viernes, 23 de octubre de 2015

Morfología de la rosa

Un día de abril te percatas de su presencia. Apenas es un botón pero ahí está!! No hay duda, ves los sépalos protegiendo su interior en el que la Reina del jardín está preparando su traje de gala antes de mostrarse públicamente...Y no hay una si no muchas!! A partir de ese día es un no parar, la de visitas que podemos hacer al rosal! Parece que no llegará nunca finales de mes o principios de mayo para que podamos disfrutar de ellas...pasan los días y por fin se abren las primeras!! No pueden ser más hermosas!!! Son danza de ballet en el movimiento airoso de sus pétalos con el escorzo más bello; tan bellas como una catedral gótica hecha de material dúctil  y suave; son un estallido de colores con tonalidades exquisitas... te acercas a ellas y te inunda su aroma y sus pétalos, cual imán para tus dedos, se te antoja irresistible la tentación de pasar las yemas suavemente por el borde de sus sedosos pétalos con una caricia temiendo dañar lo que presientes frágil y delicado... La rosa  Tu rosa!! La belleza!!

MORFOLOGÍA DE LA ROSA
Esta es una cara de la moneda, la otra tan cierta, tan real como la anterior,  es su interior, su forma, de qué modo están articuladas, cómo están formadas... Lo primero no sería posible sin lo segundo. En realidad su finalidad es la perpetuación de la especie. No nos engañemos. Podemos ver y sentir toda la poesía en ellas pero no nacen para nosotros por mucho que, pretenciosos jardineros, digamos a veces aquello de que los rosales "nos premian" nuestros desvelos con sus rosas...Son así para poder atraer a insectos y pájaros, para producir semillas que prosperen y el proceso de la vida llegue a buen puerto. Para que la lluvia, un pájaro o un golpe de viento transporten las semillas nacidas en el interior de sus escaramujos y las hagan caen en un momento propicio en un suelo adecuado...y un día otro rosal nazca. 
Descubrir todo este mundo interno maravilloso y complejo, como son por dentro para que sean así por fuera, a mis ojos, no las hace menos hermosas. Al contrario, si cabe, ver la perfección de su funcionamiento me hace valorarlas más aún :)
El otro día nos acercábamos a la morfología del rosal, vamos hoy con la morfología de la rosa? :)

Vamos con la morfología de la rosa? :)
Los rosales, como angiospermas que son, cuentan con órganos especializados en la producción de semillas, las flores, la rosa en este caso. Así pues las rosas son los órganos sexuales de la planta y están formadas por hojas modificadas de distintos tipos dispuestos al mismo nivel, en torno a un eje central que sería el pedúnculo o pedicelo de la flor.
Las rosas se consideran flores verticiladas en las que los diferentes tipos de piezas (hojas modificadas) se insertan consecutivamente alternando las del ciclo exterior con las del siguiente situado dentro del anterior. 
La flor propiamente dicha comienza en el pedicelo o pedúnculo (según sostenga una flor única o un racimo compuesto de varias rosas) que es un tallo modificado.
En ´la parte superior del pedúnculo se presenta un engrosamiento del mismo al que llamamos tálamo floral, receptáculo o eje floral y es el que sostiene la flor. Esta es la parte que una vez marchita la flor y según vaya madurando dará lugar al fruto llamado escaramujo que guarda las semillas en su interior.
En el receptáculo están insertas las demás piezas florales. Están dispuestas de tal manera que envuelven la parte central y protegen los órganos sexuales de la rosa.
Fotografía de Wikipedia
La rosa es una flor completa dado que cuenta con cuatro verticilos, a diferencia de las flores incompletas en las que puede faltar uno de ellos.. Desde el exterior de la flor hacia el interior ésta sería la disposición: Cáliz, corola, estambres y pistilos.

Al conjunto de cáliz y corola se conoce como Perianto o periantio. Es la parte no reproductiva de la rosa y lo conforman los dos verticilos estériles de la rosa: el cáliz y la corola.
PRIMER VERTICILO: EL CÁLIZ. Es la parte más externa de la flor, el primer verticilo, constituido por cinco piezas, los sépalos, que protegen la gema floral. Según la variedad de la rosa los sépalos tienen distintas formas y pueden presentar distintas "barbas".

A propósito de la ubicación de estas "barbas" o pequeños filamentos en el borde de algunos de los sépalos ya hace  algunos siglos se difundió una especie de pequeña adivinanza o leyenda a modo de recordatorio sobre esta curiosa característica del cáliz de la Rosa canina que incluso llegó a publicarse en latín con distintas variantes y que al irse transmitiendo por tradición existen de ella distintas versiones no pudiéndose tener seguridad en cuanto a su origen. Es la "leyenda de los cinco hermanos". Constaba así:
"Quinque sumus fratres, et eodem tempore nati. Sunt duo barbati, duo sunt barba absque creatini. Unus et e quinque non est barbatus utrinque "
También la encontramos en otras publicaciones de este modo:
"Quinque erant fratres. Duo barbati. Duo sine barba nati. Et alter, qui remane batdimidiam barbam habebat¨
La traducción de esta leyenda vendría a ser aproximadamente ésta:
"Eran cinco hermanos dos barbados, dos sin barba nacidos y el otro, el que quedaba, media barba llevaba¨
Ahora ya hay pocas rosas, siento no poder realizar una fotografía en la que se vea mejor esta diferenciación en el borde de los sépalos de algunas variedades de rosas. Esta diferenciación ni siquiera siempre se da en todas las rosas del mismo rosal, cosa curiosa por cierto...Cuando ocurre, dos de ellos tienen una especie de filamentos en ambos lados, dos en cambio presentan su borde liso y el quinto solo tiene barbas en uno de su lados.

SEGUNDO VERTICILO: Dentro del cáliz, está LA COROLA, el segundo verticilo, formado también por hojas modificadas llamadas pétalos. De brillante y variado colorido según la variedad del rosal tienen como función atraer a los polinizadores con sus brillantes colores. La rosa es una flor dialipétala, tiene sus pétalos sin unir.
El número y forma de los pétalos es absolutamente variable dependiendo de la variedad de rosal. Así hay rosas llamadas simples, semidobles, dobles, etc. Estas diferencias son de gran ayuda a la hora de identificar las distintas variedades de rosas.
Rosas simples: Cuando la rosa tiene menos de 8 pétalos.
Rosas semidobles: Entre 8 y 20 pétalos.
Rosas moderadamente llenas: Entre 21 y 29 pétalos.
Rosas llenas: Cuando la rosa tiene entre 30 y 39 pétalos.
Rosas muy llenas: Se trata de rosas con más de 40 pétalos.

Pero no solamente el número de pétalos que componen la corola pueden echarnos una mano en la identificación de una variedad, también la forma de la corola que da a su vez forma a la flor es un elemento a tener en cuenta. De esta manera podemos clasificar las rosas según su forma: globular, abierta, plana, cuarteada, en forma de roseta, pompón, etc. Evidentemente estos términos no son exactos y constituyen únicamente descripciones aproximadas.


En el interior de los pétalos se encuentran los órganos sexuales de la rosa. Se trata de los dos verticilos fértiles de la planta: los estambres y los pistilos. Por tanto la rosa es una flor hermafrodita al contar con órganos masculinos y femeninos.
Por tanto, las rosas son flores perfectas que son las que cuentan con androceo y gineceo a la vez (Con independencia de que tenga o no los demás verticilos florales)
Así, dentro de los pétalos se halla el TERCER VERTICILO constituido por LOS ESTAMBRES encargados de la producción de polen. 
Los estambres se componen de dos partes: los filamentos estaminales, que sostienen en su parte superior una especie de diminuto saco que contiene el polén y las anteras en cuyas cavidades se produce el polen.
El conjunto de estambres se conoce constituyen el androceo, es decir, los órganos masculinos de la rosa. Como curiosidad diremos que el número de estambres suele ser múltiplo de 5 que es el número de sépalos que tiene una rosa.



El CUARTO VERTICILO está constituido por los pistilos. Los pistilos se ubican en la zona central de la flor, rodeados de los estambres. Es el conjunto de los carpelos de la rosa que está especializado en la producción de los óvulos. Son por tanto los órganos femeninos de la flor.
En el caso de la rosa el conjunto de carpelos está formados por varios pistilos.
Los pistilos se componen también de tres partes:
El estigma es la parte terminal de los pistilos, presenta un pequeño orificio en el que se depositan los granos de polen para iniciar sus descenso hacia el ovario. El estigma segrega un líquido de textura viscosa que favorece la adhesión del grano de polen a él.
El estilo tiene forma tubular y alargada y conecta el estigma con el ovario.
El estilo en su parte inferior se ensancha formando una cavidad hueca, el ovario, dónde se alojan los óvulos.
Los óvulos son los rudimentos seminales y nacen sobre las placentas ubicadas en las paredes internas de esta cavidad hueca que es el ovario.
El conjunto de pistilos constituye el gineceo, es decir, los órganos femeninos de la rosa.
Por último y como resumen podríamos utilizar lo que se llama un esquema floral. Viene a ser una representación esquemática en la que se ubican las distintas piezas florales que componen cada verticilo. Este esquema floral correspondería a la representación de un corte transversal a la altura del ovario. Así pues el esquema floral de una rosa vendría a ser aproximadamente éste: