jueves, 2 de abril de 2015

Margó me convenció!! Traje un Loropetalum chinense 'Fire dance' al jardín

Margó, autora del precioso blog "El Jardín de Margarita" a la que sigo y admiro tanto me convenció. Creo que son dos artículos los que tiene dedicados a este arbusto, el Loropetalo (Loropetalum chinense).
Ella siempre transmite en sus artículos la mirada plácida y profunda que vierte sobre su jardín. Reconozco que me entusiasman sus letras porque siempre provoca una sonrisa en mí cuando la leo!! Tiene el conocimiento profundo y poco dogmático de los que conocen bien su jardín... Os animo a todos a que lo visitéis, os gustará, no tengo dudas :) Pasearéis por un jardín precioso. Con solera. Un jardín lleno de detalles dónde rezuma amor en cada planta, en cada comedero de pájaros, en cada detalle... qué magnífica mujer es ésta :)
Lo había visto algunas veces en viveros pero no me animé nunca, la verdad. Quizás porque no estaba segura de qué tal llevaría el clima de mi jardín. Y aún sigo sin tenerlas todas conmigo. No es un arbusto que se caracterice por tener una alta resistencia a las heladas. Según qué fuentes hablan de que no soporta temperaturas por debajo de 5 grados y según qué otras afirman que resiste unos grados bajo cero. Creo que deberé ofrecerle, al menos este primer invierno, algún tipo de protección. La zona en sí misma está al resguardo de los fuertes vientos que recorren el jardín algunas veces pero no obstante, las heladas se producen y me hacen temer por él.

Tampoco tengo seguridad que las temperaturas que se alcanzan en verano sean de su gusto. No sé qué tal llevará el sol. Puede que este lugar tenga demasiado. Veremos. Siempre cabe la posibilidad de trasladarlo a otra ubicación se veo que no se siente feliz aquí :)
Aún no pudiendo ofrecerle estas dos condiciones que necesitaba sí lo he plantado en un suelo de su agrado, con un pH bajo. Como casi todas las acidófilas el Loropetalo gusta de suelos ricos, con mucha materia orgánica, que retengan cierto grado de humedad pero que no se encharquen.
He hecho caso a lo que en su entrada decía. Lo he plantado en uno de los caminos de bajada al jardín dónde crecerá rodeado de plantas acidófilas con los mismos requerimientos en cuanto a sustrato. Tiene espacio de sobra para crecer a sus anchas, como Margó dice, dónde pueda tener su porte característico con ramas arqueadas.

Loropetalo es un arbusto de hoja perenne y que puede alcanzar si no se limita con podas y disfruta de suficiente espacio, unos dos metros de alto por la misma anchura. Existen algunas variedades un tanto distintas entre ellas. Este mío es Loropetalum chinense 'Fire Dance' y mantiene sus hojas en tonos púrpuras todo el año siendo de tonos más brillantes las que van brotando nuevas. Otros son más bien verdosos durante el verano para oscurecerse en otoño. Creo que incluso hay una variedad de flores blancas. Los hay con flores de muchos tonos de rosa, desde pálidas a claramente magentas.
Muchas gracias Margó por traer a tu blog plantas tan maravillosas que nos animan a intentar cultivarlas en nuestros jardines. 

Un agracejo con muy buenas "defensas" (Berberis julianae)

De entre el género de los Berberis (Agracejos) la variedad julianae creo que es las que cuentan con "defensas" más imponentes. Tanto es así que los dos Berberis julianae que compré este invierno me ha costado lo suyo encontrarles ubicación. Una vez en casa fui consciente de hasta qué punto había que pensar bien el lugar elegido y es que este agracejo cuenta con unas espinas tan sumamente agresivas y una hojas de borde dentado espinoso que resulta tremendamente doloroso el roce con él.

Descarté evidentemente lugares de paso frecuente o dónde Iker, nuestro perro, estuviera habitualmente. Y al final he elegido dos ubicaciones cercanas, el lilar y el extremo del seto norte. En el lilar todas las plantas que crecen están en la gama de blancos, amarillos y malvas/lilas (Narcisos, Budleya, lilos, Pittosporum, Kerria japónica, Callicarpa bodinieri, Phomis fruticosa...) así que cuidando de plantarlo suficientemente alejado de la valla este, para que cuando crezca no asome hacia fuera y alguien al paso por la acera pueda dañarse, pensé que sería un buen lugar.

El segundo lo he puesto como digo en el seto norte, ya cerca de los pinos grandes, adosado al murete. Cerca hay un Corylus maxima 'Purpurea' (Avellano de Lambert) de preciosas hojas púrpuras con el que hará buena combinación.
Los agracejos son en general arbustos de fácil cultivo. Sin exigencias en cuanto a suelo y que aguantan muy bien la escasez de agua. Los hay de hoja perenne y caducifolios. Éste, Berberis julianae no pierde su hoja en invierno y además adquiere una preciosas tonalidades de rojos brillantes en otoño. 

Tengo muchísimo interés en atraer fauna a mi jardín y en que ésta sea lo más variada posible. Es el modo de poder prescindir de insecticidas. Algunos insectos son buenos limpiadores de pulgones y su presencia, a su vez, atrae a pájaros. También ellos nos ayudan a eliminar algunos insectos indeseados. Si les ofrecemos lugares de refugio y sitios donde anidar y nuestros árboles y arbustos les brindan frutos con los que alimentarse, nuestro jardín les resultará grato y nosotros, además de disfrutar con su presencia tendremos en ellos unos buenos "ayudantes jardineros" para mantener limpios de plaga nuestros jardines.

Así que creo que es una buena decisión introducir agracejos. Éste en concreto mantienen sus frutos pulverulentos de color gris azulado, muy oscuro, casi negro, hasta entrado el invierno. Se convierten en un gran atrayente para insectos mientras florecen y para los pájaros que dan buena cuenta de sus frutos.
Su floración se produce ahora, entre finales de marzo y abril. Se cuaja de ramilletes de diminutas florecitas de un amarillo intenso precioso y que brotan en las axilas de sus hojas.

La delicadeza de sus flores está tan en contraposición con la agresividad de sus espinas!! Salen tres debajo de cada hoja y pueden medir perfectamente entre dos y tres centímetros!! Está claro que este arbusto sabe como defenderse jajajjaa 

Un acer para los jardines de climas secos: Acer monspessulanum (Acer de Montpellier)

En el octubre de hace un par de años, dando un paseo por el campo los vi y me gustaron pero de no haber pasado por aquel mismo lugar un mes y pico después seguramente no me habría decidido a introducir esta especie en mi jardín.
El Acer de Montpellier o Acer monspessulanum (Acer menor) es quizás la variedad que mejor soporta la sequía. Debo reconocer que me entusiasman las especies de acer que pueden permitirse en el norte de la Península. Tienen un otoñar tan magnífico!! 
No he visto aquí en Madrid en ningún jardín acer que luzcan esplendorosos. La gente los planta, sí, con la ilusión de verlos crecer con sus hojas de colores brillantes pero está claro que estas variedades precisas de una humedad atmosférica que Madrid no tiene. Y no estoy dispuesta a estar regando a todas horas y sufrir viendo las hojas de estos acer achicharradas por el calor del verano de mi clima. Y es que hay cosas que una sabe que no se pueden tener.

Esta variedad de acer es totalmente distinta. Aguanta la sequía bastante bien incluso bastante sombra. No es exigente en cuanto a suelo, soporta un frío intenso... Este acer sí creo que puedo tenerlo en el jardín!! Una lástima que sea de tan lento crecimiento.
Como digo, al mes y pico de aquel paseo volví de nuevo a la zona y vi su otoñar. Qué preciosidad!! Con sus bonitas disámaras aladas..Me encantaron las manchas rojo/rosáceas que creaban entre la vegetación circundante y de cerca, sus hojas me parecieron muy hermosas pintadas con sus bonitos tonos otoñales. 
Por aquel entonces aún no teníamos pensado vivir aquí pero en cuanto llegamos intenté hacerme con uno. Por cierto, no comprendo como cuesta tanto encontrar en los viveros uno de los pocos acer que pueden cultivarse sin dificultades en esta zona y en cambio están llenos de variedades que son tan difíciles. No tengo claro siempre que sea la ley de la oferta y la demanda. Estoy segura que mucha gente no lo conoce y que si pusieran Acer de Montpellier con más frecuencia a la venta sería más frecuente verlos en los jardines.
Este año uno de los frutales que había de antiguo no ha llegado a brotar. Este será el primero de los cuatro que le seguirán con toda seguridad. En su lugar he plantado este acer para que proyecte su sombra en la zona central del jardín y logre crear un espacio más fresco dónde las plantas que lo rodean puedan crecer en condiciones más cómodas. 
Unos mueren y otros comienzan la vida... :)