domingo, 23 de agosto de 2015

Construímos un arco de madera con celosías para la entrada al jardín trasero

Ya queda menos!! Ay no se termina nunca!! jejeje No creáis que está terminada esta esquina eh? Todavía falta la puerta que cerrará este arco y poner en funcionamiento la fuente...y hacer las plantaciones. No sigo!

Pero bueno, en este estado ya va quedando medio decente. Verdad? Estoy satisfecha...según vamos trabajando en este espacio va quedando mas lindo (o será que el ojo del amo engorda el caballo? :P ) Sobretodo me gusta que se vea el camino serpenteante entre los dos postes que forman el arco... y la casita de madera al fondo. Tendremos que tener en cuenta no perder del todo esta vista cuando hagamos las puertas, sí...





Como comenté en la entrada del diseño de esta zona que ha sido buena idea dividir el jardín trasero (zona tras la fachada norte de la casa) con este arco. Le ha proporcionado intimidad y a la vez preservará del aire helado que sopla en invierno y que recorre este jardín largo y estrecho como si fuera un embudo.
Pensé inicialmente en hacer esta división con metal pero lo descarté rápidamente. El complemento perfecto de la piedra es la madera. Cálida, natural... sobretodo cálida!! Equilibra la piedra. No es cierto?
Este trabajo ha consistido como veis en hacer un arco con unos largueros más anchos sobre los que hemos cruzado unos travesaños que forman una pequeña pérgola sobre él. No voy a negar que estuvimos tentados de cortar en bisel los travesaños. Hubiera sido mucho más fácil y rápido pero quedan tan bonitos con estas formas!! Siempre digo que una vez hechos los trabajos nos olvidamos del esfuerzo que costó hacerlos y solo vemos la belleza del resultado, así que .. a dibujar una plantilla para repetir el dibujo en cada uno con una sierra de calar y luego a hacer una especie de machihembrado para que los travesaños asienten sólidamente en los largueros.

Teníamos unas celosías de madera del otro jardín que hemos aprovechado. Una manita de Lasur y han quedado como nuevas. Por cierto, qué terrible es el sol!! Estaban totalmente decoloradas, blanquecinas.. Con esta mano de protector ha vuelto a resaltar el bonito color de la madera.

Simplemente las hemos tenido que recortar a la medida de los huecos que han quedado entre los poyetes de piedra y los postes de madera horizontales que forman parte de la estructura del arco.

Unas pequeñas escuadras han servido para anclar las celosías sólidamente a estos postes.

Una estructura de este tipo, teniendo en cuenta el fuerte viento que correrá a través de ella, es de suma importancia que sea absolutamente sólida. Hemos tenido buen cuidado de elegir bien el tipo de tornillería que hemos usado durante todo el proceso, las piezas de anclaje a los muros de la casa y a los muretes, etc. Una pequeña cimentación de mortero para que los postes del arco no toquen directamente el suelo evitará que estén en contacto con la tierra húmeda y así no se producirán podredumbres.
En fin, este es el estado de este rincón de entrada al jardín. En breve acometeremos la construcción de una puerta para este arco. Como es bastante ancho quedará mejor que tenga dos alas.
En la siguiente fotografía puede verse la estructura desde el jardín trasero. Me gusta este encuadre, con la fuente viéndose!! :)
Quiero agradecer aquí los consejos siempre sabios de mi amiga Claudia. A ella no hay detalle que se le escape! Contar con su asesoramiento y su opinión fundamentada siempre es importante para mí. Desde aquí un gran beso para ella!! :)