo creo que no!!
Pero además está el aspecto del aprendizaje. Nunca había preparado este tipo de alimento y leer sobre el asunto me ha parecido interesante y en su preparación he invertido un tiempo que me ha parecido muy divertido.
Para preparar este pastel de sebo y semillas se precisa eso, sebo y semillas. Sin más. La grasa que he usado es grasa de pella.

La grasa de pella para mi es la idónea por lo fácil que es su manejo. Se trata de la grasa que rodea las vísceras, sobretodo los riñones de aspecto muy blanco y de textura muy sólida. Son como capas de grasa unidas por una especie de "telillas" muy finas y transparentes que consolidan unos trozos con otros y que forman un conjunto con forma un poco redondeada. No huele antes de cocinarse ni mancha excesivamente las manos (por si alguno le da cierto "repelús" jejeje)
La verdad es que nunca había comprado sebo y ni siquiera sabía qué me iban a dar en la carnicería. Por lo que había leído cualquier grasa de la que se desecha en las carnicerías podía valer. Imaginaba que me iban a dar una bolsa con trocitos de grasa de la que van retirando de las piezas de carne magra que compramos. La sorpresa ha sido que el carnicero me tenía guardada una gran pieza de sebo de ternera y que luego he sabido que es lo que en Argentina llaman "pella de ternera". Una grasa con la que elaboran riquísimas empanadas y que forma parte de los ingredientes de su cocina. Cuando yo hago empanada utilizo manteca de cerdo y la razón de usar este tipo de grasa es porque conviene que  cuando se enfría el relleno de las empanadas se solidifique, de manera que no siga empapando el interior de la masa que las rodea y no se vaya saliendo por la unión de las dos partes. Lo que desconocía es que en Argentina se hiciera con esta pella. Siempre se aprende algo! :)
Aquí en España, no sé si se utiliza esta pella de ternera. Sé que en Andalucía la famosa "manteca colorá" se elabora con pella de cerdo.
Supongo que el hecho de que en nuestro país no se suele utilizar para cocinar esta grasa de ternera es lo que explica que el carnicero no me cobrara nada y me dijera que puede guardármelo cuando le avise con antelación. Así que miel sobre hojuelas!! jejejej Para el invierno ya tengo la comida de las aves tan solo con comprar las semillas. Más barato imposible!!
Como no lo había hecho antes, quise probar primero no fuera a ser que no me saliera bien así que usé solo la mitad de la pella. Tuve la curiosidad de pesarla antes de empezar a cocinar y fueron 1430 gramos lo que pesaba la que dieron. Es decir, que usé unos 700 gramos largos para confeccionar este puding.
Trocee la grasa para facilitar que se deshiciera con el calor en menos tiempo. Es posible llegar a licuar con calor cocinando el sebo en una sartén pero es un proceso mucho más lento que hacerlo en el microondas. Además, creo que se mancha menos, pero esto ya es cuestión de manías de cocinera mías...ajajja :P

Conviene no poner el microondas a potencia máxima si no hacerlo a menos de la mitad. Poner unos minutos (dos o tres) sacar el recipiente, remover para cambiar de posición los trozos que vayan quedando todavía sólidos y volver a meter otros minutos en el micro.

Una vez licuada casi del todo (siempre hay trocitos que se resisten por mucho que se siga aplicando calor) colé la grasa y la deposité en un bol amplio y bajo dónde pudiera mezclar sin dificultad posteriormente.

No podía terminar la receta completa el otro día así que dejé que la grasa se solidificara completamente. Y en realidad así la podemos guardar en el frigorífico o incluso congelada si hemos derretido más cantidad de la que precisamos.

El siguiente paso fue volver a calentar en el microondas un poquito, a potencia bajita para controlar bien el proceso, hasta que la manteca adquiriera una textura de pomada.
Este pastel de sebo podemos prepararlo con muchas semillas. Cada ave les gustará más unas u otras. Como yo no tengo claro todavía cuales será las preferidas de las aves de mi jardín opté por usar una mezcla de ellas.

Puse un poco, a ojo,  de cada una en un recipiente que he usado para hacer este alimento. Compré dos bolsas con distintas semillas y maíz troceado. Además agregué unas pasas esta vez por ser la novedad y porque la verdad es que me encanta cocinar y pensé que a los pajarines les iba a gustar!! :)

Ahora tenemos que mezclar bien con un tenedor grasa y semillas. Veremos que la mezcla en poco rato va solidificándose bien. Hay que cerciorarse de que la mezcla quede bien homogénea. Sin pegotes de semillas juntas. 

Esta es una estupenda textura para rellenar los moldes. En este punto no está ni demasiado líquido ni demasiado espeso.



Conviene tener preparados los recipientes que vamos a utilizar. Si los tenemos listos será más fácil que la mezcla no se nos solidifique antes de rellenarlos. 

Si ocurre tampoco hay problema. Unos segundos en el microondas, sin que la grasa se vuelva líquida, tan solo un poco más blanda, nos facilitará el relleno de los moldes.
En esta fotografía os muestro algunas de las cosillas que preparé la otra tarde. Os iré poniendo el modo concreto en que he ido elaborando cada una en otros post. 
Por cierto, hubo "uno" que al ver el "surtido" en la bandeja comentó que tenía un aspecto absolutamente apetitoso ajajjaja 
Bueno, espero os animéis a hacer este facilísimo puding para vuestras aves en el invierno crudo, cuando ellos tienen el sustento realmente difícil y nosotros tenemos mucho más tiempo que no nos roba el jardín... un rato de trabajo en la cocina calentita tampoco es tanto trabajo verdad? Y las aves nos lo agradecerán!! ;)


Ah, por cierto, para preparar las "golosinas" que os especifico debajo usé: 
* un par de bolsas de semillas para variedades de pájaros distintas que me han costado a euro y pico cada una  (no enteras porque de todo me ha sobrado mucho)
* compré un kilo de maiz troceado a 0,70 euros el kilo 
* Las dos cáscaras de coco son de unos helados
* Las tres ramas...como es lógico son de restos de poda.
* El sebo, como dije arriba, gratis. 
Ummmm echemos cuentas!! Pongamos dos euros y pico por las dos bolsas, más 0,70 son tres euros y pico todo.
Además, estos alimentos están elaborados con ingredientes sanos que conozco, no como los que componen las bolas que se compran que si no son de marcas de confianza, según he leído contienen materiales no solo aptos si no algunas veces, desgraciadamente, perjudiciales para las aves cuando están elaboradas por empresas poco fiables que las ofrecen a muy bajos precios.
He sacado 6 rosquillas de pastel de grasa, 3 sticks, 8 bolas de 100 gramos cada una de sebo y semillas y dos mitades de coco rellenos. No está mál! No? Este sí es un precio razonable para alimentar a nuestras queridas aves... ;)

viernes, 22 de abril de 2016

Ni siquiera un paseo. Un puñado de imágenes que he logrado entre lluvia y lluvia estos días.

Llover y llover y llover. No lo deja! Por supuesto es necesaria el agua pero para un jardinero estar metido en casa días y días y no poder pasar revista a su jardín, aunque solo sea para acercarse a las plantas y que se te vengan a la mente imaginaciones de esporas dispersándose a tutiplén y pulgones reproduciéndose como locos en este ambiente húmedo y de temperaturas suaves. Así es, aunque solo sea para sufrir los jardineros precisamos comprobar, tocar, mirar. Una por una...cada esquina, cada recodo y saber qué ocurre. Qué está pasando en nuestro jardín. Necesitamos verter nuestra mirada sobre todos los rincones. En ellos sigue transcurriendo la vida. Evidentemente. Unos bichos se comen a otros bichos; los capullos de rosas siguen engrosando; las floraciones se preparan para salpicar color sobre los arbustos; las hojas se desperezan recien abiertas las yemas...Claro, el jardín sigue siendo jardín sin nosotros, somos nosotros los que somos algo menos jardineros sin él jejeje
La ausencia tan prolongada durante días me produce cierto malestar. Así que por las tardes, ando mirando por los cristales a ver si la lluvia me da alguna tregua, aunque sea unos minutos y salgo tan pronto veo que deja de caer agua. Y trato precipitadamente de ver lo más posible, consciente del poco tiempo que  tendré antes de que de nuevo empiece a caer agua del cielo. A veces no me da tiempo ni de llegar a muchos espacios del jardín. Cámara en mano doy unos pasos y apenas he recorrido unos metros otra vez comienza a caer agua!! jejejje y vuelta para casa.
Así que esta recopilación que no puede llamarse paseo en esta ocasión, es un manojo de imágenes que he logrado sacar entre lluvia y lluvia estos días. Luces distintas, tonos de vegetación diversas por las distintas horas de la tarde.
Algunas veces ha sido tan breve el tiempo que apenas si he logrodo llegar al portón de la fuente tras cuya celosía crece un precioso rosal Rosa 'A Shropshire Lad' con una vegetación tan especial que no me resisto a mostraros con una foto de esta tarde en la que no ha llovido y he logrado plasmar sus hojas secas y sin brillos para que podáis ver su coloración. Produce una rosas elegantes, llenas de una hermosura sensual, casi abrumadora pero no son solo sus rosas lo bello de este rosal. Sus hojas, de miles de tonos de verdes y rojos lo hacen especialmente bonito.
Cerca, en la misma valla divisoria los Allium ya apuntan sus capullos, tan gruesos que no tardarán en abrir mostrando sus esféricos pompones en tonos malvas y azules. Qué divinos!! A ver si tengo suerte y florecen a la par de los rosales, con esa idea planté unos ochenta en el jardín trasero. Rosas, magentas, malvas y azules. Una gama que me encanta. Dejaré sus flores secas hasta el otoño porque me parece que son interesantes incluso en tonos pajizos. 


Vuelve a llover!! Para casa!! Pero antes antes de cerrar la puerta me da tiempo de fijarme en Parthenocissus tricuspitada 'Veitchii' con sus hojas aún plegadas y sus raíces adventicias afianzándose a las paredes de mi casa recorriéndolas como un río con mil afluentes. Es maravillosa la rapidez con la que cubre de hojas lo que ahora parece casi desnudo una vez dice a salir de su letargo. Qué estrategias tiene la Naturaleza!!
Paciencia, en la siguiente escapada me resistiré a comprobar si la Catalpa ha abierto ya sus yemas porque si lo hago y me paro a mirar, sé que no llegaré al jardín frente a la fachada sur de la casa así que protegiendo bajo la camiseta la cámara bajo las escaleritas de piedra para comprobar qué tal van los Iris germanica cuya floración apenas podré disfrutar si sigue esta lluvia. Pero me llevaré sus flores en mi cámara y en casa podré seguir admirándome de cómo una planta tan humilde produce unas flores tan sumamente complejas y hermosas. Qué más quisiera una orquídea igualarse en hermosura!! Las matas de lirios proporcionan un aspecto de cierto "asiento" a los jardines, les da un aire campestre que me entusiasma. Frente a ellos me viene siempre a la cabeza una palabra con la que los asocio, la naturalidad.
Este año están que se salen. Cuajadas de capullos con sus pétalos aún envueltos como flechas hinchadas...
Crecen en muchas zonas de mi jardín pero sobretodo sobre un muro de piedra que sostiene la entrada de coches, entre rosales y alrededor de las escaleras de bajada del camino de las acidófilas. Poco a poco iré sacando de estas matas más matas e iré salpicando con ellas otros rincones del jardín.
No soy lo que se dice tacaña a la hora de comprar plantas pero me ocurre algo curioso con los Iris. Nunca compré ninguno. Me parecen tan exageradamente caros que no estoy dispuesta a pagar por un trozo de raíz de apenas unos centímetros seis o siete e incluso ocho euros. Ni hablar del peluquín!! Así que solo cultivo en mi jardín lirios de los de siempre, de los que llevo toda la vida viendo en todos los jardines. Sin identificar y seguramente sin nombre ni apellido pero que a mí me parecen preciosos y de momento no introduciré variedades que puede que sean más exóticas pero no estoy segura de que les pudieran hacer demasiada competencia a estos:) 




Quedan bien en cualquier parte y al lado de casi cualquier planta. Cerca de ellos el Prunus cerasifera 'Pisardii' parece ya totalmente arraigado y ahora recuerdo al mirarlo, que alguien lo calificó de "árbol de hojas desvaídas' pero con quién no estoy de acuerdo en absoluto. Estos días, con la lluvia, sus flores han ido a parar al suelo y la base del tronco se ve rodeado de pétalos de suave rosa. Pero en las ramas permanecen aún sus cálices tiernos y de un burdeos claro que contrasta maravillosamente con el tono oscuro con tintes morados de las hojas de este árbol que de tan visto solemos menospreciar pero que a mí me parece que contrasta entre los demás árboles poniendo un bonito contrapunto y cuyas ciruelitas adornan graciosamente más delante sus ramaje. Qué más contraste podría tenerse teniendo cerca las preciosas y jugosas hojas de Carpinus betulus 'Fastigiata'?



Esta vez voy a tener suerte y llegaré a la plataforma de hormigón y comprobaré como casi ni me he dado cuenta de la preciosa floración de Amelanchier lamarckii. Qué se le va a hacer!! Esperaremos a volver a disfrutar de sus bonitos frutos, como diminutas cerecitas y me los disputaré con los pájaros que si me descuido no me dejarán probar ni uno!!

Bajando hacia el amelanchier paso por delante de un viejo lilo (Syringa vulgaris) que por cierto, a ver cuándo me decido a podarlo!! Perder una floración me cuesta y es que con los lilos no hay otro remedio. Pero sí, tendré que hacerlo tras la floración aunque me pese. Este lilo necesita rejuvenecerse o terminará por deteriorarse. Pero es que él parece querer convencerme con tanta y tanta panícula que son promesas de flores de aroma que no puede ser más delicioso!! Pero no, este año no me dejaré convencer!!
Hay que limpiar algo la hierba que crece en estas escaleras. Cómo crece atizada por la humedad!! Bueno, crece la hierba pero también crece todo lo demás. Lo uno por lo otro!! Cómo está el acanto!! La temporada pasada no hizo demasiado pero parece que está ha empezado a tomar cuerpo y está sacando una espléndidas hojas que ahora, al bajar no puedo resistirme a tocar y ver lo crujientes que están con la humedad. Acanthus mollis me parece tan escultural!! Supongo que este año se dignará a mostrarme sus impresionantes espigas de flores.. 



Otros días he podido llegar sin mojarme al seto sur y compruebo con alegría que las matas de Salvia officinalis que este año ya han crecido y han dejado de ser los cogollitos que planté al año pasado para convertirse en algo digno de llamarse mata jeje :) Espero ansiosa su sencilla y azulada floración. Mira que lo dudé al colocar esta delate de Artemisia arborescens. Pero sí, sin duda, es una bonita combinación de colores los grises y estos verdes claros de las salvias.
Me gustan las salvias!! Y no solo estéticamente. No hay una sola vez que pase por delante de alguna que me resista a pellizcar alguna hojita y comérmela. Me gustan los sabores amargos y la salvia lo es pero tiene un punto refrescante que me chifla!!
Me doy cuenta de cómo ha cambiado este seto. Aún queda mucho espacio entre las plantaciones pero no, ya no tienen el aspecto del año pasado. Siempre me sonrío internamente al ver como pasito a pasito el jardín va consolidándose lentamente pero de forma que de año en año se percibe sin duda el cambio.


Si me doy prisa lo mismo llego con luz suficiente! En frente del seto, a unos metros, luce solitario el tronco de una Paulownia tomentosa plantada este invierno que aún no dio todavía signos de querer brotar pero que seguramente cualquier día de estos empezará a salir de sus yemas sus enormes y bonitas hojas, o eso espero :) 
Me dirijo a la parte baja de las escaleras de madera para comprobar si esta tarde ocurre como en otras algo que de tan simple me emboba jajajja  Quizás habiendo llovido, no. 
Pero sí, a trasluz las veo revolotear. Sobre la hierba revolotean unas cuantas mariposillas diminutas que mi cámara recoge con una forma irreal al haber tirado la foto con una velocidad demasiado lenta. Qué efecto más simpático. No? Hasta aquí llego y de nuevo no tengo tiempo de llegar a ver qué tal van la Kerria japonica del final del jardín. Quizás mañana la lluvia me dé más tregua ajjajaja


Mi gozo en un pozo, toda la tarde esperando a ver si puedo salir y al final...la tregua dura un suspiro!! Empieza a chispear de nuevo mientras el sol se va. Pero no me importa, lo hace como siempre, acariciando con sus rayos las hojas de las plantas de esta zona que están todavía a su alcance y tiñéndolas de una luz brillante que las hace resaltar entre las sombras claras que ya se han vertido en el resto del jardín. Llevo días sin mirar estos rosales rugosas cuyos fuertes y precioso brotes son una verdadera atracción para los pulgones y que el año pasado logré mantener a raya a base de manguera sin otro producto. No los veo mal, de momento no veo hormigas merodeando. Buena señal!! Me regreso a casa con la esperanza de que los capullos que he visto tengan tiempo de abrirse antes de que las dichosas hormigas los estropeen. 


Más de una semana sin parar. No deja de llover!! Y otro intento que no dura más que unos minutos, los que tardo en llegar al lilar con paso ligero mientras recorro el seto norte y me da tiempo de tirar algunas fotos a la zona central del jardín llena de verde su suelo. Qué gusto andar sobre el mullido suelo cubierto de cientos de geranium con sus diminutos flores rosas. Ni se me ocurriría arrancar esta que llaman malas hierbas y que a mi me parecen deliciosas. En apenas unos meses el suelo de mi jardín se teñirá de colores pajizos así que quién desaprovecha la ocasión de algo de verde!! Desde luego nadie que tengamos el jardín en una zona geográfica como la mía que no disfruta de la humedad de los jardines del norte con un perpetuo verde en su suelo.


 
Precipitadamente compruebo si hay plagas sobre la Genista apenas empezando a florecer estos días y también hurgo entre las hojas todavía arremolinadas recién brotadas de Sacumbus nigra 'Black Tower Eiffel'. Me alegro de haber elegido esta variedad tan oscura y flores en panículas de tonos rosas antes de que se abran las blancas flores. Está brotando con fuerza. Sí señor!! El año pasado se dedicó a echar raíces, éste seguro que se va a dedicar a crecer, eso parece al menos...Tenía muchas ganas de tener un hermoso arbusto de Saúco. Es de esas plantas de siempre que cada día se ven menos en los jardines pero que ofrecen a la vista y aroma del jardinero grandes satisfacciones y desde luego para los pájaros constituyen sus bayas un estupendo banquete.  




El lilar está hecho un desastre con la pinaza mojadas sobre las plantas!! Pero el desorden y algo de desaliño en los jardines no son capaces de eclipsar la belleza. Sobre las piedras llenas de líquenes yacen algunas ramas de Kerria japonica 'Pleniflora' pintada ya de amarillo. Como las Forsytias en pleno apogeo. No, la pinaza no me distrae de tanto color oro... afortunadamente ;)


Ya que estoy aquí no puedo desaprovechar el echar un vistazo al huerto y ver qué tal van las habas y si tienen muchos pulgones. Veo alguno sobre algunos tallos. Temblad, malditos!! No saben que tengo preparándose, en maceración, un buen manojo de ortigas ejejje les queda tres telediarios...
Me percibo lo cambiante que es este huerto. Bueno, este huerto y cualquier rincón del jardín. Vienes a una hora y parece uno, regresas a otra al día siguiente y parece haber cambiado tanto...


Ya de subida me paro en uno de los celindos (Philadelphus), el que crece a los pies de la plataforma de hormigón y lo veo cuajadito de capullos!! Ni rastro este año de plagas...bien, vamos bien!! Llevo ya dos años queriendo cambiarlo de lugar porque creo que rompe la vista de subida hacia la casa y que está ahí en medio, como sin demasiado convencimiento el pobre...ajjajaja pero no hay manera, se me pasa la temporada de hacerlo y siempre me digo: el otoño que viene lo haré y de paso sacaré de su base unos hijos con raíz para tener dos ejemplares. A ver si tocando el final de este año saco un rato para hacerlo...
Este celindo es precioso. No crece en forma de mata espesa y cuajada de ramas desde el suelo como los otros. Tiene un par o tres de troncos lignificados y es en su extremo, en lo alto, dónde brotan las ramas largas y elegantemente arqueadas que en breve se cubrirán de blanco.


La tarde termina y me encamino ya hacia la casa. Los últimos rayos de sol se posan en las yerbas que crecen sobre el cemento que cubre el viejo suelo de una de mis terrazas. Qué aspecto de pequeño mundo dentro de otro mundo me da esta imagen :) Una simples yerbas pero qué bonitas me parecen con esa luz sobre ellas!!

Todavía abajo, de nuevo, mi enclenque higuera (Ficus carica) volverá a dar frutos que yo calificaría de "indignos" pero que a tenor de cómo los devoran los pájaros está claro que a ellos les parecen deliciosos. Que les aproveche!!
Antes de entrar en casa paso al lado de ellos. Compruebo como este año, de nuevo florecen los diminutos bulbos de Muscaris que hace dos años, plantando una bolsa de ellos en una maceta, se me cayeron y que fueron a parar a las hendiduras de las baldosas. Florecen entre yerbas que crecen entre ellas y que junto con musgo y líquenes, han dado al cemento del borde de la terraza un aspecto que si no supiera qué es, diría que se asemeja a la piedra un poco...lo que hace el tiempo, unas veces todo lo deteriora pero otras... otras lo transforma embelleciéndolo :)