sábado, 4 de abril de 2015

Fothergilla major ´'Monticola'

Planté las dos Fothergillas por su coloración otoñal en tonos que van del amarillo al rojo y el naranja. Pero me ha sorprendido en este inicio de la primavera.

Sus flores nacen justo a la par que se comienzan a formar sus hojas sobre un arbusto que aún parece un tanto desnudo cuando está en flor lo que le da un aire un tanto oriental. Las flores están formadas por filamentos carnosos. Verdes los del centro al nacer la flor y según va abriéndose este tono verdoso desaparece para tornarse toda ella blanca pero manteniendo las puntas en un precioso color musgo muy pálido. Vista de cerca recuerda en algo a las medusas :) 

Fothergilla necesita un suelo ácido. Como todas las acidófilas gusta de la presencia de abundante materia orgánica en el sustrato dónde crece y en climas con veranos rigurosos crece mejor a media sombra. Los rayos del sol del mediodía resultan demasiado fuertes para ella. 
Por eso he plantado los dos a la sombra a mediodía. Este de las fotografías está bajo la copa de una encina bastante grande y el otro a los pies de un gran enebro.
Es resistente a las bajas temperaturas pero no así a la sequía. Debe mantenerse con cierto grado de hidratación durante la primavera y el verano.
Leí en alguna parte que salvo en otoño este arbusto resulta anodino. A mí no me lo parece. Me encanta el verde jugoso de sus hojas que recuerdan las de los avellanos. Me gusta también su aspecto poco robusto, poco rotundo porque visualmente no resulta pesado.
Hay varias variedades, una más grande que las mías que puede alcanzar los tres metros, es la Fothergilla major. Pero para quienes deseamos un arbusto de proporciones algo más reducidas está la Fothergilla major 'Monticola' cuya altura en la madurez ronda los dos metros. También ésta tiene bonitos colores otoñales y sus flores son aromáticas.
Las necesidades de las plantas acidófilas podéis consultarlo en esta entrada: Cultivo de las plantas acidófilas dónde está explicadas con algo más de extensión.



Se desperezan las frondas de los helechos (Dryopteris erythrosora)

Me encantan los helechos! No todos son resistentes así que si se quieren cultivar en jardines con climas con heladas hay que buscar variedades que aguanten las bajas temperaturas. Dryopteris erythrosora es uno de ellos.
Durante los meses fríos sufren un poco las puntas amarronándose e incluso secándose algunas. Así están ahora y simplemente hay que limpiarlas un poco recortando las zonas muertas. Pronto estarán cubiertas por los nuevas crecimientos cuando las frondas acaben de "desperezarse" y al desenrollarse formen nuevas hojas cubriendo las crecidas la temporada anterior.

Mi clima ya sabéis que no es húmedo. Al contrario, tenemos veranos bastante secos. Este helecho parece que se siente feliz en esta ubicación a pesar de que teóricamente los helechos necesitan bastante humedad ambiental. Tiene un montón de frondas brotando desde en el centro de la planta. En breve se habrán desplegado y mostrarán las típicas tonalidades cobrizas de las hojas nuevas.

Quería probar qué tal aguantaban mis inviernos y en vista del resultado me animare a introducir otras variedades que también sean resistentes.
Son plantas idóneas para zonas umbrías y necesitan un sustrato húmedo aunque no encharcado. Estos están en la fachada norte de la casa así que en invierno no reciben sol ninguno y en pleno verano llegan algunos rayos del sol de la primera hora de la mañana.