jueves, 21 de enero de 2016

Planteles de habas y cebollas

Reconozco que mis conocimientos "huertiles" son más bien escasos. Digo esto porque ni siquiera he llegado a "aprenderme" los momentos adecuados del año para plantar las cosas. Simplemente veo los planteles a la venta y doy por hecho que en mi zona se puede plantar ya. Y eso hice el otro día, vi cebollas y habas y compré los planteles.

Es más, creo que comprando estos planteles de habas y guisantes ahora he metido la pata. Me parece que llego tarde para las habas y temprano para las cebollas ajajjaa Pero bueno, al fin y al cabo tengo el huerto vacío salvo unos ajos que sembré hace unas semanas y que ya están brotando. Alguna cebolla espero que me de y que al menos tenga alguna habas para que cuando paso por el huerto tenga la oportunidad de ir "robándolas" y comiéndomelas sentada en los pedruscos de las escaleritas entre bancal y bancal. Me encantan!! Esos granos verde pálido metidas en cunas de pelusa. Porque eso es el interior de la vaina, un receptáculo protector, suave y mullido dónde el grano va creciendo protegido por el acolchado que lo rodea. Tan crujientes...Qué ricas!! 
En fin, aquí os pongo unas cuántas fotografías de cómo he puesto en tierra los planteles.
Aunque la tierra de mis bancales está nutrida, aireada y limpia de hace no mucho tiempo cuando desmonté el huerto de las plantaciones de la temporada anterior, he decidido incorporar un poco de compost que me quedaba después de haber puesto al capa de acolchado a todos los rosales. No creo que les venga mal...Iré haciendo esto en cada plantación que haga en el huerto. Es una lástima dejarse secar demasiado este estupendo compost. Si veo que tardo mucho en gastarlo embolsaré lo poco que me quede para que no siga secándose y lo guardaré en una zona fresca y que no reciba sol, probablemente dentro de la propia compostera. La otra la tengo ya medio llena de material que ha comenzado ahora su proceso de curado.

Lo primero limpiar los planteles de cualquier hojita en mal estado o enferma. 
Sacar las plantas con sumo cuidado para no dañar su pequeño cepellón.
Creo que unos 20 cm de separación entre ellos es suficiente. Dos por cuadradito (tienen 33 cm de lado) puestos en diagonal...unos 20 cm, sí. Así que a esa distancia he hecho con el plantador los agujeritos.
Vi que los planteles tenían el grano brotado y que aparecía por encima del nivel de la diminuta macetita, así que no he puesto los planteles demasiado hondos, apenas un poco de sustrato para taparlos y protegerlos un poco del sol y de las heladas.

Algunos estaban un poco crecidos y al menos hasta que arraiguen y comiencen a hacerse más fuertes he preferido entutorarlos para que no se tumben sobre los bancales. Una pequeña brida es suficiente para mantenerlo verticales.
Entre los planteles de habas he puesto los de cebollas. Y ahora creo que no son compatibles. O sí? ajjajaja Está claro, mis conocimientos huertiles son....un desastre :) Espero poder cambiarlos en unos días de sitio, no creo que les pase nada, con este frío no habrán tenido tiempo de que emitan raicillas para arraigar y que pudiera dañar en el trasplante y seguro que no se mueren las habas por trasladarlas ahora en un par de días.
Un riego no excesivo ha finalizado el trabajo de la tarde.



1 comentario:

  1. Bueno, María, esto del huerto imagino que es como todo, se va adquiriendo experiencia con la puesta en práctica. Yo no entiendo nada de huertos ni de plantar estas cosas, pero no descarto la posibilidad de empezar algún día porque eso de recoger habas o cebollas y llevarlas a la cocina debe de ser una pasada.
    Con la buena mano que tienes para todo, seguro que se te da de maravilla!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido