lunes, 29 de junio de 2015

Con este calorazo, Iker también necesita "riego"

Nos tiene robado el corazón. Literalmente. Es un ser... qué puedo decir de mi perro? Es bruto como él solo. Llego a casa y algún día me tirará al suelo rodeándome pegando saltos y empujándome con sus juegos en los que no calcula su fuerza. Es tal la alegría que manifiesta con mi llegada que, eso, te roba el corazón!!
Bruto pero tierno y cariñoso. Sólo tiene fiero el aspecto. Los desconocidos lo ven y suele provocar prevención por su color oscuro y su tamaño pero...ay si supieran que no deja de ser un bonachón!!

A veces pienso que es algo bobo. Nos preocupamos de construirle una caseta con unas condiciones estupendas para el invierno: es soleada, no entra aire frío, tiene un tamaño muy adecuado para que él tenga espacio para sentirse cómodo...no entra agua ninguna y puede echarse al sol frente a ella en las horas en que se entibia la zona. Pues nada, cada vez que llueve ahí ves a Iker hacer hoyos bajo las arizónicas y se mete bajo ellas para cubrirse de la lluvia. Evidentemente sale hecho un cristo. Empapado hasta los huesos y lleno de todas las briznas de las arizónicas pegadas al pelo. Así está él, con un aspecto deplorable siempre jajajajja Ya hemos desistido de tratar de enseñarle que cuando llueve debería protegerse en su caseta. Me tiré varios días de lluvia llamándole y conduciéndolo hacia la caseta. Se metía, sí pero tan pronto me daba la espalma salía y me seguía por el camino hacia las mismas arizónicas. En fin, si quiere mojarse, allá él. Verdad?
Me gusta (y estoy segura que a él también) algunos de los rituales que tenemos establecidos. Ya he comentado muchas veces que los fines de semana me gusta levantarme muy, muy temprano, antes de salir el sol. Tan pronto pongo el pie en el suelo abro las puertas de la casa y al escuchar las lleves, inmediatamente, ya lo tengo allí en la puerta, esperando que le de permiso para entrar en casa. Qué gracia me hace, no quiere entrar por la puerta del salón que da al jardín, quiere hacerlo por la puerta de la cocina porque cree que si no, se quedará sin su premio ajajjaja Se pone allí, mirándome expectante con su carota de perro malo :) y yo, tras unos segundo en que me gusta verlo nervioso a la espera, le digo por fin "Anda, pasa!!" y él se sitúa siempre en el mismo lugar de la cocina, junto a una esquina de la encimera porque sabe que ahí está el paquete de golosinas que le trae mi hija cada vez que viene de visita. 
Sentado moviendo el rabo no deja de mirarme mientras yo hago sonar el plástico del envoltorio. Su cola se mueve cada vez más rápido, contento!! "La patita, Iker..." y sube su patorra derecha sobre mi mano. "La otra, la otra patita, Iker" y cambia de pata...ajajjaja Siempre es exactamente igual. Para ambos :) Le ofrezco su galleta de premio que el toma con sumo cuidado de no rozarme siquiera con los dientes. Qué encanto de perro!!
Y allí se queda sentado a la espera de que prepare mi primer café de la mañana y salir juntos a hacer la ronda. Con la taza en la mano y mi paquete de cigarrillos salimos a hacer la primera inspección matutina de todo el jardín. "Vamos, Iker!" y él se pone a mi lado, empujándome con su cuerpo mientras recorremos ambos el camino sinuoso del jardín trasero encaminándonos hacia la parte baja del jardín. Me paro y se para. Sigo andando y allí va conmigo, sin separarse. Me gusta acariciar su lomo mientras vamos los dos juntos camino del huerto!! :)
Dejamos que esté en casa con nosotros a ratos porque para nosotros es importante que se sienta parte de nuestra familia, sencillamente porque lo es. Es uno más. Y nos gusta verlo feliz y contento. No tiene en el jardín un espacio limitado, se mueve por todo el jardín sin límite. Se porta bastante bien salvo "los premios" que a veces me deja sobre las plantas. Pero bueno, cuando los veo inicialmente me enfado pero luego me digo que quizás es el precio de que él no esté confinado en una jaula que por muy grande que fuera no dejaría de ser eso, una jaula. 
No suele portarse mal, la verdad. Aunque a veces también hace de las suyas. Hoy me he encontrado, por tercera vez ya, que Iker ha decidido que el arriate de la derecha de la puerta de la cocina, en el jardín trasero, es un sitio fresquito y estupendo para tumbarse. Delante del Phisocarpus opulifolius 'Dart Gold' hay un espacio sin plantar, creí que poniendo macetas para rellenar le impediría escarbar allí para tumbarse. Pues no, le ha dado igual, ya es la tercera vez que se tumba en esa zona y creo que esta vez se ha cargado el Phisocarpus. Qué rabia me ha dado!! Y no es por la ola de calor que estamos padeciendo, las otras dos veces que se ha metido en ese sitio no hacía calor. Lo hace porque le da la gana, simplemente.
Ayer lo veía agobiado por las temperaturas, pobrecillo. Así que cogí la manguera para refrescarlo. No es muy amigo del agua pero no le hizo muchos ascos, tan pronto le cayó encima el agua fresquita no tuve que tirar más de la correo, se dejó hacer... y esta es la carita que ponía tras su baño refrescante. Qué ojitos jajaja tenía hasta cara de bueno!! qué feo se queda mojado ajajjaa



Al rato, mientras el agua le caía sobre su pelo cerraba los ojos con esta expresión de estar en la gloria ajajjaja

Tan pronto lo refresqué, dónde se fue? A "rebozarse" sobre la tierra de las escaleras de bajada!! Duró limpio un suspiro. Ahí lo tenéis, todavía "espeluchado" con el pelo mojado. No es para comérselo?