miércoles, 25 de febrero de 2015

A las camelias no les falta mucho para abrir

Parece que este año o que este clima de este nuevo jardín se va a adelantar un poco el tiempo de floración de las camelias. Digo esto porque en el jardín anterior el momento para abrir los capullos estaba entre finales de abril y muy principios de mayo. No creo que estos capullos tarden tanto en mostrar sus colores. Alguno incluso ya muestra un poquito de su interior.
Qué hermosas son estas plantas!! Tan lustrosas!! Con sus hojas de un verde oscuro precioso. Coriáceas, con sus nervaduras dibujadas en un verde más claro.
Hay muchísimas variedades con floraciones en distintos momentos del año. De blanco a rojo pasando por todos los tonos de rosas. Es cierto que la gente que tiene sus jardines en el norte de España lo tienen mucho más fácil porque cuentan generalmente con suelos ácidos y humíferos. Dos condiciones que estas plantas requieren.
La mía es de la variedad Camellia x wiliamsii "Debbie" de floración más tardía que otras variedades como las sansanqua.
No sé por qué las camelias tienen la fama de plantas de difícil cultivo. No tengo el clima más adecuado para el cultivo de camelias pero prestando especial atención al suelo en el que crezcan nuestras camelias pueden cultivarse sin dificultad especial. Es verdad que es difícil que alcancen el esplendor de algunos ejemplares de los jardines del norte de la Península pero sí pueden estar más que aceptables.

Es de vital importancia el pH del suelo cuando se cultivan acidófilas en general y por tanto de las camelias que también lo son. Requieren suelos ácidos y de no disfrutar de ellos es fácil que presenten pronto síntomas de clorosis férrica. Problemas que pueden mitigarse con la aplicación de quelatos de hierro.
Si el suelo de nuestro jardín no tiene la acidez necesaria no es un problema que no tenga solución, existen varios modos para rectificar este pH y que sea el adecuado para el cultivo de estas plantas acidófilas.

El problema a veces no se reduce únicamente a tener o no un suelo ácido, si no que el agua del riego sea alcalina. Problema que también puede subsanarse acidificando este agua de riego o usando agua de lluvia.
Me encantan las acidófilas y en concreto considero las camelias unos arbustos perennifolios hermosísimos y que, ahora que cuento con suficiente espacio y zonas adecuadas para su ubicación me apetece muchísimo tener un buen surtido de ellas. Tengo que comprar más camelias para una zona de acidófilas que tengo en mente preparar cuando encuentre un segundo de tiempo libre :) De momento ésta es la única que cultivo en mi jardín. Un ejemplar que siendo grandecita cuando me la regalaron, lo cierto es que estaba bastante despoblada y lograr que sus ramas se hagan más compactas me está costando un poco. También es verdad que hasta ahora, a comienzos de año, ha estado cultivada en un gran contenedor. Ahora disfruta de un buen suelo que rectifiqué completamente cuando la planté en tierra. Espero que este cambio haga que crezca más rápidamente y mejor.
Aunque las camelias no precisan en general de poda la mía, al estar poco compacta todavía, tras la floración, lo que hago es despuntar todas sus ramas con esta intención, que vaya emitiendo nuevos brotes que vayan haciendo que mi camelia presente un aspecto más compacto.
La poda de aplicarla, no deberíamos retrasarla tras el momento en que se pasen las flores. Tras este momento las camelias comienzan a emitir brotes que maduran durante el verano y si podamos tarde estaremos eliminando con esta poda los botones florales que desde su formación tardarán bastantes meses en abrirse, tanto como medio año desde que se forman.
No me extraña el tiempo que se toman para formarlos. Son bonitos incluso antes de mostrar sus entresijos...verdad!! jajaja Las flores que muestro en esta entrada pertenecen a su floración del año pasado, antes de plantarla en el lugar definitivo que tiene ahora.

La ubiqué en el jardín trasero, en la fachada norte de la casa y dónde recibe, algo de sol a las primeras horas de la mañana. Sé que en jardines norteños, con un sol mucho más suave que el que castiga las plantas aquí en Madrid durante el verano, se cultivan sin problema recibiendo los rayos del sol pero en mi zona esta ubicación no la aguantarían. En jardines de climas continentales como el mío, creo que es mejor ubicarla con orientación norte.

Las camelias son plantas bastante resistentes a pesar de lo que mucha gente cree pero si podemos cultivarla en un lugar un poco resguardado del viento frío y dónde reciba un poco de sol por la mañana se sentirá bastante mejor. La puse a resguardo del alerón de la casa y aunque lógicamente las heladas le caen encima, siempre estará más protegida del frío en esta situación. La  planta, en el lugar que la tengo puesta se calienta un poco prontito por la mañana y los primeros rayos de sol del día pueden llegar a templarla un poco.



Son plantas de climas húmedos. Aunque ya sabemos que la humedad atmosférica no puede cambiarse sí podemos ofrecer a las acidófilas unas condiciones adecuadas de cultivo. 
Colgué hace un tiempo un par de entradas sobre las condiciones de cultivo idóneas para este tipo de plantas y la forma correcta de plantarlas y que podéis consutar si tenéis interés pinchando en los enlaces. Son dos artículos en concreto sobre rododendros pero de aplicación casi general a cualquier acidófila.


En estas entradas si queréis podéis leer un poco sobre aspectos que son muy importantes para que las camelias puedan crecer sin problema en nuestro jardín aunque no estemos en las zonas geográficas idóneas. Asuntos como el uso de una generosa capa de acolchado sobretodo a base de materia orgánica para mantener una humedad constante (pero no encharcamiento), la composición del suelo dónde se plante, la fertilización e incluso el modo de plantarlas es determinante para el futuro crecimiento. 


Camellia x williamsii