viernes, 16 de octubre de 2015

Cuándo, dónde, cómo .. comprar rosales a raíz desnuda o en contenedor

En mi opinión, nada como preparar nuestros pedidos con tiempo. Ya estamos en pleno otoño, el fresquito se acerca, el jardín va liberándonos un poco de los arduos y largos trabajo de la plena temporada. Es hora de comenzar a pensar en las nuevas variedades de rosales que deseamos incorporar a nuestro jardín.
No os voy a contar nada nuevo si describo el trajín en el que nos metemos con los catálogos sobre la mesa, las páginas web de viveros que venden on-line abiertas, los libros, revistas y páginas especializadas de Internet para consultar sus características!! jajajjaa Empezamos teniendo claro tres o cuatro variedades que nos han comentado que funcionan estupendo en nuestro clima pero tan pronto abrimos el primer catálogo descubrimos una variedad, tan bonita!! y ésta? uffff aseguran que es muy refloreciente; había pensado en la gama de rosas pero qué tal la gama de malvas de este catálogo? Y si no elijo este rosal arbustivo y en su lugar pongo un trepador? Y éste? Se dará bien con este calor de mi jardín? Cuando creemos que tenemos la lista definitivamente cerrada y decidido la casa en la que los adquiriremos resulta que tres de los nueve rosales que queríamos ya se les agotaron las existencia!! Y vuelta a empezar...
Os suena? jajajjaa A que sí? y en un rato la inicial y reducida lista de candidatos se alarga y se alarga. Las queremos todas. Nos gustan todas. Desgraciadamente hay que elegir!!

Precisamente por estas situaciones es mucho mejor hacer las cosas con tiempo. Tener la posibilidad de consultar con amigos jardineros que cultiven la variedad en cuestión en climas semejantes al nuestro. Poder ir a rosaledas o parques dónde podamos admirar en vivo y en directo cómo es el rosal y comprobar si el aroma que describe el catálogo es tan intenso y delicioso como dice.
Una situación mezcla de ilusión, nervios, dudas, ansiedad... todo aquel amante de las rosas sabe de qué hablo :) De una parte nos encanta que llegue este momento porque es el comienzo de los sueños: cuándo llegarán? Vendrán en buenas condiciones? Me enviarán las variedades solicitadas y no se habrán equivocado? De la otra esperamos y deseamos que todo se lleve a cabo en su tiempo y forma y la temporada siguiente en algunos rincones de nuestro jardín broten las nuevas rosas y disfrutemos de su cultivo. Todos los aficionados a las rosas nos acercamos a esta situación con una alegría inmensa pero también con una chispita de ansiedad hasta decidirnos entre tantas y tantas hermosas variedades y por supuesto, hasta que llega finalmente el pedido no acabamos de tranquilizarnos del todo. Verdad?
Para tener tiempo de reunir la información que nos interesa sobre los rosales en los que estamos interesados y para evitarnos que cuando vayamos a hacer el pedido las existencias del vivero se hayan agotado es por lo que lo ideal es tener tiempo suficiente por delante para hacer las cosas con tiempo y con todas las garantías.
Pero seguramente hay quienes se acercan por primera vez a este mundo de las rosas y son tantas las dudas que se le pueden presentar, que le cuesta decidirse o incluso no sabe por dónde comenzar. Recibo en mi correo muchísimas consultas sobre dónde pueden comprarse ciertas variedades de rosas así como preguntándome si el sistema de la venta por correo de rosales a raíz desnuda funciona bien.
Para estos futuros aficionados y para quienes apenas si han llegado a adquirir un par en contenedor en el vivero próximo a su casa pero está ilusionado con el cultivo de nuevos rosales, escribo este artículo para animarles a introducirse en este mundo tan absolutamente apasionante y para, en la medida que este artículo pueda ayudarles, hacerles ver que el asunto ni es complicado ni es difícil.

Los formatos en los que habitualmente se pueden comprar los rosales. En función de este formato podremos adquirirlos en un momento u otro del año.
Rosales en contenedor: Se trata de rosales que llevan tiempo suficiente cultivándose en el contenedor en el que nos lo venden como para que sus raíces hayan arraigado en él. Se venden en recipientes de más o menos volumen según la casa que los ofrece. Habitualmente los contenedores suelen tener 4 ó 5 litros pero hay casas que incluso venden rosales en contenedores de 2 y de 6 litros. Está claro que cuánto mayor sea el volumen del contenedor mayor será el espacio en el que se han podido desarrollar las raíces del rosal y mejor se habrá cultivado.
Este tipo de formato podemos adquirirlo en teoría en cualquier momento del año como ocurre con el resto de plantas. Un rosal no deja de ser un arbusto!! En la práctica vemos que en los viveros la mayor oferta de rosales en contenedor la vemos durante la primavera y el verano. No obstante, los viveros que venden on-line suelen tener una selección de variedades en contenedor que ofrecen todo el año para su envío por correo.
Aunque pueden plantarse en cualquier época del año lo aconsejable es no hacerlo en momentos ni de un frío extremo con heladas ni en pleno verano cuando las temperaturas son más elevadas.
El mayor inconveniente de este formato lógicamente es el precio. Suelen ser bastante más caros (a veces más del doble que los de a raíz desnuda) a cambio tenemos la opción de poder adquirirlos fuera de la temporada habitual de los que se venden a raíz desnuda y tienen menos probabilidades de fracaso ya que vienen enraizados ya en el sustrato del contenedor y al hacer la plantación apenas si tocamos las raíces con lo que sufren menos estrés al trasplantarlos a tierra.
Si nos decidimos por este formato en nuestro pedido por correo está claro que no podremos elegir el rosal concreto que queremos pero si la adquisición la hacemos en el vivero de nuestra zona no deberíamos dejarnos tentar por un rosal por el solo hecho de que tenga tres o cuatro rosas si no tiene una apariencia sana. Fijémonos en la robustez de las ramas, en que esté sano, que las hojas no presenten manchas o zonas secas, comprobemos que no tiene plagas ni ramas secas o muertas..
La mayoría de viveros y lugares de venta son absolutamente honestos pero siempre hay excepciones. A este respecto quisiera comentar una práctica que siendo totalmente minoritaria por cuanto supone un engaño para el cliente, debemos de tener presente para evitarnos disgustos. Me explico. Cuando los viveros hacen su pedido a raíz desnuda éste consta de cientos de ellos y no siempre se cumplen sus expectativas de venta. Los rosales que no han logrado vender en la temporada normal de la venta a raíz desnuda suelen "enmacetarlos" para alargar el tiempo en que pueden hacer la venta.
Esto es absolutamente normal y si vamos a cualquier vivero serio y profesional nos aclararán que no se trata de rosales arraigados ya si no de rosales a raíz desnuda enmacetados recientemente. Lo cual para alguién que no ha comprado nunca un rosal puede parecer lo mismo pero a poco aficionado que seamos a las rosas sabemos que no se parece en nada. Este tipo de rosales enmacetados no han crecido sus raíces en el sustrato del contenedor y muchas veces no están del todo arraigados y aunque no tienen por qué presentar problema alguno al plantarlos tenemos que tener en cuenta qué tipo de producto tenemos en las manos. Generalmente en la zona en que están expuestos hay un letrero que indica de qué se trata pero si no es así y vemos que para ser "en contenedor" son demasiado baratos conviene preguntar al personal del vivero. Si están enmacetados del año anterior las raíces ya habrán tenido tiempo de desarrollarse, en cambio si los rosales a raíz desnuda están recién metidos en estos contenedores deberíamos tratarlos como si los hubiésemos adquirido sin el contenedor. y no pensar que estamos adquiriendo un rosal ya arraigado.
Rosales en bolsas o cajas precintadas: Se trata de un formato muy habitual en grandes Centros comerciales y que se nos ofrecen más o menos en el mismo tiempo en que se adquieren los rosales a raíz desnuda. No son más que rosales a raíz desnuda cuyas raíces vienen envueltas en turba y protegidos por una bolsa de plástico que los protege de la deshidratación. Es frecuente ver sus tallos cubiertos por una fina película de parafina que se usa para evitar la pérdida de humedad.
En mi opinión personal, es el formato que menos garantía me ofrece. Estoy acostumbrada a verlos semanas en las estanterías de estos centros en los que reina unas temperaturas mucho más altas que las que debería tener el rosal si se estuviera cultivando en el jardín. Este calor,muchas veces los hace brotan prematuramente y al plantarlos en tierra, expuestos a heladas muchas veces, estos brotes pueden llegar a congelarse. Además es también frecuente observar como por el tiempo que llevan almacenados el terrón de turba llega a secarse y los brotes que han aparecido en ese tiempo se presentan mustios cuando no secos. Un último inconveniente que mencionaría es el tamaño de sus raíces. Si nos fijamos se trata de rosales que vienen en cajas de unas dimensiones que se me antojan diminutas. Para ellos, el productor ha tenido que recortar raíces y ramas hasta extremos muchas veces más allá de lo conveniente en mi opinión.
La ventaja que presentan es que son fáciles de adquirir, que no pagamos los portes que conlleva un pedido on-line y que generalmente se ofrecen a precios muy asequibles. De todos modos creo que es el formato que menos garantía me ofrece. Para empezar muchas veces vienen deficientemente indicada la variedad y las características del rosal y no es raro que incluso el nombre que figura en la etiqueta no sea el correcto.
Rosales a raíz desnuda: Para mí es el formato más económico, más cómodo, el que ofrece mayor número de variedades y que si se hacen las cosas del modo y en el momento adecuado, el porcentaje de fracaso es realmente bajo..
El cultivo de los rosales que luego adquiriremos a raíz desnuda inician su andadura con el injerto sobre el patrón que utiliza el rosarista y permanecen cultivándose hasta que han desarrollado sus raíces. Cuando están listos para ser vendidos son desarraigados de la tierra quedando sus raíces desnudas, es decir, sin cepellón alguno. De estos viveros productores los rosales a raíz desnuda se dirigen directamente a los clientes enviándose por correo o a los clientes (sean particulares o profesionales). 
El empaquetado es distinto según a qué vivero los pidamos. Desde simplemente bien envueltos en papel de estraza y dentro de una bolsa de plástico, a cubiertas rus raíces con algo de musgo o incluso turba húmeda.
Aunque el pedido puede hacerse en cualquier momento del año, los viveros suelen enviar sus pedidos entre noviembre y mayo. Es el período en que los rosales no tienen actividad vegetativa. Una vez se inicia ésta ya no es conveniente utilizar este formato y tendríamos que utilizar rosales en contenedor.
Puedo decir que cuando me he descuidado y he hecho el pedido ya en febrero he visto que han venido algunos ya brotados y esto no conviene, por eso es mejor no retrasarnos y esperar a que comiencen a subir las temperaturas evitando así problemas de desecamiento y que broten en los días que dura el transporte desde el vivero a casa.
Generalmente en estos meses de inactividad que corresponden al otoño/invierno, los rosales a raíz desnuda pueden comprarse directamente en los viveros que los producen. En nuestro país habitualmente este formato suele pedirse por correo a través de las páginas web de los viveros.
Dónde podemos adquirir los rosales? Pues los lugares son de lo más variados: centros comerciales, viveros habituales que solemos frecuentar, páginas web haciendo el pedido por correo... Dependerá de varios factores como el momento del año en que nos encontremos o de si buscamos una variedad que suelan tener los viveros de la zona o por el contrario estemos interesados en rosales antiguos o de colección poco frecuentes en los viveros de nuestro país. 
La realidad es que a poco que una se introduce en este mundillo las ganas de cultivar variedades va en aumento. Aunque compruebo que según van pasando los años las variedades que podemos encontrar en nuestros viveros para comprarlos directamente es más grande, desgraciadamente (y esto lo he constatado en conversaciones con varios encargados de centro de venta de plantas) la demanda no es suficiente como para que los viveros que frecuentamos arriesguen trayendo una variedad amplia y que pueda satisfacer las expectativas de cualquier aficionado a las rosas y al final, nos vemos obligados a echar mano de las páginas de viveros que venden su producto on-line. Y esto es especialmente cierto si queremos hacernos con rosales antiguos o con variedades de coleccionista.
En este punto quisiera tranquilizar a quienes no han hecho nunca un pedido de rosales por correo a través de una página web de prestigio. Aunque evitar de forma absoluta cualquier error es prácticamente imposible hay ciertos factores que ayudan en mi opinión a que el resultado de nuestra compra sea satisfactorio. Y en todo caso, me permito aconsejar que siempre es preferible pagar un poquito más y hacer el pedido a una casa que ofrezca garantías, que tenga experiencia de años en este tipo de ventas y que esté avalada por las opiniones de jardineros que nos puedan hablar de su experiencia de compra.

Antes de formalizar el pedido recomendaría lo siguiente
* Primero, y como mencionábamos más arriba, empezar a preparar el pedido con tiempo para que no se agote la variedad que deseamos y podamos hacernos con la información necesaria para estar seguros de que es la que conviene para nuestro jardín.
* No decantarnos por un rosal simplemente por la imagen que de su rosa aparece en un catálogo o en una fotografía en Internet. Los viveros muestran las imágenes más favorecedoras de sus rosas. Es lo lógico, nadie muestra la parte negativa de algo que pretende vender. Así pues pensemos que de la rosa que aparece en el catálogo a la que realmente se va a producir en nuestro jardín puede haber alguna diferencia. Desde el color que no es siempre el "real" porque en las imágenes no siempre se produce fielmente, al tamaño, etc. 
No está de más hacer una búsqueda de imágenes en la Red de esa variedad que queramos. Desgraciadamente los aficionados tendemos a colgar imágenes de nuestras rosas y pocas veces lo hacemos de nuestros rosales. Así que comprobaréis que no siempre es fácil ver el rosal "de cuerpo entero" :) pero en todo caso podréis constatar si verdaderamente os sigue gustando ese rosal.
* Cuando busquemos rosales con aroma no deberíamos olvidar que no hay sentido más "subjetivo" que el olfato y que lo que para alguien puede ser intenso quizás la realidad a nosotros nos parezca "leve". Es más, no olvidemos que la intensidad del aroma que emite una rosa depende de muchos factores, insolación, tipo de suelo, clima e incluso no es la misma a lo largo de todo el día y que puede variar de la floración de primavera a la de otoño.
* Una rosa no es un rosal. Parece obvio, verdad? Pues creo que a pesar de que parece una cosa de perogrullo lo olvidamos con demasiada frecuencia. No pasa un día en que no vea aficionados al cultivo de rosas que cuando hablan de un rosal solo lo hacen de su rosa.
Es verdad que la estrella del rosal, sin lugar a dudas, es la flor pero pienso que son muchos otros factores los que pueden convertir un rosal en nuestro candidato ideal y lo contrario, un rosal con una rosa que enamora puede tener otras características que lo desaconsejan para cultivarlo en nuestro jardín.
Hay rosales con unos escaramujos  hermosísimo, con coloraciones de un belleza extraordinaria en otoño. Rosales con unas hojas en tonos preciosos, incluso algunas rosas gozan de preciosos sépalos, capullos divinos antes de abrirse, estípulas originales, espinas de lo más llamativo o un crecimiento que puede convertir un rosal determinado justo en lo que precisamos para un lugar concreto de nuestro jardín. 
* Recopilar la mayor cantidad posible de información sobre las variedades de rosales que nos interesen. Para el que no se ha decidido hasta ahora a cultivar rosales debo aclarar que la mayoría de libros que sobre rosales encontraremos están editados en países del norte de Europa dónde el clima difiere bastante del nuestro. Así las características que de los rosales mencionan no se cumplen de forma exacta cuando se cultivan en nuestro país. Por poner un ejemplo, las tallas que de los rosales ingleses ofrece David Austin, en mi jardín (y en la mayoría de jardines de amigos con clima como el mío) son muy inferiores a la realidad. 
De ahí que lo ideal es que preguntemos a amigos jardineros que los cultivan. Que miremos en los jardines de la zona dónde vivimos o en parques públicos que gozan de nuestro mismo clima. Una visita a grandes rosaleda nos permitirá ver el rosal directamente comprobando in situ los pros y los contras. Participar en foros especializados en jardinería o en Grupos de Facebook puede proporcionarnos una información muy valiosa sobre el cultivo de las variedades en las que tengamos intereses. Esta información de amigos jardineros siempre será mucho más real y fiable que la que encontremos en los catálogos.
* Qué esperamos de un rosal y qué podemos ofrecerle? Es rara la pregunta? No tanto!! Me explico: sería bueno cerciorarnos de que contamos con las condiciones que precisa un determinado rosal para que crezca lleno de salud y pueda ofrecernos sus hermosas rosas. No siempre contamos con el suelo adecuado para el cultivo de algunos rosales. En ocasiones el espacio del que disponemos es inferior al que el rosal pasados unos años precisarán o lo hará a costa de "comerse" las plantas que tiene a su lado. Hay rosales que precisan de una estructura sólida dónde asentarse y ésta debe ser lo suficientemente fuerte como para aguantar su peso. Incluso la insolación que el rosal podrá disfrutar es un tema a tener en cuenta. Muchas variedades de rosales ingleses no resisten bien su exposición a pleno sol. La rosa se marchita en cuestión de horas en casos extremos. Así pues conviene buscar un lugar dónde esté al resguardo del sol en las horas centrales del día. Tampoco quiero dejar de mencionar cuan importante es comprobar que una variedad no es propensa a enfermedades que suelan producirse en nuestra zona. Por ejemplo, los jardines ubicados en el norte de la Península suelen padecer con algo más de frecuencia enfermedades como mancha negra u otras a las que son especialmente propensas algunas variedades de rosales. Lo inteligente parecería evitar precisamente esas variedades sin estamos en estas zonas.
En resumen, antes de decidir definitivamente el listado de las variedades de rosales que vamos a pedir haber considerado sus características más allá de lo que diga un catálogo que casi siempre hablará de las "bondades" del rosal y pocas veces nos pondrá en conocimiento sus "debilidades"

Suponiendo que ya hemos dilucidado qué rosales deseamos deberemos a continuación decidir dónde adquirirlos. En el caso de tratarse de variedades corrientes que suelan tener los viveros de nuestra zona parece que es mejor adquirirlos directamente en estos centros pero como decíamos antes, la realidad es que casi siempre tendremos que hacer uso de páginas web de viveros especializados en la venta de rosales a raíz desnuda.
Pondré a continuación los enlaces para algunas de estas páginas.. No se trata de un listado exhaustivo más bien lo voy a limitar a aquellas páginas de las que puedo hablar en primer persona por haber hecho compras en ellas o sobre las que tengo opiniones de amigos jardineros que me parecen fiables.
Son casas fiables, profesionales y con quienes no suele haber problema alguno. He hecho muchísimas compras de rosales a través de sus páginas y lo habitual es que no haya problema alguno. Los rosales suelen venir en condiciones idóneas, en el número que se solicitó y de las variedades pedidas pero si en alguna ocasión se han equivocado y me han enviado una variedad equivocada o faltaba algún rosal no he tenido más que ponerme en contacto con el vivero y me ha sido reemplazada inmediatamente sin coste alguno para mí.

CASAS ALEMANAS

CASAS BELGAS

CASAS BRITÁNICAS

CASAS FRANCESAS


HOLANDESAS

Cómo se efectúa el pedido de los rosales y el pago del mismo a través de las páginas web
Las páginas de viveros como los que he mencionado anteriormente no presentan dificultad alguna en el mecanismo para efectuar le pedido y aunque sería largo y cansado ir dando explicaciones pormenorizadas del funcionamiento de cada una de ellas, en general la cosa se limita a seguir las pautas que en la misma página figuran.
Normalmente exige registrarse en ellas antes de efectuar un pedido, en este registro nos pedirán los datos del domicilio y frecuentemente tendremos oportunidad incluso de hacer constar si queremos que la entrega se nos haga en horario de tarde o de mañana.
Muchas páginas tienen la posibilidad de hacer búsquedas de variedades en función de su tipo de crecimiento, de si tienen aroma o no e incluso del color de su floración. No tenemos más que ir señalando las que nos vayan interesando.
En caso de que una variedad esté agotada algunos viveros señalan en su página la casilla correspondiente a la voluntad de que una variedad sea reemplazada por otra semejante en el caso de que la que solicitamos esté agotada. Si no nos interesa que se haga este reemplazo debemos asegurarnos que no esté señalada esta opción.
Terminadas de seleccionar todas las variedades que hemos incluido en el pedido se pasa a realizar "realmente" el pedido pasando a otra página dónde generalmente se nos pide el número de tarjeta de crédito así como nuestros nombre, apellidos, domicilio y teléfono. Cuando enviemos estos datos, se nos generará otra pantalla en la que nos da cuenta de que el pedido se ha efectuado correctamente y que el pago se ha realizado.
Mientras no hemos indicado estos datos, especialmente los bancarios y la página los ha "capturado" no tendremos nuestro pedido realizado. Es importante cerciorarse de ello para evitarnos la sorpresa de que por un corte de Red por ejemplo en medio del pedido éste no ha llegado realmente a solicitarse a al vivero.
Yo, personalmente lo que hago es entrar en la página de mi entidad bancaria tras hacer el pedido y comprobar que se ha realizado ese pago.
Lo habitual es que los gastos de envío varíen en función del número de rosales y del país al que efectúan y que el importe de los mismos se nos indique una vez hemos seleccionado las variedades deseadas y el número de rosales de cada una de ellas. Pero en alguna ocasión se efectúa el pedido sin que llegue a constar estos gastos y es el vivero el que posteriormente, se pone en contacto con nosotros para indicarnos su cuantía. 
Generalmente los precios llevan incluido el IVA pero de todos modos sería bueno comprobarlo antes de realizar el pedido.
Si no nos ofrece confianza dar este tipo de datos bancarios y personales existe la posibilidad de tener una especie de "tarjeta virtual" que si no sabemos solicitarla a través de la página de nuestra entidad bancaria ésta estará encantada de gestionarla si nos acercamos a la oficina. Con esta opción lo que hacemos es crear una tarjeta con el saldo que deseamos de tal manera que si queremos puede limitarse a la cuantía del pedido con lo que el riesgo no supondrá más dinero que éste.
No todas las casas ofrecen la posibilidad de hacer el pago contrareembolso pero algunas sí lo hacen, eso sí, sumándoles un sobrecosto.
Y por último decir que PayPal es otra opción. Siendo como son unos intermediarios de absoluta confianza y garantías, haciendo el pago del pedido a través de su página nuestros datos bancarios no llegan a ponerse en conocimiento del vivero encargándose ellos mismos incluso de posibles reclamaciones si llega el caso.
Qué hacer tras realizar el pedido
Lo habitual es que la página nos informe de los días que transcurrirán entre la realización del pedido y la entrega de los rosales. Si no es así, es mejor ponerse en contacto con la empresa sea mediante teléfono o correo electrónico para que nos indiquen cuando enviará el pedido.
Los días que transcurren hasta que los rosales llegan a nuestro domicilio depende de muchos factores y no siempre son achacables al vivero. Pensemos que algunos viveros usan los servicios de su transportista habitual hasta que el pedido llega a nuestro país. Una vez aquí no es infrecuente que sea Correos quién nos haga entrega del mismo.
A partir de que nos hagan el envío es de absoluta importancia conocer estos datos para estar atentos. Si es Correos quién nos traerá a casa el paquete conviene contactar con ellos telefónicamente cuando supongamos que el paquete está próximo a llegar, especialmente si es un viernes para ahorrarnos el tener los rosales en las oficinas de Correos hasta el lunes siguiente en que puedan hacer la entrega.
En caso de que sea una empresa privada de transporte el propio vivero muchas veces nos comunica el número de nuestro envío. Con este número, a través de la página web del transportista podemos ver en todo momento dónde se encuentra nuestras rosas.
Si tenemos la posibilidad de contactar telefónicamente con el transportista conviene estar muy pendiente de cuando nos harán la entrega y procurar que haya siempre en caso alguien que pueda recoger el paquete. 
Debo reconocer que en una ocasión me las dejaron justo detrás de la puerta, sin firmar yo el albarán de entrega ni nada. Evidentemente en el caso de haberme desaparecido el paquete o de cualquier otra reclamación no hubiera habido mayor problema para efectuarla dado que la entrega no se hizo correctamente pero, vamos, para ahorrarnos complicaciones lo mejor es que estemos en casa el día y la hora que nos indiquen que van a entregárnoslo.
Una vez recibimos los rosales solicitados:
La calidad de estos rosales difiere mucho de unas casas a otras. La casas clásicas de toda la vida suelen enviar un material magnífico, con raíces fuertes y sanas así como ramas en perfecto estado, sin zonas necrosadas y en un buen estado de hidratación.
Un rosal a raíz desnuda de calidad media tendría siempre al menos tres ramas de un grosor aproximadamente como el de un lápiz, estas ramas no debería presentar heridas, estar quebradas o presentar un aspecto de excesivo resecamiento. Las raíces deberían ser abundantes, sanas y fuertes.
Alguna vez puede darse el caso de que por negligencia y falta de profesionalidad de las casas transportistas el envío nos llegue tan tarde que los rosales lleguen en condiciones bastante deplorables. En el caso de que observemos que las condiciones de salud de los rosales no son las deseables o que incluso alguno está muerto no dudemos de contactar inmediatamente con el vivero. Ya dio, son casas serias y solventes y no es lo habitual que nos pongan problema alguno. Por cierto, tengo la costumbre de realizar fotografías de los rosales tan pronto abro la caja. En el caso de una posible reclamación parece bastante convincente adjuntar esta imagen al correo en el que se reclame.
En cualquier caso conviene tener los hoyos de plantación hechos con antelación a que llegue el envío es de suma importancia una vez llegan a casa plantarlos lo antes posible para evitar que se deshidraten.
Cuando llega a casa el pedido lo conveniente es hacer inmediatamente un revisión de que no haya habido errores en las cantidades y comprobar que las variedades que hemos recibido son realmente las que solicitamos. En caso contrario es de suma importancia ponernos en contacto rápidamente con el vivero para hacer la reclamación correspondiente. 


Si vemos que en unos días no vamos a poderlos plantar es preferible extraerlos de la caja o paquete donde hayan venido y meter sus raíces en un cubo grande con agua para que se vayan hidratando. Es preferible que el cubo lo ubiquemos en una zona a cubierto de heladas. Otro sistema para tener unos días los rosales a la espera de ser plantados es cavar una zanja en el suelo del jardín dónde enterraremos las raíces y las cubriremos bien con tierra.

Y a partir de aquí, con nuestros rosales ya hundidas sus raíces en el suelo de nuestro jardín podemos respirar tranquilos!! Parece toda una aventura, sobretodo la primera vez que se hace un pedido de este tipo. Luego, como todo, nos acostumbramos y dejamos de sufrir tanto ajajajjaja
Buenas tardes, amigos!! :)