jueves, 25 de febrero de 2016

Intento de mantener a raya raíces de arizónicas cerca de un rosal

En ocasiones el diseño del jardín o sencillamente nuestro deseo de disfrutar de un rosal en un lugar determinado nos obliga a hacer plantaciones que no son del todo ortodoxas. Este es mi caso hoy.
Quisiera disfrutar de un precioso Polyantha que me enamora, Rosa 'Perle d'Or' en la zona de la entrada al jardín. Me chiflan sus rosas!! y qué aroma tienen!! Llegar a casa y que te reciba el aroma de esta rosa...qué mejor bienvenida, verdad? :) si además florece en una gama que combina maravillosamente bien con malvas, púrpuras...miel sobre hojuelas!!

¿Cual es el problema? Pues tan fácil y tan complicado como que en esa zona, a algo más de metro y medio crecen cuatro o cinco "hermosas" arizónicas. No hace falta que diga qué pueden suponer sus tremendas e invasivas raíces para el pobre rosal...

Con el tiempo eliminaré estas arizónicas pero no ha llegado el momento y me gustaría que el rosal pudiera prosperar justo en esa zona. Lo podría haber plantado en otro punto pero es que lo quiero ahí!!
Se me ha ocurrido proteger la zona que rodeará las raíces del rosal con algún material fuerte y que impidiera que traspasaran las raíces de las arizónicas sería buena idea.
Tengo un plástico extremadamente grueso y fuerte pero a la vez flexible que utilizo para proteger el camino frente a las composteras cuando doy la vuelta al compost. Así que he echado mano de él recortando una franja de material de una anchura igual a la profundidad del hoyo de plantación.

Con esta tira de material plástico he "forrado" todo el hoyo dejando lógicamente la base del hoyo libre para que las raíces del rosal puedan desarrollarse y que haya un perfecto drenaje.

Antes de plantar he comprobado este extremo. Ya me esperaba que no hubiera problema pero por si acaso, me gusta siempre cerciorarme.
A continuación he plantado del modo habitual. Como puede verse una vez relleno el hoyo con el sustrato más humus de lombriz el plástico ha desaparecido de la vista. Ya solo queda limpiar alguna ramita muerta del rosal y poner una generosa capa de acolchado de compost casero.

Cundo tenga un rato haré una zanja delante de las arizónicas y meteré verticalmente otra tira de este material. Creo que funcionará.

En todo caso siempre será mejor que el rosal cuente con este "muro de contención" de las terribles raíces que arriesgarse a plantar relativamente cerca de ellas sabiendo que buena parte del agua y nutrientes que le aporte al rosal serán "robados" por las arizónicas. Estoy segura que este plástico tan fuerte y grueso no será fácil que lo rompan las raíces cuando lleguen a él. También me ayudará en el caso de tener que eliminar a golpe de pico parte de esas raices cuando se acerquen a la zona de plantación el hecho de que no estén "mezcladas" con las del rosal.

En fin, hay que ingeniárselas a veces para dar soluciones a los problemas. Lo definitivo lógicamente seria retirar estas horribles plantas pero ya digo, no les ha llegado el tiempo de hacerlo. De momento creo que con esta protección el rosal crecerá al menos por un tiempo feliz y contento al lado de la fuente.

13 comentarios:

  1. Seguro que te funcionará. Lo peor que puede pasar es que en el futuro las raices de esas "pesadas" empujen el plástico y tengas que poner orden. Un beso, María. ¿Has plantado ya los nuevos rosales?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea es que, por si me retraso, las raíces de las arizónicas no invadan y se mezclen con las del rosal. Tengo pensado hacer una zanja por delante, a medio metro o algo más de los troncos...meter ahí otra tira del mismo material. Eso las contendrá más ttiempo. Mientras permitirá crecer el rosal y en unos años, cuando pueda tirar todo el muro exterior junto con las arizónicas y hacer una nueva valla, el rosal espero que esté ya asentado.

      Eliminar
  2. Una idea estupenda ¡qué ingeniosa eres, María! con esa protección podrás disfrutar de tu rosal favorito una buena temporada. ¡Además me la voy a copiar y todo, jeje!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Montse!! No hay nada como la necesidad para aguzar el ingenio ajajja

      Eliminar
  3. Hola muy buenas, que ya te lo he dicho alguna vez pero es que encanta como te explicar, la de cosas que te aprendemos. Este artículo en concreto se me había pasado, no lo había leído y es que me pasa como a ti. Yo tengo arizónicas y delante arbustos y los pobres van huyendo de ellas de tal manera que estar arqueados hacia el centro del jardín. Este año he cortado varias de ellas porque pensé que de esta forma las raíces ya no crecen mas y por tanto ya no les van a afectar tanto. Pero he visto que tu también tienes dos cortadas y aun asi desconfias. Tu crees que incluso si las cortas la raíz sigue creciendo? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras!! Me alegra que pienses que me explico bien :) Con esa intención se hace, con la de que te entienda la gente. Verdad?
      A ver, mira, yo tengo en mi jardín tres odiosas plantas, varias mimosas grandes, dos setos enormes de arizónicas como árboles y dos olmos muy grandes. He comrpobado como todas invaden lo que tienen alrededor. He plantado rosales y he visto como en pocos meses las raíces de los olmos se han ido desarrollando en dirección justa al hoyo de plantación del pobre rosal. Dándome cuenta de que el rosal, a pesar de mis cuidados no prosperaba como debiera, he eliminado la tierra que lo rodeaba...qué había a 20 cm del suelo? un raíz enorme de olmo llena de pequeñas raíces en su extremo dispuestas a chupar con rapidez todo el agua y nutrientes que le iba aportando al pobre rosal. Con las mimosas ocurre exactamente igual, se desarrollan hacia las zonas dónde las raíces detectan que hay agua y nutrientes. Y estoy convencida de que tarde o temprano las raíces de esas arizónicaas llegarán al plástico que puse como protección del rosal.
      Esta protección solo valdrá por un tiempo. El tema es que espero que para entonces estén en disposición económica de eliminar todo ese seto horrible de arizónicas, pagar una excavadora que me arranque de raíz todas los tocones y raíces y que me hagan un muro exterior nuevo. Pero eso requiere una gran inversión económica que ahora mismo no estoy en disposición de hacer.
      Imagino que en un tiempo podré afrontar ese gasto y para entonces, si ese plástico ha logrado el objetivo que yo espero que es proteger un tiempo al rosal de la invasión de las arizónicas, el rosal habrá crecido, será adulto o casi adulto y por tanto con más fortaleza. Y tarde o temprano le eliminaré esas horribles arizónicas, y por fin crecerá feliz sin peligros de invasión ajajajjaj Eso espero, al menos

      Eliminar
    2. Muchas gracias!! pues yo que pensé, ilusa de mí, que cortándoles a ras de tierra las raíces se morirían! Me veo arrancándolos de raíz, buf que trabajo

      Eliminar
  4. Ah, que interesante que aplicaras esta idea de esta manera! De hecho yo ya había pensado algo así pero para rodear una zona de bulbos, ya que cuando desaparecen ya nunca se donde están! Y luego ahí ando poniendo plantas nuevas y siempre acabo lastimando bulbos. Así que sería una protección contra mi misma! Jajaja así si pico y veo ese plástico, me voy todo alrededor y se que ahí es la zona prohibida! Jajaj pero nunca se me hubiera ocurrido algo así para los rosales. Muy buena idea, aunque yo no tengo un caso similar, es bueno saber por si alguna vez se necesita. Gracias por el tip, y saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la idea no es precisamente contener las raíces del rosal. Más bien es acotar la zona de desarrollo de las raíces de las arizónicas. Esta lámina plástica fuerte y dura impedirá, al menos por un tiempo, que las raíces invasivas de las arizónicas penetre y compitan en la zona del rosal o al menos eso espero.

      Eliminar
  5. Hola! Muy interesante tu blog, felicidades!
    Yo tengo un problema parecido. En el jardín, a un lado tengo un vecino con arizónicas y al otro lado otro con una hiedra que ocupa toda la valla. Tengo rosales en macetas y me da terror plantarlos en suelo porque sé lo que va a pasar con las raíces de esas plantas invasivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo por tus comentarios hacia mi blog. Te invito a quedarte por este jardín y a seguir participando con tus comentarios que siempre se agradecen por parte de quienes escribimos un blog.
      Pues arizónicas y hiedra son horribles!! Uno de los muros divisorios de mi parcela tiene metros y metros de hiedra. El vecino se empeñó en ponerla a pesar de que yo no estaba de acuerdo. Pero como aquí en España creemos que podemos hacer lo que nos de la gana siempre que estemos en nuestra parcela aunque sea en el centímetro de tierra que toca la parcela ajena...pues eso, el buen señor decidió "tapar" la valla metálica con lo más rápido y barato, la hiedra.
      Lo bueno del caso es que evidentemente el mantenimiento, es decir, el recorte de la hiedra por mi lado, él supone que me corresponde a mí exclusivamente con lo que corre de mi cuenta los gastos que me origina mandar hacerlo. Además la hiedra cría pulgón a montones lo que me obliga a tratar con jabón potásico los rosales que crecen sobre esa valla. En fin cosas que ocurren en nuestro querido país y que en otros está reglamentado y la gente tiene otra conciencia jardinera.

      Eliminar
  6. Yo se lo comenté y no la quitó, se ha hecho el longui. La verdad es que cuando la plantaron yo no tenía ni idea de que eso era una hiedra ni las consecuencias que podría traer. Siento no habérmela cargado en su momento, pero es que por otro lado no me gustan los follones y menos con vecinos. Acudiendo a la justicia sí creo que no se puede plantar a menos de x cm los arbustos (no sé si 50 cm) y los árboles a más distancia, y creo que es obligatorio que corran con los gastos de poda, pero ahí ya habría que ir a juicio y ninguna persona sensata queremos llevarnos mal con un vecino.
    Al final este tipo de personas se salen con la suya.
    Yo no sé si las raíces de estas plantas pueden llegar a causar daños a piscinas de esas que te venden el vaso para encastrar. Creo que si le perforara la piscina sería la única forma de que la quitara al verse directamente perjudicado porque el resto le importa un pimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, si se quiere hacer cumplir la Ley hay que meterse en juicios. Me gustaría más poder apelar al sentido de lo justo pero en fin... así son las cosas.
      En mi Ayuntamiento no existe desarrollo de ningún reglamento sobre distancias de plantación por tanto es de aplicación el Código Civil. Cuando yo he plantado me he guiado por estas medias, para que en ningún momento haya problemas. No sé, es tan lógico que uno no puede poner algo que perjudique al vecino y más es una valla divisoria que estar comentándolo siempre delante de la persona afectada y que no diga ni mú,, como si escuchara llover... me cansa. Al final, lo que tú dices, se salen con la suya.

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido