jueves, 26 de marzo de 2015

Una inestimable ayuda. Libros de jardinería. La poda (I)

Rondaba 1982. La que firma tenía poco más de veinte años y unas nulas habilidades jardineras. No había planta que me regalaran que no terminara muerta!! Ni una!! O las mataba de sed o las ahogaba en agua. Era una época en que una tenía que compaginar tantas actividades que ni tiempo (ni interés) tenía en retirarlas, las iba acumulando en un balcón que teníamos y allí esperaba en vano su recuperación (sin tener conciencia de hasta qué punto esta recuperación estaba en mis manos)
Llegué a pensar que algo en mí me incapacitaba para el cuidado de las plantas!! jajaja 
Compramos muy pocos años después una casa con un jardín diminuto que, como es lógico, nos entregaron lleno de una tierra horrible y por supuesto sin arreglar lo más mínimo. Con toda la ilusión que uno tiene con veintitantos años preparamos aquella casa; la decoramos lo más bonita que fuimos capaces y la verdad, quedó preciosa (o yo la veía preciosa :) ) Tenía en el salón unos grandes ventanales con palillería, tipo ventana inglesa y desde ellos una tarde miré hacia fuera!! Y qué vi? Un horrible espacio de tierra arcillosa, lleno de piedras, un murete pelado, sin una planta que dejaba la intimidad de nuestra casa al descubierto desde la calle!! Y me dije "Imposible, así no puedo dejarlo!!!"
Recuerdo perfectamente que me dispuse a arreglar aquella situación. Por qué iba yo a poder adecentar aquel pequeño espacio? Por qué no iba a poder aprender a cuidar alguna plantita? Me convencí de que sencillamente yo no tenía conocimiento alguno sobre plantas y que no había ni trapa ni cartón, ni mágia, ni dedos verdes, ni rollos!! Era simple y llanamente que ni tenía la información ni le había dedicado tiempo alguno para su cuidado. 
Era una época en la que aún no teníamos Internet, ni el Santo Google, ni desgraciadamente había Foros de Jardinería en los que la gente volcara como hoy su generosidad ayudando e informando a los demás, ni blogs que consultar... 
Como os decía, habiendo llegado a la conclusión de que era necesario lograr tener una ligera idea para poder mantener algunas plantas que adecentaran aquella zona delantera de la casa y convencida de que mi única solución estaba en los libros,  me fui a un gran centro comercial en el que adquirí un surtido de estupendos libros. Por cierto, conservo todavía la mayoría y aún los consulto de vez en cuando.
La jardinería entonces era un mundo bastante reducido o al menos lo era para mí. Pedir rosales a raíz desnuda? Yo no tenía ni idea de que existían!! Ocurrírseme tener en mi jardín plantas que no estuvieran a la venta en el mercado semanal de mi pueblo y poder solicitarlas a través de una web? Eso era impensable!!! Creo que lo he dicho alguna vez, me acuerdo perfectamente que los primeros rosales que compré no contenían en su etiqueta más que "rosal trepador rojo"!! Lo increíble es que para mi era suficiente ajjajajjaa Refloreciente? Antiguo? Eso qué era? jajaja Yo me vine a casa tan contenta con mis dos primeros rosales de los que colgaba una descolorida etiqueta en la que a duras penas podías hacerte una idea de cómo serían las rosas que darían y los planté en la fachada de la casa. Con estiércol fresco!!! ajajja sí, con estiércol fresco. Tal era mi ignorancia entonces. No sé ni como no se murieron. Por el contrario, me dieron unas rosas preciosas que serían el germen de la pasión que ahora siento por ellas.
Otra época muy distinta a la actual. Sí, con menos medios. Así que los libros constituían casi la única fuente para poder aprender. Recuerdo que pasé alguna semana devorándolos y cuánto más leía más comprendía qué había hecho mal con todas aquellas plantas que se me habían muerto y más me interesaba lo que aquellas fuentes de conocimiento que yo tenía en mis manos me brindaban. Empezó a gustarme, empecé a tener el "gusanillo" de intentarlo!! Por supuesto lo que yo hice en aquel primer jardincillo no podría llamarse diseño ajajjaa no sé ni lo que era, casi que no quiero acordarme de los errores que cometí :) y de lo que desaproveché aquel espacio!! Lo que sí sé es que aquello fue el comienzo de un interés que fue en aumento y de poder constatar que yo también era capaz de tener plantas hermosas. 
Y como cualquier materia que se comienza a aprender saber una cosa te llevaba a preguntarte sobre otra,..las necesidades de aprendizaje se acrecentaban y con ellas vinieron la adquisición de diccionarios, de libros de botánica y de algunas de las pocas revistas de jardinería que por entonces se publicaban.
Rápidamente empecé a ver resultados y aquellas plantas a las que yo seguía llamando por sus nombres comunes porque los botánicos se me hacían imposible de memorizar :) permanecían en mis arriates sanas!! Preciosas!! No se morían!! Y las estaba cuidando yo!! La que había matado tanta planta hasta entonces ajjajaja Recuerdo lo feliz que empezó a hacerme aquello :)
Sí, hubo un hecho determinante en que yo hoy tenga esta afición (casi vicio ajjaja) y creo que fue la ubicación de aquel pequeño espacio delantero de mi casa. De haber estado en la parte trasera de ella y haber podido entrar desde la calle a la casa sin pasar por él seguramente a estas horas yo seguiría acumulando macetas con tierra seca y esqueletos de lo que fueron plantas. Probablemente no hubiera visto la necesidad de embellecerlo y se hubiera reducido a lo que suelen ser muchos patios traseros: un lugar de acumulación de leña y algunos trastos. Estoy convencida de que lo que comenzó como pura necesidad práctica para embellecer un espacio no hubiera terminado siendo la pasión de mi vida, las plantas.
Pero si esto es cierto también lo es que de no haber contado con la ayuda determinante que fueron los primeros libros de jardinería aquello hubiera terminado en agua de borrajas..Yo hubiera desistido sin el apoyo y guía que supusieron para mí.
Recuerdo un libro que todavía está en mis estanterías, por cierto, bastante deterioradas sus tapas tras el uso que ha tenido durante casi 25 años. Es éste: ,"Flores de jardín. Manual de cultivo y conservación" de Dr. D.G. Hessayon (Editorial Blume) fue el primero que centró mi atención del surtido (no muy amplio) que me traje a casa.
Hoy se me antoja con una estética tan antigua!! :) Con tintas que ya no se usan en imprenta y con unas imágenes que no son comparables a las que contienen los libros actuales o cualquier página de Internet. No tienen el brillo ni la nitidez de éstas últimas. Es verdad!! Pero en éste que fue mi primer libro de jardinería descubrí yo que había otro mundo más allá de lo que entonces entendíamos en España como jardinería. Más bien lo intuí porque no me hacía idea de cuánto podía abarcar esta afición nuestra. Ni tenía noticias de la existencia desde hacía años y años de concursos y Sociedades de horticultura, en otros países, dónde había cultura jardinera que venía de lejos. 
En realidad pasaron veinte años hasta que yo hice mi primer pedido de rosales a raíz desnuda. Pero las páginas de aquel libro que yo llevé a mi casa y que hablaba de "Delphinium elatus" (Espuelas de caballero) de unas dimensiones que jamás había visto...me pusieron en las puertas de un mundo que jamás se llega a conocer del todo por lo amplio que es. Aquellas imágenes de plantas, de flores tan hermosas!! Me descubrieron la existencia de plantas que yo desconocía absolutamente y que me prendaron. Creo que este libro me hizo soñar por primera vez en tener en mi jardín alguna de aquellas preciosidades y si alguien me hubiera dicho que después, tras 25 años yo cultivaría esas mismas espuelas en otro jardín, en otro lugar... habría comenzado ya entonces a dar saltos de alegría!! :)


Estoy creando un jardín y es cierto que muchos de los arbustos que estoy plantando este año he tenido conocimiento de ellos muy posteriormente pero también es verdad que muchos otros los he conocido en aquellos libros. Fue en estos primeros libros en los que por primera vez leí sobre ellos y que me permitieron soñar con verlos crecer en mi jardín,  aunque fuera pensando que jamás llegaría a realizarse el sueño, Hoy en mi jardín hay Enkiantus, Cornus Alba Sibirica, falsos grolleros, Callicarpas Bodinieri...Sí. Pero tienes que tener algo que te permita soñar con las cosas. Los libros de jardinería fueron mi herramienta para ello.
Las fuentes para aprender sobre las cosas, para empezar a ilusionarte con ellas,  son muchas. Jamás una sola. Ninguna despreciable. Es cierto que la jardinería se aprende fundamentalmente con la experiencia. Sí. Pero también con lecturas, con intercambio de opiniones, con enseñanzas de los demás...se aprende con todo y con todo a la vez. Sencillamente porque uno no tiene vida para descubrir por sí mismo sobre todas las cosas y aprender solo con lo que uno experimenta. Cuántas veces no hemos descubierto el error que hemos cometido en el cultivo de una planta a la que creíamos que estábamos dando lo que necesitaba y que a pesar de ello cada día iba a peor? Y quizás llevábamos mucho tiempo poniendo en práctica algo hasta que un día alguien o la lectura de un libro o de una página nos descubre el error...
Ya compramos pocos libros de jardinería. Cuando voy a La Casa del Libro de Gran Vía o a los centros de Fnac  a veces comento con los dependientes el hecho de la poca oferta de libros de jardinería que hay en las estanterías. La escasez sólo refleja un triste hecho: no hay demanda :)
Quizás es inevitable. Hoy contamos con sistemas tan rápidos, tan inmediatos, tan interactivos con los que conseguir la ayuda sobre nuestras dudas jardineras!! Que para qué adquirir libros que además no son gratis como los foros, los blogs o las miles y miles de páginas que tenemos a nuestro alcance!!
Sí, es práctico introducir un concepto, un nombre botánico o lo que sea en el Google y pulsar intro y que en cosa de milésimas de segundo tengamos la respuesta en nuestra pantalla pero también es cierto que los libros nos ofrecen una "autonomía" espacial que nos da siempre Internet. 
No solo eso, además cuentan en general con una seriedad y una solvencia que no todos los lugares de la Red disfrutan en el mismo grado. Tenemos la información recopilada sobre el tema que nos interesa, a nuestra disposición para consultarla de nuevo rápidamente. Podemos ir leyéndolos en el tren mientras vamos a nuestro trabajo, en la cama o sencillamente mientras disfrutamos sentados en nuestro jardín de un café. No necesitamos enchufes, ni repetidores, ni pagar cuotas, Sin cables, sin conexión... y huelen tan bien!!! :) 
Puede que poner alguna entrada sobre algunos libros de jardinería sirvan de orientación para alguien que desee comprar alguno y no tenga mucha idea. Yo misma estoy a veces en esa tesitura. Ahora por ejemplo el asunto de las podas es de gran interés para mí y la opinión de otros jardineros sobre algunos libros me hubiera servido de ayuda antes de adquirir alguno. 
Estos son los que yo tengo sobre poda. Entre ellos no podría decir que alguno es el libro perfecto para mí sobre este asunto. Todos tienen unas cosas positivas y todos adolecen de algo. Es cierto que algunos me gusta consultarlos más que otros. Aquí va la relación:


La poda tiene mucho de comprender, de entender cómo , de qué manera crece un árbol o un arbusto para poder podarlo correctamente. Tiene mucho de lógica y sobretodo de observación. En este sentido quizás el más razonado sea La poda de los árboles ornamentales. Del por qué al cómo de Christophe Drenou. Este lo tengo, como otros, en formato para ordenador.
Si bien tengo que decir que su lectura a mí no me parece tan amena como otros como pudieran ser el de David Squire, el de Hansjörg Haas o alguno tan sencillo como el de Buczacki (ya con años!!)
La poda para el especialista. De David Squire.
Poda de árboles y arbustos. Jardín práctico. de Hansjörg Haas.
Poda. de Stefan Buczacki
Sin duda, si tuviera que prescindir de todos y quedarme con uno sólo me quedaría con Enciclopedia de la poda (RHS) de la editorial Blume.  Creo que es una especie de "Biblia" en el tema de la poda. No sé si está ya descatalogado o simplemente agotado. Sé que he querido regalarlo y no pude adquirirlo en ninguna librería.
Cada libro te aporta algo, indudablemente. A veces no lo que uno espera al adquirirlos pero en ocasiones te sorprenden en sentidos que no anticipas. 
Poda y arreglos de árboles y arbustos esperaba que contuviera una relación exhaustiva de los métodos de poda tal como indica su título. No es así. Está centrado fundamentalmente en la guía y poda de árboles frutales. Hay que decir que son magníficas las explicaciones de este grupo de plantas. Pero la mayoría de arbustos tienen explicaciones bastante reducidas. En compensación se trata de un libro precioso. De esos que te gusta echarles un vistazo durante un buen rato, con muchas ideas, con muchas ilustraciones, con muchas explicaciones de aspectos del jardín sumamente interesantes.
Poda y arreglos de árboles y arbustos. De Richard Bird
En fin. Esta entrada solo quisiera animar de alguna manera a comprar de vez en cuando también un libro cuando queramos aprender sobre algún aspecto de nuestra afición. Son caros? ummm...a ver, éste último que he comentado me costó 17,95 más un euro que pagué de gastos de envío (en gasolina o billetes de tren hasta Madrid hubiera gastado bastante más) y me ha proporcionado ya bastantes horas agradable lectura y disfrutando de los mil detalles de los que habla. Me ha dado algunas ideas para mi jardín y ya tengo en mente un proyecto que me surgió mirando una de sus páginas. Sí, son 17,95 €. Unas cañas a poco que las acompañemos con alguna tapa no vale eso? Una camiseta de verano muchas veces no tiene ese precio? :) Todo es cuestión de con qué lo comparemos...